Miriam Bustos, autor en Runrun

Miriam Bustos

#MonitorDeVíctimas | Obsesión por una adolescente lo llevó a asesinarla y luego a violarla

El cadáver de Katiuska Tatiana Baltazar Gómez, que tenía 16 años, fue hallado en estado de descomposición. La habían buscado por seis días

 

El responsable, un joven de 18 años, confesó haber cometido el crimen, ocurrido en Capacho, estado Táchira. A la víctima la despojó de su celular y se lo regaló a su actual novia

 

@miperiodista

 

El asesinato de la adolescente Katiuska Tatiana Baltazar Gómez, de 16 años de edad, uno de los cuatro homicidios registrados durante la primera semana de junio en el estado Táchira, ha generado gran conmoción y repudio en la entidad, en el último año.

Su cadáver, en avanzado estado de descomposición y con evidentes signos de violencia sexual, fue localizado seis días después de que la muchacha desapareciera sin dejar rastro alguno. 

El pasado sábado 28 de mayo en la noche, cuando su madre la vio por última vez con vida, la menor le pidió permiso para salir de la casa y acercarse hasta un área en particular para poder acceder a señal de internet, en una zona próxima a la residencia, en el barrio San Pedro, en Capacho, municipio Independencia.

La muchacha se encontró con un grupo de vecinos y amigos, con el que compartió por varias horas. Hacia la medianoche del sábado 29 de mayo todos regresaron a su hogar, la adolescente no. Ante esta situación, la madre comenzó desesperadamente a buscarla, sin obtener ninguna información, más que cerca de la 1:00 de la madrugada del domingo los vecinos escucharon a la adolescente gritando, pero nadie prestó mayor atención.

La encontraron en medio de la maleza

Tras el hallazgo del cuerpo, el viernes 4 de junio, y tomar declaración a los acompañantes de la víctima, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) estableció que la última persona con la que se le vio fue con un vecino de 18 años que siempre estuvo enamorado de ella, pero que nunca fue correspondido. Éste se habría ofrecido a acompañarla hasta la casa.

En el camino, según relató él mismo, luego de ser capturado y admitir los hechos ante un tribunal, intentó que la adolescente accediera a sus pretensiones amorosas, pero ante la negativa y resistencia de la víctima, la golpeó, estranguló y agredió sexualmente, en ese orden.   

Posteriormente el confeso homicida se fue, dejando el cadáver abandonado entre la maleza, no sin antes tomar el teléfono celular de la joven, y obsequiárselo, horas después, a la novia actual.

Los otros tres homicidios

Durante la primera semana de junio se registraron en el Táchira otros tres homicidios. El 4 de este mes murieron Kevin Didier Santiago Pernía, de 22 años, y Kennedy Jeanpierre Jaimes Gutiérrez, de 30 años. Eran amigos, pero murieron en lugares diferentes, con unos 10 minutos de diferencia. Según la policía, fallecieron en medio de un enfrentamiento, versión que es negada por los familiares de los occisos.

La otra víctima fue Gabriel Aníbal Carpio Rodríguez, a quien asesinaron el 5 de junio, al parecer en medio de una riña, en el sector Colinas de Valle Hondo, invasión La Chucurí, municipio San Cristóbal.  

#MonitorDeVíctimas | Amigos murieron con 10 minutos de diferencia, en sitios diferentes, en presuntos enfrentamientos
Parientes de los occisos aseguraron que funcionarios del Cicpc los sacaron de sus respectivas viviendas cuando dormían. Negaron que hubieran estado armados

Dos amigos residentes en el municipio Torbes murieron con pocos minutos de diferencia, pero en lugares diferentes. Fallecieron luego de que supuestamente se enfrentaron a tiros con comisiones de las Fuerza de Acciones Especiales (Faes) y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), en hecho ocurridos entre las 7:30 y las 7:40 de la mañana del pasado 4 de junio.

De acuerdo con información policial, ambos estaban siendo investigados por robo, pero sus familiares aseguraron que al momento que las comisiones irrumpieron en sus respectivas casas, sin orden de allanamiento, las víctimas estaban durmiendo.

Parientes de los fallecidos indicaron que no estaban armados y que no se  resistieron al arresto. Niegan que hubiera ocurrido un enfrentamiento y aseguran que las armas que figuran en las minutas policiales fueron “sembradas”.

El primero de ellos fue identificado como Kevin Didier Santiago Pernía, de 22 años, quien trabajaba con su padre, criando cerdos. Sus familiares indicaron que los funcionarios le dispararon frente a su esposa e hijos  de1 y 2 años de edad. El hecho ocurrió en el barrio La Floresta 1.

Unos minutos más tarde fue asesinado Kennedy Jeanpierre Jaimes Gutiérrez, de 30 años, de quien dijeron, era obrero y residía en el sector Walter Márquez. Según el Cicpc, el hombre hizo frente a los funcionarios que intentaban aprehenderlo como sospechoso de un robo perpetrado días antes en un cafetín de San Cristóbal.

En una riña   

Un día después, el pasado 5 de junio, fue asesinado en el estado Táchira un mecánico de motos, identificado como Gabriel Aníbal Carpio Rodríguez. El hecho se registró a las 11:00 de la noche, mientras un grupo de vecinos departía e ingería licor frente a una vivienda del sector Colinas de Valle Hondo, invasión La Chucurí, municipio San Cristóbal. 

Según testigos, arribó un hombre al que conocen con el apodo de El Jorobado Cuasimodo, quien sin razón aparente atacó con un cuchillo a dos de los presentes y luego huyó.

Carpio Rodríguez, de 40 años, falleció tras ser ingresado al Hospital Central de San Cristóbal, mientras que su amigo Yomber Márquez, de 21 años, logró sobrevivir.

De acuerdo con las investigaciones del Cicpc, los hechos ocurrieron en medio de una riña.