El Tiempo CO, autor en Runrun

ElTiempo.com

La defensa del empresario insiste en que se trata de un agente especial del gobierno bolivariano, que tenía inmunidad por portar pasaporte diplomático

A pesar de las presiones del régimen de Nicolás Maduro, la solicitud del extradición del barranquillero Álex Saab sigue su curso en Cabo Verde.

Este jueves, el expediente -traducido y apostillado- llegó al Tribunal de Apelación, tal como lo prevé la legislación de ese país, como garantía a la defensa, dando inicio formal al estudio del pedido de envío a Estados Unidos.

El Ministerio de Justicia debe dar su concepto sobre el envío de Saab -señalado testaferro de Maduro. Y, en caso de que sea favorable, su defensa puede apelar, lo cual alargaría el proceso por un par de semanas y también la presión sobre Cabo Verde.

La defensa de Saab, patrocinada por Venezuela, insiste en que se trata de un agente especial del gobierno bolivariano, que tenía inmunidad por portar pasaporte diplomático.

“Estamos en condiciones de demostrar la inocencia y tenemos los argumentos suficientes para pedir su libertad”, le dijo Joao de Rosario, uno de los abogados de la defensa, a TCV televisión.

En todo caso, el comienzo formal de análisis del pedido de extradición les fue notificada oficialmente a las partes este jueves.

Sigue leyendo esta nota en El Tiempo (Colombia)

Álex Saab es trasladado a Isla de Sal en operativo judicial
Álex Saab habria sido trasladado desde la ciudad de Mindelo a la Isla de Sal, donde fue capturado el pasado 12 de Junio, segun reportes de medios colombianos y caboverdianos
Un esquema de seguridad de la Policía Judicial acompañó el traslado de Saab, a quien la justicia de ese país le negó tres peticiones de libertad, incluidos dos hábeas corpus

El traslado de Saab se produce cinco días después de que Cabo Verde aceptara la solicitud formal de extradición por parte de Estados Unidos que lo acusa de blanqueo de capitales y de corrupción vinculada al régimen de Nicolás Maduro.

El medio local RCV, que también informó del traslado, dice que este puede deberse tanto al inicio de su extradición como a una posible libertad, la cual también viene pidiendo el régimen de Nicolás Maduro.

Sin embargo, fuentes judiciales aseguran que el cambio de lugar de reclusión se puede deber al otorgamiento de medidas de seguridad más altas. La duda es que la Isla de Sal es turística y no cuenta con sistema carcelario de alta seguridad.

En todo caso, en los últimos días se ha registrado un movimiento inusual en el aeropuerto internacional Amílcar Cabral de Espargos, donde Saab fue capturado en supuesta misión del gobierno de Nicolás Maduro.

En efecto, un Boeing C-17A Globemaster III del Reino Unido aterrizó el 1 de julio en dicho terminal aéreo. 

Y aeronaves de Estados Unidos también pidieron permiso para permanecer en islas cercanas a Cabo Verde. Para Washington es claro que Saab es la ruta para llegar a las fortunas ocultas e ilícitas de las cabezas del régimen y al movimiento de oro y dólares a Turquía, Irán y Rusia.

De hecho, EL TIEMPO también pudo establecer que un avión del régimen de Maduro aterrizó en Guinea-Bisáu y está en esa posición desde el 26 de junio.

El traslado de Saab se produce 24 horas después de que el presidente de Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, se refirió al caso y lo calificó de muy delicado.

Cabo Verde acepta proceso de extradición de Álex Saab
Estados Unidos ya fue notificado de que la documentación fue aprobada y se resolverá en días 

Fuentes del Gobierno de Estados Unidos le confirmaron a El Tiempo (Colombia) que ya fue aceptada formalmente el proceso de extradición del capturado Álex Saab, señalado testaferro de Nicolas Maduro y agente especial del régimen venezolano.

“La semana pasada se terminaron de traducir todos los documentos y Cabo Verde ya le notificó a Estados Unidos que aceptó el proceso de extradición, el cual se resolverá en los próximos días”, dijo la fuente federal.

Y añadió que si bien bien la defensa de Saab puede apelar la decisión que tome Cabo Verde, Washington está optimista sobre el envío del barranquillero, procesado por los delitos de lavado y corrupción vinculados al régimen venezolano.

De manera paralela, se conoció la noticia de que la defensa de Saab presentó un segundo habeas corpus, solicitando su libertad inmediata.

Este nuevo recurso se fundamenta en un correo de la Secretaría General de Interpol, que asegura que la circular roja contra Saab ya fue cancelada. Sin embargo, fuentes enteradas señalan que la cancelación es un procedimiento normal una vez la persona ha sido retenida.

Niegan nexo con Farc

Por otro parte, las mismas fuentes en Estados Unidos le dijeron a El Tiempo que, hasta el momento, no hay fundamento en los procesos que se siguen contra Saab para vincularlo con la exguerrilla de las Farc.

La aclaración surge luego de versiones según las cuales el colombiano tendría nexos con fichas de otrora organización criminal.

Lo que sí confirmaron es que se indaga si Saab era el poder corruptor del régimen para comprar a opositores e incluso para intentar infiltrar a miembros de las Fuerzas Militares en Colombia.

Con la aceptación del proceso de extradición por parte de Cabo Verde, se inicia la cuenta regresiva para conocer la suerte judicial del barranquillero de 46 años.

EEUU ofrece garantías a Colombia en caso de conflicto con Venezuela

ESTADOS UNIDOS LE DIO GARANTÍAS a Colombia de que intervendrá en su favor en caso de que se desate un conflicto con Venezuela.

Eso dijo el embajador colombiano en Washington, Francisco Santos, este viernes durante un desayuno con periodistas.

De acuerdo con Santos, EE. UU. ofreció las nuevas garantías durante un encuentro entre el secretario de Defensa Mark Esper y el ministro de defensa colombiano Guillermo Botero este miércoles en Washington.

“Se habló de Venezuela. Ese es el tema. Se habló de garantías, que era muy importante en caso de que pase algo. Y creo que eso quedó claro. También con lo que dijo Elliot (Abrams, el encargo del tema Venezuela en el Departamento de Estado). Que si nos tocan, que si hay una provocación, Estados Unidos está allí, al lado de Colombia”, dijo el embajador.Santos precisó además que la reunión con Esper, y el ofrecimiento de esas garantías, era clave a la luz de la decisión reciente del régimen de Nicolás Maduro de enviar tropas a la frontera con Colombia.

De acuerdo con el embajador, en la conversación también se habló de la preocupación que existe por la presencia de Rusia y Cuba en el vecino país y la necesidad de fortalecer el intercambio de inteligencia.

Durante el encuentro con los medios, Santos también se refirió a la decisión que se tomó esta semana de convocar al grupo de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar), que se reunirán en dos semanas en Nueva York para discutir la crisis de Venezuela.

Sigue leyendo esta nota de Sergio Gómez Maseri en El Tiempo

ElTiempo.com Mar 24, 2019 | Actualizado hace 1 año
¿Quiénes apoyan a Maduro y quiénes no?

EN SU DISCURSO DE ACEPTACIÓN DEL NOBEL EN 1982, el novelista colombiano Gabriel García Márquez condenó la insistencia de los occidentales en “medirnos con la misma vara con que se miden a sí mismos, sin recordar que los estragos de la vida no son iguales para todos”. Es lo que, en cierto sentido, está haciendo la izquierda progresista occidental cuando, presa de una narrativa obsoleta sobre las revoluciones latinoamericanas, no se da cuenta de la devastación que traen aparejada.

Esta incapacidad explica por qué, hasta hace bastante poco, la insurgencia más atroz (y duradera) de la historia latinoamericana, la de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, tuvo defensores en el Parlamento Europeo. Ahora, la historia se repite, y muchos izquierdistas occidentales se oponen a cualquier intento de presión internacional sobre la desastrosa gestión de Nicolás Maduro.

Hablamos de un desastre cuya escala no se puede desestimar. La grave escasez de alimentos y medicinas se ha vuelto norma, y el Fondo Monetario Internacional calcula que este año la inflación llegará a 10.000.000%. El resultado es una población desesperada, de la que 10% ya huyó del país. Y, de los que quedan,  90% vive por debajo de la línea de pobreza.

Una fantasía revolucionaria se vino abajo, y solo dejó tras de sí la tiranía de unos potentados corruptos (en la práctica, una mafia) que compraron la lealtad del ejército con enormes bonificaciones en efectivo y lucrativos negocios de contrabando de petróleo y tráfico de drogas. A los que se oponen a la mafia se los reprime, a menudo brutalmente. En términos de cantidad de presos políticos, la Venezuela de Maduro se ha unido a las filas de China, Cuba y Turquía.

Podría esperarse que el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump minimizara las prácticas represivas de Maduro. Pero Trump también se apresuró a reconocer al opositor Juan Guaidó, como jefe de Estado interino, cuando Guaidó, con amplio apoyo de los venezolanos, invocó una cláusula de la Constitución para cuestionar la legitimidad de Maduro.

De Petro a Lula

Prácticamente, todos los vecinos democráticos de Venezuela (y políticos socialistas de esos países) denunciaron la trágica parodia de revolución de Maduro. Gustavo Petro, ex guerrillero y el más emblemático de los políticos de extrema izquierda colombianos, catalogó a Maduro de “dictador”. El Partido Socialista de Brasil denunció su régimen como “loco” y como “un Estado totalitario”, mientras que el ex presidente de izquierda brasileño Luiz Inácio Lula da Silva tomó distancia del apoyo que dio a Maduro su Partido de los Trabajadores. Hasta la agrupación venezolana Marea Socialista denunció las “tendencias totalitarias” de Maduro.

Pero los políticos de izquierda en Occidente se resisten a adoptar una postura similar. Las ascendentes estrellas socialistas estadounidenses se oponen firmemente a la idea. La congresista Ilhan Omar alertó de un “golpe con apoyo de Estados Unidos” con el objetivo de designar un gobierno “en nombre de intereses corporativos multinacionales”, y definió –con ignorancia– a la oposición como de “ultraderecha” (Guaidó pertenece a un partido socialdemócrata).

Su par Alexandria Ocasio-Cortez coincidió diciendo que la crisis a gran escala con violación de los derechos humanos es un “conflicto polarizado interno”, y sostuvo que Estados Unidos no debería reconocer a Guaidó como jefe de Estado.

Consultado sobre Venezuela, el senador Bernie Sanders trajo a colación la oscura historia de las intervenciones estadounidenses en América Latina. En el Reino Unido, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, que homenajeó en 2013 al mentor de Maduro, Hugo Chávez, por sus “inmensos aportes a Venezuela y al mundo”, también se opone a la “interferencia exterior en Venezuela”.

Todos estos líderes arriba citados suscriben una cosmovisión de tiempos de la Guerra Fría, en la que las revoluciones nacionales se alzan casi siempre contra un único enemigo: el imperialismo occidental. Al no reconocer los matices de la crisis actual, terminan en la práctica promoviendo los intereses de diversas dictaduras, como Irán, Nicaragua, Siria y Turquía, además de los de las verdaderas potencias colonialistas que operan en Venezuela: China, Cuba y Rusia.

Rusia está aplicando en Venezuela el mismo manual que usó en Siria, donde no intervino para salvar a un pueblo oprimido, sino para sostener al tirano del que ese pueblo trataba de liberarse, Bashar al-Assad. Tanto el presidente ruso, Vladimir Putin, como su par chino, Xi Jinping, quieren asegurarse la devolución de los enormes préstamos que otorgaron al régimen chavista de Venezuela. Y el petróleo gratuito venezolano ha sido esencial para la supervivencia económica de Cuba.

Estos vínculos implican que el régimen de Maduro plantea un riesgo auténtico para la seguridad nacional de Estados Unidos. Aunque, probablemente, Trump reconoció a Guaidó para congraciarse con los votantes hispanos, lo cierto es que no se puede descartar que la creciente cooperación militar entre Rusia y Venezuela dé lugar a una repetición moderna de la crisis de los misiles cubanos.

Vea la nota completa en El Tiempo de Colombia
GNB refuerza bloqueo en el puente internacional Tienditas

A POCOS DÍAS DE COMPLETARSE UN MES del fallido operativo de ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela, que desencadenó en el cierre de frontera el 23 de febrero, las autoridades del vecino país desplegaron el miércoles nuevos obstáculos sobre el puente internacional de Tienditas, ubicado entre Cúcuta y Ureña.

Inicialmente, una cadena de seis contenedores cargados de piedras y arenas permanecían sobre las tres carriles que conforman esta infraestructura binacional, el cual aún no se estrena.

Sin embargo, imágenes tomadas desde el aire por AFP evidenciaron la instalación de otras 10 estructuras que buscan obstruir el paso de las más de 450 toneladas de donaciones de Estados Unidos, almacenadas en una bodega a pocos metros de este sector limítrofe.

Hasta el momento las autoridades colombianas no se han pronunciado sobre esta maniobra del vecino país, las cuales han sido objeto de críticas por parte de Migración Colombia porque, según la entidad, el peso de estos objetos pondría en riesgo la estabilidad de los 240 metros de largo de este puente.

El 5 de febrero, miembros de la Guardia Nacional de Venezuela (GNB) instalaron los primeros contenedores y un carrotanque . Luego, el 14 de febrero, aparecieron nuevos camiones en el lugar para impedir el movimiento de contribuciones provenientes de países, que reconocieron el mandato interino del líder de la oposición, Juan Guaidó.

Días después del cierre fronterizo y del rompimiento de relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Caracas y Bogotá, unas barreras similares fueron colocadas en los puentes internacionales Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y La Unión, imposibilitando el cruce diario de los 35.000 migrantes, quienes solían venir del vecino país a aprovisionarse de alimentos y medicinas en supermercados y locales de Norte de Santander.

Juan Guaidó:

Por Edulfo Peña para El Tiempo

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, le relató a EL TIEMPO que gastó 42 horas en su recorrido desde Caracas hasta Cúcuta el pasado fin de semana. Que tuvo que dejar su maleta en las trochas, camuflarse, cambiar de ropa que los lugareños le daban para protegerlo y conseguir traje para presentarse en las reuniones de alto nivel en Bogotá.

Guaidó se mostró como un hombre sin miedos, dispuesto a regresar a Caracas en cuestión de días, sin importar las amenazas contra su vida que le ha hecho el régimen de Nicolás Maduro.

El canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo dijo que hay informaciones creíbles de amenazas contra su vida. ¿Usted qué información tiene?

Llamadas, información, persecución. Ya lo hicieron hace unos días. Me secuestraron, de hecho, lo hizo el 13 de enero el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Logramos que me liberaran casi inmediatamente.

También fueron funcionarios de una unidad especial de la Policía Bolivariana a mi casa a preguntar por mi esposa, por mi hija. Incluso le llevaron una notificación, cosas que han hecho en el pasado.

Hay amenazas de muerte en los recientes días. Fueron llamadas a familiares. Quieren evitar mi regreso a Caracas, generar confusión, generar miedo y no descartamos también que una de esas opciones sea esa. Hemos visto cómo masacraron en Santa Elena de Uairén, cómo utilizaron colectivos armados para contener la ayuda humanitaria, cómo quemaron las ayudas, así que esa es la metodología de una dictadura en sus últimos días. El desespero y la única línea que tienen es precisamente esa opción.

Nosotros vamos a seguir determinadamente trabajando por nuestra gente.

¿Usted tiene miedo Presidente?

Tengo miedo de, por ejemplo, lo que sucedió el lunes. El primo hermano de mi esposa, un niño especial, por el que su familia había luchado para que viviera bien, tranquilo, que tenía operada la cadera y quien debía tomar algunos medicamentos que no se conseguían en Venezuela, ayer murió. Murió por falta de medicamentos, como mueren todos los días niños en Venezuela.

Mi miedo no es por mi vida o por mi libertad, yo sé a lo que me estoy enfrentando en Venezuela. Todos los que hacemos política en Venezuela sabemos a lo que nos exponemos. Tenemos miles de presos políticos, exiliados, asilados, desterrados, asesinados como el caso de Fernando Albán. Así que eso no es lo que nos va a detener. Vamos a tomar las previsiones necesarias y vamos a seguir ejerciendo nuestras funciones en Caracas.

¿Usted no cree que Nicolás Maduro tenga el interés de afectarlo y atentar contra usted, directamente o a través de sus colectivos?

Bueno, yo creo que es una de las opciones que tiene. Sin duda es una de las opciones, pero eso no es lo que nos va a detener.

¿Cuándo se va a ir usted para Venezuela?

Esta semana. Esta semana estaremos terminando la agenda internacional, que ha sido muy productiva. La cumbre humanitaria que tuvimos en Cúcuta con el presidente Piñera, el presidente Abdo, de Paraguay, y por supuesto el presidente Duque.

Vamos a seguir acopiando ayuda humanitaria, necesaria en la crisis humanitaria que hoy persiste en Venezuela. Hemos recibido ya el apoyo de muchos países en tratamientos para cáncer, en insulina, en tratamientos para enfermos crónicos, en alimentos y asistencia para niños desnutridos. Eso continúa, ese trabajo y esa labor continúa porque persiste la emergencia.

Por supuesto la cumbre de Lima que ratifica el respaldo pleno a mi persona como presidente encargado del proceso que estamos llevando en Venezuela. Ha sido muy productiva esta gira. Tendremos algunas otras reuniones que nos faltan por terminar de ejercer y luego, por supuesto, el retorno a Caracas.

¿Usted tiene claro cuál día lo hará?

Estamos terminando de definir con base en las reuniones que nos faltan.

¿Tiene previsto irse a través de un vuelo? ¿Va a llegar por tierra? ¿Va a llegar caminando?

Ya decidiremos con base a la seguridad. Como ya están las amenazas y pareciera que quieren ejecutarme, utilizaremos la mejor decisión con base a los intereses de nuestra gente.

¿Usted ha evaluado dónde puede ser mejor el presidente Juan Guaidó para sacar a Maduro del poder? ¿Dentro o fuera de Venezuela?

Sin duda adentro de Venezuela.

¿No concibe quedarse como un presidente exiliado en otro país?

No. Yo creo que mi momento, nuestro momento, el momento de Venezuela amerita que el presidente encargado esté en Caracas.

¿Su salida será directamente de Colombia a Venezuela o tiene previsto ir a algún otro país?

Dependiendo. Estamos confirmando un par de reuniones adicionales y con base a la agenda para terminar de buscar esos apoyos internacionales, necesarios para el cese de la usurpación en Venezuela, decidiremos el retorno.

Sigue leyendo esta entrevista en El Tiempo

EE UU:

El diario colombiano El Tiempo publicó este domingo, 10 de febrero, una entrevista a Mauricio Claver-Carone, quien lleva seis meses como Asesor en Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En ella, el funcionario garantizó que la asistencia ingresará a Venezuela y habló de un “cerco humanitario” que terminará por doblegar al gobierno. Insistió, también, en que todas las opciones están sobre la mesa y describió el actual momento como uno irreversible que solo concluye con la salida de Maduro del poder. Esta es parte de esa conversación:

El presidente de Colombia, Iván Duque, llega la semana entrante a Washington para reunirse con Donald Trump. ¿Supongo que el tema de Venezuela estará alto en la agenda?

Absolutamente. La relación entre EE UU y Colombia tiene una larga historia especialmente en lucha contra las drogas y el terrorismo y en ese sentido el tema de Venezuela es relevante porque el régimen de Maduro y sus secuaces son la causa de múltiples problemas de seguridad por su relación con grupos terroristas y con el narcotráfico. De eso hablarán, al igual que de la situación actual.

¿Qué rol han jugado Colombia y Brasil en la resolución de esta crisis en Venezuela? Se lo pregunto porque ambos son gobiernos de derecha que acaban de ascender al poder y cuya postura ha sido más agresiva que la de sus antecesores.

Tanto Duque como Jair Bolsonaro han sido aliados claves de EE UU en este tema. Sin el liderazgo de ellos estaríamos ante una situación muy diferente. Además son dos países que están sufriendo de primera mano la crisis de los refugiados y la crisis de seguridad en las fronteras. Están expuestos al mal manejo que ya lleva años en Venezuela y al apoyo a grupos terroristas de parte de Maduro y sus allegados.

La ayuda humanitaria que ustedes prometieron está llegando. Pero persiste el mismo dilema. ¿Cómo hacer que entre y les llegue a los que la necesitan si el gobierno de Maduro continúa bloqueándola?

Vamos a continuar llevando la ayuda y de hecho la vamos a incrementar. No solo en Cúcuta sino alrededor de Venezuela en muchos puntos. La ayuda va a entrar. No es un tema de si podrá ingresar sino de cuándo. Y cuando eso pase estaremos listos para distribuirla de inmediato. Lo que hizo Maduro al poner esos obstáculos en el puente ha sido un desastre desde el punto de vista de relaciones públicas porque está impidiendo que ingrese lo que más necesitan los venezolanos. Las mismas fuerzas armadas, sus miembros, son familias que necesitan esa ayuda.

¿Qué está sugiriendo cuando dice que la ayuda terminará ingresando sí o sí?

No voy a entrar en detalles. Lo que sí le digo es que va a entrar y se lo digo porque estamos avanzando por un camino que es irreversible. No solo Juan Guaidó tiene el apoyo en las calles sino que se están cerrando los espacios financieros a nivel internacional para este régimen. Cuando usted tiene a 30 personas bloqueando el ingreso de la comida y las medicinas que necesitan 30 millones, pues es una pelea perdida. Por eso digo que es cuestión de tiempo.

Más información en El Tiempo.