Liz Gazcón, autor en Runrun

Liz Gazcón

Lara | Dos niños fallecidos en explosión cuando confundieron una granada con una pelota
Dos niños, de 10 y 8 años de edad, murieron por la detonación de un artefacto explosivo en el barrio La Esperanza de Pavia, en Barquisimeto

 

Tres hermanos de 10, 8 y 6 años de edad sufrieron un mortal accidente la tarde del miércoles 9 de septiembre, en el barrio La Esperanza de Pavia, situado en las afueras de Barquisimeto. Los hermanos confundieron una granada con una pelota, y mientras jugaban el explosivo estalló y mató a dos de los niños, según reportes de la Policía del estado Lara y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

El niño de 10 años murió al momento en que detonó el artefacto, mientras que el niño de 8 años ingresó con vida al Hospital Pastor Oropeza de Barquisimeto, pero no sobrevivió. La niña de 6 años permanece en la terapia intensiva del Hospital Universitario de Pediatría Agustín Zubillaga de Barquisimeto y su condición es estable, relataron a El Pitazo allegados de la familia Montero Camejo.

Los padres de cuatro niños perdieron a sus dos varones en el accidente. 

Murió una semana antes de su cumpleaños

En casa de la pareja Montero Camejo estaban pintando las paredes mientras los niños jugaban fútbol en la calle. El papá arreglaba la casa para celebrar el cumpleaños número 11 del mayor de los varones el 17 septiembre. “Le iban a picar una tortica y hacer una reunión. Se murió una semana antes de su cumpleaños”, lamentaron los allegados. 

Los papás le pidieron a los tres hermanos que entraran a la casa porque había llegado un camión cisterna para surtir de agua a la comunidad, contó una amiga de la familia.

“Ellos estaban pintando unos dibujos que el papá hizo (en el porche de la casa). El papá entró a seguir pintando un cuarto y salió corriendo cuando escuchó un estruendo pensando que había sido la bombona de gas (…) De verdad no sabemos cómo pasó”, mencionó la fuente. 

La minuta del Cicpc señala que los hermanos se encontraron con “un artefacto pequeño en forma de globo con pepas negras” y uno de los niños comenzó a manipularlo sin saber que estaba activando una granada M26. Sus papás y los vecinos salieron aturdidos por la detonación y socorrieron a los niños que quedaron tendidos en el suelo por el estallido.

Los allegados indicaron que desconocen de dónde sacaron la granada. “Todos en la comunidad creíamos que había explotado una bombona”, reiteraron.

 

Dos niños fallecidos y una niña herida es el saldo de la explosión de una granada en el oeste de Barquisimeto.

El hecho se registró el 9 de septiembre después de las 2:00 pm. Foto: Cortesía Twitter Karina Peraza Rodríguez

 

Traslado accidentado

Los niños de 8 y 6 años fueron trasladados por separado al Hospital Pastor Oropeza de Barquisimeto, situado a más de 10 kilómetros del sitio del accidente. 

Los familiares y vecinos trancaron la calle con cauchos y piedras para detener al primer vehículo que pasara por la vía. “Por ahí no hay nada. Los pocos carros están sin gasolina, las motos no existen”, comentó uno de los allegados. La niña fue llevada al centro de salud en un carro que los dejó a varias cuadras del hospital y el niño lo auxilió un vecino que se accidentó en el camino por falta de gasolina y terminó siendo auxiliado por un policía, agregaron.

Los gastos fúnebres de los hermanos Montero Camejo serán cubiertos por la Gobernación de Lara, informaron conocidos. Hasta el mediodía del jueves 10 de septiembre los cuerpos de los niños seguían en la morgue porque su mamá debió acudir dos veces a la sede del Cicpc para completar los trámites. 

Dirigentes comunitarios de Pavia acompañan a la madre –en el Hospital Universitario de Pediatría Agustín Zubillaga– que sigue al cuidado de su hija menor. Los vecinos tienen un grupo de oración y elevan plegarias por esta familia y por la sanidad de otro niño que reside en La Esperanza que fue arrollado por una gandola hace dos semanas y continúa hospitalizado.

#MonitorDeVíctimas / En Lara se registraron seis muertes violentas del 3 al 9 de agosto
El cronista y fundador de la urbanización Bararida de Barquisimeto así como  un funcionario del Cuerpo de Bomberos de Iribarren fueron asesinados cuando los robaban

@LizGascon

 

Tres homicidios y tres ejecuciones extrajudiciales se contabilizaron en Barquisimeto, capital del estado Lara, entre el lunes 3 y el domingo 9 de agosto. Un cronista y un bombero se cuentan entre las víctimas.

A golpes mataron a Alexis David Chirinos Carrasco, de 69 años de edad, cronista y fundador de la urbanización Bararida de Barquisimeto. Según vecinos, el crimen ocurrió al momento en que un número no precisado de delincuentes entró y robó en la vivienda de Chirinos el 3 de agosto. El cadáver del sexagenario lo encontraron sus vecinos al día siguiente al notar que las puertas de la casa estaban abiertas y que éste no había salido a caminar como solía hacerlo. “Le llevaron todo de su casa”, comentó un allegado.

Al día siguiente, en horas de la madrugada,  Fernando Jesús Ramírez Lameda, de 32 años de edad, fue asesinado de un disparo en el abdomen en el barrio Bolívar, al oeste de la ciudad, para robarle su teléfono.

Mientras que Leonardis de Jesús Colmenares, de 33 años de edad, cabo segundo del Cuerpo de Bomberos de Iribarren, fue herido de bala para robarle su moto y otras pertenencias el 8 de agosto. Colmenares salió de su casa a las 8:00 pm con la intención de hacer la cola para poner gasolina en una estación de servicio ubicada a 13 kilómetros de su domicilio. En el camino habría sido interceptado por un hombre que lo desvió a la avenida principal de Las Playitas y lo hirió con un arma de fuego en el abdomen, relató su pareja, Yolimar Mendoza.

El funcionario fue trasladado hasta un ambulatorio, pero falleció al poco tiempo de su ingreso. “Donde él apareció no era parte de su trayecto. Él cargaba una esclava y un anillo de plata, su teléfono y la moto. Salió de la casa a las 8:00 pm, andaba solo y lo encontraron a las 8:30 pm”, agregó Mendoza.

Colmenares, quien prestó servicio en el Cuerpo de Bomberos de Iribarren durante 12 años y permanecía de reposo por una lesión en la columna, dejó tres niñas huérfanas.

Asesinados en incursiones de las FAES

Tres jóvenes fueron asesinados en procedimientos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en menos de 24 horas. El 3 de agosto el cuerpo adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) reportó tres presuntos enfrentamientos en sectores populares de Barquisimeto. Dos de las víctimas fueron trasladadas por los funcionarios a sectores distantes de sus domicilios donde murieron. Sus familiares encontraron los cadáveres en la morgue del hospital central Antonio María Pineda, y niegan que se hubieran  enfrentado a los policías, como lo señalan en las minutas.

Kevin Alexander Garcés Escalona, un comerciante de 21 años de edad, salió el lunes pasadas las 6:00 pm a comprar queso cuando fue detenido por una comisión de las FAES a pocas cuadras de su casa. Dos horas más tarde murió a manos del cuerpo de seguridad en Propatria.

“Pensábamos que se lo habían llevado por incumplir el horario de la cuarentena, nos decían que en el procedimiento habían dos muertos y ocho heridos hasta que un oficial nos mandó al hospital. No tenía antecedentes”, declaró una tía materna que reservó su identidad.

Deivis Daniel Hernández, de 35 años de edad, también fue sacado de su casa, en el barrio El Roble, por funcionarios de la Brigada de Respuesta Inmediata (BRI) antes de las 7:00 am. El grupo lo mató en un terreno baldío del sector Simón Rodríguez, denunció un vecino.

Dolientes deben pagar por todo

Ese mismo día, a la 1:30 pm, las FAES entraron a la fuerza a la casa de la suegra de Kevin Michell Díaz Goyo, un vendedor ambulante de 31 años de edad, y allí lo asesinaron. Previamente se llevaron en una patrulla a su esposa y tres niños hasta el comando policial.

“Ellos llegaron en dos carros y dos patrullas con violencia, decían que llegaron a matar”, mencionó un testigo. Los funcionarios acordonaron la zona durante cinco horas. Díaz es el segundo de ocho hermanos asesinado por un organismo de seguridad del Estado. Desde 2012 tenía antecedentes por hurto.

“A él no lo podía ver ningún funcionario porque se lo llevaba, nunca lo borraron del sistema y ya había pagado un año detenido en el Destacamento de Seguridad Urbana (DESUR) de la Guardia Nacional”, recordó su madre.

Los familiares debieron comprar un bisturí, guantes y tapabocas para retirar el cuerpo tres días después, pues en la morgue no tenían materiales para practicar la autopsia.

el futuro de la juventud en sectores populares

#MonitorDeVíctimas | Decapitan a recluso en una riña ocurrida en calabozo del CICPC de Lara
Es el segundo preso asesinado en un mes en centros de detención preventiva de Barquisimeto, estado Lara

Liz Gascón

Un arma blanca fue utilizada para decapitar a Jhonny José Rodríguez Silva, de 28 años de edad, durante una pelea por comida ocurrida este martes 7 de julio, en un calabozo del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en Barquisimeto, estado Lara.

Según la minuta policial, los funcionarios iniciaron una requisa después del suceso.

El cuerpo de Rodríguez fue trasladado a la morgue del hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto y seguía sin ser reconocido por sus familiares hasta el mediodía de este martes. Estaba preso en el centro de detención preventiva desde mayo de 2018.

En el Eje de Homicidios del CICPC en Barquisimeto hay 190 presos en cuatro celdas. Según familiares, no todos los detenidos se alimentan diariamente porque sus allegados viven fuera de la ciudad, tienen problemas para trasladarse a la sede o no cuentan con los recursos para cubrir esos gastos. También denunciaron condiciones de hacinamiento en los calabozos.

Inician averiguaciones

El general José Santiago Moreno Martínez, comandante de la Zona Operativa de Defensa (ZODI) del estado Lara, informó en cadena regional que la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público iniciaron las averiguaciones para precisar quién fue el homicida. Atribuyó la riña a «problemas de convivencia» entre los reclusos.
El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) exigió a las autoridades esclarecer este hecho que calificó como dantesco.

Segundo asesinado en un mes

Jhonny José Rodríguez Silva es el segundo recluso asesinado en un centro de detención preventiva de Barquisimeto en un mes. El 7 de junio en los calabozos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de Pat’e Palo mataron de una puñalada a Ángel Gustavo Crespo Durán, de 25 años de edad, quien llevaba tres meses privado de libertad por robo.

El OVP reportó en junio de 2020 que en esta sede de la PNB hacían “coliseos” una vez a la semana. “Se trata de una pelea entre presos en la que usan armas blancas y es efectuada un día a la semana para saldar disputas entre ellos. Es de resaltar que esta práctica fue instaurada en la cárcel de Uribana en Barquisimeto y actualmente se ha trasladado a los centros de detención policial de la región”, alertó la organización.

#MonitorDeVíctimas | Migrante fue asesinado por las FAES una semana después de salir del refugio
Una comisión del cuerpo élite de la PNB detuvo a Yender Arrieche en la casa de sus padres y seis horas más tarde reportó la muerte del joven en un presunto enfrentamiento

@lizgascon

 

Hace seis meses, Yender Javier Arrieche Mujica decidió migrar a Colombia. Tenía pocos días de haber salido de la cárcel con régimen de presentación por robo y tráfico de estupefacientes.

