Los Runrunes de Bocaranda de hoy 30.11.2017: ALTO: Otrora zar del petróleo venezolano

RamírezR

 

ALTO

¿SÍ O NO?:

Todo el día de ayer circularon distintas versiones desde los más variados medios en torno a una supuesta renuncia del otrora zar del petróleo venezolano, quien por diez años del 2004 al 2014 fuera el presidente de Petróleos de Venezuela y hoy representa a su país en la ONU. En esa época los precios del “oro negro” pasaron la barrera de los 100 dólares y por órdenes de Chávez la empresa se involucró en actividades muy distintas a la exploración, extracción y comercialización del vital mineral. Los negocios con ese dinero florecieron en órdenes tan disímiles como construcción de viviendas e importación de alimentos en tal cantidad que muchas de esas compras se pudrieron en contenedores y depósitos ante la ineficiencia y prevaricación de cientos de funcionarios.  Los cuestionamientos a su gestión-si bien es cierto que se comentaban a “sotto voce” mientras el caudillo Hugo Rafael vivía- aumentaron inmediatamente que asumió la presidencia Nicolás Maduro quien lo nombró segundo canciller de su gobierno -tan solo por tres meses y medio- para sacarlo del país como embajador ante las Naciones Unidas en diciembre de 2014. Lo que muchos empleados y trabajadores de la actual PDVSA han llamado una “razzia” para colocar militares leales en los cargos más importantes, parece obedecer a la lucha interna del PSUV y conseguir así algunos culpables a quienes achacar no solo la comprobada corrupción de muchos de ellos sino la culpa de todos los males de un pésimo, ineficiente, dilapidador, inhumano y corrupto gobierno. Tanto Ramírez Carreño como su cuñado Baldo Sansó Rondón y su primo hermano Diego Salazar Carreño han estado en la mira del gobierno militar-cívico desde que asumió Nicolás. Los negocios que ahora les achacan e investigan van desde contratos milmillonarios a muchos amigos como el manejo de los seguros de PDVSA y una supuesta farsa con los reaseguros como habría quedado demostrado tras el incendio de la refinería de Amuay en agosto de 2012. La guerra entre funcionarios rojos, civiles y militares por igual, raspando la olla del exiguo Tesoro Nacional avanza a diario. Veremos si de verdad, como anunció el presidente en una de sus agobiantes y repetitivas cadenas, dan a conocer la lista de nombres de los corruptos que ahora se empeñan en descubrir tras 18 años de actuación impune y complaciente. PDVSA, otrora ejemplo de eficiencia venezolana y una de las cinco primeras petroleras del mundo, “sufre hoy el éxodo de personal calificado agobiado por la persecución laboral y cuyo deterioro de su calidad de vida aumentará con la militarización” como apuntó en la prensa el dirigente Iván Freites. “El 30% de los profesionales y técnicos renunció en 2016 para emigrar a petroleras de otros países y este año el porcentaje será mayor”. ¿Estará PDVSA en peligro de “extensión”? (sic) como diría el jefe máximo. Solo recordemos que el 23 de noviembre de 2016 Maduro autorizó la reestructuración de PDVSA para “luchar contra la corrupción” y éste 26 de noviembre de 2017 nos dijo que habrá una reestructuración de la petrolera para combatir la corrupción. Copio la frase con la que me contesta un amigo que está cercano a la investigación petrolera cuando le pido información: “la situación es muy delicada, pero han descubierto cosas que sencillamente son obscenas”.

runrunesmedio

runrunesbajo

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas