Si la oposición no gana megaelecciones sería irresponsable plantear el revocatorio, por Víctor Álvarez R. - Runrun
Si la oposición no gana megaelecciones sería irresponsable plantear el revocatorio, por Víctor Álvarez R.
¿Hasta dónde es posible avanzar en la restitución de las condiciones electorales? ¿Qué es lo mínimo que los partidos pueden aceptar para poder competir en buena lid en las megaelecciones? Conversa con María Verdeal

 

@victoralvarezr

Para el gobierno, la oposición sigue siendo un rival muy predecible. Sabe que un sector llamará a la oposición y el otro se presentará dividido. Si el 21 de noviembre un gobierno que sufre el 80 % de rechazo de los electores gana la mayoría de las gobernaciones, alcaldías, diputados regionales y concejales, sería una irresponsabilidad plantear el referendo revocatorio.

El factor sorpresa sería que los diferentes sectores de la oposición lograran un acuerdo para presentar candidaturas unitarias y llamar masivamente a votar. Solo así podrán capitalizar electoralmente el 80 % de rechazo al gobierno y sus candidatos.

La causa común de los factores democráticos es recuperar la confianza en la institución del voto, retomar la ruta electoral y no seguir regalando espacios de resistencia y lucha institucional.

La abstención electoral ha demostrado su ineficacia para provocar los cambios políticos que el país exige y, por el contrario, ponen a ganar a los candidatos del gobierno. En las municipales de 2017, la abstención trajo como consecuencia que el PSUV ganara 306 alcaldías de un total de 335. Los partidos opositores que participaron obtuvieron apenas 29 alcaldías. Lo mismo ocurrió con las elecciones de concejos municipales de 2018, en las que el oficialismo ganó el 76 % de los 2459 cargos de concejales.

El deterioro de las condiciones electorales ha sido la maniobra del gobierno para provocar una creciente abstención.

Pero también la falta de garantías ha sido utilizada por la oposición como un pretexto para no participar ante su incapacidad de llegar a acuerdos unitarios y ser derrotada por los candidatos oficialistas. Un gobierno autoritario –que prolonga su esperanza de vida gracias a la abstención– no va a otorgar todas las condiciones electorales que se le exigen. Procurará empañar el proceso electoral para inducir la mayor abstención posible. Pareciera, entonces, que no se pueden esperar condiciones electorales ideales y quienes decidan postularse tendrán que prepararse para competir en condiciones bastante alejadas de los estándares internacionales.

¿Hasta dónde es posible avanzar en la restitución de las condiciones electorales? ¿Qué es lo máximo a lo que los electores sensatamente pueden aspirar y qué es lo mínimo que los partidos pueden aceptar para poder competir en buena lid?

¿Cómo armonizar la lucha por los derechos políticos, sociales y culturales sin que ninguno se imponga sobre otro? ¿Cómo sintonizar el discurso político con las necesidades más sentidas de la gente? ¿Cuáles son las claves de una oferta electoral atractiva que motive y movilice masivamente a los electores?

¿Cuáles son las condiciones y requisitos básicos que deben tener los candidatos de los partidos políticos que aspiren a cargos de elección popular en las megaelecciones del 21 de noviembre?

¿Cómo revertir la desmotivación y desesperanza que causa en los electores tanta división en la oposición? ¿Qué están haciendo los partidos de la oposición para conformar alianzas ganadoras que permitan cambiar esa correlación de fuerzas tan desfavorable? ¿Cuántas de las 23 gobernaciones y 335 alcaldías la oposición se ha planteado puede ganar? ¿Cuáles son las metas que realmente se pueden alcanzar?

¿Cuáles son las lecciones que deja el intento fallido de activar el referendo revocatorio en 2016? ¿Qué aprendió la oposición? ¿Está en condiciones de hacer un nuevo intento? ¿Conviene al interés nacional convocar un revocatorio para adelantar la elección presidencial o es mejor esperar hasta las presidenciales previstas para el 2024?

Estas preguntas son respondidas por María Verdeal, vicepresidenta del MAS, en esta nueva entrega de la serie de “Diez conversaciones estelares con diez mujeres comprometidas con una solución electoral y pacífica a la crisis venezolana”.

Vea la conversación completa aquí

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es