En el país vecino alcanzó a subsistir como vendedor ambulante así que, cuando entró la cuarentena por la pandemia de la COVID-19, y no teniendo ingresos económicos, decidió regresar.

Ya en Venezuela, cumplió la cuarentena en dos refugios y un Centro Diagnóstico Integral (CDI), hasta que al salir negativo a la prueba, pudo reunirse con su familia.

Se residenció en casa de sus padres, en el barrio La Victoria de Barquisimeto, donde, una comisión de la Base Territorial de Inteligencia (BTI) de las FAES, irrumpió el lunes 25 de mayo, a las 4:00 am, y se lo llevó detenido. 

Seis horas más tarde, a través de una nota de prensa, el cuerpo policial reportó su muerte en un presunto enfrentamiento en el barrio Santos Luzardo de la capital del estado Lara.

“A él lo sacaron vivo de su casa. Los funcionarios saltaron la pared, levantaron a sus hermanos menores y a sus padres, y los metieron en un cuarto. Yender apenas tuvo tiempo de pedirle la bendición a su papá. Los funcionarios dijeron que iban al comando de la calle 48, pero nosotros no teníamos cómo ir. Después nos avisaron que había un muerto en el barrio Santos Luzardo, caminamos hasta allá y, aunque no nos dejaban pasar para reconocerlo, logramos ver que no era él”, relató una tía de la víctima.

Entonces, sus allegados se trasladaron hasta la morgue del hospital central Antonio María Pineda y encontraron el cuerpo de Arrieche con dos disparos en el pecho y uno en el abdomen.

La familia negó la versión del enfrentamiento y aseguró que el joven no portaba el arma ni las municiones supuestamente incautadas en el procedimiento. Igualmente descartaron que lo llamaran “el virolo”, como lo indica la minuta policial.

 “Él no era el cabecilla de ninguna banda, se estaba reinsertando en la sociedad”, aclaró su tía. 

Fue asesinado dos días antes de cumplir 27 años de edad y a punto de conocer su quinto hijo pues su pareja está a semanas de dar a luz.

Allegados denunciaron que las FAES se llevaron las cédulas de identidad de su padre y su hermano menor, por lo que temen otra incursión policial en la vivienda. 

“Nosotros somos cristianos, somos gente humilde que a duras penas sobrevivimos. Queremos justicia porque no solamente fue mi familia, ya son muchas familias venezolanas que estamos padeciendo esto. El único que tiene derecho a quitarnos la vida es Dios”, agregó la tía, quien pidió la disolución de las FAES por sus actuaciones letales.  

 

#MonitorDeVíctimas | Hermanos de “Santanita” denuncian que su padre fue torturado por las FAES
Para la familia de Rafael Antonio Santana su asesinato se debió a que es el progenitor de uno de los delincuentes más buscados del occidente del país: Josué Ángel Santana Peña

Liz Gascón @LizGascon

Dos hijos de Rafael Antonio Santana, asesinado por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), el 14 de mayo, en la urbanización La Carucieña de Barquisimeto, estado Lara, relataron que su padre fue fotografiado con armas largas y torturado por los funcionarios policiales antes de que lo mataran.

Ambos denunciaron que Santana fue asesinado por ser el progenitor de uno de los delincuentes más buscados del occidente del país, Josué Ángel Santana Peña, alias “Santanita”.

“Las FAES va contra todo sin importarles nada. Esto lo hicieron simplemente porque sabían que era el padre (de “Santanita), pero hasta dónde yo sé ellos no habían tenido contacto”, expresó uno de sus hijos.

Santana fue señalado por las FAES como uno de los cabecillas de la banda de alias “Santanita”. Sin embargo, la familia negó que la víctima guardara relación con el grupo criminal de su hijo que está siendo investigado por extorsionar a los propietarios de al menos ocho concesionarios de Barquisimeto.

“Es falso que él era de la banda, no quiere decir que porque seamos familia seamos de la banda”, reiteraron. Igualmente manifestaron que sienten temor de ser perseguidos por los organismos de seguridad solo por ser hermanos de alias “Santanita”.

Descartan enfrentamiento

La muerte de Santana fue presentada por las FAES como un enfrentamiento. Pero sus hijos desacreditan esta versión. Contaron que su padre fue sacado de su vivienda y llevado a una casa que pertenece a la familia materna de “Santanita” para ser asesinado. En el mismo procedimiento mataron a Adrián Douglas Sánchez Ochoa, de 33 años de edad.

Santana tenía 50 años de edad y más de 20 hijos. Según sus allegados era albañil y trabajaba por su cuenta. En 1980 fue imputado por homicidio y rapto.

En menos de una semana, los cuerpos de seguridad cometieron seis ejecuciones extrajudiciales, en sectores populares del suroeste de Barquisimeto, vinculadas con la búsqueda de Santana Peña, quien se atribuyó la autoría del ataque con una granada en una venta de vehículos de la ciudad a través de un video en el que amenazó de muerte a los dueños de ocho concesionarios sino le pagaban altas sumas de dinero.

#MonitorDeVíctimas | Aumentan a 6 las ejecuciones vinculadas con la búsqueda de “Santanita” en Lara
Cinco hombres, incluyendo el padre de unos de los más buscados en el país,  fueron asesinados por las FAES en la urbanización La Carucieña. Un sexto crimen lo cometió el CONAS, en El Garabatal

Liz Gascón @LizGascon

Tras la explosión de una granada en un concesionario de Barquisimeto ocurrida el 7 de mayo, las autoridades del estado Lara ordenaron un despliegue policial para capturar a Josué Ángel Santana Peña, alias “Santanita”, quien se atribuyó la autoría del ataque a través de un video en el que amenazó de muerte a los propietarios de al menos ocho ventas de vehículos de la ciudad si no pagaban altas sumas de dinero.

En menos de una semana, los cuerpos de seguridad cometieron seis ejecuciones extrajudiciales en el suroeste de Barquisimeto relacionadas con la búsqueda de Santana Peña, quien figura en la lista de los delincuentes más buscados del Ministerio de Interior y Justicia por robo, homicidio, secuestro y extorsión.

Cinco hombres, incluyendo el padre de “Santanita”, fueron asesinados en incursiones de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), en la urbanización La Carucieña, entre el 11 y 14 de mayo. Una sexta víctima murió durante un procedimiento del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS), en El Garabatal, el 12 de mayo. Todos son señalados en las minutas policiales como integrantes de la banda de Santana Peña que opera en el suroeste de la ciudad y tiene presencia en los estados Yaracuy, Carabobo y Aragua. Familiares de cuatro de los asesinados niegan vinculaciones con el grupo criminal y sostienen que las armas incautadas fueron sembradas por el grupo élite de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) confirmó la muerte de Rafael Antonio Santana, de 50 años de edad, padre de alias “Santanita”, en un supuesto enfrentamiento registrado el jueves 14 de mayo a las 11:00 am en el sector 3 de La Carucieña. En el mismo operativo también fue asesinado Adrián Douglas Sánchez Ochoa, de 33 años de edad, quien, al igual que Santana, habría disparado contra los funcionarios de las FAES desde una vivienda.

Santana fue imputado por homicidio en 1980 mientras que Sánchez tenía antecedentes por robo genérico, robo de vehículos y porte ilícito de arma.

Denuncian excesos

Yeferson José Mendoza Pérez, de 24 años de edad; Geison Grimán Acosta, de 27; y, Koli José Álvarez, de 24, fueron las primeras víctimas de las FAES relacionadas con el caso el lunes 11 de mayo en el sector 1 de La Carucieña. Mendoza estaba bajo arresto domiciliario desde comienzos de año y Grimán tenía antecedentes por robo.

Familiares de los jóvenes declararon que el cuerpo policial detonó una granada aturdidora para irrumpir en la casa de Grimán y simular un enfrentamiento. Luego, los uniformados prácticamente desvalijaron la vivienda.

“Cada quince minutos se escuchaban los disparos y a las 6:30 am, en una camioneta de las FAES sacaron los tres cuerpos. Sin embargo, las detonaciones siguieron hasta las 8:00 am. Un allegado de Grimán aseguró que las FAES comenzaron un despliegue en La Carucieña cuatro días antes del triple asesinato.

La misma fuente indicó que a las víctimas las acusaron de aparecer en el video difundido por Josúe Ángel Santana Peña después del ataque al concesionario. En la grabación aparece alias “Santanita” escoltado por dos civiles armados. “Los señalan a ellos por el color de piel. Imagino que los asociaron con Santanita porque él era de La Carucieña, pero ninguno firma Santana”, agregó para referirse a que no se apellidaban como el autor del video.

La noche del 12 de mayo, en El Garabatal, el CONAS mató a Nordon Alvarado, de 27 años de edad, quien se hallaba en casa de su abuela durante un apagón de electricidad. Una conocida relató que en la vivienda había cinco personas a quienes desalojaron para someter a Alvarado. “Él era albañil, había llegado del trabajo y estaba todo lleno de cemento. No portaba armas ni granadas”, relató una conocida.

Alvarado estuvo detenido por dos años en el Centro Penitenciario Fénix de Barquisimeto y tenía ocho meses en libertad.

#MonitorDeVíctimas | FAES asesinan a tres miembros de la banda de “Santanita”
Hasta las 8:30 am de este lunes, 11 de mayo, había tres miembros del grupo criminal de Santanita asesinados por los funcionarios de seguridad. El enfrentamiento se registró en la urbanización La Carucieña, al suroeste de la ciudad

Este lunes 11 de mayo, a las 6:15 am, las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) acordonaron la avenida 2 de la urbanización La Carucieña de Barquisimeto, estado Lara, en un operativo de búsqueda de los miembros de la banda liderada por Josué Ángel Santana, alias “Santanita”, que terminó en un enfrentamiento. Esta es la segunda incursión de las Faes en la comunidad en menos de una semana, advirtieron vecinos del sector.

Tres integrantes de la banda de “Santanita” fueron asesinados por las Faes en el enfrentamiento, de los cuales dos fueron identificados: Yeferson Mendoza Pérez y Geison Griman Acosta. Mendoza estaba bajo arresto domiciliario en su casa materna, ubicada en otro sector, desde hace seis meses, pero se encontraba en la vivienda de Acosta al momento de la incursión policial. Familiares del joven indicaron se trató de una emboscada de las Faes, en lugar de un enfrentamiento.

La versión oficial indica que dos de las víctimas se ocultaron detrás de una casa para huir y otro corrió hasta un callejón y abrió fuego contra los funcionarios.

Durante la balacera, detonó un explosivo que pertenecía al grupo criminal, comentaron vecinos del sector consultados por El Pitazo. Tres armas fueron incautadas en el procedimiento, señala la minuta.

Operativo de búsqueda

Los cuerpos de seguridad iniciaron un despliegue por órdenes de la gobernadora de Lara, Carmen Meléndez, para capturar a los integrantes de la banda de “Santanita” el 7 de mayo, tras la explosión de una granada en el concesionario Autos 251, ubicado en la zona este de Barquisimeto, que dejó diez carros y una moto quemados.

Alias “Santanita” se atribuyó la autoría del ataque en un video en el cual amenaza a los propietarios de ocho ventas de vehículos de la ciudad con lanzar bombas sino le daban dinero. En la grabación oculta su rostro, pero muestra una granada y armas largas escoltado por dos integrantes de su banda.

Este lunes, 11 de mayo, las Faes cerraron el acceso del puente Macuto de Barquisimeto para continuar con la búsqueda de los miembros del grupo criminal que intenta extorsionar a comerciantes.

