Cardenal Jorge Urosa archivos - Runrun

Cardenal Jorge Urosa

Venezuela está lista para la beatificación de Madre Carmen

 

Este sábado 16 de junio, desde tempranas horas de la mañana, miles de feligreses venezolanos asistirán al Estadio de Béisbol de la UCV para celebrar la ceremonia de beatificación de la Madre Carmen Rendiles, quien desde ese día se convertirá en la tercera beata venezolana y primera de origen caraqueño.

Luego de varios meses de preparativos, la Conferencia Episcopal Venezolana y la Congregación Siervas de Jesús de Venezuela, junto a cientos de colaboradores y entusiastas de la causa, compartieron los detalles del evento y el protocolo de ingreso para todos los venezolanos que quieran asistir a la celebración.

A partir de las 7:00 de la mañana se abrirán las puertas para recibir a todos los feligreses y a las 8:30 AM iniciarán las actividades de animación y testimonios que se extenderán hasta las 10:00 AM, hora en la que está previsto el inicio de la Santa Misa que se estima culmine en horas del mediodía.

La celebración será presidida por el representante del Papa Francisco, Cardenal Angelo Amato, quien recibirá la solicitud de beatificación de manos del Cardenal Jorge Urosa Savino. En la ceremonia también participarán la Madre María Eugenia Noreña, Superiora de las Siervas de Jesús y la Doctora Trinette Durán, beneficiaria del milagro de la Madre Carmen, quienes llevarán hasta el altar las reliquias en primer grado de Madre Carmen.

El Maestro Luis Eduardo Galián será el encargado de dirigir a la Coral Misa Criolla, para acompañar con voces venezolanas la celebración de la santa misa que culminará con la develación de una imagen especial de la beata Madre Carmen, elaborada especialmente para la ocasión.

De esta manera, la Madre Carmen Rendiles se convertirá en la tercera Beata venezolana después de Madre María de San José, beatificada el 7 de mayo de 1995, y la Madre Candelaria de San José el 27 de abril de 2008. Ante esta celebración el Cardenal Urosa ha recalcado la importancia de acoger el testimonio de vida de una religiosa que será presentada como “ejemplo de santidad, de virtudes y perfección humana y cristiana”.

Los organizadores han recalcado la importancia de asistir con vestimenta cómoda, hidratación y refrigerios, al mismo tiempo que recomiendan organizarse en grupos familiares y parroquiales para facilitar el ingreso y permanencia en el estadio. El acceso podrá hacerse en vehículo propio, por lo que está previsto el funcionamiento del estacionamiento del estadio y, para quienes prefieran movilizarse en transporte público, se recomienda utilizar las estaciones Ciudad Universitaria y Zona Rental.

El evento será resguardado por la Policía Nacional Bolivariana, y más de 200 funcionarios de seguridad privada, junto al apoyo de voluntarios de la Cruz Roja, Bomberos Universitarios y Protección Civil que garantizarán la seguridad de todos los asistentes.

Los detalles de la ceremonia podrán seguirse en directo a través de las redes sociales de @madrecarmenvzla en Twitter, @madrecarmenvenezuela en Instagram y en facebook.com/madrecarmenvenezuela.

 

*Con información de nota de prensa

 

Cardenal Urosa pide a Maduro que cese la represión

CardenalUrosaS

El cardenal y arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, emitió el viernes un comunicado pidiendo al Gobierno de Maduro el cese de la represión contra los manifestantes que desde hace 85 días salen diariamente a las calles de Venezuela.

A continuación el comunicado:

Con serena indignación y firmeza quiero expresar mi rechazo a los actos de represión que el Gobierno nacional, a través de la GNB, algunos cuerpos policiales, y bandas armadas paramilitares, han realizado en estos 80 días de protestas políticas. Amparado por la Constitución Nacional, el pueblo manifiesta en contra de la gravísima situación de hambre y carencia de medicinas y bienes esenciales, así como por el desconocimiento de la Asamblea Nacional, el encarcelamiento de personas por ser adversarios del Gobierno, y la eliminación de las elecciones previstas en la Constitución y las leyes.

A eso se ha añadido hace 50 días, sin consultar al pueblo soberano, la convocatoria por parte del Presidente Maduro de una nueva Asamblea Constituyente sectorial y desvirtuada, con bases sesgadas y parcializadas, que no respetan la universalidad ni la proporcionalidad del voto. Esas manifestaciones han sido casi todas atacadas por el Gobierno de diversas maneras, y el resultado ha sido cerca de 70 personas asesinadas por la acción represiva.

Eso clama al cielo, es totalmente ilegal y anticonstitucional, y merece el más pleno rechazo. De igual manera, rechazo la muerte de algunas personas causadas por algunos opositores. La violencia es mala venga de donde venga. Esa violencia se ha dado en todo el país. En Caracas recientemente hemos visto el asesinato de muchos jóvenes, entre otros Juan Pablo Pernalete, Miguel Castillo, Neomar Lander, Fabián Urbina, y en la tarde de ayer (jueves), abatido a sangre fría, David Vallenilla.

Por toda esa represión a lo ancho y largo del país expreso mi más contundente rechazo a la acción violenta e ilegal de las autoridades del Gobierno que están dirigiendo el control de las manifestaciones. Y reitero mi urgente llamado: ¡Cese de inmediato a la represión a la manifestaciones del pueblo! El Gobierno en vez de reprimir debe resolver los problemas que angustian al pueblo y que lo han llevado a la calle. El Gobierno debe desistir del propósito de imponer un sistema totalitario y antidemocrático.

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 18.10.2016: MEDIO – Con los crespos hechos
MEDIO
EL TRASQUILADO:

Tras el empleo de términos injuriosos, ofensivos y difamatorios (en discurso en la Asamblea) contra los cardenales Urosa y Porras, “que usted ha tenido la osadía de calumniar” el Obispo de San Cristóbal, Mario Moronta le escribió la ya conocida carta al diputado Hugbel Roa. (Una lacra, según cuentan, que tiene obsesión desde que estudiaba en Mérida contra el nuevo Cardenal y contra “las instalaciones de la catedral y la arquidiócesis”). Moronta le recordó que “Para los creyentes en Dios la calumnia es un grave pecado; para todo ciudadano es un delito que debe ser sancionado según lo establecido en las leyes del país. Como tal entonces, también obliga a quien la ha emitido a asumir su responsabilidad y a reparar los daños morales consecuencias de tan bochornoso acto”… “Usted, además de ofender a Dios y a los señores Cardenales, ha ofendido al pueblo venezolano creyente … Le escribí para que sepa que Baltazar y Jorge, con quienes comparto el ministerio episcopal en comunión con el Papa, son mis hermanos en la fe y en la caridad pastoral. Soy testigo de excepción -no se sí usted pueda decir lo mismo- de la dedicación de ambos por el país y por la Iglesia. Con ellos comparto las alegrías y gozos, las esperanzas y angustias de nuestro pueblo golpeado en estos momentos. Somos servidores de todos, incluso de quienes no piensan como nosotros”… “se ven reflejadas en sus palabras sentimientos que no posibilitan el encuentro, el diálogo y la reconciliación. Sus palabras dirigidas en contra de mis hermanos, sencillamente, atentan contra la verdad y el evangelio nos enseña que sólo la verdad nos hace libres (Juan 8,32). No son ni el insulto, ni la ofensa, ni la calumnia expresiones de libertad. Además mancillan la dignidad de quienes han sido difamados”… “Por ello, así como tuvo la osadía de emitir juicios difamatorios, tenga la gallardía de pedir disculpas públicamente y reparar el daño moral causado”…“Le escribo, finalmente, para hacerle ver que su actitud (acompañada de otros gestos de violencia), lejos de servir de modelo para el pueblo lo distancian. Hoy se requiere en Venezuela de dirigentes que le den garantía a la gente para ir hacia adelante y así lograr superar la crisis que nos golpea. Pero no es con la calumnia ni con la difamación como van a ser aceptados por el pueblo quienes deben ser ejemplo de buena educación, ciudadanía y de respeto de las personas, comunidades e instituciones. Si usted se atreviera a pedir disculpas, ganaría mucho más que con la postura hasta ahora demostrada”… “Ellos sin mis hermanos y la ofensa difamatoria hacia ellos también es hacia mí, como lo ha sido para los miembros de la Iglesia y tantas personas de buena voluntad”… “Le pido al Dios de la vida y de la verdad le otorgué la gracia de su perdón y le ilumine con la luz de su sabiduría.”. Pues bien, tras esas recomendaciones de Moronta el diputado no solo no les pidió perdón por las ofensas vulgares sino que aumento su furia hacia Porras y la Iglesia, reiterando sus calumnias y pidiéndole a la Iglesia Católica que primero debía pedir perdón por sus “atrocidades en varios siglos desde la matanza de indios hasta los nazis pasando por las Cruzadas, Torquemada, la inquisición y otros hechos”. Absurdo, demasiado torcido, tratando de defender el legado de Chávez. La razón tras esta irracionalidad es otra: el régimen se quedó con los crespos hechos pues pensó que para designar un Cardenal en el país la Santa Sede debería acordarlo con el gobierno. Usaban de referencia, sin entenderlo, el Concordato entre el Vaticano y Venezuela firmado por el presidente Rómulo Betancourt en 1964, pensando que la elevación de Porras era ilegal. Lo que dice el Art.6 del Concordato: “Antes de proceder al nombramiento de un Arzobispo u Obispo diocesano, o de un Prelado Nullius, o de sus Coadjutores con dere­cho a sucesión, la Santa Sede participará el nombre del candidato al Presidente de la República, a fin de que éste manifieste si tiene objeciones de carácter po­lítico general que oponer al nombramiento”. Como no podían impedirlo buscaron a uno de sus sigüis creyendo que con sus ofensas “vengarían a Chávez”. Recuerdo el refrán: “No ofende quien quiere sino quien puede”. Lo que no le perdonó Chávez a Baltazar fue haberlo visto acobardado y sumiso ante aquellos militares del golpe de 2002. Lloroso y diciéndole al obispo “…perdóneme todas las barbaridades que he dicho de usted”. Porras lo que hizo fue defenderlo y exigir que se le respetaran sus derechos.  Lo plasmó en su libro “Memorias de un Obispo”. Recuerdo la reunión de Chávez en la Conferencia Episcopal el 24 de abril de 2002 donde el presidente agradeció especialmente al cardenal Velazco y al arzobispo Porras  “todo lo que hicieron por el resguardo de mi vida”. Olvidan rápido lo que no quieren se les recuerde. De desagradecidos está lleno el mundo. Otros dicen ir por lana y salen trasquilados …

 

runrunesalto