centroamericanos archivos - Runrun

centroamericanos

Diputados centroamericanos piden liberación de López, Ledezma y demás presos políticos

diputadosNi

 

En un esfuerzo conjunto diputados de los parlamentos de Nicaragua, El Salvador y Guatemala emitieron una proclama en la que instan al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a liberar inmediatamente al líder opositor venezolano Leopoldo López, al alcalde metropolitano Antonio Ledezma y a todos los presos políticos encarcelados por el régimen de Nicolás Maduro.

“Demandamos la inmediata liberación, sin condiciones, del destacado líder opositor venezolano Leopoldo López, director nacional del partido político Voluntad Popular (…) a la vez pedimos la liberación inmediata del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, electo constitucionalmente por su pueblo, así como de todas aquellas personas que están injustamente encarceladas, a raíz de las protestas populares que despertaron la conciencia del pueblo venezolano”, sentencia el comunicado.

El documento ha sido suscrito por los diputados nicaragüenses Eduardo Montealegre (líder de la oposición, ex candidato presidencial y diputado liberal), Enrique Sáenz (Diputado del Movimiento Renovador Sandinista de Izquierda), Wilber López (Jefe de Bancada del PLI), Edipcia Dubon (Diputada del MRS), María Eugenia Sequeira (Diputada liberal y miembro de la junta directiva de la Asamblea Nacional), Pedro Joaquín Chamorro (Diputado Liberal e hijo de Pedro Joaquín Chamorro, periodista asesinado por Anastasio Somoza), Carlos Langrand (Diputado), Eliseo Núñez (Diputado), entre otros. Por El Salvador firmaron los diputados de ARENA (mayoría en la asamblea) David Reyes, Oliva Castro, Margarita Escobar, Mario Valiente, Carmen Elena Escalón y Ediberto Hernández, entre otros.

En el comunicado los legisladores centroamericanos también critican la pérdida de los valores y libertades democráticas en Venezuela y abogan por que se impulsen cambios dentro del gobierno de Nicolás Maduro que tiendan la cama para un proceso de reconciliación nacional.

“Nos solidarizamos, condenamos y pronunciamos ante la falta de libertades y violaciones de los derechos humanos que hoy se imponen en la hermana República Bolivariana de Venezuela. Partimos de la profunda convicción de que ningún sistema político se puede arrogar el nombre de democrático y responsable ante su pueblo, sino respeta las libertades y disidencia de su propio pueblo, principalmente, de quienes piensan diferente. La democracia solo es autentica y profunda donde se respeta la disidencia. Por lo tanto, solicitamos al gobierno y a las autoridades venezolanas que liberen a todos los presos políticos que de forma injusta y arbitraria, están sufriendo la represión y la venganza del régimen por sus demandas de libertad, justicia, estado de derecho, igualdad de oportunidades y respeto a la diversidad de opinión y de pensamiento”.

Concluyen los diputados demandando “de forma inmediata y enérgica, cambios fundamentales en el gobierno de Venezuela que den inicio a un proceso de reconciliación nacional” que permita el regreso de los cientos de exiliados y la investigación objetiva de los asesinatos y vejámenes contra jóvenes en 2014. “Ante el deterioro de la democracia, la libertad y el aumento de la persecución política, los legisladores centroamericanos no podemos guardar silencio. Por tanto, demandamos la restitución de los valores y practicas democráticas para la hermana república de Venezuela”.

Estos apoyos se suman al pedimento de libertad inmediata de López recibido de parte del Papa Francisco, los presidentes Barack Obama (Estados Unidos), Juan Manuel Santos (Colombia), Mariano Rajoy (España), Ollanta Humala (Perú), el canciller de Canadá John Baird, el Parlamento de Canadá, Parlamento Europeo, los ex presidentes Fernando Henrique Cardoso (Brasil), Oscar Arias (Costa Rica), Bill Clinton (Estados Unidos), Andrés Pastrana (Colombia), Felipe González y José María Aznar (España), Sebastián Piñera y Ricardo Lagos (Chile), Felipe Calderón (México); el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein; Irwin Cotler, abogado del ex presidente surafricano Nelson Mandela, y organizaciones mundiales como la ONU, Amnistía Internacional, Human Right Watch, Human Right Foundation, Forum 2000, Solidaridad Democrática, el Club de Madrid, la Federación Latinoamericana de Alcaldes y Foro Iberoamérica, entre otros.

Costa Rica aprueba ley que le prohíbe participar en cualquier guerra

CostaRica

El Parlamento aprueba la neutralidad del país centroamericano, que no tiene Ejército desde hace 65 años

Sin que la historia oficial aclare aún la participación o la distancia que tomó Costa Rica en las guerras de sus vecinos centroamericanos en los años ochenta, la neutralidad del Estado ante todos los conflictos armados ha quedado elevada a rango de ley este mes en un país que lleva 65 años sin Ejército. Un signo más en la imagen pacifista costarricense.

La Asamblea Legislativa ha votado una ley que declara la paz como “un derecho humano fundamental” y que ordena aplicar la “neutralidad perpetua, activa y no armada en los conflictos entre Estados y dentro de estos”, en línea con la declaración emitida hace 31 años por el presidente Luis Alberto Monge, discutible porque se le achaca haber abierto el territorio costarricense a la Contra nicaragüense, las fuerzas financiadas por el Gobierno de Ronald Reagan contra los sandinistas. Centroamérica era entonces el escenario tardío de la Guerra Fría.

Monge, del Partido Liberación Nacional (PLN), fue contradicho por su sucesor en el poder en 1986, Óscar Arias, durante cuyo mandato se descubrió un aeropuerto clandestino que se presentó como una prueba de la presencia consentida de la Contra en los ochenta. Sin embargo, el decreto de neutralidad quedó en la repisa y ahora, tres décadas después, los diputados han querido darle rango de ley en un texto que también convierte la paz en “un derecho humano fundamental”.

Óscar Arias, presidente en dos periodos y líder del PLN, se muestra crítico. “Costa Rica no puede ser neutral en conflictos bélicos en el mundo porque tenemos valores que a veces se ven atacados y debemos tener una posición a favor o en contra”, ha dicho a EL PAÍS.

No quiso hacer más retrospectivas, pero ya mucho ha dicho y escrito.Su sitio web aún exhibe las críticas: “había un acuerdo que existía entre los gobiernos de don Luis Alberto y de Ronald Reagan, mediante el cual se facilitaba el uso del territorio nacional para permitirle a la Contra operar desde Costa Rica. Se actuaba desde un aeropuerto en Potrero Grande, Guanacaste, y se habían instalado radares y hospitales clandestinos para atender a los heridos de la Contra. Todo esto se hizo a espaldas del pueblo costarricense y de la comunidad internacional. Desde territorio nacional se abastecía a la Contra con alimentos, armas y medicinas, mientras se proclamaba al mundo entero la ‘neutralidad'”.

El espíritu de Monge, de 88 años, enfermo y prácticamente ajeno al debate político, está invocado en la ley aprobada tres semanas antes de celebrar los 66 años de la abolición unilateral del ejército, por decisión del entonces gobernante José Figueres Ferrer. Aunque la decisión tuvo sus ribetes políticos y sus conveniencias (recién acabada la Guerra Civil de 1948), se convirtió con los años en un hito del pacifismo de Costa Rica, que decidió dejar su seguridad interna en manos de la policía civil (14.000 agentes en la actualidad) y su defensa en la legislación internacional.

Sin fuerzas armadas qué aportar y sobre todo con una imagen pacifista qué defender, este país centroamericano de 4,5 millones de habitantes certifica ahora su decisión de no tomar partido en conflictos bélicos, salvo cuando así lo obliguen los tratados internacionales suscritos en el marco de Naciones Unidas.

“Esta ley es reflejo del rasgo histórico, cultural y social de un país que suprimió la pena de muerte en el siglo XIX, que abolió el ejército en mitad del siglo XX, que optó por la neutralidad perpetua en 1983 (con Monge) y que en el año 87 fue reconocida por su papel protagónico en el proceso de paz de Centroamérica, con el Nobel para Óscar Arias”, dijo el diputado Rolando González, del opositor PLN, consciente de estar exaltando dos posiciones antagónicas.