Padrino emitió resolución que empodera al Ceofanb

PadrinoLópez_2

 

La norma para el Ejercicio del Mando Operacional y otras Funciones de la FANB obliga a que todas las decisiones claves de la institución armada pasen por el Comando Estratégico

 

 

@javiermayorca

 

El ministerio de la Defensa emitió una resolución con las pautas sobre el “ejercicio del mando operacional y otras funciones de la FANB” que refuerza el poder del Comando Estratégico Operacional, al tiempo que burocratiza la institución armada.

La resolución firmada por el titular del despacho, general en jefe Vladimir Padrino López, fue emitida en febrero. Pero su contenido fue divulgado esta semana entre las distintas unidades militares, con la exigencia de hacer los ajustes que sean necesarios en las estructuras castrenses. Estos cambios tendrán que ser reportados periódicamente a la superioridad.

El texto de catorce páginas indica entre sus disposiciones generales que el empleo de la FANB debe realizarse a través de las regiones, zonas y áreas de defensa integral. Las regiones son las jurisdicciones más amplias y las áreas las más reducidas en cuanto a cobertura geográfica.

“Las unidades operativas del Ejército, Armada Bolivariana, Aviación Militar Bolivariana, Guardia Nacional Bolivariana y Milicia Bolivariana cumplirán sus funciones de acuerdo a los lineamientos y las órdenes establecidas por el Comando Estratégico Operacional, en coordinación con las regiones militares”, indica el documento.

En el curso de las operaciones, cada unidad involucrada reportará primero al comando de la región militar, y luego al comando del componente correspondiente. Posteriormente, ambos deberán transmitir la información al Ceofanb.

La decisión sobre el uso de los medios disponibles corresponderá a los jefes de regiones militares, quienes podrán asesorarse con los directores regionales de medios, tanto terrestres como navales, aéreos, de orden interno y de la milicia. Esta disposición exceptúa a los efectivos de las fuerzas especiales de cada componente, cuyo uso será ordenado directamente por el comandante del Ceofanb.

Réplica cubana

El exdirector de Inteligencia Militar, general retirado Ovidio Poggioli, indicó que esta resolución reafirma la línea trazada por Padrino en lo que fue denominado “nuevo concepto estratégico” para la Fuerza Armada.

El primer avance en este sentido ocurrió con la reforma de la legislación militar vía habilitante por el entonces presidente Hugo Chávez, en febrero de 2010. Entonces fue implantada una nueva estructura en la institución castrense. Pero estas modificaciones tardaron en trasladarse del papel a la realidad.

Según Poggioli, anteriormente la FAN estaba estructurada a semejanza de las fuerzas militares estadounidenses y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan). Se decidió así pues “fue probada en combate y salió victoriosa”.

“Lo que ocurrió es que acabaron con esa doctrina. Ahora, la estructura de la FANB es una copia de la cubana, donde el control absoluto parte del comando estratégico operacional y se ejerce a través de las regiones”, señaló.

Según la resolución, los comandos generales de todos los componentes, incluido el de la Milicia, reducen sus funciones a los aspectos de organización, equipamiento, dotación, apresto operacional y capacitación de las unidades adscritas.

Poggioli advirtió que cada región, área y zona de defensa integral tiene que reproducir las estructuras propias del Ceofanb, pues eso es lo que permite la comunicación entre unas y otras, tanto en tiempos de paz como en los de conflicto.

Esto tiene una consecuencia directa sobre la posibilidad de cumplir de manera eficaz las misiones encomendadas. A esto se le denomina apresto operacional. Aunque el Ministerio de la Defensa se ha planteado la consecución del “pleno apresto”, tanto Poggioli como el exjefe del Comando Unificado de la FAN, general Gonzalo García, han advertido que en la actualidad la institución castrense sufre una importante merma en este aspecto.

“La realidad es que el apresto operacional no llega al 21%, cuando para ir a cualquier conflicto debe ser por lo menos de 80%”, sentenció el exdirector de Inteligencia Militar.

Otra dificultad tiene que ver con la posibilidad de que un conflicto abarque a dos regiones estratégicas. En ese caso, indicó el general, la posibilidad de una respuesta rápida se disminuye ante la imposición de que las decisiones sean tomadas desde el Ceofanb en Caracas, y no en el terreno.

Ambiguedades

Cuando se plantean situaciones de conflicto, ya sea externo o interno como los recientes de Cumaná y Tucupita, la movilización de la Fuerza Armada tiene que ser autorizada por el jefe del Ceofanb. A partir de allí, indica la resolución “se emitirán las respectivas órdenes a cada uno de los niveles de las regiones de defensa integral”.

Sin embargo, la norma emitida por Padrino abre la posibilidad de que los comandantes de componente sean los encargados de ejecutar estas operaciones, ya sea en forma individual, conjunta (con otros componentes) o combinada (con fuerzas externas).

“El punto más importante de la resolución es que los componentes dependen del Ceofanb y no del Ministerio de la Defensa. El comandante estratégico operacional ahora es un mandamás”, resumió Poggioli.

 

De Padrino para Padrino

Así como Hugo Chávez promovió cambios constitucionales y cuatro modificaciones en la legislación militar para adaptar la FAN a su propósito, en esta resolución el general en jefe intenta delinear en tres párrafos las funciones del cargo que actualmente ejerce.

En primer término, hacer que las regiones y demás unidades subordinadas cohesionen el trabajo de cada dependencia. Lo mismo con los comandos de cada fuerza, “ de forma tal que se garantice el intercambio de información acerca de la situación y estado de las unidades, el nivel de adiestramiento, personal y equipo, así como las acciones a realizar en conjunto para elevar el apresto operacional”.

La segunda gran misión es garantizar el adiestramiento y la capacitación del personal, según los “principios estratégicos para el pensamiento militar bolivariano”. Esto implica una reformulación de la doctrina defensiva del país, que ahora es denominada “guerra popular prolongada”.

Según Poggioli, en la práctica un ejército que estaba diseñado para responder militarmente según los principios de la guerra regular ahora se convierte en actor de guerra asimétrica.

“Ese concepto fue usado en Vietnam e implica cierto dominio del terreno. Pero ya eso no tiene vigencia”, sentenció.

Finalmente, la resolución ministerial abre la posibilidad de implantar nuevas alteraciones a la estructura de la institución armada, previa consulta con los comandantes de cada componente.

Ceofanb

En la nueva estructura el comandante del Ceofanb es un “mandamás”

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas