autoestima archivos - Runrun

autoestima

Todo seguirá igual… ¡o peor! por Carolina Jaimes Branger

@cjaimesb 

EL PASADO MIÉRCOLES LA PERIODISTA Gladys Rodríguez entrevistó en su programa por el Circuito Éxitos a Luis Pedro España y Gerardo Perozo sobre la encuesta Ucab y Ratio-Ucab “Continuidad de la crisis”. Los resultados son para ponerse a llorar. Destaco los más importantes: 75% sigue evaluando mal la situación del país, pero por primera vez en dos años –y aunque parezca increíble- la mayoría ya no califica la situación como “muy mala”. Es el “mejor momento” del gobierno: 36,5 % se muestra “satisfecho”. Los niveles de acuerdo con las nuevas medidas son las siguientes: 68,9% para el aumento de sueldo, 59,1% para el carnet de la patria (para comprar gasolina) y 62,9% para el cambio de la moneda. De ese universo, 58% dijo estar informado de esas medidas.

¿Dónde está la autoestima de la gente? ¿Es que acaso sienten que no se merecen nada mejor? ¿Es que la vida de los venezolanos se ha reducido a una perenne cola, donde todo es difícil o imposible de encontrar, donde la vida no vale nada y el futuro pinta peor?

Hace unos quince años tuve el privilegio de trabajar con Carmelo Ecarri y Aixa Armas empoderando mujeres líderes en los barrios del sur de Valencia. Durante seis meses les dimos charlas formativas e informativas. El último día, Aixa me invitó a hacerles un ejercicio de imaginación. Les pedimos que supusieran que venía el alcalde y les ofrecía resolver un problema, uno solo… ¿qué pedirían? Hablaron entre ellas durante unos diez minutos y al final nos dijeron: “le pediríamos que nos pusieran la “pluma” más cerca”. Yo tuve que empezar por averiguar qué era la pluma. “Es el grifo de agua… es que está muy lejos de donde vivimos… tenemos que caminar mucho cargando los tobos de agua y usted sabe lo que pesan. Y cuando hay que lavar ropa, peor aún”. “¿Y por qué no le piden agua corriente?”, les pregunté. Todas se miraron atónitas entre ellas. A ninguna se le había ocurrido pedir agua corriente. Total, era un ejercicio de imaginación, han podido pedir cualquier cosa. Pero no. Aparentemente pensaban que no se lo merecían.

Cada vez aceptaremos como “normales” cosas que no lo son. Y el único remedio a todos nuestros problemas es la educación. Si usted quiere hacer algo por el país, ocúpese de educar a alguien. Si no, aunque cambiemos de gobierno, todo seguirá igual… ¡o peor!

Instagram VS mi autoestima, por Reuben Morales

Instagram-

 

Instagram me tiene magnetizado. Despierto en la mañana y orino viendo Instagram (difícil, sí, pero ya lo domino). Me cepillo viendo Instagram. Me siento en el trono y veo Instagram. Así es como arrancan mis mañanas. En un viaje virtual donde mi autoestima se va hundiendo lentamente con cada post que veo.

 

POST 1

¡Uuuuufff, qué foto tan buena!… ¡Se botó ese fotógrafo!… ¡Berro, buenísima!

 

POST 2

¡Ja, ja, ja, ja, ja, ja!… ¡Qué bueno este video!… ¡Ja, ja, ja!

 

POST 3

¡Chaaamo!… ¡Su madre!… ¡Esta jeva sí está rica!… @babysexy69… ¡Verga!… ¡Demasiado!… ¿Le escribo por privado?… No, seguro ni lo ve… Se merece su like… No le voy a comentar nada para que no piense que la estoy estalkeando.

 

POST 4

¡Qué de pinga las navidades en Estados Unidos!… Todos con hallaca… ¡¡Y vino en la mesa!!… ¡Verga, qué envidia!

 

POST 5

¡Estos bichos pasaron navidad en la playa!… ¡Qué sabroso!… Y yo aquí en la poceta…

 

POST 6

(ES INTERRUMPIDA POR MI ESPOSA)…

  • Amor, ve la foto que montó @fulanito. ¡Qué bello el texto que escribió! Tú me deberías escribir cosas así.
  • Ok, amor… pero no se te olvide que yo pagué la cena de navidad.

 

POST 7

¡Qué familia tan de pinga!… Ojalá mi familia fuera como ellos. Nunca discuten, siempre se ven felices, de rumba… ¡Inviten!

 

POST 8

¡Mira este bicho!… ¡Trabajó el 24!… ¡Qué lechazo! Seguro cobró doble o triple por trabajar en nochebuena.

 

POST 9

¡Rolo de cena!… No, este bicho gana en dólares de aquí a Pekín.

 

POST 10

¿Pero por qué sube cadenas de Whatsapp que ya le llegaron a todo el mundo? ¡Tan fácil que es tomar una foto!… ¿¿Y por eso tiene tantos likes??… Berro, la gente sigue cualquier vaina.

 

POST 11

¿Estos carajos acamparon?… ¡No, vale!… ¡Otra navidad malgastada aquí en la casa!… ¿Qué foto pongo?… ¿¿Una allá afuera en el sofá?? No, qué pela bola.

 

POST 12

¡Ah, no, claro, pelando el culo así cualquiera tiene likes!… ¡No, y mira el texto!… ¡La intelectual, pues!… ¿Qué coño tiene que ver la foto con el texto? ¿Por qué no pone el número de teléfono y ya? ¡Esta bicha es prepago a juro!

 

POST 13

¿¿¿Pero cómo hacen para tener fotos tan nítidas??? Verga, mi celular es nuevo y parecen una fotocopia a color. ¡Eso es trampa! ¡No se vale!

 

POST 14

¡¡Gracias por echarnos en cara tu carro nuevo!!… ¡Te felicito!… ¡¡Gracias por recordarme que no tengo real!!… ¡Ay, sí!… ¡Ay, sí!… ¡El que tiene carro nuevo!

 

POST 15

¿¿En un crucero??… Mi vida es un asco… Me retiro de las redes sociales… Voy a cerrar todas mis cuentas… ¡La verdadera vida está en la calle, en el contacto humano, no pegado al teléfono todo el día!

 

POST 16

Ajá, un video… Ajá… Ajá… Ok… ¡Coño de la madre con este internet de mierda! ¡¡Instagram no está hecho para Venezuela!! ¡¡Clasistas es lo que son!!… ¿¿Por qué no dicen que Instagram está hecho para países desarrollados y listo?? ¡Una red social que si no tienes internet rápido y un teléfono caro, no ves nada!… ¡¡“La democratización de la información”!!… ¡Sí, ajá!… ¡Yo te aviso!

 

POST 17

¿¿En Disney??… ¡Lo siento, Instagram!… De pana… por mi salud… ¡Entre Instagram y las noticias voy a terminar suicidándome!… ¡Además, quién dijo que Instagram era mi red!… ¡El que quiera saber de mí, que me busque en Facebook!… ¡Voy a desinstalarlo ya!

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

SUENA UNA NOTIFICACIÓN EN EL CELULAR: “Has recibido un mensaje privado de @babysexy69”.

 

FOTICO 18

¡Instagram es lo máximo!

@reubenmorales

La autoestima colectiva, por Francisco Quevedo

personascaminando

 

Si Chávez fue esperanza para muchos, Maduro representa la desesperanza. Si el chavismo fue fuente de identidad, de pertenencia, el madurismo representa el desarraigo. Ya ni los chavistas se identifican con él. Y los que le quedan, están es raspando la olla mientras las cacerolas suenan. Pasamos del chavismo pobre a un pobre chavismo.

Un estudio coordinado por la Universidad del Rosario en Bogotá, con el equipo del profesor Espinosa, y publicado como “Avances en Psicología Latinoamericana”, compara la autoestima y otras variables de la identidad nacional de diversos países del subcontinente, entre ellos, Venezuela. Aunque su muestra, por el perfil que observamos, es cuestionable en cuanto a representatividad, la teoría de fondo es indiscutible.

El citado estudio precisa dos hipótesis sólidas que podemos presentar de la manera siguiente: (1) La autoestima colectiva necesita de autorrepresentación para afianzarse como una identidad nacional, y define esta como una “creencia grupal consensuada”; y (2) esa autoestima a su vez se vincula con el esfuerzo colectivo y el estado de ánimo, a los cuales los investigadores llaman competitividad y calidez.

Si observamos el sentimiento nacional, convertido en amargura, agresividad y desánimo, resulta facil concluir que algo se perdió con la muerte de Chávez y su sustitución por Maduro. Los venezolanos somos ahora “Ni-Ni”, ni cálidos, ni competitivos, y abrumadoramente ni maduristas, ni cabellistas, si es que eso existe. 57% de los encuestados por empresas confiables querría más bien irse del país. El amor por la patria no puede con esta hambre, ni con la inseguridad.

Y a las cifras nos remitimos. De respaldos que superaron hasta el 60% en los mejores momentos de popularidad del fallecido presidente, pasamos al 80% de rechazo, y más, por el actual quien refleja un respaldo que algunos analistas colocan en 15%, pero que en cualquier caso no pasaria hoy del 20% con una buena dosis de pan y circo electoral. El Estado ya no se sostiene con votos. No en vano evaden el Referendo Revocatorio y las Regionales. Medirse condenaría a muerte al chavismo.

El problema es que con Maduro se pierde mucho más que empleos e inversión, mucho más que tiempo en las colas, mucho más que plata, al pagar el mercadito, mucho más que 28.000 vidas al año de manos del hampa, se pierde la autovaloración de 30.000.000 de venezolanos, la identidad nacional, la esperanza, se pierde el talento que sale hacia otros países en hordas, y si permanece éste, “como sea”, perderemos hasta el futuro.

Ya PDVSA, como Venezuela para muchos, no vale medio. Standard & Poor’s bajó su rating crediticio a “CC”. Vergüenza nacional es lo que se siente. El país no vale el esfuerzo. ¿Para qué ir a trabajar, si el sueldo no alcanza? Marchamos una vez y no salimos para la segunda. ¿Qué hacemos, tiramos la toalla?

El último que salga que apague la luz…

 

 

@fjquevedo