Dayrí Blanco, autor en Runrun

Negocio de Samark López con los CLAP ascendería a 121 millones de dólares

samarkLopez

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Las ganancias son grandes, se cuentan en millones de dólares. El negocio de la importación de alimentos para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) ha sumado varios ceros en los ingresos de  Postar Intertrade Limited, empresa propiedad de Samark López, quien ha sido señalado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como socio y testaferro del vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami.

Se trata de 121 millones 747 mil 239 dólares que habrían ingresado en las cuentas de la firma, con la compra en México de 63 mil 128 toneladas de comida que se traducen, tras ser empaquetadas en combos de 14 kilos cada uno, en cuatro millones 509 mil 157 cajas que se venden en comunidades populares del país.

De acuerdo con el diputado de la Asamblea Nacional (AN) Carlos Paparoni, el Gobierno le aprueba a la empresa de López, 35 dólares por cada caja que cuesta solo ocho dólares. Los 27 dólares excedentes representan el monto por cada 14 kilos que “se desvía en una red de corrupción”. En la suna, para la importación de esa cantidad se le liquidó a la compañía 157 millones 820 mil 495 dólares de los que solo invirtió 36 millones 73 mil 256 dólares.

La Guaira es el terminal marítimo donde ha llegado la mayor cantidad de cajas CLAP. Los movimientos portuarios indican que concentra 77,49% de las importaciones de ese tipo durante lo que va de 2017 con 51 mil 528 toneladas en tres millones 680 mil 586 combos de comida, mientras que Puerto Cabello ha registrado 11 mil 600 toneladas. En cada uno de los cargamentos Postar Intertrade Limited es la empresa que envía desde el terminal de Veracruz a la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (CASA).

COMIDA INSUFICIENTE

El negocio de la importación de esos alimentos solo beneficia a quienes son parte de la compañía fundada por López en 2013, y a sus socios, “la población sigue padeciendo la profunda crisis de desabastecimiento”, dijo el parlamentario.

Las cuentas del diputado Paparoni indican que las 63 mil 128,198 toneladas representan apenas la comida de dos días de los habitantes del país, al calcular un kilo por persona. “Aunque hasta 2009 el consumo diario era de un kilo 700 gramos por venezolano, número que ha bajado producto de la misma crisis en el abastecimiento y el deprimido poder adquisitivo de la sociedad”.  

EL PERSONAJE

Según publica la página web http://samarklopeznews.com/ la firma Postar Intertrade Limited fue fundada por López para proporcionar viviendas de bajo costo en Venezuela. Posteriormente estableció relaciones internacionales con marcas conocidas de Estados Unidos y la Unión Europea, como Home Depot, Graybar y otras empresas de suministro para edificios, “para desarrollar un sistema logístico diseñado que proporcione acceso a una vivienda digna a las personas en pobreza”. Postar firmó contratos con muchas entidades del gobierno venezolano y algunas compañías privadas locales e internacionales.

La reseña en el portal, de quien fue vinculado por EE UU con narcotráfico y se graduó en 1999 como economista en la Universidad Central de Venezuela, asegura que Postar Intertrade Limited emplea a tres mil personas en Venezuela y define al empresario como “un líder y un ciudadano socialmente responsable”. No incluye la publicación de datos sobre el negocio de alimentos de los CLAP y el destino de los dólares que se derivan de estas importaciones que se hacen desde México para luego pasar a Panamá, donde los alimentos son empacados antes de llegar a Venezuela.

Aunque la compañía encargada de las compras para los CLAP tiene nexos directos con el Gobierno, no aparece en el Registro Nacional de Contratistas (RNC), que es un requisito indispensable para poder hacer negocios con cualquier ente oficial.

Su primera compañía fue Sertica, con la que modernizó las plantas de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor). En 2010, en medio de una crisis energética nacional y escasez de electricidad, López compró Profit Corporation con la que importó diversos equipos para la prestación de servicios al Gobierno a través de Corpoelec.

Otras empresas de Samark López han estado involucradas en escándalos en el país. Sahect C.A. es una de ellas. Fue fundada en 2008 y se dedicó al mantenimiento de instalaciones de la Productora y Distribuidora de Alimentos (Pdval) hasta octubre de 2010. Cuatro meses antes se consiguieron 800 contenedores de comida descompuesta en galpones de Sahect C.A., ubicados en Tinaquillo, estado Cojedes. Todo indica que la vinculación de este empresario con entes del Gobierno es una relación que ha perdurado en el tiempo y que le ha generado resultados positivos en sus cuentas bancarias.

[FOTOS] En Carabobo llovió en 4 horas lo que llueve en 16 días

lluvias-en-carabobo

Foto: Dayrí Blanco

Seis municipio de la entidad fueron afectados por una vaguada producto de las fuertes precipitaciones

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

El techo era el único lugar seguro. Un paso más abajo el agua no solo mojaba, era un riesgo para la vida de más de 200 familias. Idania Villamizar lo sabía. Se dio cuenta que no se trataba de una simple inundación apenas se despertó. Era el río Los Guayos con toda su fuerza atravesando las calles de Campo Solo, una comunidad del municipio San Diego en Carabobo. Un caudal agresivo que entró a las casas del lugar y se llevó todo lo que consiguió a su paso.

lluvias-en-carabobo-1

Fueron cuatro horas de intensa lluvia desde las 12:00 am del jueves. Así se le dio la bienvenida a diciembre. Con más de 100 milímetros por metro cuadrado de agua, que es igual a más de dos mil millones de metros cúbicos, equivalente a 16 días de precipitaciones de un invierno normal en la localidad, en la que la emergencia era inminente y fue decretada a las 5:00 a.m. por la alcaldía.

lluvias-en-carabobo-2

Idania estaba en casa con su hija de dos años, su esposo y su suegra. Cuando el agua comenzó a entrar por el patio, a las 3:00 am empezó a aplicar un plan de acción improvisado: La nevera sobre el mesón de la cocina, los electrodomésticos sobre las sillas y la niña encima de la mesa. Pero tres horas después, cuando el sol ni se asomaba, con el agua hasta el pecho tuvo que ser más agresiva, levantó su mirada, vio el techo de zinc y dijo: «Vámonos a la platabanda de al lado», eso hicieron. Sus vecinos se sumaron.

lluvias-en-carabobo-3

Ahí estuvieron hasta que cerca del mediodía una cuadrilla de Protección Civil llegó con unidades militares a realizar las labores de rescate. No fue fácil. El nivel del agua seguía elevado. Pero se logró sacar del lugar a 60 familias que fueron trasladas a la Guardería Parque Los Jarales, única área seca en la zona, donde estuvieron hasta entrada la tarde, cuando, tras la evaluación de riesgo se decidió habilitar un albergue en una escuela cercana.

lluvias-en-carabobo-4

A las 5:00 p.m. ya no había agua dentro de las casas. Solo estaban las ruinas de lo sucedido. Todo estaba lleno de lodo y sedimentos. Luisa Peñaloza fue a esa hora al lugar en el que vive desde hace 12 años. Entró solo hasta la sala y salió. “Eso está inhabitable”, expresó preocupada. Ella accedió ir al refugio, Carmen García no. Prefirió agarrar las dos bolsas de ropa que había podido rescatar, devolverse y pedirle a Dios que no volviera a llover pese a los pronósticos negativos del clima. Durante los últimos 52 años ha vivido en la misma casa marcada con el número 18 de la avenida principal de Campo Solo, “primera vez que pasa algo como esto”, y sin tener conocimientos técnicos explicó la situación: “Lo que pasa es que no limpian los caños y cada vez se construyen más casas sin planificación”.

lluvias-en-carabobo-5

También resultaron afectadas las viviendas de las calles Rómulo Gallegos, Primero de Mayo, Los Próceres y  El Paraíso de la comunidad. El problema en el sitio, de acuerdo a Luis Fernando Arocha, ingeniero de la dirección de servicios públicos de la alcaldía, es que en la zona existe un puente que fue construido cuando el lugar era un asentamiento campesino y que ahora constituye un estrangulamiento del cauce al ser sumamente pequeño. La solución es la construcción de uno adecuado para la dinámica del lugar y que en seis meses podría estar listo. Pero falta voluntad política desde el gobierno regional y nacional.

lluvias-en-carabobo-6

Territorio 90% afectado

El ruido los despertó. Sergio Razzi y su novia no sabían de qué había pasado. Se levantaron de la cama y pudieron suponer rápidamente lo que pasaba al mojarse los pies. Pero no era solo agua, era tierra. Ellos viven en Lomas de La Esmeralda, la urbanización con la cota más alta del municipio San Diego. Ahí nunca se han inundado. Esta vez tampoco fue así. Razzi se do cuenta al ver las ventanas y las puerta trasera tapiadas con lodo. Dio la vuelta y vio un hueco en la pared perimetral, esa misma que colinda con el cerro y que al derrumbarse cayó sobre la vivienda.

lluvias-en-carabobo-8

La intensa lluvia provocó que bajara a gran parte de la localidad sedimentos y lodo. También fue la causa de que 90% de todo el municipio resultara severamente afectado según cálculos de la alcaldesa, Rosa Brandonisio. Enseres, electrodomésticos, ropa e incluso vehículos integran la lista material de pérdidas. Los estacionamientos de conjuntos residenciales se inundaron. Y la avenida Don Julio Centeno, la principal arteria vial del municipio estuvo restringida.

Río afuera

Los Guayos es el municipio de la Gran Valencia con la cota más baja respecto al nivel del mar. Todas las aguas pluviales de San Diego y la capital carabobeña pasan por su principal río hasta llegar al Lago de Valencia. Es una gran desventaja. Pero no una excusa para que cada vez que una vaguada como la presentada las inundaciones sean normales.

lluvias-en-carabobo-9

La solución la conocen los vecinos del Casco Histórico, Las Agüitas, Camoruco, Cascabel Barrio Moscú, Simón Bolívar, e incluso los comerciantes de la Carretera Nacional hacia Guacara, que padecieron las consecuencias de la precipitación de la madrugada del jueves: El embaulamiento del río. Pero eso no puede ser posible mientras el afluente sea el patio de seis viviendas en el callejón Iguana.

Las familias del lugar han sido censadas, no una ni dos veces. Han llenado planillas y entregado documentos en siete oportunidades. También se han inscrito en la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV). En todos los casos las promesas de reubicación no faltan. Ninguna se ha cumplido.

En total fueron seis los municipios carabobeños afectados por la vaguada este jueves: Bejuma, Guacara, Naguanagua, Valencia (con anegaciones menores), San Diego y Los Guayos, en este último se registraron además dos desapariciones. La directora de Protección Civil, Milagros Flores, reportó la de Juan Brito, trabajador de la empresa Good Year. Luego de la crecida del caño La Quigua, que pasa por el nuevo acceso de la carretera nacional, su vehículo fue arrastrado por la corriente. El Instituto de Búsqueda y Salvamento (I-SAR) registró también que  Aníbal Salas, de 28 años, fue arrastrado por la corriente en el sector Simón Bolívar, mientras sacaba agua de su casa y trataba de proteger sus enseres. Así pudo haber concluido la historia de muchas de las familias de Campo Solo en San Diego, pero ellos consiguieron un aliado en los techos, al que seguro volverán si los pronósticos de lluvia se cumplen.

Nov 28, 2016 | Actualizado hace 5 años
[FOTOS] Puerto Cabello metro y medio bajo el agua

pto-cabello-1

Foto: Dayrí Blanco

Dayrí Blanco

@DayriBlanco07

Es normal jugar bajo el sol y dentro del agua en Puerto Cabello. Los niños están acostumbrados a eso. Luis Molina y tres amigos lo estaban haciendo la mañana del lunes hasta que uno de ellos gritó. Todos se asustaron. Ninguno suele temerle a los ratones, por el contrario, los persiguen en casa para ahuyentarlos. Pero al ver uno flotando mientras buscaban la pelota de fútbol con la que jugaban en una de las calles del Casco Histórico, inundada con un 1,5 metros de agua, no pudieron ocultar su asombro. Recordaron el cuerpo de su vecino Marino Mercante, también flotando, que fue hallado la tarde del domingo dentro de su casa. Todo como consecuencia de una intensa lluvia que causó severas anegaciones en el municipio.

Al final de la tarde del lunes se conoció que el resultado de la autopsia de la víctima arrojó como causa del fallecimiento un infarto y obstrucción respiratoria. Sus vecinos insisten en que de no haber estado inundada la zona se habrían enterado del malestar del señor que era muy conversador con todos. “Lo hubiésemos llevado al hospital. No se habría ahogado”. Ese día, su muerte coincidió con el nacimiento de un niño en el Teatro Municipal que fue habilitado como refugio. A su madre se le adelantó el parto en medio de la emergencia y con las vías de acceso colapsadas no tuvo otra opción que dar a luz en el lugar. Ambos están sanos.

pto-cabello-2

Foto: Dayrí Blanco

Cinco bombas de achique tiene la Hidrológica del Centro (Hidrocentro) para evitar emergencias como la presentada en el litoral carabobeño. Ninguna está operativa. La sede principal del ente estatal también se inundó porque esas máquinas, que deben succionar el agua pluvial para desembocarla en el mar, están dañadas. No se destinó ningún tipo de inversión durante la larga sequía para prevenir que se repitiera un hecho como el que ya se había vivido en 2005, 2007 y 2010 por la misma causa.

El campo de juego elegido esa mañana por los niños era agua sucia. Roedores muertos no era lo único que había. También flotaban insectos, e incluso gatos junto a las cloacas de la zona. Ellos estaban ahí porque no tenían ropa para ir a la escuela. Lo perdieron todo. La pelota con la que se entretenían la habían rescatado atascada entre las ramas de un árbol. Al ver el ratón que les recordó a su vecino de 84 años que vivía solo en la calle Comercio dejaron de jugar. Se fueron a sus casas quejándose de hambre. “Solo una arepa nos trajeron ayer unos trabajadores de Bolipuerto”, exclamó uno de ellos. 24 horas después no habían vuelto a comer.

pto-cabello-3

Foto: Dayrí Blanco

Carmen de Quijada también reside en el Casco Histórico, en una casa en de la calle Ricaurte desde hace 30 años y ha sido víctima de las cuatro inundaciones que se han presentado. El sábado, cuando comenzó la lluvia a las 4:00 pm, estaba con su nieta de dos años comprando comida. Llegaron a las 7:00 pm. La señora de 72 años, que apenas se recupera de una neumonía, tuvo que cargar a la niña para evitar que se ahogara. Ya el nivel del agua alcanzaba 1,5 metros. Como pudo puso en alto la carne, el pollo, el queso y el resto de los alimentos que había podido pagar y que ni siquiera pudo cocinar. “Todo se puso malo. La comida, la nevera, el equipo de sonido, el televisor, los ventiladores y los cuatro colchones también se dañaron”. La mayoría de la ropa también se fue con el paso del agua.

REFUGIO VACÍO

Por la calle Puerto Cabello de la misma zona caminaba Esteban Escalona preocupado. Él vive en San Esteban, otro sector del municipio con afectación menor, y no sabía nada de su hija y sus cinco nietos. Iba apurado hacia una casa blanca. El agua le llegaba por la cintura. Tocó la puerta y no había nadie. Su angustia era aún mayor. “Esteban se fueron para el Teatro Municipal”, le gritó una vecina y él respiró profundo y aliviado.

Al llegar al sitio donde le indicaron que estaba su familia tuvo que esperar más de una hora para que le dijeran algo. Todas las puertas coloniales de madera envejecida y de gran tamaño estaban cerradas. Al tocar cualquiera de ellas salía alguien vestido de rojo y daba poca información o ninguna. Después de tanto insistir le dijeron que su hija y sus nietos estaban en el punto de control de Protección Civil, a unos 300 metros, esperando por atención médica. Ahí los consiguió. Se llevó a los niños para que se bañaran, comieran y descansaran. La mujer se quedó vigilando su casa.

pto-cabello-4

Foto: Dayrí Blanco

En el teatro, único lugar habilitado como refugio por la alcaldía, hay 37 niños y cuatro adultos mayores. Se trata de apenas 1% del número promedio de afectados, calculados a cinco habitantes por casa. El alcalde Juan Carlos Betancourt aseguró que en total son 820 familias las que han sido perjudicadas, 747 de ellas residentes del Casco Histórico. La mayoría ha preferido quedarse en sus casas para resguardarlas de la inseguridad, pese a la presencia de funcionarios de la Guardia Nacional, la Policía Municipal y la de Carabobo.

En el refugio los niños juegan. Ellos siempre consiguen una excusa para hacerlo. Los más pequeños se divierten empujando las sillas. Los mayores cuentan historias entre ellos. Los ancianos lucen preocupados. No hablan con nadie. Prefieren esperar en silencio que le entreguen un plato de comida y que alguien le de la buena noticia de que pueden volver a sus casas.

CAUSAS TÉCNICAS

La responsabilidad de esta contingencia parece estar clara. La falta de previsión y mantenimiento de alcantarillados y drenajes fue clave. Eso se sumó a la inoperatividad de las bombas de succión de Hidrocentro, según denunció la diputada de la Asamblea Nacional (AN) Deyalitza Aray. El alcalde difiere. Para él la causa está en una larga interrupción eléctrica que provocó que las máquinas de la hidrológica fallaran y que el Casco Histórico tiene como gran desventaja estar en la cota más baja del municipio respecto al nivel del mar.

Pero a 48 horas del inicio de las precipitaciones las bombas aún no funcionan. La altura del agua ha bajado de un metro y medio a 40 centímetros como consecuencia de la gravedad. Es un proceso lento y que podría complicarse con otras horas de lluvias intensas, como indican los pronósticos. “No queremos que siga lloviendo, pero es algo que no podemos controlar”, expresó Betancourt. Antes de finalizar el día llovía otra vez.

pto-cabello-5

Foto: Dayrí Blanco

Aray resaltó que las cuadrillas del Casco Histórico que habían sido conformadas durante la gestión del Henrique Salas Feo como gobernador desaparecieron. Eran funcionarios que se encargaban en verano de limpiar los drenajes. Y durante la contingencia que inició el sábado la respuesta de las autoridades ha sido tardía, “es hoy lunes que comenzaron hacer el censo y no hemos visto cuadrillas para revertir el daño que padecen los habitantes del municipio, y para el gobernador Francisco Ameliach Puerto Cabello simplemente no existe”.

Domingo Antonio Urquiola tiene 15 años viviendo en calle Puerto Cabello de la zona colonial. Desde varios casilleros de refresco que dispuso uno encima de otro como una silla improvisada ha visto pasar al alcalde, el secretario de gestión de la gobernación para Puerto Cabello y Juan José Mora, Diones Olivares, e incluso al viceministro de gestión de riesgo, William Martínez. No les ha dicho nada. Prefiere voltear a otro lado, justo donde estaba Luis Molina y sus tres amigos jugando con la pelota de fútbol. A él ya nada lo impresiona, ni los ratones flotando en el agua.

Producción de gasolina en El Palito tiene nueve meses paralizada

RefineríaElPalito

Las máquinas están apagadas. Ni un litro de combustible sale de las líneas de producción de la refinería El Palito desde hace nueve meses, planta que debe abastecer de gasolina y gasoil a la región central del país, cuyos habitantes tienen una semana entre dos y cuatro horas en cola para poder llenar los tanques de sus vehículos.

Se trata de una crisis que amenaza con agudizarse, según alertó Iván freites, dirigente sindical de la estatal petrolera. El tren refinador del país en pleno, compuesto por Cardón, Amuay, Puerto La Cruz y El Palito, apenas coloca en el mercado 77 mil barriles diarios (mb/d) de gasolina que se traducen en 29,62% de la demanda nacional de 260 mil, de acuerdo a las cifras publicadas por el informe de memoria y cuenta del Ministerio de Petróleo y Minería de 2015. Todo indica que el déficit del consumo natural del parque automotor es de 70,38%, lo que es igual a 183 mb/d. Hace tres años los reportes de Petróleos de Venezuela, S.A. (Pdvsa) reflejaban una producción diaria de 293 mil barriles, 380% más que la actual.

La capacidad de El Palito es de 70m mb/d, suficiente para la necesidad de Carabobo que, según el último informe de Petróleo y Otros Estudios Estadísticos (PODE) publicado en 2013 por el ministerio, es de 22,46 mb/d, el excedente se empleaba para suministrar gasolina a otros estados centrales como Guárico, Aragua, Vargas y Distrito Capital. Eso actualmente no es posible.

En Amuay, la planta Flexicoquer está detenida desde enero por fallas con algunos equipos que se han traducido en fugas peligrosas por lo que no hay otra opción que parar el proceso. Solo en Cardón se produce 65 mb/d y en Puerto La Cruz otros 12 mb/d.

Freites explicó que el problema dentro de las plantas obedece a la obsolescencia de las máquinas, falta de repuestos y mantenimiento preventivo. Durante los últimos cuatro años la estatal no invirtió en esos elementos y compensaba la falta de combustible de producción nacional con la importación.

Pero el déficit financiero de Pdvsa, que ha visto mermada la compra en el exterior de productos terminados en 60% como consecuencia de la falta de fluidez de divisas ante la caída de los precios del crudo en el mercado internacional y el pago de intereses de deuda, se ha sumado a la inoperatividad de las refinadoras para ocasionar una escasez de gasolina que se mide por la longitud de las colas en cada una de las 121 estaciones de servicio en Carabobo, de las que solo 25% tiene disponibilidad de combustible de manera aleatoria. En el resto, los clientes y trabajadores simplemente esperan la llegada de alguna gandola directamente desde el llenadero de Yagua, según se conoció desde la Asociación Carabobeña de Expendedores de gasolina (Acegas).

Alrededor de 11 buques cargados de combustible se encontraban hasta la mañana del lunes 7 de noviembre en aguas internacionales esperando por el pago del Gobierno venezolano. Los proveedores, de Estados Unidos y Curazao en su mayoría, le cerraron las líneas de créditos ante las deudas ya contraídas y el impago de las mismas. También está en riesgo la llegada al país de aditivos esenciales para la poca producción de gasolina y diesel como alquilatos y butanos que son importados.