Miriam Bustos, autor en Runrun

Miriam Bustos

#MonitorDeVíctimasTáchira | Para fugarse de albergue de menores en Táchira 14 jóvenes mataron a un custodio
El grupo de señalados atacantes estaba constituido por 10 mayores de edad y cuatro menores. Otros tres custodios quedaron heridos

Miriam Bustos

 

Un funcionario adscrito al Servicio Penitenciario que se encontraba prestando vigilancia en el Centro de Rehabilitación Integral del Menor, ubicado en San Cristóbal, estado Táchira, fue sometido y asesinado por 14 jóvenes que estaban aprehendidos en ese sitio, que luego se dieron a la fuga. Esa es la información que ha trascendido hasta ahora.

La víctima fatal fue identificada como Ender Omar Rozo Varela, de 45 años de edad, un ex efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana, que, desde hace dos años, aproximadamente, laboraba como custodio penitenciario.

Otros tres funcionarios que intentaron evitar el ataque y la evasión resultaron con heridas de consideración. Fueron identificados como David Sayegh, de 52 años de edad; Jesús Miguel Rodríguez, de 37 años; y Darwin Gabriel Useche, de 23 años, todos con politraumatismos generalizados.

El hecho se registró el viernes 19 de noviembre entre las 6:30 y 7:00 de la noche, en la cancha de basquetbol del mencionado centro. Al parecer se estaban ejercitando.

Se supo que Rozo Varela también se hallaba en el interior de la cancha, que es cercada, y que era del conocimiento de los jóvenes que tenía en su poder el manojo de llaves de la instalación, incluyendo la del portón principal.

 

El hombre resultó con golpes y con una herida causada con un elemento punzocortante entre la clavícula y el cuello, lo que provocó que muriera desangrado en pocos minutos.

Sus compañeros, que desde el exterior de la cancha poco pudieron hacer para evitar el hecho, fueron golpeados por los victimarios.

Según estos testigos, los evadidos estaban armados con una especie de lanzas, que habían elaborado con cabos de madera para escobas, lo que indica que el crimen y la evasión ya estaban planificados.

Fue tras la autopsia que se determinó que la víctima había sido atacada con un arma blanca de fabricación artesanal.

Diez mayores de edad, 4 menores

La noticia de lo ocurrido en el albergue de menores, como lo conocen todos los sancristobalenses, causó consternación y pánico, sobre todos en sectores cercanos a la instalación, cuyos habitantes procedieron a resguardarse en sus casas y a estar atentos a “14 jóvenes, peligrosos, con las cabezas rapadas y vestidos con uniformes azules”.

Sin embargo, horas más tarde, saber que 10 de los evadidos tenían entre 18 y 20 años provocó aún más reacciones, por el hecho de que hubiera adultos en el lugar.

Trascendió que la totalidad de los fugados tiene sentencia condenatoria firme, incluyendo al menor del grupo, de 15 años de edad. Los delitos de estas condenas van desde tráfico de drogas hasta abuso sexual y homicidio.

*También puede leer: #MonitorDeVíctimasCaracas | Mujer había denunciado a su expareja por violencia física 13 días antes de que la asesinara

#MonitorDeVíctimas | Carnicero que quedó inconsciente tras golpiza murió en un hospital en Táchira sin poder señalar quiénes lo atacaron
Al hombre lo halló aún con vida un amigo en una acera, en Rubio. Los transeúntes creyeron que se trataba de un borracho

@miperiodista

Estaba separado de su actual pareja sentimental, por eso estaba viviendo con sus padres en el sector Las Marías, de Rubio, municipio Junín, estado Táchira. El domingo 22 de agosto, tras terminar su faena laboral en el mercado municipal de esa población, José Richard Rodríguez Cáceres llegó a casa, se bañó y salió, antes de partir le dijo a su mamá que regresaría entre las 7:00 y las 8:00 de la noche para cenar. Esa fue la última vez que su familia lo vio con vida.

Fue al otro día en la mañana cuando un amigo lo vio tirado en una acera, frente al mercado Los Carapos. Se acercó a él y se percató de que estaba inconsciente, agonizaba. No era un borrachito que se quedó dormido, como pensaron otros transeúntes.

El amigo lo trasladó al hospital Padre Justo, de Rubio,. Desde allí lo remitieron de urgencia al Hospital Central de San Cristóbal.

El afable y conocido carnicero caraqueño, que por más de 20 años de los 46 que tenía sacó risas a otros comerciantes y clientes del mercado municipal por sus ocurrencias, había sido víctima de una brutal paliza. Se presume que lo atacaron a puños y con algún objeto contundente.

La mayoría de los golpes los recibió en la cabeza. Murió en el referido centro asistencial. No logró delatar a sus asesinos, porque nunca recobró la conciencia.

 

El móvil de la muerte de Rodríguez Cáceres se desconoce. Surgieron versiones extraoficiales, desde que se trató de una riña en un sitio donde estaba ingiriendo licor con unos amigos, hasta que se resistió a un robo o que podría tratarse de un crimen pasional.

El hecho es que las investigaciones las adelanta el Eje de Homicidios del Cicpc, y para ello ha llamado a declarar a una serie de personas de su entorno amistoso, incluyendo a varias mujeres que lo conocían.

Abaleados y quemados

En otro hecho, la mañana del miércoles 24 de agosto fueron localizados dos cadáveres a la entrada de la autopista La Fría, en la vía a La Esmeralda, en el municipio García de Hevia, Táchira.

Los cuerpos, que no han sido identificados, estaban abaleados y al parecer intentaron calcinarlos. Sin embargo, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) lograron establecer que las víctimas eran de sexo masculino, de piel blanca, contextura media y de edades comprendidas entre los 25 y 30 años de edad. Estaban desnudos.

#MonitorDeVíctimas | Dos homicidios marcaron el primer día de agosto en Táchira

Hasta este lunes se desconocía la identidad del hombre asesinado en la zona norte del Táchira, que figuró en la lista de dos homicidios con los que inició el mes de agosto en Táchira.

 

Los crímenes ocurrieron en San Cristóbal y García de Hevia. Uno de los cadáveres quedó sin identificar

 

@miperiodista

 

El pasado domingo 1° de agosto estuvo marcado por la ocurrencia de dos homicidios en el estado Táchira, uno en San Cristóbal y otro en García de Hevia.

Del primer crimen se tuvo noticia a primeras horas de esa mañana, en la populosa parroquia La Concordia, en San Cristóbal, donde una riña entre dos amigos de farra culminó con la muerte de uno de ellos.

Ambos, la víctima y el señalado victimario, estuvieron departiendo e ingiriendo bebidas alcohólicas desde la noche del sábado. Esto ocurrió en la vereda 2 de la calle principal del sector Monseñor Ramírez.

Una discusión, que se generó por razones hasta el momento desconocidas, rápidamente se tornó acalorada y precedió el crimen. De acuerdo con las primeras versiones, uno de los hombres le infligió al otro dos cuchilladas en el intercostal izquierdo, provocando su muerte en minutos.

La víctima fue identificada como José Libardo Guerrero Medina, un albañil de 63 años de edad. Falleció en plena vía pública, a pocos metros de su casa, pese a que una equipo del Cuerpo de Bomberos de San Cristóbal acudió en su ayuda.

Dado el estado de ebriedad en que se encontraba el presunto victimario, funcionarios de Politáchira lograron aprehenderlo muy cerca de la escena del crimen. El detenido quedó a disposición del Ministerio Público. Se supo que se trata de un obrero de 61 años de edad cuyo nombre se corresponde con las siglas W.B.

Desconocido abaleado 

Hacia las 10:00 de la mañana de ese mismo domingo pero en el municipio García de Hevia, zona norte del Táchira, hicieron el hallazgo del cadáver de un hombre. El cuerpo, que no pudo ser identificado, quedó sin identificar.

Las primeras autoridades en llegar al sitio fueron funcionarios de Politáchira adscritos a ese municipio, que una vez confirmaron la presencia del cadáver, notificaron del hecho al Cicpc de La Fría.

La víctima estaba descalza, vestía una bermuda azul y una franela beige. No hallaron conchas de balas ni sangre en el sitio, lo que hizo presumir al Cicpc que al hombre lo ultimaron en otro lugar y dejaron su cuerpo en este otro sitio. Le habían propinado cuatro balazos en el pecho.  

El cadáver yacía a la altura de la Zona Industrial de La Fría, en uno de los canales de circulación que conduce a la subestación eléctrica de Corpoelec. Los investigadores presumieron que la data de muerte era de varias horas.

Los cuerpos de las víctimas de ambos casos fueron levantados y trasladados a la morgue del Hospital Central de San Cristóbal, por comisiones del Cicpc.

 

#MonitorDeVíctimas | Obsesión por una adolescente lo llevó a asesinarla y luego a violarla

El cadáver de Katiuska Tatiana Baltazar Gómez, que tenía 16 años, fue hallado en estado de descomposición. La habían buscado por seis días

 

El responsable, un joven de 18 años, confesó haber cometido el crimen, ocurrido en Capacho, estado Táchira. A la víctima la despojó de su celular y se lo regaló a su actual novia

 

@miperiodista

 

El asesinato de la adolescente Katiuska Tatiana Baltazar Gómez, de 16 años de edad, uno de los cuatro homicidios registrados durante la primera semana de junio en el estado Táchira, ha generado gran conmoción y repudio en la entidad, en el último año.

Su cadáver, en avanzado estado de descomposición y con evidentes signos de violencia sexual, fue localizado seis días después de que la muchacha desapareciera sin dejar rastro alguno. 

El pasado sábado 28 de mayo en la noche, cuando su madre la vio por última vez con vida, la menor le pidió permiso para salir de la casa y acercarse hasta un área en particular para poder acceder a señal de internet, en una zona próxima a la residencia, en el barrio San Pedro, en Capacho, municipio Independencia.

La muchacha se encontró con un grupo de vecinos y amigos, con el que compartió por varias horas. Hacia la medianoche del sábado 29 de mayo todos regresaron a su hogar, la adolescente no. Ante esta situación, la madre comenzó desesperadamente a buscarla, sin obtener ninguna información, más que cerca de la 1:00 de la madrugada del domingo los vecinos escucharon a la adolescente gritando, pero nadie prestó mayor atención.

La encontraron en medio de la maleza

Tras el hallazgo del cuerpo, el viernes 4 de junio, y tomar declaración a los acompañantes de la víctima, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) estableció que la última persona con la que se le vio fue con un vecino de 18 años que siempre estuvo enamorado de ella, pero que nunca fue correspondido. Éste se habría ofrecido a acompañarla hasta la casa.

En el camino, según relató él mismo, luego de ser capturado y admitir los hechos ante un tribunal, intentó que la adolescente accediera a sus pretensiones amorosas, pero ante la negativa y resistencia de la víctima, la golpeó, estranguló y agredió sexualmente, en ese orden.   

Posteriormente el confeso homicida se fue, dejando el cadáver abandonado entre la maleza, no sin antes tomar el teléfono celular de la joven, y obsequiárselo, horas después, a la novia actual.

Los otros tres homicidios

Durante la primera semana de junio se registraron en el Táchira otros tres homicidios. El 4 de este mes murieron Kevin Didier Santiago Pernía, de 22 años, y Kennedy Jeanpierre Jaimes Gutiérrez, de 30 años. Eran amigos, pero murieron en lugares diferentes, con unos 10 minutos de diferencia. Según la policía, fallecieron en medio de un enfrentamiento, versión que es negada por los familiares de los occisos.

La otra víctima fue Gabriel Aníbal Carpio Rodríguez, a quien asesinaron el 5 de junio, al parecer en medio de una riña, en el sector Colinas de Valle Hondo, invasión La Chucurí, municipio San Cristóbal.  

#MonitorDeVíctimas | Amigos murieron con 10 minutos de diferencia, en sitios diferentes, en presuntos enfrentamientos
Parientes de los occisos aseguraron que funcionarios del Cicpc los sacaron de sus respectivas viviendas cuando dormían. Negaron que hubieran estado armados

Dos amigos residentes en el municipio Torbes murieron con pocos minutos de diferencia, pero en lugares diferentes. Fallecieron luego de que supuestamente se enfrentaron a tiros con comisiones de las Fuerza de Acciones Especiales (Faes) y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), en hecho ocurridos entre las 7:30 y las 7:40 de la mañana del pasado 4 de junio.

De acuerdo con información policial, ambos estaban siendo investigados por robo, pero sus familiares aseguraron que al momento que las comisiones irrumpieron en sus respectivas casas, sin orden de allanamiento, las víctimas estaban durmiendo.

Parientes de los fallecidos indicaron que no estaban armados y que no se  resistieron al arresto. Niegan que hubiera ocurrido un enfrentamiento y aseguran que las armas que figuran en las minutas policiales fueron “sembradas”.

El primero de ellos fue identificado como Kevin Didier Santiago Pernía, de 22 años, quien trabajaba con su padre, criando cerdos. Sus familiares indicaron que los funcionarios le dispararon frente a su esposa e hijos  de1 y 2 años de edad. El hecho ocurrió en el barrio La Floresta 1.

Unos minutos más tarde fue asesinado Kennedy Jeanpierre Jaimes Gutiérrez, de 30 años, de quien dijeron, era obrero y residía en el sector Walter Márquez. Según el Cicpc, el hombre hizo frente a los funcionarios que intentaban aprehenderlo como sospechoso de un robo perpetrado días antes en un cafetín de San Cristóbal.

En una riña   

Un día después, el pasado 5 de junio, fue asesinado en el estado Táchira un mecánico de motos, identificado como Gabriel Aníbal Carpio Rodríguez. El hecho se registró a las 11:00 de la noche, mientras un grupo de vecinos departía e ingería licor frente a una vivienda del sector Colinas de Valle Hondo, invasión La Chucurí, municipio San Cristóbal. 

Según testigos, arribó un hombre al que conocen con el apodo de El Jorobado Cuasimodo, quien sin razón aparente atacó con un cuchillo a dos de los presentes y luego huyó.

Carpio Rodríguez, de 40 años, falleció tras ser ingresado al Hospital Central de San Cristóbal, mientras que su amigo Yomber Márquez, de 21 años, logró sobrevivir.

De acuerdo con las investigaciones del Cicpc, los hechos ocurrieron en medio de una riña.