El delincuente más buscado de Lara

Josué Ángel Santana Peña es uno de los delincuentes más buscados del estado Lara y el occidente del país, según un listado del Ministerio de Interior y Justicia. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) señala que su organización delictiva tiene presencia en cuatro estados: Lara, Yaracuy, Carabobo y Aragua. La Carucieña, sector popular del suroeste de Barquisimeto donde se registró el enfrentamiento, es uno de sus centros de operaciones.

“Santanita” es solicitado por las autoridades por robo, homicidio, secuestro y extorsión desde el año 2011 y está prófugo desde 2016, según una publicación en las cuentas Cicpc. Está implicado en el secuestro y asesinato de un comerciante sirio que se registró el 9 de enero de 2020 en Barquisimeto y las autoridades lo señalaron como el autor material e intelectual del crimen.

#MonitorDeVíctimas | Un mecánico fue asesinado por las FAES al oeste de Barquisimeto
Luis Eduardo Medina Martínez no tuvo tiempo de vestirse cuando una comisión de las Fuerzas de Acciones Especiales llegó a su casa para supuestamente interrogarlo. En una construcción de adobe en la misma cuadra le dispararon

 

@LizGascon 

 

Luis Eduardo Medina Martínez, un mecánico de 24 años de edad, fue asesinado por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en la calle 2 de la urbanización Villa Productiva de Barquisimeto, estado Lara, el miércoles 15 de abril a las 6:30 am.

Medina se despertó con el ruido de las patrullas que acordonaron el sector antes de entrar a su casa para interrogarlo y separarlo de su pareja y el hijo de ambos.

El joven mecánico no tuvo tiempo de vestirse. Los funcionarios le pidieron a su esposa una franela, un par de zapatos alegando que sería trasladado a un comando. Pero lo sacaron a una construcción de adobe en la misma cuadra y le dispararon en el pecho, declararon sus familiares.

“Le preguntaron si tenía entradas y dijo que cuando era menor de edad. A la esposa la sacaron en una camioneta y la dejaron tirada en una avenida con su bebé de un añito con ese frío”, comentó un allegado que reservó su identidad.

Su esposa regresó a la urbanización gracias a una persona que le hizo el favor de trasladarla. El paso estaba clausurado y una policía que se percató de su presencia volvió a encerrarla en una camioneta. Desde ahí escuchó los disparos y presenció la retirada de los funcionarios de las FAES.

“Pero igual lo matamos”, fue la respuesta de un oficial a la pareja de Medina cuando negó que se trató de un enfrentamiento como aseguró las FAES antes de abandonar la zona. 

“Él no tenía armamento. Trabajaba como mecánico, vendía panes y los cambiaba por maíz en Trujillo y estaba aprendiendo barbería”, relató el allegado en las afueras de la morgue el 16 de abril cuando retiraban el cuerpo de Medina para el entierro en el Cementerio Municipal de Barquisimeto.

La misma fuente denunció que la máquina de afeitar que utilizaba fue robada por los funcionarios de las FAES. 

“Él estaba aprendiendo y le cortaba el pelo gratis a muchos jóvenes que no tenían cómo pagarlo. La máquina se la había prestado su padrastro”, agregó.

La versión oficial señala que se registró un enfrentamiento durante un operativo de la FAES en la comunidad de la parroquia Juan de Villegas en el oeste de la ciudad “en respuesta a las denuncias de los habitantes por la presencia de la banda delictiva El Vairon”. 

Pero familiares de Medina descartan que el joven formara parte de un grupo criminal o que tuviera un revólver calibre 38, como lo indica el reporte policial.

“El FAES siempre hace lo mismo. Mata personas inocentes o que quizás han cambiado su vida, pero siempre ponen un enfrentamiento para no quedar mal. Dijeron que él había robado en una pollera. Es mentira. Sus días los pasaba en la casa o el taller”, afirmaron.

Según el Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) las FAES mataron a 238 personas en Lara en su primer año de operaciones, entre agosto de 2018 y agosto de 2019. La entidad registra una de las mayores cifras de legalidad policial por parte de este cuerpo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).