¡Otra vez la misma crisis eléctrica de hace 6 años! El gobierno siguió sin hacer nada efectivo por Damián Prat

crisiselectrica.1

 

Aunque la industria de Guayana sigue “racionada a juro” con una “dieta” de aproximadamente 1.500 MW menos de consumo (algunos informes advierten que la cifra podría ser de hasta 2 mil MW) por la parálisis de alrededor del 66% de los hornos eléctricos de las acerías de Sidor; la liquidación del 75% de las celdas de reducción electrolíticas de Venalum y el 80% de las originales de Alcasa, mas una reducción semejante y/o mayor en numerosas otras empresas básicas y “no-basicas”, estatales y privadas (las pocas que sobreviven) medianas y pequeñas, del sector transformador, terciario o metalmecánicas. A pesar de ese enorme (y destructivo) racionamiento-a-juro que le “ahorra” al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) hasta 1.500MW y quizás algo mas, otra vez tenemos un severo déficit y crisis eléctrica en el país, que lleva al gobierno a anunciar y programar cortes y racionamientos empezando por uno a los Centros Comerciales (donde además de comercios hay servicios de salud, farmacias, consultorios, bancos, oficinas de entes de servicios públicos, cines, teatros, salas de arte y espectáculos y mas) que se extendería a zonas residenciales y/o de trabajo de todas las ciudades.

¡Otra vez la excusa de El Niño! Como si ese fenómeno fuese algo repentino e inesperado.  Como si frente a él y su sequía fuerte no estaban claros los planes de contingencia y prevención en la antigua Edelca, en la antigua Cadafe y EDC.   Como si desde hace 25 o mas años no hubiesen informes y planes para atajar sus consecuencias, evitando la crisis.  Planes e inversiones que, lamentablemente, la “revolución” desdeñó por indolencia entre el 2000 y el 2010 e increíblemente siguió incumpliendo tras la crisis de 2010 cuando hizo anuncios y mucha bulla que luego no ejecutó sino en mínima medida y con enorme corrupción.

La crisis eléctrica. La de hoy, igual que la de finales de 2009 e inicios de 2010, se desencadenó cuando se “exprimió”, muy por encima de lo debido, al lago de Guri para “turbinar” agua en exceso, en lugar de equilibrar al SEN poniendo a funcionar las centrales y plantas termoeléctricas de modo de mantener un uso racional del sistema hidroeléctrico del Caroní en una época de sequía.   ¿Por qué no pusieron a funcionar las fuentes Termoeléctricas?.  Igual que hoy, seis años después, porque las centrales existentes (como Planta Centro que debía generar hasta 2 mil MW y apenas medio funciona una unidad por el lamentable estado de sus turbinas y unidades) siguen “en el suelo”. Y porque durante 10 años de “revolución” se abandonaron e incumplieron las inversiones planificadas como Termosucre en Cumaná y la Termoeléctrica del Tuy de la Electricidad de Caracas, entre varias.

El Sistema Hidroeléctrico del Caroní con Guri I y II, junto a Macagua I, II y III, Caruachi y Tocoma (inconclusa ésta última y con 5 años de atraso, otro “logro” de la revolución)  es una maravilla. Quizás la obra pública mas trascendente de los 40 años de la República Civil y de toda la historia moderna del país. La energía que hace posible todo en el 70% de Venezuela.  Un lago “creado por el hombre” de 4 mil km2.  Una cadena de represas que turbinan una y otra vez la misma agua para generar hasta 17 mil MW. Energía limpia, barata, confiable, que ahorra al país y al medio ambiente unos ¡300 mil barriles diarios de combustible!, que habría que “quemar” para generar esa misma cantidad de energía. Esa obra, desarrollada por varios gobiernos a lo largo de 50 años, planificada y ejecutada por esa magnífica empresa estatal que fue Edelca, hoy desmantelada e inexistente, permite el desarrollo económico y humano en toda Venezuela mediante el sistema de líneas de transmisión y el Interconectado Nacional.

Esa maravilla puede cubrir hasta el 70% de la energía eléctrica que requiere Venezuela hoy para la industria, el comercio, la vida ciudadana y familiar, educación, salud, recreación, etc.  El otro 30% debe ser generado por plantas y centrales termoeléctricas u otras hidroeléctricas menores en otras regiones. En temporadas de sequía o en años “niño” hay que disminuir un 5% u 8% adicional del aporte de Guri para evitar que el nivel del lago baje hacia los 241mts snm que es su punto crítico. Para ello el parque termoeléctrico debe aumentar su aporte.

Un documento reciente del calificado grupo de profesionales y expertos del área, el Grupo “Ricardo Zuloaga”, enviado a la nueva AN, advierte que mas del 60% del parque Termoeléctrico del país –todo en manos del gobierno- está inactivo. No produce ni puede funcionar. La misma historia, el mismo “Milagro al revés” causado por la retrógrada “revolución” en el agro y la industria. Semejante a los casos de las siderúrgicas, las cementeras, las cafetaleras, los centrales azucareros, las fincas confiscadas, Agro-dizque-patria, el complejo del aluminio, las briqueteras, etc.

Por ello, otra vez, igual que ocurrió hace 6 años con el anterior “Niño”, al gobierno solo se le ocurrió sobre explotar a Guri durante todo el final de 2015, aunque desde hace mas de un año se advirtió de la inminencia de un “año Niño”. E igual que hace 6 años, cuando el país ya tiene “el agua al cuello” (Guri está en 252 mts snm, es decir, a solo 10 mts de la crisis y colapso) por la dramática merma del lago sobreexplotado de Guri, imponen un severo racionamiento. Solo que ahora ya no pueden destrozar a la industria de Guayana para “ahorrar” porque ese brutal y criminal racionamiento sigue vigente e incluso ha aumentado desde 2010.

 

 

Corrupción mucha, Obras casi nada

 

Hace 6 años el gobierno anunció planes faraónicos para agregar entre 4 y 5 mil nuevos MW al SEN.  Poco se hizo, casi nada, pero los megacorruptos rojos aprovecharon el decreto de emergencia eléctrica para hacer enormes guisos con contratos “a dedo” que generan enormes comisiones.   Baste recordar los casos que brotaron al ser intervenidos los bancos de Andorra y el banco Madrid donde aparecieron cuentas de jerarcas chavistas en docenas de millones de dólares.   ¿Obras?  Allí está Tocoma, inconclusa y paralizada, que debió estar funcionando desde 2011 (luego dijeron que 2012).  Sus 2.150 MW serían hoy decisivos para que no hubiera crisis.  Aunque, para colmo,  jamás se hizo ni un kilómetro de las nuevas líneas de transmisión. O sea…  Allí está TermoSucre proyecto elaborado completo por Edelca en 2003 que debió estar listo en 2005-2006. Una década de indolencia gubernamental.  Era para generar mil MW.  Ahora lo redujeron a dos turbinas y 340MW entre ambas.  Terminaron apenas una turbina para 170MW  pero no puede funcionar…¡porque no hay gas!. ¿Se acuerdan del faraónico anuncio internacional del gran gasoducto del Sur, el gas que iría desde Paria hasta la Patagonia argentina, atravesando la amazonia?. Diez años mas tarde, no ha llegado ni a Guiria. Allí sigue Planta Centro en Carabobo, en una eterna reconstrucción que ya va para una década.  ¡Cuánta falta hacen aunque sea la mitad de sus turbinas para aportar aunque fueran 1 mil de sus 2 mil MW!.   Muchos recordaran la bulla que hizo el gobierno con las plantas de “generación distribuida”.  Tremendo negocio para los Castro en Cuba que revendieron.  Muy poco de aquello funciona y aporta.   ¿Y las Termoeléctricas de Sidor?. Las anunciaron para 800MW.  Llegaron dos plantas para 450MW entre ambas (¿las otras? nadie sabe). Un gran “elefante rojo” inútil e inservible. Una está completa pero no puede funcionar porque no hay gas ni fuel oil. La otra está arrumada oxidándose.  Eso si, ¡negocio para los bolichicos!, mientras hacen discursos sobre “pueblo, patria, soberanía y socialismo”.  Pura farsa.

Por todo eso y mas, reincidieron en sobre explotar a Guri y ahora reinciden en castigar al país con los racionamientos destructores.  Así como hicieron hace 6 años con las industrias de Guayana, cuya ruina “profundizaron”, ahora arremeten contra pueblos y ciudades y contra los centros comerciales. Y vendrá el gobierno con sus campañas de “propaganda basura” acerca del “capitalismo consumista”, como si arruinar los CC no va a afectar a cientos de miles de empleos en el comercio, a farmacias, a servicios bancarios y de salud, a la recreación y la cultura, es decir, agravar mas la desastrosa calidad de vida del pueblo. Peores colas porque se dispondrá de menos farmacias, bancos, comercios.  Y tratarán de tapar todo el desastre culpando a “El Niño” y dirán algo sobre “el imperialismo” y cualquier otra bolsería.   Reciclarán las excusas de hace 6 años. Y hablarán de las “obras ejecutadas”.  Apuesto a que, por ejemplo, TermoSucre y las térmicas de Sidor aparecerán, medio disfrazadas, como “obras que aportan no se cuántos MW al SEN”. Ya aparecen así en las “Memorias y Cuentos” de los ministros de 2013, 2014 y 2015.

 

¡Que rindan cuentas!

 

Ministros, viceministros y otros jerarcas de Corpoelec y del sector eléctrico, de las Finanzas.  El contralor, la fiscal, los diputados rojitos de la antigua AN que siempre impidieron el debate de la crisis eléctrica y la investigación de tantas irregularidades en los contratos y en la ejecución de las obras.  Que expliquen, con todos los documentos, sin subterfugios, lo de los sobreprecios y las “escalatorias” en dólares en el caso Tocoma. ¿Dónde están las turbinas?. Lo del gas de Paria. Lo de las Termoeléctricas de Sidor. La nula ampliación de la vieja Macagua , contrato a dedo que consumió más de 450 millones de dólares. La interminable refacción de Planta Centro bajo control de cubanos.  Lo de la cuenta en banco Madrid con una enorme comisión por el contrato de la termoeléctrica del Tuy. Y tantas cosas mas. Que se debata todo, de cara al país, sin esconderse.  Que hablen también los expertos del sector eléctrico.  Que se escuchen propuestas no destructivas posibles para lo urgente y las mejores para el mediano plazo.  ¡No mas caradurismo!  No mas improvisación. No mas corrupción.

 

Damián Prat C.

[email protected]

@damianprat

www.publicoyconfidencial.com

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas