Policías piden reunión con Freddy Bernal y penas más severas para homicidas de funcionarios

minuto

@ronnarisquez

 

Los policías de Caracas hicieron una caminata por la Cota Mil para pedir al Gobierno “seguridad y protección”.

En un hecho inédito, los que salieron a la calle para exigir garantías para sus vidas no fueron los médicos, ni los maestros o los buhoneros: fueron los policías. Estos profesionales que usan uniformes, armas de fuego, motos, patrullas y que tienen como trabajo combatir a los delincuentes temen perder la batalla contra el hampa.

“Estamos desamparados, desatendidos… Nadie nos protege. Nos cuidamos nosotros mismos. Fíjate que aquí no hay ningún jefe, ningún alcalde, ningún director. Yo me encomiendo a Dios y a mi padre todos los días para volver a mi casa a salvo junto a mi hija”, dijo una funcionaria de Polisucre, que participó en la caminata en reconocimiento a su compañera Osmary Tabares, asesinada por delincuentes la semana pasada.

Este año, solo en la Gran Caracas han sido asesinados 47 uniformados. Los nombres y las historias detrás de esta cifra fue lo que motivó a un centenar de funcionarios de los cuerpos de seguridad a caminar junto a familiares por la avenida Boyacá para exigir justicia por los homicidios de sus compañeros y llamar la atención sobre la situación de violencia que se vive en el país.

Los policías, vestidos de civil y en ropa deportiva, recorrieron el tramo comprendido entre Maripérez y Los Dos Caminos, justo hasta el lugar donde fue asesinada el pasado martes la funcionaria de Polisucre, en la Transversal 10 con Transversal 12, Allí se rindió un pequeño homenaje a la oficial con un minuto de silencio.

“Estamos haciendo esta caminata por la cantidad de hechos en contra de los funcionarios y sus familiares. Nadie toma esto en serio. Nadie se pronuncia ni dice nada. Hay más de 196 funcionarios caídos a manos de la delincuencia y no pasa nada. Por eso decidimos salir con nuestras familias. Si nosotros estamos cayendo que quedará para los ciudadanos”, dijo Frank Campos, oficial jefe de Polisucre, que sobrevivió a un ataque perpetrado por delincuentes con fusiles, en los alrededores del Centro Comercial Milenium.

 

minuto2

 

Control de armas largas y un pensum para la violencia

 

Insistieron en que no se trataba de una protesta, aunque de a ratos se escucharon consignas: “!Policías… por Venezuela¡”.  En el grupo, no muy numeroso, había temor a ser sancionados o expulsados de sus trabajos por su “atrevimiento”.

En un primer momento algunos trataron de proteger su identidad, pero pudo más la impotencia y la desesperación, la necesidad de que la gente sepa lo que les está pasando. “Si no hablamos nos van a seguir matando”, dijo uno los policías.

“Queremos que se reforme el Coop. Que se impongan penas restrictivas a los homicidas de policías. Por ejemplo, la ley de drogas no tiene beneficios para el detenido, podría hacerse similar, aunque la pena máxima siga siendo 30 años. Eso debería ser incluso para todos los homicidios”, explicó un oficial de Polichacao, que participó en la protesta y lamentó la ausencia de compañeros de otros cuerpos.

El funcionarios agregó que tampoco deberían recibir medidas cautelares los delincuentes que ataquen a los policías. “Lo otro que pedimos es que haya responsabilidad entre quienes controlan en el monopolio de las armas de alto calibre, que es la Fuerza Armada Nacional. Los policías no comercializamos ni tenemos acceso a un fusil AK 47 y es con ese tipo de armas que nos atacan los delincuentes”, denunció el oficial.

Ratificó que -según regulaciones gubernamentales- los policías solo pueden usar pistolas calibre 9 mm, con número determinado de cacerinas y proyectiles. “Ese es el único armamento que tenemos los policías municipales. Así que no somos nosotros los que le vendemos los kalashnikov a los delincuentes”, dijo. Mientras hablaba se conoció del asesinato del funcionario de la GNB, Jacinto Tribiño Ocanto, en Charallave, al ser atacado con una granada.

Los familiares de los funcionarios entregaron un documento con cinco consideraciones y algunas exigencia, que pretenden hacer llegar a los jefes de los cuerpos policiales municipales, regionales y nacionales, y en particular al comisionado presidencial para la transformación policial, Freddy Bernal, con quien esperan reunirse.

Aclararon que su acción no pretende reivindicaciones laborales ni se trata de un reclamo a sus superiores. “Los familiares de Policías  venezolanos ante la masacre de servidores públicos en el cumplimiento de su deber, fijamos posición ante el país”, dice el escrito entregado a los periodistas.

El primer punto enumera la cantidad de funcionarios asesinados entre 2014 y 2015, con énfasis en los 12 que han caído en el mes de abril.

El segundo considerando dice: “…la tragedia que enluta a la gran familia policial venezolana, también afecta a la población en general ya que quienes portan un uniforme policial, más de las veces se encuentran en total indefensión ante el hampa desbordada y bien dotada y un sistema judicial (jueces y fiscales), que condena al policía y favorece las acciones delictuales…”

En el tercer aspecto exhortan a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial a atender el problema de la inseguridad y que se aplique la justicia a “los verdaderos infractores”.

El cuarto punto se refiere a la condición de indefensión -en materia de equipamiento- en que se encuentran las policías municipales, lo cual les limita la posibilidad de neutralizar la acción de los delincuentes.

La quinta consideración analiza la formación y capacitación de las policías, que en este momento compete en exclusivo a la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) “cuyo pensum y cursos de mejoramiento profesional no se adaptan a la realidad social y al alto nivel de violencia y criminalidad de Venezuela”.

Luego de este balance, los policías proponen que las bases operacionales de los cuerpos de seguridad municipales, estatales y nacionales se reúnan de urgencia “ante la necesidad de preservar sus vidas, con el Ejecutivo Nacional, la comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional y miembros del Sistema Judicial…”.

 

cota

¿Por qué matan a los policías?

 

“Por la impunidad. No se castiga a los culpables de los homicidios de civiles ni de policías. Los delincuentes saben que pueden actuar a sus anchas”, aseguró un funcionario de Polisucre, quien pidió no publicar su nombre por temor a represalias.

Para el oficial de Polichacao Rodolfo Apolinar las armas de fuego son la principal causa de los homicidios de funcionarios de cuerpos de seguridad.  “Es increíble que por un arma de fuego se estén afectando tantos hogares en Venezuela. Es preocupante y doloroso que en Venezuela maten a un policía todos los días y nadie hace nada. Los ponemos en el pin por un día, pero luego queda en una estadística”.

En su opinión el origen del problema está en la ley desarme. “Ya no es sencillo obtener un arma de fuego para los delincuentes. Por eso robar un arma también les da respeto en su entorno y les ayuda a mantenerse en la actividad delictiva”.

El funcionario, que tiene cuatro años en las filas de Polichacao, aseguró que cuando escogió ser policía nunca pensó que pasaría por esto. “Tengo dos hijas por las que luchó todos los días. Por ellas, por los ciudadanos y por la paz. Cuando me pongo el uniforme no pienso en diferencias políticas. Salgo a proteger a todos por igual. Pero estoy frustrado y dolido por esta situación”.

Otros policías comentaron: “dicen que los pranes de las cárceles están poniendo precio por los policías asesinados”.

 

minuto2

 

 

Apoyo ciudadano vs indiferencia oficial

 

Óscar Pinilla es docente y realizó el recorrido desde Maripérez en apoyo a los uniformados. “Estoy aquí porque siento que es hora de tomar conciencia. De entender que la ley protege al delincuente y que el funcionario no tiene las herramientas para hacer su trabajo. Esto nos lleva a vivir en un país de impunidad”.

Los policías también recibieron respaldo de los estudiantes. En la caminata participó Alfredo Graffe, presidente de la FCE de la Universidad Central de Venezuela. “Siempre hemos dicho que el problema de la violencia no mira carnet político. En este caso no mira si usted es un funcionario o no. Por eso estamos aquí, para apoyar a los policías. Porque los estudiantes no tenemos conflicto con los policías como quiere hacer ver el Gobierno. Los PNB no son nuestros enemigos. El problema es la violencia y creemos que la violencia tiene que cesar”, dijo.

Los vecinos de los Dos Caminos salieron de sus casas y acompañaron a los policías en su “protesta” sui generis. “Da lástima lo que está sucediendo en el país. Cómo es posible que a un funcionario que lo sale a cuidar a uno le pase esto. Y el Gobierno no dice nada, ni hace nada”, señaló Antonio Aguiar, quien recordó que lo lógico es que “el malandro es quien debe tenerle miedo al policía”.    

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas