Cronología del caso de los sobrinos Flores | De la cacería al juicio - Runrun

Cronología del caso de los sobrinos Flores | De la cacería al juicio

capturasobrinos_dea230716.png

LA MAÑANA DEL 10 DE NOVIEMBRE, dos sobrinos de la diputada y Primera Dama de Venezuela, Cilia Flores, fueron detenidos por la Drug Enforcement Administration (DEA) en Haití. El operativo fue el cierre de un seguimiento que comenzó un mes antes, en octubre, a raíz de las negociaciones que ambos habían mantenido con presuntos narcotraficantes.

De acuerdo con las autoridades estadounidenses, esas reuniones previas con los contrabandistas habían tenido como objetivo el diseño de una estrategia y la creación de una red de contactos que les permitiera enviar, desde el aeropuerto de Maiquetía, una serie de cargas de cocaína que serían proveídas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y llegarían, en una primera parada, a Honduras. Posteriormente, la droga sería trasladada a México y luego a distintas ciudades del territorio norteamericano.

El primer envío, fijado para el 15 de noviembre, sería de 800 kilogramos de estupefacientes, pero nunca se llevó a cabo. La DEA actuó antes y ahora libra un caso que pretende culpar a los sobrinos presidenciales de conspiración para introducir droga en Estados Unidos.

Uno de los capturados es Efraín Eduardo Campo Flores, de 29 años, hijo de una hermana fallecida de la esposa del Presidente Nicolás Maduro, quien se encargó de la crianza del muchacho desde entonces. El joven, además, es ahijado del mandatario.

Campo Flores trabajó en el Parlamento Latinoamericano entre 2008 y 2011 y era directivo de la empresa Transportes Herfra, registrada en Panamá el 31 de marzo de 2014, con un capital de 10 mil dólares, según información del Registro Público de esa nación centroamericana.

Franqui Francisco Flores De Freitas, por su parte, es hijo de un hermano de Cilia Flores.

Runrun.es hace el recuento del caso que sacudió al Gobierno de Venezuela y que hoy sigue en la mira internacional. Se trata de una historia de cacería, agentes encubiertos y audiencias postergadas donde los protagonistas se presentan como “inocentes palomitas”.

[accordions handle=”pm” space=”no” ]

floresyelsentado

4 de octubre de 2015

Un plan de vuelo publicado en un documento de la Fiscalía del Sur de Nueva York señaló que los sobrinos de Cilia Flores –Efraín Campo Flores y Francisco Flores De Freitas– viajaron en esa fecha hasta el Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales, en San Pedro Sula, en un jet privado. Este día se habrían reunido por primera vez con algunos de los implicados en la operación de tráfico de drogas. A través de alias “El Flaco” conocieron a “El Sentado”, quien haría el enlace directo con la persona que recibiría la droga en el aeropuerto de Roatán, en el mismo país centroamericano. Ambas partes habrían discutido en esa jornada el envío de cientos de kilos de cocaína provenientes de Maiquetía. Pero “El Sentado” no era quien decía ser. Se trataba de un testigo cooperante de la DEA que alertó sobre tal cita a Estados Unidos.

23 de octubre de 2015

Hacia finales del mes, dos fuentes confidenciales de la DEA viajaron a Caracas para encontrarse con los sobrinos. Una de ellos, alias “El Mexicano”, fingió ser el jefe de una organización mexicana de tráfico de drogas a la que estaba afiliado “El Sentado”. La otra se presentó como un socio del primero. El día 23, los sobrinos se reunieron con “El Mexicano” y su socio sin saber de sus lazos con la DEA, dice el documento de la Fiscalía. Allí, Campo describió sus conexiones con el gobierno y dijo que estaban “en guerra con Estados Unidos, Colombia, la oposición”. Una de las fuentes indicó que la droga que traficarían tendría a Nueva York como destino final. Presuntamente, Campo recalcó que él estaría a cargo de manejar toda la operación en Venezuela y que él junto a su primo estarían presentes en Maiquetía para asegurarse de que la droga entrara al avión. Además, garantizó que la aeronave no sería seguida tras salir del país, porque este viaje se haría como si alguien de su familia estuviese en el avión.

26 de octubre de 2015

Ambos sobrinos mantuvieron una segunda reunión con alias “El Mexicano” y su socio. Campo insistió en que quería comenzar de inmediato con los envíos y dijo que entre noviembre y diciembre de 2015 mandaría múltiples cantidades de droga a Honduras con la esperanza de ganar al menos 20 millones de dólares. En esa cita quedó claro que serían los sobrinos quienes conseguirían los estupefacientes, según la Fiscalía de NY. Campo dijo que su proveedor le entregaría el primer cargamento en un par de días y que se aseguraría de que fuese lo mejor. También mencionó que a “El Sentado” se le pagaría 900.000 dólares por hacer los enlaces correspondientes.

27 de octubre de 2015

Campo y Flores mostraron la mercancía que supuestamente pretendían traficar. Llevaron una panela de cocaína que su proveedor les había entregado en un bolso y la revisaron junto a “El Mexicano” y su socio. En la cita, Campo se puso un par de guantes para abrir el maletín en cuestión y evitar dejar evidencias dactilares. Flores solamente observó de cerca el proceso. “El Mexicano” y su socio también vieron la droga e informaron a los sobrinos que esta tendría entre 95% y 97% de pureza debido a su apariencia. Todo fue grabado con una cámara oculta.

5 de noviembre de 2015

Apareció en escena Roberto de Jesús Soto García, quien recibiría el cargamento de droga en Honduras. La reunión de ese día transcurrió en San Pedro Sula, a donde también asistieron “El Sentado” y una tercera fuente confidencial de la DEA que fingió ser un representante de “El Mexicano”. Soto precisó que, cuando se hiciera el traslado de la droga, necesitaba que el avión llegase hacia el final de la tarde, antes de que oscureciera. Afirmó que el avión podría ser descargado y llenado con gasolina en 20 minutos y que el vuelo se vería más legítimo si los pilotos y pasajeros se bajaban.

6 de noviembre de 2015

Al siguiente día, Flores viajó a San Pedro Sula para otra reunión relacionada con el tráfico de cocaína. Arribó en un avión privado. En esa reunión, conoció a Soto, quien le pidió que el avión llegara a Honduras un domingo entre las 4:00 pm y las 5:20 pm para tener suficiente tiempo para la descarga. Al final, se acordó enviar la carga el 15 de noviembre de 2015.

(HAGA CLIC EN LA SIGUIENTE PESTAÑA)

capturasobrinos_dea230716

10 de noviembre de 2015

Los sobrinos y otras cuatro personas volaron en un jet desde Venezuela hasta Puerto Príncipe, en Haití. Allí se habían citado con “El Mexicano”, ya que este les daría varios millones de dólares para las futuras compras de cocaína en Venezuela.

El piloto de la aeronave era Pedro Miguel Rodríguez González, mayor de la Fuerza Aérea Venezolana y plaza del Grupo Aéreo N° 5. El copiloto era Pablo Rafael Urbano Pérez, quien vive en el edificio Orinoco de Puente Hierro, de acuerdo con información proporcionada por fuentes de inteligencia. Viajaba también el empresario Marco Tulio Uzcátegui Contreras, presunto propietario de la aeronave y padre de la novia de uno de los sobrinos de la primera dama. El cuarto pasajero era el guardaespalda Jesfran Josnel Moreno Sojo, residenciado en el sector El Observatorio del 23 de Enero.

Al arribar, todos se reunieron en un restaurante de Puerto Príncipe. Los sobrinos le dijeron a “El Mexicano” que ya tenían en su poder el primer cargamento de cocaína que sería enviado el 15 de noviembre.

A las 11:15 am, funcionarios del Bureau de Lutte contre le Trafic illicite de Stupéfiants (“BLTS”) u Oficina de lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes de Haití, ingresaron al lugar y arrestaron a Campo y a Flores y los llevaron a su oficina de Puerto Príncipe. A la 1:45 pm, las autoridades del país expulsaron a los detenidos, por petición de la DEA, y este organismo los tomó en su custodia. El resto de los tripulantes de la aeronave quedó en libertad.

A las 4:30 pm de ese mismo día, la DEA hizo que los sobrinos abordaran un avión rumbo al aeropuerto de Westchester en White Plans, Nueva York. Luego de que su entrada a territorio estadounidense fuese aprobada por inmigración, fueron trasladados al Metropolitan Correctional Center en Manhattan.

(HAGA CLIC EN LA SIGUIENTE PESTAÑA)

narcosobrinos-manipulando

Durante las tres horas y media de vuelo entre Haití y Estados Unidos, la tarde del 10 de noviembre de 2015, los sobrinos fueron sometidos a su primer interrogatorio.

Lo que dijo Campo Flores
  • Efraín Campo Flores contó que “Hamudi” (no se ofrece mayor información sobre esta persona) los había puesto en contacto con “El Gocho”, el hombre que les proveería de la cocaína que planeaban llevar hasta Honduras. Con él se reunieron alrededor de cinco veces en Caracas. La mercancía que les daría provenía de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
  • “El Gocho” le entregó un kilo de cocaína a los sobrinos a finales de octubre, el mismo que examinaron durante su reunión en Caracas con “El Mexicano” y su socio. El trato sería que, posteriormente, les daría 800 kilos de droga para el primer envío a Centroamérica.  
  • Campo también dijo a las autoridades estadounidenses que siempre supo que la droga tendría como destino final a Estados Unidos, y que sintió que su reputación le permitiría sacar los estupefacientes del aeropuerto de Maiquetía sin asistencia del gobierno, de los militares o de los oficiales de policía.
  • Comentó que sus motivaciones para meterse en el negocio del tráfico de drogas eran financieras, ya que sólo ganaba 800 dólares a la semana en una compañía panameña de taxis. Además, su primo, Erick Malpica Flores, había rechazado su oferta de hacerle ganar comisiones de Pdvsa a través del cobro de ciertas deudas.
Lo que dijo Flores De Freitas
  • Francisco Flores De Freitas dijo que quien les había presentado a “El Gocho” había sido alias “Pepero” (no se ofrece mayor información sobre esta persona en el informe de Fiscalía) en Caracas. Afirmó que Campo se había mantenido en contacto con él desde aquella reunión.
  • Señaló a “Hamudi” como la persona que les presentó a “El Negrito” o “Flaco”, en Honduras. Este, a su vez, trabajaba para “El Sentado”, quien hizo el enlace con “El Mexicano”.
  • Flores detalló que la carga de los 800 kilogramos de cocaína se distribuiría de la siguiente manera: 100 kilogramos eran suyos, otro 100 Kg. eran de Campo, 200 Kg. eran de “El Gocho” y los otros 400 Kg. para “El Mexicano”, quien trasladaría la mercancía completa a México y luego a múltiples ciudades de Estados Unidos.
  • Los escoltas de Flores estaban al tanto del envío de cocaína. Esperaba que ellos le ayudaran a cargar las panelas en el aeropuerto.
  • Admitió que se había metido en el negocio de la droga para hacer dinero. Esperaba que en este primer envío se transaran $5 millones de dólares para él hacerse de $560.000.

(HAGA CLIC EN LA SIGUIENTE PESTAÑA)

SobrinosdeCiliaFloresJuicio

12 de noviembre de 2015

Dos días después de haber sido detenidos, los sobrinos fueron por primera vez a la Corte Federal de Manhattan. A las 6:00 pm, ​​fueron presentados ante el juez Magistrado James L. Cott en la sala de audiencias 5A del piso 5 de la Corte Federal del Distrito Sur del Estado de Nueva York.

A esa audiencia asistieron John Reilly y Rebekah Poston, de la firma Squire Patton Boggs LLP,  quienes en principio intentaron defender, por igual, a los dos señalados. Poco después, los abogados admitieron que no habían analizado el posible conflicto que provocaría ese enfoque y eligieron aparecer únicamente en nombre de Campo Flores. Por su parte, Flores De Freitas completó una declaración financiera en la presentación y el juez Cott nombró a dos defensores públicos como sus abogados: Vincent Sutherland y Jonathan Marvinny .

Ese día, los sobrinos presidenciales fueron imputados por conspirar para ingresar presuntamente cerca de 800 kilos de cocaína a Estados Unidos. La próxima audiencia se pautó para el 18 de noviembre, a las 3:00 pm.

16 de noviembre de 2015

Dos días antes de la audiencia, el abogado de la firma Squire Patton Boggs, John Reilly, pidió que se aplazara la cita dos semanas, sin ofrecer mayores detalles del porqué. De esta manera, la audiencia quedó para el 2 de diciembre.

1 de diciembre de 2015

Por segunda vez, la defensa de los dos sobrinos de Cilia Flores pidió un aplazamiento de la audiencia del caso. Se determinó que la nueva fecha sería el 17 de diciembre, es decir, posterior a las elecciones parlamentarias venezolanas que se llevarían a cabo el 5 de diciembre, en las que la Primera Dama era candidata por el Partido Socialista Unido de Venezuela.

16 de diciembre de 2015

Squire Patton Boggs pidió permiso para retirarse de la representación de Campo Flores un día antes de la audiencia.

17 de diciembre de 2015

El Tribunal accedió a la petición de Squire Patton Boggs de retirarse del caso. Campo Flores, defendido por esta firma, completó una declaración financiera y el tribunal designó a Kafahni Nkrumah, un defensor público, para representarlo.

Durante la audiencia pautada para ese día, los primos se declararon no culpables.

Nkrumah, el nuevo abogado, pidió al juez Crotty 60 días para revisar las evidencias. La próxima comparecencia fue fijada para el 29 de febrero de 2016.

25 de febrero de 2016

La audiencia de presentación de los sobrinos presidenciales, que había sido fijada para el lunes 29 de febrero, fue diferida a petición de la nueva defensa de Campos Flores, encabezada por Kafahni Nkrumah, quien pidió más tiempo para revisar la extensa documentación entregada por la Fiscalía del Distrito del Sur de Nueva York como evidencia de la acusación. La nueva fecha quedó pautada para el 29 de marzo a las 11:00 am.

Abogado sobrinos Cilia Flores

18 de marzo de 2016

John Zach Jackson y Randall, de la firma Boies, Schiller y Flexner LLP, entraron al caso como abogados defensores de Campo Flores. Ambos fueron asistentes del fiscal de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, donde se lleva la causa. Kafahni Nkrumah, el defensor público, quedó fuera.

25 de marzo de 2016

La audiencia contra Campo y Flores fue postergada para el viernes 6 de abril, a las 3:00 pm, debido a un cambio en el calendario de la Corte de Distrito de Nueva York. El anuncio fue emitido por el juez Paul Crotty a la defensa de los acusados.

4 de abril de 2016

Se anunció que, por primera vez, Francisco Flores De Freitas tendría defensa privada. Se trató de David Matthew Rody y Michael D. Mann, de la firma Sidley Austin, el octavo bufete de abogados más grande de Estados Unidos y el número 13 en el mundo. Catalogado como una de las empresas que mejor paga a sus empleados en suelo norteamericano.

5 de abril de 2016

El nuevo abogado de Flores De Freitas, David M. Rody, solicitó el diferimiento de la audiencia pautada para el 6 de abril.  La carta enviada a la Corte del Distrito Sur de Nueva York explicaba que los abogados eran “nuevos o relativamente nuevos” en el caso y que por tanto necesitaban tiempo para revisar el material en la fase de descubrimiento. El juez Paul Crotty aprobó la solicitud y la audiencia fue pospuesta para el 3 de mayo de 2016, a las 3:00 pm.

2 de mayo de 2016

Los nuevos abogados de Flores de Freitas pidieron, por segunda vez, el diferimiento de la audiencia del martes 3 de mayo. La razón expuesta en la carta fue que la defensa requería resolver asuntos legales antes del inicio de la conferencia. Se pautó la audiencia para el próximo 12 de mayo.

9 de mayo de 2016

La Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York denunció ante la Corte “un posible conflicto de interés” en el caso, debido a que “las cuotas legales” de los sobrinos estaban siendo pagadas por la misma persona. La comunicación fue enviada por Emil J. Bove III y Brendan F. Quigley al Juez Paul Crotty.

“El conflicto potencial (entre los abogados defensores) se ve agravado por el hecho de que el mismo individuo está financiando las defensas legales de los dos acusados. Por ejemplo, la persona que paga los honorarios puede tratar de influir en una estrategia global de defensa que no está en el interés de uno o ambos de los acusados. También es posible que ese tercero persuada a un abogado de evitar la búsqueda de reducción de pena por colaboración, o le diga a algunos de los acusados que se abstenga de declarar en su propia defensa”, se lee en la carta publicada en el Diario Las Américas.

Por esta razón, la Fiscalía propuso hacer una ‘audiencia Curcio’, a fin de determinar si los abogados podían dar una adecuada representación legal y, además, obtener una exención de defensa libre conflicto por la parte demandada.

SobrinosdeCiliaFlores

12 de mayo de 2016

La audiencia de 30 minutos de duración se llevó a cabo luego de haberse diferido seis veces. Allí, el juez federal Paul Crotty, basándose en los argumentos presentados por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, aplicó una ‘audiencia Curcio’ preguntó a los sobrinos si entendían que podía existir un posible conflicto de interés porque sus equipos legales eran pagados por la misma persona.

Ambos respondieron, por separado, afirmativamente a las preguntas del magistrado y rechazaron después la posibilidad de consultar a otro abogado o incluso tomarse más tiempo para pensarlo. Renunciaron así a una “representación libre de conflictos”.

La Fiscalía, por su parte, propuso que la presentación de pruebas se efectuase antes del 1 de julio y que el juicio arrancase formalmente el 7 de noviembre de 2016.

2 de julio de 2016

Un compendio de ocho documentos, con más de 100 páginas, introdujo la defensa de Campo Flores y Flores de Freitas en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, a fin de solicitar al juez Crotty la supresión de todas las pruebas documentales que generó el Departamento Federal Antinarcóticos de EE UU (DEA), durante al menos cinco reuniones entre los sobrinos de la primera dama venezolana Cilia Flores y supuestos narcotraficantes. Además, se pidió al gobierno de ese país la divulgación de información y pruebas que afecten la culpabilidad o inocencia de los sobrinos. Esto, basado en un antecedente estudiado por la Suprema Corte en el que se dictaminó que la supresión de evidencias favorables a un acusado viola el debido proceso. A través de esta solicitud, la defensa podría impugnar más eficazmente la credibilidad de los testigos del gobierno, lo que serviría para reducir la sentencia del acusado.

23 de julio de 2016

Se hace público el documento que consignó la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York ante la Corte, en el cual se reveló el seguimiento que la DEA hizo a los sobrinos antes de detenerlos en Haití.

(HAGA CLIC EN LA SIGUIENTE PESTAÑA)

7 de septiembre de 2016

Una nueva abogada de la firma Sidley Austin LLP aparece en el mapa del caso de los sobrinos. Se trata de Elisabeth Espinosa, una profesional de ascendencia colombiana, graduada en Stanford, que se unió así al equipo que ya conformaban Michael D. Mann y David M. Rody.

Espinosa es experta en litigios comerciales complejos, defensa de delitos de lavado de dinero, sobornos y corrupción. Ha representado a clientes en una variedad de industrias, incluidas servicios financieros, tecnología y energía.

8 y 9 de septiembre de 2016

Inicia la audiencia de supresión de pruebas. La estrategia de la defensa se vuelve contra los informantes que usó el gobierno de Estados Unidos para investigar a los Flores. Los sobrinos describieron a los colaboradores –que hoy están presos tras haber confesado que habían traficado drogas– como “borrachos”, “mentirosos” y poco confiables. Habían consumido estupefacientes y contratado prostitutas mientras de DEA les pagaba miles de dólares.

Otro de los testigos citados fue el agente de la DEA, Sandalio González, quien detalló que la investigación comenzó cuando uno de sus colaboradores, alias “El Sentado”, le informó que un funcionario venezolano le enviaría a uno de sus sobrinos para que se reuniera con él. Ese funcionario era Bladimir Flores, hermano de la Primera Dama. “Él (testigo cooperante) indicó que esos individuos querían volar aviones cargados de droga a Honduras con planes de vuelo (…) Ellos indicaron que tenían el manejo del principal aeropuerto en Caracas y que entonces podrían fácilmente despachar aviones con drogas desde la rampa presidencial“, dijo González, reseñó Reuters.

Fue González quien confesó que había habido problemas con los informantes del caso, quienes habían mentido sobre sus propias operaciones de tráfico de drogas. Indicó que uno de ellos había usado a una prostituta que fue pagada por uno de los sobrinos.

En el acto, que se extendió por dos días, un agente de la Policía de Haití explicó que todo el procedimiento que se hizo fue ajustado a la ley, que los sobrinos no se resistieron a ser apresados y que su supervisor había interactuado con los Flores para explicarles, en español, el porqué estaban siendo detenidos. Sin embargo, Randall Jackson, uno de los abogados de la defensa, cuestionó al agente por supuestamente “haber generado pánico en sus clientes” al momento de la detención.

29 de septiembre de 2016

The Wall Street Journal reveló que el venezolano Wilmer Ruperti había confesado en una entrevista que era él quien pagaba al bufete de los sobrinos presidenciales. “Esto perturba la tranquilidad de la familia presidencial. Es necesario que el presidente esté tranquilo (…) Estoy ayudando a preservar el gobierno constitucional”, sentenció el empresario naviero vinculado con el chavismo desde 2002.

6 de octubre de 2016

La Oficina de Prisiones recluyó a Franqui Francisco Flores de Freitas en la Unidad Especial de Vivienda, un área de confinamiento dentro de la prisión al cual se traslada un reo por motivos disciplinarios o en el caso de que  este pueda estar en peligro por amenazas de otro miembro de la población carcelaria.  En un texto enviado a la Corte, se señala que el Gobierno identificó un problema de seguridad vinculado a los acusados y otros, por lo que exigió que todos los presos relevantes fueran separados unos de otros.

(HAGA CLIC EN LA SIGUIENTE PESTAÑA)

12 de octubre de 2016

La justicia estadounidense citó a 18 personas en Venezuela, incluyendo a familiares de Nicolás Maduro y de Cilia Flores, tras recaudar devastadoras pruebas de los teléfonos celulares y computadoras que cargaban sus sobrinos cuando fueron arrestados por narcotráfico.

Fuentes cercanas al caso dijeron que entre los citados se encontraban integrantes de la familia inmediata de la pareja presidencial, así como integrantes de la Casa Militar.

Ese mismo día, el juez Paul Crotty negó todas las mociones introducidas por la defensa de los Flores para que suprimiera las evidencias obtenidas por la DEA a través de sus informantes, así como las declaraciones dadas por los acusados a los agentes del organismo antidrogas.

13 de octubre de 2016

Los sobrinos Flores enviaron una carta al juez Paul Crotty para pedir que se eliminen las citaciones enviadas a Caracas, tanto a sus familiares como a algunas autoridades, a fin de que testifiquen en el caso.

Los abogados argumentaron que Estados Unidos no ha abordado a ninguna de las personas que los demandados han pedido. Consideraron que las citaciones son inválidas e impropias y que violan la regla 17, que establece que dichos instrumentos deben ser entregados personalmente.

28 de octubre de 2016

Fiscales de Estados Unidos señalaron que los sobrinos intentaron cerrar un multimillonario negocio con drogas para conseguir el dinero que permitiera a la familia presidencial continuar en Miraflores.

El comentario aparece en una moción presentada en una corte federal de Manhattan por el caso contra los Flores. Allí, las grabaciones de las reuniones de los acusados mostraron que buscaban contrarrestar el dinero que creían que Estados Unidos estaba entregando a la oposición antes de las Parlamentarias de diciembre de 2015.

“Pero necesitamos el dinero”, dijo Campo Flores en una conversación en octubre de 2015, según una transcripción presentada a la corte. “¿Por qué? Porque los americanos nos están golpeando duro con dinero ¿Lo entiendes? La oposición (…) está recibiendo un montón de dinero”.

29 de octubre de 2016

Las autoridades de Honduras capturan al hondureño Roberto de Jesús Soto García, a quien Estados Unidos reclama por narcotráfico y por estar ligado a los sobrinos presidenciales. La detención se ejecutó en Flower Bay, en la isla de Roatán.

2 de noviembre de 2016

Comienza la selección del jurado del caso en una corte federal de Manhattan.

5 de noviembre de 2016

Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas solicitaron al juez Paul Crotty prohibir al gobierno que se presentara ante el jurado las fotografías de su arresto en Haití, donde ambos hombres aparecen con grilletes. La defensa argumenta que tales imágenes son “una fuerte sugerencia de peligrosidad y criminalidad implícita”. Estados Unidos quiere probar con estas fotos que ni oficiales de la policía haitiana ni agentes de la DEA abusaron físicamente de los dos acusados, tal como lo aseguran los sobrinos en una de las confesiones juradas.

(HAGA CLIC EN LA SIGUIENTE PESTAÑA)

7 de noviembre de 2016

Los fiscales empezaron por establecer las conexiones políticas de los acusados. Señalaron que ambos se jactaban de tener el control del aeropuerto de Maiquetía y de no necesitar ayuda militar para sacar la cocaína de Venezuela.

También mostraron al jurado la foto en la que Efraín Campo manipulaba droga y dijeron que los sobrinos confesaron que con parte del dinero de la operación pagarían la campaña de Cilia Flores a la AN.

La defensa afirmó que los familiares de la Primera Dama eran estúpidos e inexpertos en materia de narcotráfico. Desacreditaron a los informantes e insistieron en que estos se aprovecharon de la poca pericia de los sobrinos para poder cobrar una cuantiosa recompensa. Añadieron que todo el caso había sido ideado por Estados Unidos con objetivos de política internacional. El gobierno de ese país, según los abogados, incitó a los imputados a cometer el crimen.

8 de noviembre de 2016

La defensa insistió en atacar la credibilidad de los informantes y en hacer ver a los agentes de la DEA como unos burócratas “incapaces de mantener la objetividad en una investigación que fracasó” por incompetencia de los involucrados.

Sandalio González, el agente especial de la DEA que coordinó la operación en la que atraparon a los Flores, fue interrogado. Los abogados defensores lo señalaron por haber intimidado a los dos acusados, quienes “temblaban de miedo”, durante el interrogatorio que les hizo en el avión que los llevó desde Haití hasta New York.

González negó los señalamientos y aseveró que los acusados habían declarado de manera voluntaria, que sus notas reflejaban lo que habían dicho ambos imputados y que no grabó los interrogatorios por un asunto “únicamente de seguridad”.

9 de noviembre de 2016

Los fiscales mostraron varios audios de los sobrinos Flores que fueron grabados durante sus reuniones con los informantes de la DEA. En estos se escuchó decir a los acusados que podrían usar sus influencias para sacar la droga de Venezuela desde Maiquetía.

Ese día continuó el interrogatorio a Sandalio González y comenzó el del testigo cooperante José Santos Peña (CS-1), quien señaló que Campo Flores tenía experiencia en negocios de narcotráfico, y que este quería hacer negocios con otras personas, porque “El Sentado” se desapareció en varias oportunidades.

En la audiencia también testificaron los especialistas que tradujeron las evidencias del inglés al español, así como al agente especial  de la DEA y actual encargado de la oficina en la embajada de EEUU en Bogotá, Daniel Mahoney, quien habló de las rutas del narcotráfico en Latinoamérica. Por último, fue interpelado un experto en audio que describió cómo se hicieron las grabaciones en el restaurante del hotel de Puerto Príncipe donde detuvieron a los Flores.

10 de noviembre de 2016

“Tengo 30 años y desde los 18 estoy metido en esto”. Esa fue la frase más impactante del cuatro día del juicio. La dijo Efraín Campo durante una conversación que mantuvo en octubre de 2015 con uno de los informantes de la DEA: José Santos Peña (CS1).

El testimonio fue mostrado en un video en el que Campo Flores confesó que quería negociar con el socio de Honduras (alias El Sentado), para obtener un amplio porcentaje de ganancia. También relató que tiempo atrás había hecho otras operaciones con un narcotraficante francés y que pensaba comprar un Jet Falcon en unos 300 mil dólares. Además, explicó las diferencias entre los costos de la droga en el mercado internacional y dijo que tenía intenciones de traficar no sólo cocaína blanca sino también rosada o “Tucibi” (2CB en inglés), cuyo precio es hasta 15 veces más alto que el de la tradicional. También dijo que quería negociar heroína.

Campos Flores habló de la necesidad de hacer rápido la operación para poder destinar los fondos a la campaña electoral de su tía, Cilia Flores, quien volvía a lanzarse como diputada. En otro audio, advirtió que en Venezuela, el narcotráfico dependía de muchos grupos y que era muy competitivo. Por eso mencionó al Cártel de los Soles y a al diputado Diosdado Cabello.

14 de noviembre de 2016

La defensa hizo públicos tres audios que dejaron al descubierto a los informantes de la DEA, José Santos Peña y José Santos Hernández, quienes continuaban haciendo negocios de narcotráfico pese a estar presos desde agosto de 2016. De esta manera, continuó con su cometido de destruir la credibilidad de los testigos de la Fiscalía.

Los fiscales, en tanto, mostraron imágenes de armas largas extraídas de los teléfonos personales incautados a Campo y Flores. Aunque un experto dijo que estas parecían reales, los abogados defensores afirmaron que eran utilizadas para la práctica de airsoft.

15 de noviembre de 2016

Los fiscales anunciaron durante el juicio el fin de un acuerdo de cooperación con dos de los testigos clave del caso: José Santos Peña y su hijo, José Santos Hernández, quienes están presos desde agosto de 2016 por los cargos de llevar drogas a Estados Unidos, venderlas en su territorio y mentir a la DEA.

La medida inusual, según Reuters, se informó luego de que la defensa de los sobrinos reprodujera frente al jurado una serie de grabaciones que mostraba cómo Santos-Peña había organizado operaciones de tráfico de drogas desde la prisión. También se pudo escuchar cómo una tercera parte facilitó llamados entre padre e hijo, a pesar de que Santos-Peña dijo el lunes que no podía hablar con él.

Santos-Peña y su hijo se habían declarado culpables de los cargos de narcotráfico y de mentir al gobierno, por lo que fueron encarcelados. El acuerdo de cooperación que los fiscales invalidaron le hubiese ayudado al padre a evitar seguir tras las rejas.

16 de noviembre de 2016

La fiscalía presentó nuevas evidencias que mostraron cómo los sobrinos habían creado un plan para sacar el primer cargamento de droga desde Maiquetía hasta el aeropuerto de Roatán. La operación se haría el domingo 15 de noviembre de 2015, entre 4:30 y 5:15 pm.

Ese día declaró otro de los informantes de la DEA, Juan Gómez, quien presentó grabaciones de una reunión donde participó Franqui Francisco Flores de Freitas junto a alias “El Sentado”, César Orlando Daza Cardona y Roberto Soto García, en un restaurante de San Pedro Sula. Allí se pactaron los horarios y la cantidad de personas que iría en el vuelo, las cuales debían hacerse pasar como turistas. La aeronave saldría de la rampa 4 del aeropuerto venezolano, es decir, la rampa presidencial.

El nombre de Diosdado Cabello volvió a salir en el juicio. Flores de Freitas dijo que era él quien controlaba las Fuerzas Armadas

Carlos González, controlador aéreo del aeropuerto de Roatán, también fue interrogado en el juicio. Él estuvo en las dos reuniones que “El Sentado” pactó con los acusados en San Pedro Sula y estuvo al tanto de que los Flores harían los envíos de cocaína hasta el terminal aéreo donde él estaba. A estos encuentros lo había invitado Soto García, también en prisión por este caso. González, actualmente, está en prisión y se declaró culpable de conspirar para traficar 5 o más kilos de cocaína a los Estados Unidos.

17 de noviembre de 2016

La jornada de los alegatos. La Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York mostró a los acusados como dos hombres que trabajaron metódicamente para acordar el tráfico de drogas y ganar alrededor de 20 millones de dólares. El fiscal Brendan Quigley mencionó que los sobrinos creyeron estar por encima de la ley por sus conexiones familiares y que la operación serviría para pagar la campaña de Cilia Flores.

“Son hombres de 30 años. Uno de ellos, el señor Campo, es abogado. Ellos sabían lo que estaban haciendo y lo que buscaban con su acuerdo para vender droga proveniente del grupo terrorista Farc hacia los Estados Unidos”, dijo Quigley de acuerdo con una declaración recogida por la periodista Maibort Petit.

El fiscal pidió al jurado que revise y compare todas las evidencias para que observe cómo el gobierno demostró, más allá de la duda razonable que la defensa ha tomado como estandarte, que los Flores eran traficantes y que siempre supieron que la droga iría a Estados Unidos.

Por el lado de la defensa habló el abogado David Rody, quien ridiculizó a los informantes de la DEA y dijo que se trataba de corruptos que buscaban llevarse una gran recompensa. Apeló al argumento de que todo el caso era un montaje. Recalcó que los sobrinos no tenían experiencia en el narcotráfico.

El abogado Randal Jackson también habló el último día de juicio para decir que se trataba de jóvenes provenientes de una familia modesta y que si bien sus tíos tenían poder, ello no.

18 de noviembre de 2016

Luego de que el juez Paul Crotty les diera las instrucciones y les entregara la planilla de su veredicto, los miembros del jurado comenzaron a deliberar. Tras una reunión de más de 6 horas, se declaró que Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Campo Flores eran culpables por los cargos de conspiración para traficar droga, así como de manufacturar y distribuir cocaína en Estados Unidos.

La fecha tentativa de la sentencia es el próximo 7 de marzo de 2017. Antes, habrá una serie de reuniones entre el 13 de enero y el 4 de marzo de 2017, en las cuales se discutirán los elementos que permitirán que el juez tomar una decisión sobre la duración de la pena.

La Defensa solicitó un plazo de 90 días para hacer las mociones correspondientes y el juez lo concedió.

[/accordions]

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios