chagas archivos - Runrun

chagas

Instituto de Medicina Tropical alerta que Caracas es vulnerable al mal de chagas

chagas

 

Un estudio que se realizó durante 7 años determinó 3551 chipos encontrados en 32 parroquias de Caracas, de los cuales 75,2 % estaban infectados por el Trypanosoma Cruzi que transmite la enfermedad.

Durante 7 años, el Instituto de Medicina Tropical encontró cinco especies de chipos en 32 parroquias de  Caracas, lo que evidencia que la ciudad es más vulnerables al mal de chagas.

Esta es una es una enfermedad característica de zonas rurales provocada por el parásito Tripanosoma Cruzi que se propaga por la picadura de un insecto. También pueden ocurrir brotes orales por consumo de alimentos contaminados.

El mal de chagas tiene dos fases: la aguda, en la cual se presenta fiebre y malestar general. Así como la fase crónica, la cual ocurre luego de varios años en los que el paciente parece estar en remisión y ocasiona daños cardíacos, dolor abdominal junto con dificultad para tragar.

Desde 2006 hasta 2013, el Instituto de Medicina Tropical estudió 3551 triatomíneos, que es el insecto conocido como chipo, de los cuales 75,2 % estaban infectados por el Trypanosoma Cruzi. El exministro para la Salud, José Félix Oletta, recuerda que la transmisión del mal de chagas es conocida en Caracas por el consumo de alimentos contaminados.

Sin embargo, estos animales también pueden transmitir la enfermedad por picaduras. El estudio revela que 48,7 % se alimentaron de sangre humana, lo que quiere decir que picaron a personas. El mayor número de P. geniculatus —la especie que más se encontró— se recogió en la parroquia de Petare, situada al noreste de la ciudad. A esto siguió la parroquia de Sucre, localizada al noroeste. La mayor colecta del animal ocurrió entre abril y junio de cualquier año dado, siendo mayo el mes de la recolección máxima.

La muestra fue alimentada con sangre e infectada con T. cruzi. Este barrio se encuentra cerca de las montañas del Parque Nacional Waraira Repano. El segundo individuo de R. prolixus fue encontrado en un distrito de clase media [parroquia de Chacao], caracterizado por tener muchos árboles plantados a lo largo de caminos que conducen al Waraira.

 

 

 

Propagación internacional de chikungunya, dengue y chagas preocupa a la OMS

EnfermedadesTropicales

 

La propagación internacional de varias enfermedades tropicales, confinadas hasta hace pocos años a áreas geográficas muy específicas -como el chikungunya, el dengue o el mal de chagas-, preocupa a la Organización Mundial de la Salud.

La OMS hizo una petición pública a los países afectados, a los que insta a ampliar la inversión para combatir 17 enfermedades tropicales desatendidas.

Para ello sólo requerirían aumentar en un 0,1 % su gasto sanitario.

“La propagación que más preocupa es la del dengue y del chikungunya, transmitidas por los mismos tipos de vectores (mosquitos)”, declaró hoy en una rueda de prensa en Ginebra el director del Departamento de Enfermedades Desatendidas de la OMS, Dirk Engels.

El chikungunya, el dengue y el mal de chagas -la versión latinoamericana de la “enfermedad del sueño” (tripanosomiasis africana humana)- están actualmente presentes en América Latina, con nuevos brotes de los dos primeros detectados últimamente en Bolivia y Paraguay.

El año pasado se registraron graves brotes de chikungunya en el Caribe, con República Dominicana y El Salvador, además de Haití, Martinica, Guadalupe, Colombia y Puerto Rico, como los países más afectados.

Esa enfermedad, originaria de Tanzania y para la que no hay tratamiento, llegó a infectar a cerca de un millón de personas en 2014.

Sus síntomas son fiebre, sarpullidos y dolor fuerte de las articulaciones, de la cabeza y muscular, y aunque suelen remitir en diez días, a veces persisten durante meses.

Por su parte, el dengue es similar a la gripe, pero puede evolucionar hasta adquirir una forma grave y ocasionar la muerte.

Para la OMS, la presencia de los mosquitos vectores del dengue y del chikungunya en zonas cada vez más amplias se debe al cambio climático y a su impacto en el medio ambiente, al proceso de urbanización descontrolado, así como al mayor movimiento internacional de personas y bienes.

“En estas circunstancias, ambas enfermedades se propagan e invaden países desarrollados, y aquí no se trata de pobreza, sino de que se extienden como epidemias”, explicó Engels.

Sostuvo que el período entre brotes se ha reducido y que, de manera general, la incidencia de estas enfermedades está aumentando.

El especialista también evocó otra enfermedad cuya “internacionalización” inquieta a la comunidad médica y que es el mal de Chagas.

Su contagio ocurre a través del contacto con insectos vectores (chinches) que se esconden en las casas y causan una infección que durante algún tiempo no tiene síntomas, pero que luego se agrava hasta el extremo de ser mortal.

“Se sabía de la transmisión local, pero desde hace algunos años vemos que debido a la inmigración de personas de América Latina a Europa y Norteamérica hay más y más casos”, según Engels.

El especialista reveló que en Europa y Norteamérica se están detectando contagios a través de transfusiones sanguíneas y trasplante

“Estamos trabajando para controlar esto y asegurarnos de que esta transmisión se detenga”, dijo.

Otro tipo de enfermedades tropicales, como la lepra, la leishmaniasis o la filariasis linfática, que persisten en América Latina, están confinadas a focos de pobreza extrema, donde pueden llegar a ser crónicas.

Más allá del caso latinoamericano, la OMS también ha detectado “otras enfermedades que aparecen en lugares donde nunca se habían visto”, como la esquintosomiasis, una infección que se adquiere al entrar en contacto con aguas infestadas por larvas.

“Esta enfermedad nunca viajó, estuvo confinada a lugares pobres donde la gente tenía que beber de ríos y otras corrientes de agua, pero ha llegado a Francia”, comentó Engels.