Ante la negativa gubernamental para que el país sepa la realidad de la enfermedad del caudillo presidente son varios los escenarios que a través del tiempo transcurrido -entre julio y noviembre de este año- han venido apareciendo  tanto en los medios públicos globales como en los informes médicos de grupos profesionales que -aún a sabiendas que no tienen información oficial a la mano- para tratar de ubicar con exactitud y certeza médica el tipo y la etensión del cáncer presidencial.

Para Chávez ha sido duro, tras haberse presentado como un guerrero victorioso en una épica comunicacional llena de lástima y melancolía para incitar el cariño de sus ciudadanos, que el ex presidente Lula haya sufrido la misma enfermedad al mismo tiempo pero contrastando la claridad y la información vera aportada por el mismo enfermo.

Mas cuando solo ayer supimos del cáncer de la presidenta del Consejo Nacional Electoral, la rectora Tibisay Lucena, cuyo operación en la Policlínica Metropolitana se filtró con detalles ciertos. La exclusiva nuestra apareció así en ésta página web:  “Tras la misma se descubrió lo que se presume, con toda seguridad, sea un cáncer que comenzó en el músculo Psoas Ilíaco y que se habría extendido a otros órganos cercanos en la cavidad pélvica, tomando incluso áreas del peritoneo y el diafragma. A la rectora Lucena se le practico además una histerectomía por sospechas de daño en los ovarios.”

Supimos que ella quiere ser llevada o al Hospital Anderson de Houston o al Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo. Nada de llevarme a  Cuba alertó a sus familiares y a quienes del gobierno la llamaron.

Chávez oculta su enfermedad con arranques de 24×48 horas en público, las primeras en ejercicio mediático y las segundas en reposo y hablando por teléfono con VTV, para hacernos creer que esta listo para la campaña presidencial.

Haciendo caso omiso de las recomendaciones de sus médicos, su familia y hasta de Fidel mismo, su único objetivo -conversado con allegados- es ganar la elección presidencial de Octubre.

Presento aquí cuatro de los reportes que sobre la salud de Chávez han salido recientemente en la prensa global y en las páginas web venezolanas para que Usted mismo saque sus conclusiones. Repito además algunos segmentos de viejas notas mías en Runrun.es para refrescar la memoria colectiva:

Apenas el sábado salía en la prestigiosa revista Veja de Brasil un reporte bien desarrollado por dos de sus periodistas de investigación más capaces como son Leonardo Coutinho y Duda Teixeira, a los que personalmente conozco y he ayudado en otros trabajos que han tenido que ver con la situación venezolana, en torno a la enfermedad que aqueja al mandatario venezolano Hugo Chávez.

Bajo el título “El Combate Secreto de Chávez contra el Cáncer” comienzan apuntando que “El presidente venezolano dijo que estaba curado de cáncer, pero en su país nuestras fuentes dicen que no puede sobrevivir hasta  las elecciones de 2012”.

Allí hacen un recuento de las declaraciones del presidente enfermo que varias veces ha dicho estar curado y en otras que está en tratamiento médico y observación por parte de los médicos cubanos que lo han atendido.

Sin embargo debo corregir algunas de las aseveraciones que hacen los colegas brasileros:

1-A Chávez no lo están tratando médicos europeos. Un solo galeno español estuvo presente en la segunda operación en La Habana pues era el médico de Fidel

que casualmente estaba en la isla para el chequeo anual de su paciente. El médico José Luis García Sabrido participó en esa intervención quirúrgica y luego en una de las revisiones posteriores.

2-Tres médicos venezolanos han chequeado al presidente y sugerido su tratamiento. Solo uno de ellos, un infectólogo residenciado en los Estados Unidos, ha viajado a La Habana para intercambiar data con los médicos cubanos encargados de Chávez y llevar los cortes congelados de los órganos “tocados” por el cáncer a los laboratorios del Centro Médico de Tufts en la ciudad de Boston. Un urólogo venezolano, de ascendencia judía, especialista en próstata fue quien primero alertó al mandatario en el 2010 y ha estado pendiente de su evolución con revisiones semanales al paciente impaciente.

3-Chávez o ha mentido o se ha equivocado al no considerar el primer bombazo de químicos aplicado en La Habana, tras su segunda operación  como él mismo lo confesó luego de la publicación de mi informe el pasado domingo 26 de Junio en el diario El Universal bajo el título “Verdades de la Enfermedad de Chávez”.

El mandatario completó la dosis permitida de quimioterapias al llegar a cinco de ellas. Hasta ahora no se ha recurrido a la radioterapia que está incluida en los procedimientos a seguir en su tratamiento.

4-Hasta ahora no se ha ubicado en la casa presidencial de la isla de La Orchila ningún quirófano ni centro para dializar al enfermo. Esta versión apareció en un informe público del ex sub secretario de estado de los Estados Unidos Roger Noriega. Hasta hoy nada se ha confirmado.

5-Primero Chávez tuvo la llamada “carnosidad anal” y mas tarde el absceso del que él mismo nos informó al reconocer ser portador de la enfermedad el viernes 1° de julio del año en curso. En mi “tubazo” periodístico del 26 de junio. El cáncer arrancó en la próstata y luego siguió a la vejiga. No habría sido en el colon como se ha informado en varios medios. Copio aquí parte del texto de esa primera historia que presenté en exclusiva y que lo hizo reconocerlo cinco días más tarde, con el único fin de recordar algunos conceptos: “Una tomografía reveló un daño mayor en su próstata y se determinó tras la operación del absceso que debía practicarse una extirpación de la misma. Aunque a distancia, el urólogo caraqueño, de ascendencia judía, dirigió por video la cirugía prostática con robot del Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas practicada por el galeno español asistido por dos médicos cubanos. Otro médico inmunólogo venezolano del Baptist Hospital de Miami y del Tufts Medical Center de Boston fue llevado a La Habana para realizar los cortes para la biopsia transoperatoria por congelación que se hizo en uno de esos centros estadounidenses. Así se determinó que había un cáncer y que debía comenzarse su tratamiento de inmediato. Radiación y bloqueo hormonal comenzaron a aplicarse”.

Hasta aquí estos detalles que escribí con el fin de hacer cada más diáfano el tema del cáncer presidencial.

Me tomo la libertad de colocar aquí la transcripción que del texto de Veja hizo nuestro portal amigo La Patilla con el fin de ganarle tiempo a la información que les quiero presentar:

VEJA, Brasil, 19 noviembre 2011.

“Hace un mes, el presidente venezolano, Hugo Chávez besó la imagen de yeso del médico José Gregorio Hernández (1864-1919), idolatrado como un santo en su país, agradeciendo la “curación” de su cáncer. Pantomima.

La foto de arriba, hecha dos semanas atrás, (tomada por la fotógrafa de AP Ariana Cubillos), muestra otra realidad. El rostro hinchado, la piel reseca, la falta de cabello y el aspecto cansado componen el retrato de un hombre enfermo, muy enfermo.

“Su apariencia muestra que el tratamiento continua, y que el cáncer está activo o podría volver”, dice el oncólogo Ademar Lópes de São Paulo. Ese criterio es reforzado por una serie de informes detallados de la evolución del cáncer de Chávez, generados por fuentes en Venezuela, a los que la revista Veja tuvo acceso.

Según estos informes, Chávez no sólo sigue enfermo, sino que su cuadro clínico se complica cada día que pasa. El cáncer, que estaba  restringido a la próstata y al colon, hace tiempo se esparció, con metástasis en los huesos. Las Fuentes en Venezuela, apoyadas en exámenes médicos, afirman que Chávez viviría poco más de un año. El tirano que gobierna a Venezuela por doce años, presiente con amargura un crepúsculo anticipado. En las elecciones presidenciales de octubre del año próximo, Chávez podría no estar presente.

El primero en alertar al propio Chávez sobre la gravedad de su problema de salud fue un médico español, en enero pasado. Para entonces, Chávez ya convivía hace más de un año con síntomas que indicaban la existencia de un tumor en la próstata. A pesar de ello, el venezolano postergó la realización de los exámenes sugeridos. En mayo, el primer síntoma indicando una salud frágil, ya era visible. Chávez apareció en público apoyado en una muleta.

La versión oficial aseguraba que la causa real era una lesión en la rodilla. Pero la dificultad para caminar tenía otro motivo, según las informaciones obtenidas por Veja la razón era un avanzado estado de cáncer en los huesos. Al mes siguiente, Chávez fue internado en un hospital en la Habana  (Cuba) para extirpar el tumor en la próstata. La cirugía, no recomendada para casos de neoplasia en esa glándula con metástasis, puede haber sido un error médico gravísimo que aceleró la propagación del cáncer. Una segunda cirugía se realizó a los diez días conforme aseguró Chávez. Desde ese momento en adelante, la terapia fue dirigida por médicos europeos, con equipos importados. Los cubanos fueron relegados al papel de observadores.

La imagen hinchada de Chávez en los últimos días, con la quijada hundida en el pecho, puede interpretarse como un síntoma de que el tumor de próstata ya habría alcanzado el recto, (la parte final del intestino) comprimiendo las vías urinarias, o como efecto de los esteroides usados en la quimioterapia. El urólogo, Fernando Almeida, de la Universidad Federal de São Paulo y los oncólogos Sergio Azevedo de la Universidad Federal de Rio Grande del Sur y Samuel Aguiar Jr, del Hospital A.C. Camargo de São Paulo, hicieron un análisis crítico de los informes obtenidos por Veja. Según los especialistas, algunos de los procedimientos citados no se aplican en los casos regulares de un cáncer de próstata. Los tumores originados en esta glándula, por ejemplo, no requieren quimioterapia, y Chávez ya enfrentó cuatro sesiones.

Según fuentes venezolanas, el uso de la quimioterapia se debe a la aparición de un cáncer de colon, que perforó la pared del intestino y provocó una infección. El tumor en el colon también explica la segunda cirugía. La posibilidad de que surjan  dos tumores simultáneamente es rara pero no imposible. Dado que los síntomas fueron menospreciados por más de un año, las células cancerosas de la próstata se esparcieron hasta los huesos, lo que fue detectado en un análisis citológico.

En agosto, los médicos concluyeron que el tratamiento en dos frentes, con quimioterapia y radioterapia había fracasado. Se consideró entonces la transferencia de Chávez para un centro oncológico en Europa. Chávez se negó y en septiembre realizó una serie de sesiones en La Orchila, donde se ubica la casa de playa presidencial.

A finales de octubre, Chávez tomó una decisión sorpresiva, según las fuentes de Venezuela. Al tanto de la gravedad de su enfermedad, prefirió no someterse a un tratamiento más agresivo, que con seguridad lo retiraría de la actividad pública. Optó por recibir entonces una terapia más leve. Sin embargo, tuvo que abandonar su programa dominical, Aló Presidente y los discursos interminables. Ahora, difícilmente sale de Caracas.

Previendo no participar en las elecciones de octubre por razones de salud, Chávez ha escogido como sustituto al canciller Nicolás Maduro, el único integrante del gobierno que conoce toda la verdad sobre la enfermedad del jefe. En el 2012, Maduro se topará con una oposición fuerte y organizada.

Siete candidatos que están en sus 40 años participarán en las primarias de febrero para escoger el candidato que enfrente a Chávez. A pesar de que la enfermedad ha elevado la popularidad del gobierno en 8 puntos porcentuales,  esta empatía no se ha expresado en apoyo político, pues para un 52% de los venezolanos, el ganador preferido de la próxima contienda electoral será un opositor.

En la Habana, Chávez fue tratado en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq). Estas camas están reservadas a los miembros del Partido Comunista, militares y artistas del país. A pesar de ser considerado el mejor de la isla, el Cimeq cuenta con tomógrafos con diez años de uso y otros equipos considerados pequeños “frankensteins”, armados con piezas de equipos viejos, holandeses y franceses.

Hace tres años un cardiólogo del Cimeq tuvo un tumor en el páncreas y vino a tratarse en São Paulo. Sus gastos fueron cubiertos por el gobierno de la isla. Un telegrama de la misión diplomática americana de 2008, divulgado por Wikileaks, afirma, que el jefe del Cimeq, un neurocirujano, viajó a Inglaterra a operarse un ojo y desde entonces, regresa periódicamente para su control.

Como presidente del país con la quinta mayor reserva de petróleo en el mundo, Chávez encontraría tratamiento adecuado en su propio país. O podría seguir el ejemplo del paraguayo Fernando Lugo, quien trata su cáncer linfático en el Hospital Sirio-Libanes de São Paulo, desde el año pasado.

A principios de julio, el Canciller Nicolás Maduro vino a Brasil para consultar a médicos brasileños y preparar un posible viaje de Chávez. El precio a pagar implicaría seguramente, revelar los detalles de la enfermedad, por lo que el asunto no permanecería en secreto.

En una democracia consolidada, los secretos prácticamente no existen. La lucha de la presidenta Dilma Rousseff y ahora del ex presidente Lula es conocida en detalle por los brasileños. Chávez se refiera a su enfermedad del mismo modo como administra su país: sin transparencia e ignorando los signos de deterioro. El año pasado la inflación fue del 28% y el PIB cayó 1.5%. Caracas tiene la mayor tasa de homicidios de América Latina, 112 muertos por cada 100 mil habitantes.

Los caricaturistas son arrestados por hacer una simple broma. Dispuesto a acelerar lo que él considera ser una revolución sin precedentes y enamorado de su propia infalibilidad, Chávez acudió a la ideología y a la medicina cubanas. Con ello no curó a su país ni a sí mismo”.

El penúltimo de estos diagnósticos apareció el viernes en el prestigioso diario The Wall Street Journal. Aquí publicamos el reportaje que hace énfasis en que “ faltan demasiadas piezas en este rompecabezas  para dar un pronóstico” pero que se refiere a una propagación a sus huesos:

The Wall Street Journal


WSJ: informes sobre la salud de Chávez ensombrecen la campaña presidencial

Así titula The Wall Street Journal éste artículo firmado por el periodista José de Córdoba, aparecido ayer viernes 18, en el que, basándose en supuestos informes médicos y de inteligencia, trata de hacer un mapa de ruta sobre el verdadero estado de la salud del presidente venezolano Hugo Chávez.

Me tomé la libertad de traducirlo para compartirlo con mis lectores debido a la importancia que tiene no solo el diario en el aparece sino por la calidad del colega periodista, mi amigo, quien conoce muy bien a Venezuela y donde tiene muy buenas fuentes variopintas.

Aquí el texto:

“Los documentos de los servicios de inteligencia de dos países sugieren que el cáncer del presidente venezolano Hugo Chávez se ha extendido a sus huesos y es más agresivo que lo que su gobierno ha informado.

Los informes, basados ​​en entrevistas con personas que han tenido acceso al equipo médico de Chávez, es probable que alimenten aun mas los recientes rumores de que el hombre que ha conducido a Venezuela desde el año 1999 no estará lo suficientemente sano como para hacer la campaña por su  reelección en octubre, lo que potencialmente podría poner en duda el futuro político del país.

Chávez dice que ahora está libre de cáncer después de tener un tumor del tamaño de una pelota de béisbol retirado de su área pélvica, en junio y tras cuatro sesiones de quimioterapia, aunque se ha negado a discutir qué tipo de cáncer que tenía.

El domingo proclamó de nuevo su estado de buena salud y pronunció un discurso de una hora de duración que, según dijo marcó el inicio de la campaña presidencial de 2012.

“Hay gente que sigue diciendo que me estoy muriendo, eso es lo que quisieran. Pero echen un vistazo de cómo practico mi gancho, “, dijo Chávez, mientras como un boxeador, hacía movimientos con sus puños y piernas, para el deleite de una multitud de miles de seguidores con camisas rojas.

El primero de noviembre el informe de una agencia de inteligencia europea decía que las pruebas médicas mostraban un “crecimiento claro y significativo de células cancerosas en la médula ósea del paciente”, según una copia del informe visto por The Wall Street Journal.

Los médicos que tratan a Chávez en privado llegaron a la conclusión de que “la propagación de la enfermedad se está acelerando”, continuó el reporte. Informes de otra agencia de inteligencia llegaron a la misma conclusión.

El gobierno venezolano negó la información, y se limitó a decir  que únicamente el señor Chávez está autorizado para hablar sobre su salud.

Sería una apuesta tonta predecir la desaparición de los líderes en naciones donde se guarda secreto similar. El. Jefe de Inteligencia de los Estados Unidos, John Negroponte, predijo públicamente en 2006 que el dictador cubano Fidel Castro tenía pocos meses de vida. El Sr. Castro está vivo y ahora retirado, con 85 años, y escribe una columna ocasional para el periódico del Partido Comunista de Cuba.

Si el cáncer se ha diseminado a los huesos de Chávez, eso indicaría que su cáncer es incurable, dijo el Dr. Alan Venook, jefe del programa de cáncer gastrointestinal en la Universidad de California en San Francisco.

Pero Chávez podría vivir “un número de varios años”, dependiendo de qué tipo de tratamiento reciba, dijo el Dr. Venook. “Faltan demasiadas piezas en este rompecabezas  para dar un pronóstico”.

La salud de Chávez es una preocupación desde Caracas hasta China. Su discurso del domingo se produjo días después que el ex subsecretario de Estado Roger Noriega de los EE.UU. escribiera en una columna que el venezolano tendría pocas probabilidades de sobrevivir más de seis meses a menos que cambie su tratamiento contra el cáncer.

El señor Noriega dijo que el tratamiento se ha calculado para mantenerse políticamente activo en la crucial temporada pre-electoral, en lugar de un tratamiento más agresivo que puede prolongar la esperanza de vida del presidente. El señor Noriega instó a los responsables políticos en los EE.UU., que recibe 900.000 barriles de petróleo por día desde Venezuela, para planificar  en torno al caos que podría sobrevenir si el señor Chávez muriera y surgiera una lucha de poder entre sus seguidores más fieles..

Los partidarios del carismático líder se preocupan que su ausencia diera lugar a luchas internas entre sus posibles sucesores, ninguno de los cuales puede disfrutar de su hipnótico dominio de la lealtad de millones de habitantes de los tugurios de Venezuela.

Colombia también se preocupa por la agitación política de su vecino de al lado. En Cuba, la supervivencia de Chávez es crucial para la continuación de los envíos de petróleo venezolano virtualmente libres de costo- que son la principal asistencia económica para el régimen del presidente Raúl Castro.

Moscú, que ha vendido miles de millones de dólares a Venezuela en aviones, barcos y helicópteros, y Beijing, que ha prestado el gobierno de Chávez 32 mil millones de dólares como pago inicial de más de 400.000 barriles de petróleo diarios, también están observando con preocupación.

El informe de las agencias de inteligencia europeas dice que la situación clínica de Chávez proviene de afecciones  de próstata y colon descuidadas por mucho tiempo.
El Dr. Venook dijo que entre los dos tipos de cáncer, una propagación del mismo a los huesos por lo general se asocia con el cáncer de próstata en lugar del cáncer de colon.

Otros médicos han especulado que él tiene un sarcoma, un cáncer de los tejidos blandos.

Un funcionario de EE.UU. dice que ha visto informes de inteligencia que sugieren que el líder venezolano puede tener tan poco como seis meses de vida. Sin embargo, otro funcionario de EE.UU. dijo: “Simplemente no lo sé”.

Un factor que alimenta los rumores es el secreto que rodea al paciente. En junio, después de que Chávez desapareció de la vista del público durante un viaje a Cuba, el gobierno trató de acallar los rumores sobre su salud diciendo que tenía un absceso pélvico. Pero el 30 de junio, Chávez reconoció lo que mucha gente sospechaba: que tenía cáncer.

En octubre, un destacado médico cirujano venezolano le dijo a una revista mexicana que el cáncer era mucho más agresivo de lo que se admite abiertamente. El médico, Salvador Navarrete, dijo que los miembros de la familia de Chávez le habían dado la información.

Chávez llamó al Dr. Navarrete “un mentiroso”. Tres médicos  a favor del gobierno llevaron a cabo una conferencia de prensa para decir que Chávez estaba en “excelente estado de salud.”

El Dr. Navarrete se retractó de sus declaraciones, y huyó del país después de que dijo que en su clínica había recibido la visita de un agente de la agencia de inteligencia del Estado.”

-Los periodistas David Luhnow, Kejal Vyas y Ezequiel Minaya contribuyeron con este artículo

TEXTO COMPLETO EN INGLÉS

EL MEDICO RAFAEL ORIHUELA

Las últimas dos semanas han circulado otros análisis de varios médicos que también se topan con la muralla de la censura informativa gubernamental. Uno de los reportes investigativos ha estado firmado por el médico Rafael Orihuela quien entre 1992 y 1993  fuera ministro de Sanidad y Asistencia Social durante el segundo período presidencial de  Carlos Andrés Pérez y el breve período del presidente interino Ramón J. Velásquez después de la destitución de Pérez. Orihuela también fue director del Hospital Universitario en Caracas.

Éste es su artículo donde explica su percepción de la enfermedad presidencial:

El Cáncer de Chávez por el  Dr. Rafael Orihuela, ex Ministro de Sanidad.


La dificultad en hacer una discusión pública de este asunto es que todo es especulativo y de olfato clínico porque no hay parte médico ni biopsias de pieza quirúrgica ni esquema de tratamiento quimioterápico.
La información inicial que manejo es de fuente médica cercana al paciente por vías colaterales (amigos). El dx. como he comentado es LEIOMIOSARCOMA DE VEJIGA con extensión local a próstata y recto. Estos tumores son muy malignos y rebeldes de tratar tanto por quimio como radioterapia. La expansión local en la pelvis es por diseminación e infiltración por contigüidad, hasta que ha tocado todo el piso de la pelvis (Grupo de músculos y órganos que están allí. Esto suele ocurrir en 6 a 18 meses y cada invasión o toque de órgano por extensión, requiere de nueva cirugía y limpieza hasta que termina por instalarse lo que se conoce como “Pelvis congelada”.


Durante la cirugía inicial, como ocurrió en este caso (Si es verdad lo dicho por Chávez) de que hubo una segunda operación para termina de limpiar, esto significa que los cirujanos no iban preparados para una operación de cáncer avanzado porque pensaban solo en un absceso de víscera hueca, probablemente plastrón apendicular. TBC, micosis sistémica o tumor abscedado del ciego. Lo cierto es que ese tipo de cirugía intempestiva genera grave riesgo de diseminación del tumor por vía sanguínea o linfática y el gran órgano recolector de esta manipulación es el hígado, donde deberían aparecer las primeras metástasis que si son únicas o pocas, se tratan hoy día con procedimientos de termo destrucción (Calor puntual) orientado por tomografía computada.

De ser así la sobrevida mayor descrita es de 3 años (1 solo suceso, una mujer de nacionalidad italiana de 76 años de edad). Este no parece el caso.


Las otras vías de circulación en la diseminación hematógena (por la sangre) son pulmón, cerebro y a distancia los huesos (cualquier hueso) porque no se trata de extensión local sino “siembra de tumor a distancia). Aún no parece ser el caso.


La prostatéctomia que aparentemente ocurrió fue porque la glándula estaba tomada por el leiomiosarcoma lo que obligaba a una operación radical para extraerla
junto a las vesículas seminales y anexos y por supuesto también era mandatoria la cistectomía (extracción de la vejiga). En este punto las cosas no están claras, a menos que hubiese intervenido en la segunda cirugía un alto especialista capaz de hacer la cistectomía y fabricar una “Vejiga” con intestino e implantación de uréteres con sus respectivas válvulas en un solo tiempo para evitar así el drenaje por gravedad de la orina a la ampolla rectal, solo anastomosando los uréteres allí en un primer tiempo y meses después hacer la reconstrucción de vejiga y recolocación de uréteres. Esto cuesta saberlo pero al menos que el Presidente disimule muy bien con pañales desechables y ropa especial esta gran molestia (improbable) parece que las vías de drenaje del cuerpo ampolla rectal y uretra funcionan normalmente.
Una nueva cirugía En días de Navidad (para ocultar todo con las fiestas decembrinas) estaría planteada para resolver este asunto pendiente, pero en esos momentos ya habrán transcurridos 6 meses del hallazgo del cáncer y seguramente habrá que hacer otra limpieza de la pelvis para extraer lo que haya reaparecido de tumor y ganar unos meses más para la campaña electoral. Si en estos 2 o 3 meses por venir aparecen metástasis a distancia (Hígado, pulmón o cerebro) no hay nada que hacer y el paciente morirá dentro de los lapsos estadísticos inexorablemente.


En cuanto a la quimioterapia, como dijimos antes, son tumores muy rebeldes a tratamiento y los esquemas modernos toman en cuenta el alcance de las drogas y su potencial toxicidad. IFOSFAMIDA Y OXALIPLATINO pudiesen haber constituido un intento terapéutico en este caso por su gran capacidad para matar células malignas (y sanas) y por el relativo exitoso control de sus efectos colaterales en una unidad de Oncología médica altamente especializada.
Dos datos de lo dicho por el Presidente después de sus quimioterapias hablan a favor del uso de Ifosfamida (Me la ponían todos los días de la semana). Este es un esquema que divide la dosis total de una serie en 4 o 5 “pedacitos” (1 por día) para disminuir su gran toxicidad y tratar de evitar sus efectos colaterales negativos. Con todo y eso aparecen sobre todo en la esfera de la médula ósea con depresión de todas las series (Glóbulos rojos, blancos y plaquetas), efectos al sistema Nervioso central y al Hígado. Probablemente recibió NEUPOGEN un medicamento dirigido a estimular la formación de colonias o nuevas células en la Médula Ósea y también transfusiones de sangre completa o algún componente como plaquetas. Oxaliplatino como todos los derivados del platinol es altamente tóxico al riñón porque el medicamento precipita como finos cristales en aguja que pueden devenir en un cuadro de necrosis renal aguda con insuficiencia severa y obligar a realizar hemodiálisis periódicas (Esto pudo haber sucedido). El Presidente dijo varias veces que lo obligaban a beber mucha agua porque el medicamento era peligroso.

Por último, algunos tumores inusuales como estos sarcomas pueden generar los llamados síndromes “paraneoplásicos” consistentes en la aparición de cuadros raros de función exagerada de una glándula (tiroides, suprarrenales etc.) o en la elaboración por parte del propio tumor (que se comporta como una glándula) de diversas sustancias que intervienen en el metabolismo del cuerpo humano. Esta pueden incluir insulina, catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) o diversos esteroides parecidos a la dexamatasona o la hidrocortisona que terminarán por provocar al paciente lo que se conoce como un “Cushing iatrogénico) con “cara de luna” y lomo de buey en su expresión clásica, lo que no es más que una acumulación anómala de grasa en la cara y el cuello asociada directamente a ese efecto “esteroideo”. Estas sustancias son euforizantes provocando un efecto parecido al de los esteroides anabolizantes en los corredores y atletas de alto gasto, solo que en estos casos, cuando estamos frente a un paciente gravemente enfermo, pero no moribundo, ocultan la pérdida progresiva de peso real y masa muscular que conlleva el tumor maligno que padece. Todo esto sin agregar que también puede desencadenarse una verdadera tormenta inmunológica con falla suprarrenal aguda y repentina que acabe con la vida del paciente en cuestión de horas o una aplasia medular con derrumbe completo de las defensas y sucumbir ante un simple catarro. Si en el esquema terapéutico del paciente se han agregado esteroides a grandes dosis, estos suelen tolerarse con riesgo relativo como ocurre en los enfermos del complejo inmunológico circulante que padecen un Lupus Eritematoso Sistémico o Artritis Reumatoidea.”

MEDICO SALVADOR NAVARRETE

Considero que quien puso realmente el tema en la calle para su discusión fue el médico de izquierda, y exitoso en el ejercicio de la profesión en la Clínica Santa Sofía y otras, fue el Dr. Salvador Navarrete quien entrevistado por el periodista Víctor Flores García en la edición semanal de Milenio, publicación mexicana de amplia cobertura en Internet, lanzó unos dardos -¿envenenados?- sobre el tema tabú de las dolencias presidenciales. De inmediato la familia presidencial negó relación con el galeno que se fue “huido” a España ante el acoso policial que se vio venir. La edición web fue el domingo 16 de Octubre en México.

Luego, en esta web publique una nota tras la aparición de un reporte en el diario El Nacional donde identificaban a un grupo de intelectuales de izquierda, muy relacionados al principio del gobierno con Hugo Chávez y hoy más alejados de él, como los amigos más cercanos de Navarrete en amistad e ideología, y que, supuestamente, preocupados por las posibilidades de que grupos militares se cojan el poder si Chávez desapareciera quisieron alertar al país -y al chavismo principalmente- que el carismático líder está enfermo y podría tener sus días contados.

Aquí mi nota del pasado 19 de Octubre en Runrunes por aquí y El Universal:

El grupo ¿ya no tan rojo? del Dr. Navarrete

A medida que pasan las horas y con el presidente venezolano en su chequeo y tratamiento médico en Cuba, también aumentan las interrogantes en torno al por qué el galeno Salvador Navarrete contó (¿o no?) a un periodista  de un semanario azteca algunos intríngulis del estado de salud presidencial. Las especulaciones en torno a qué lo movió a soltar esas prendas del secretismo oficial sobre la localización y estadio del cáncer alojado en el cuerpo del mandatario han ido en crecimiento.

Ayer se habló de que había sido visitado por la DIM y el SEBIN. Nada confirmado.

Hoy amanecemos con la información extraoficial de que Navarrete y su familia se fueron a Colombia ante las amenazas recibidas por parte de seguidores del chavismo. También que amigos suyos insisten en decirnos que él nunca declaró a nadie y menos a periodistas.

Sin embargo, como un acicate más al “misterio Navarrete”, el diario El Nacional (www.el-nacional.com) trae una información que da cuenta de la cercanía del médico a los grupos que -como el mismo lo confesó a Milenio- estuvieron muy cerca del chavismo originario. Al leer los nombres de quienes integran el bloque denominado “De Frente con Venezuela” nos podemos dar cuenta que ciertamente todos estuvieron cerca de Hugo Chávez pero que con el pasar de los años se decepcionaron por una u otra razón, por no considerarlo tan radical como quisieron o por apartarse de lo que pensaron sería un gobierno honesto y de avanzada.

De cierto modo éste hallazgo contesta una de mis interrogantes publicadas sobre las declaraciones del exitoso cirujano de barriguitas gordas: tiene contactos y apoyos dentro de los rojos rojitos activos o retirados.
Aquí parte de la nota de El Nacional:

“Navarrete fue miembro de la dirección nacional ampliada del Movimiento Quinta República, partido que dio paso al Partido Socialista Unido de Venezuela. Se alejó de las filas del chavismo y junto con otras 20 personas formaron el bloque denominado De Frente con Venezuela.

Entre ellos se encuentran Luis Fuenmayor Toro, Federico Villanueva, Camilo Arcaya, Josefina Baldó, Franklin Fuenmayor, Marcos Gómez, Carmen Moreno Urdaneta, Sergio Otero, Luis Carlos Silva, Elizaine Calatrava Armas, Fermín Toro Jiménez, Rubén Vargas y César Villarroel.

Entre las premisas de esta organización se encuentra eliminar la amenaza como herramienta ordinaria de gobierno e instaurar la práctica de gobernar más y hablar menos, así como la instauración de un programa de gobierno de salvación nacional. También se proponen lanzar candidato propio para las elecciones de 2012.

El bloque político se distancia, de acuerdo con lo declarado en su momento, de los dos polos existentes: chavismo y oposición, y dejaron en claro que no significa una expresión intermedia entre ambos polos, “sino que tiene como meta un modelo de país distinto”.

Navarrete fue uno de los tres médicos que atendieron en el Palacio de Miraflores al presidente Chávez en 2002″.

REVISTA MILENIO SEMANAL, MEXICO, DF

El Dr. Navarrete es especialista en cirugía bariátrica y metabólica

El mandatario pasó de problemas de triglicéridos y colesterol hace 20 años a una bipolaridad en tratamiento desde hace una década, y de ahí al agresivo tumor en la pelvis que exige quimioterapia y es de muy mal pronóstico.

Médico cirujano, especialista en cirugía bariátrica y metabólica, egresado de la Facultad de Medicina, Escuela Luis Razetti, Universidad Central de Venezuela, en 1981. Posgrado realizado en el Hospital Universitario de Caracas, donde obtuvo el título de Especialista en Cirugía General.

Realizó su entrenamiento en Francia, Estados Unidos y Cuba, especializándose en cirugía laparoscópica. Asimismo, fue visitante asistente de la Unidad de Laparoscopia dirigida por el prestigioso doctor Moisés Jacobs en el Baptist Hospital de Miami.

El cáncer de Chávez:

El cáncer que padece el presidente Hugo Chávez ha conmocionado a Venezuela y a los aliados del mandatario. El médico que integró un equipo de galenos venezolanos en el Palacio de Miraflores para cuidar la salud del Presidente, antes de que éste confiara su vida sólo a médicos cubanos, aceptó conversar sobre el tema con M Semanal. El cirujano Salvador Navarrete Aulestia traza en esta entrevista el perfil del paciente Hugo Rafael Chávez Frías, y su diagnóstico no es bueno: el Presidente sufre de un agresivo tumor maligno de origen muscular alojado en la pelvis. La expectativa de vida en esos casos puede ser de hasta dos años.

Entre firmes secretos, varios presidentes latinoamericanos han padecido en los últimos años un deterioro en su salud durante el ejercicio del poder: Fidel Castro heredó su sillón presidencial a su hermano Raúl en Cuba cuando estuvo al borde de la muerte en 2006; Néstor Kirchner enfermó siendo presidente y murió el año pasado, y su viuda Cristina muestra cuadros depresivos al frente de Argentina; el presidente paraguayo, Fernando Lugo, tiene cáncer; el uruguayo Pepe Mujica, de 76 años, ha dicho que sufre de estrés; el presidente Mauricio Funes no oculta su gran afición por el tabaco, mientras que la presidenta brasileña Dilma Rousseff se recupera de un cáncer linfático; Vicente Fox fue operado de la columna en pleno mandato y el ex presidente peruano Alejandro Toledo padece alcoholismo.

Haber cuidado la salud del presidente no es el único mérito del cirujano Salvador Navarrete, especialista en laparoscopía formado en Venezuela, Francia, Estados Unidos y Cuba. Ha publicado una treintena de trabajos y videos científicos, y obtenido una serie de galardones; entre ellos el premio Sociedad Venezolana de Cirugía, el premio Cipriano Jiménez Macías y el premio Ricardo Baquero González, en diversas ediciones del Congreso Venezolano de Cirugía. Este es su testimonio.

– VFG: ¿Cuál es el perfil de Hugo Chávez Frías como paciente de un médico de la Presidencia?

- SN: El presidente Chávez es un hombre que ha sido tratado en el pasado por una enfermedad de tipo maníaco-depresiva conocida por sus biógrafos y por los médicos que lo hemos atendido. Este padecimiento ha sido manejado antes por un grupo de siquiatras, encabezados por el médico Edmundo Chirinos, quien ha sido condenado en 2010 a 20 años de cárcel por el asesinato de una paciente en 2008. Ese tratamiento médico mantiene al Presidente compensado en sus manifestaciones de estados mentales inestables que pasan de la euforia a la tristeza, estados en los que la personalidad se disocia y llega a tener episodios de pérdida de contacto con la realidad. Es una enfermedad muy frecuente en el mundo de hoy, calificada como trastorno bipolar. El presidente Chávez oscila entre estos polos, con más tendencia a la euforia, a la hiperactividad y a la manía.

– VFG: ¿Cuándo fue su primer encuentro con el presidente Chávez como paciente?

- SN: Yo lo tuve como paciente en el Palacio de Miraflores en marzo de 2002, en vísperas del golpe de Estado en su contra, porque él estaba muy angustiado. El ministro de la Secretaría de la Presidencia, Rafael Vargas, quien vivía en la residencia presidencial, nos pidió crear un reducido círculo de médicos venezolanos de confianza para tratar los padecimientos del Presidente, sometido a una intensa presión y desgaste físico.

– VFG: ¿Cómo era el trabajo de ese equipo médico con la misión de atender a un Presidente en la mayor crisis política venezolana de la última década?

- SN: Fue una experiencia muy intensa. Nos hizo miembros del personal de la mayor confianza adscritos al Palacio de Miraflores. Éramos tres médicos venezolanos, un cardiólogo, un gastroenterólogo y este servidor como cirujano del equipo. De los tres yo era el único con militancia política, como miembro de la Dirección Nacional Ampliada del Movimiento Quinta República (MVR), fundado por el presidente Chávez, como parte de la Dirección de Formación Ideológica, que fue un gran partido hasta su conversión en 2007 como núcleo del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV).

La desconfianza:

– VFG: ¿Cuál fue la experiencia de ese grupo de médicos venezolanos ante un paciente en el poder bajo acoso permanente?

- SN: Nosotros tres fuimos a evaluar al Presidente en varias oportunidades. En aquella ocasión, hace menos de 10 años, había que hacerle una endoscopia superior e inferior (introducción de una cámara por la boca y por el ano). Por esa razón llegamos todos para protegerlo, para que ese padecimiento no evolucionara, pero él no se dejó examinar. Hoy en día, que se ha descubierto el cáncer que padece, el Presidente dice en público que se arrepiente de su soberbia ante las recomendaciones médicas.

–VFG: ¿Se trata entonces de un paciente renuente y escéptico?

- SN: El Presidente es muy desconfiado, muy, muy desconfiado. Él pensaba que no se iba a enfermar nunca. En una de esas ocasiones, él y yo tuvimos una discusión importante, cuando le reclamé la falta de responsabilidad política por no dejarse atender de sus males y por no dejarnos hacer nuestro trabajo médico de preservar su salud.

– VFG: ¿Hubo consecuencias?

- SN: El Presidente nunca se enemistó conmigo. Ese episodio quedó allí, en el vacío, y se diluyó aún más con las posteriores tribulaciones del golpe de Estado. Desde entonces descubrí muchas cosas en el entorno del poder y abandoné la militancia política, pasé a los “cuarteles de invierno” como asesor el gobierno en el área de Salud; pero no me retiré completamente. Dos años después, el entonces ministro de Salud, Francisco Armada, me nombró su representante ministerial en la dirección del Hospital Universitario de Caracas, cargo que mantuve hasta julio de este año cuando, felizmente, después de haber renunciado dos veces, la ministra actual, que fue alumna mía, Eugenia Sader, aceptó mi retiró de un cargo que ocupé desde 2005 hasta julio de 2011, con una carta muy bonita de agradecimiento. Era un cargo público honorario muy interesante que me mantuvo activo en la dirección hospitalaria, no obstante que pasaron tres ministros ex militares no muy transparentes. Ahora me dedico plenamente a la actividad médica y académica.

Historia clínica presidencial:

– VFG: ¿Qué tipo de persona resultó ser el Presidente en las auscultaciones médicas que se dejó hacer en aquella ocasión?

- SN: Es un hombre muy, muy limpio, es notable que incluso se hace cuidar las uñas de las manos y los pies, eso es una cosa que llama muchísimo la atención en él, un militar. El Presidente tiene muy buena presencia y un magnetismo muy particular. Es un hombre que cuida muchísimo su aspecto personal, que siempre está arreglado, que no huele mal, pulcro, que se preocupa por estar físicamente en forma. Es un hombre de poder interesante, poco dado a la lectura sistemática, lee fragmentos que trata de atar en su imaginario ideológico, que puede oscilar de un bando a otro.

– VFG: ¿Cuál fue la adicción más notable registrada en su expediente?

- SN: Es un hombre que toma mucho café, muchísimo, consume un incontable número de tazas de café al día. Fuma en situaciones de tensión o por placer, en privado, nunca en público. Trabaja hasta altas horas de la noche todos los días, es noctámbulo, y hace que sus ministros trabajen a su mismo ritmo. Se levanta a las seis y media o siete de la mañana, con un promedio de sueño de unas tres o cuatro horas diarias, no más de eso, y duerme muy poco. Es un hombre fuerte, aunque ahora esté deforme por los efectos de la quimioterapia.

–VFG: ¿Qué registros tiene la historia previa de la hoja clínica presidencial?

- SN: No tiene operaciones ni antecedentes de cirugía. Tiene un antecedente de trastorno metabólico, llamada dislipidemia, es decir, colesterol y triglicéridos altos. Para aquel momento no se lo estaba tratando, manifestaba tendencia a la tensión arterial alta; pero no era hipertenso, apenas con unos cinco o seis kilos de más, con unos 82 kilos, no como ahora. Es hombre alto y fuerte, con 1.79, 1.80 de estatura.

– VFG: ¿Cómo saltó ese paciente una década después a un cuadro clínico de un cáncer?

- SN: El Presidente decidió cambiar de rumbo radicalmente meses después del golpe de Estado en su contra. Abandonó a todos los médicos venezolanos y se puso absolutamente en manos de los médicos cubanos. Hace un mes nos reunimos con gente muy cercana al Presidente y les dije lo mismo que le dije a él una vez en Miraflores, cuando fue mi paciente: que no hay conciencia del impacto político nacional del tema de la salud de Presidente. La respuesta de estas personas de su entorno fue la misma: que a él no se le puede decir nada sobre su salud, que no le hace caso a nadie, mucho menos a los venezolanos.

– VFG: Hay mucha especulación sobre el tipo de cáncer que aqueja al Presidente, ni él mismo ni nadie lo ha dicho.

- SN: Voy a ofrecer la información que tengo sobre esa base que usted me propone. El presidente Chávez tiene un tumor de la pelvis que se llama sarcoma. Esos son tumores retro-peritonales, del suelo de la pelvis. Desde el punto de vista embriológico pueden ser de tres tipos: del mesodermo, del ectodermo o del endodermo. La información que yo tengo de la familia es que él tiene un sarcoma, un tumor muy agresivo de muy mal pronóstico y estoy casi seguro que esa es la realidad. Por eso le están aplicando una quimioterapia tan agresiva, porque si fuera un cáncer de próstata, le pones hormonas y ya, ni te das cuenta que está tomando tratamiento.

–VFG: ¿Está descartado entonces un tumor de próstata?

- SN: No es un tumor de próstata. Es un tumor que está muy cerca de la próstata y que probablemente invadiendo su vejiga. O es un tumor que se origina en la vejiga y que está invadiendo la pelvis. En todo caso, es un tumor que se origina en la parte de abajo de la pelvis, que es considerada la región anatómica que está dentro de las caderas. Atrás de esa región están los músculos psoas ilíacos, que es el músculo que, insertándose en la columna lumbar, levanta el fémur hacia arriba. Es el músculo que permite levantar la rodilla estando sentado. Por eso pensamos que el tumor es de naturaleza muscular, que está alojado y originado allí; lo digo porque, antes de ser sometido a la intervención quirúrgica para extraer el tumor maligno del tamaño de una pelota de beisbol, el Presidente resintió un problema en la rodilla: un dolor referido. Por eso estamos casi seguros de que se trata de ese tipo de cáncer. Esa es un información que por el natural interés público la hemos ido integrando, construyendo poco a poco. Soy el cirujano de la familia y me reuní con otro de sus médicos (de la familia), compartimos la información disponible y coincidimos plenamente en este diagnóstico que estoy haciendo.

– VFG: La pregunta inevitable que todo el mundo se hace es: ¿cuál es el rango de la expectativa de vida con el cuadro similar al del presidente Chávez?

- SN: Nosotros pensamos que el pronóstico del presidente Chávez no es bueno. Y cuando digo que el pronóstico no es bueno significa que la expectativa de vida puede ser de hasta dos años. Esto explica la decisión de adelantar las elecciones.

Enfermedades del poder:

–VFG: ¿Un presidente enfermo es el resultado de dos décadas de estrés, desde el golpe de Estado que dio en 1992 hasta los 12 años que lleva en el poder?

- SN: Los hombres en el poder son individuos que se creen poseídos por una fuerza sobrenatural. Para aspirar a la Presidencia de un país debes tener una condición emocional diferente a la mayoría de la gente, porque debes tener mucha ambición y mucho fuelle para poder quitarte tanta gente del camino y poder llegar a la toma del poder y preservarlo. Eso configura un estado psíquico y emocional muy particular. Tener los cojones para aspirar a dirigir un país de 50 millones de habitantes, o 30 o 20 millones, requiere de algo más que voluntad.

–VFG: ¿Usted conoce a la familia del Presidente porque los ha operado como cirujano, hay una tendencia común a ciertas enfermedades?

- SN: Ellos tienden a tener enfermedades vasculares por parte de los Chávez, de la rama paterna. Él sufrió un accidente cerebro-vascular. Y por parte de la madre, de los Frías, tienen la tendencia a tener tumores. Operé a su madre de un tumor benigno del cuello en 1999, junto con otro colega médico de la familia que aún frecuento. Y ahora es una mujer muy sana y muy fuerte. Pero el presidente Chávez era un hombre sano cuando lo examiné en el marco que llevó al golpe de Estado de 2002. Sólo padecía un problema con elevado colesterol y elevados triglicéridos, y un problema mental de conducta bipolar bajo tratamiento. Esa enfermedad alguien de la familia la debe tener, una antecesor, porque definitivamente el presidente Chávez la tiene, pero no sabemos de quién la heredó.

– VFG: ¿Son cubanos también los médicos de la familia del Presidente?

- SN: No, los médicos de la familia somos nosotros.

– VFG: ¿Y por qué los cubanos y no los venezolanos ocupan ese lugar, se volvió desconfiado el Presidente?

- SN: Absolutamente, el presidente Chávez no confía en nadie ahorita.

– VFG: ¿En nadie?

- SN: En nadie. En Venezuela el presidente Chávez no confía en nadie, sólo en los cubanos. De hecho, en el Hospital Militar hay actualmente un piso preparado por si le pasa algo al Presidente y todo el personal es absolutamente cubano. Ni siquiera los camilleros son venezolanos.

–VFG: ¿Eso explica la versión imprecisa publicada por el Miami Herald sobre la hospitalización del presidente Chávez hace un par de semanas?

- SN: Con certeza puedo decir que entre el domingo 25 y el lunes 26 de septiembre lo dializaron porque el riñón no estaba filtrando bien los medicamentos y él estaba sufriendo. El lunes, colegas médicos tuvieron que sacar una máquina de diálisis del Hospital Militar de Caracas hacia el Palacio de Miraflores.

–VG: Fue en su habitación del Palacio de Miraflores donde usted lo auscultó alguna vez. ¿Cómo es esa intimidad del Presidente de Venezuela?

- SN: Es una habitación muy sencilla y ordenada, como es él. Con una biblioteca muy pequeña, con las lecturas que elige para el momento, todo muy pulcro; debo insistir en que es una persona muy meticulosa y limpia, ordenada, austera, así es él.

–VFG: ¿Cuál es el escenario con Chávez enfermo en 2012?

- SN: Ese escenario tiene dos opciones: uno con Chávez candidato y otro sin él. El Presidente puede morir y los militares tendrán que tomar el poder por un tiempo; o, si su enfermedad le impide ir como candidato, el oficialismo perdería las elecciones. Si llega en condiciones de salud aceptables para una campaña electoral, según información reciente, tiene más de 55 por ciento de aceptación en popularidad, pero como candidato Chávez registra 35 puntos, un candidato independiente que aún no tiene nombre recibiría el mismo 35 por ciento y el candidato opositor sólo 22 puntos. Esas son las consecuencias de la enfermedad del Presidente.
Por: Víctor Flores García
Milenio semanal

Terminado este recuento solo queda pedirle al gobierno venezolano, a Chávez mismo y al inefable ministro de información Andrés Izarra que nos digan la verdad a todos.

En todo lo que aquí aparece hay suficientes claves para entender lo que le acontece al mandatario venezolano, quien a pesar de que unos días insiste que está curado en otros sigue pidiéndole a todos los santos, brujos, santeros, paleros, evangélicos, cristianos y católicos su curación.

Uniendo puntos de estas cuatro versiones se podrá saber a ciencia cierta que tan mal o grave esta el líder máximo del proceso.

¡Informe Comandante Presidente!

Firrrrrr….