Más allá del círculo íntimo, por Ángel Oropeza

Más allá del círculo íntimo, por Ángel Oropeza

Esperanzavzla.jpg

Esperanzavzla

 

Los humanos tenemos una tendencia natural y explicable a rodearnos de quienes piensan como nosotros. Según las teorías psicológicas de la Consistencia (Heider, Festinger, Osgood y otros), ello obedece a que mantener relaciones inconsistentes, como lo sería discrepar de nuestros amigos en cuestiones ideológicas o confrontar constantemente opiniones contrarias a la nuestra por parte de quienes nos rodean, termina generando un disconfort psicológico que se busca siempre evitar y reducir.

Adicionalmente, y de acuerdo con las teorías de formación de estereotipos, la información del entorno que coincide con nuestras creencias recibe mayor atención y tiende a recordarse con mayor exactitud que la información que no es consistente con las opiniones propias. De hecho las personas, por un mecanismo de ahorro cognitivo y de “comodidad” psicológica, solemos prestar atención preferencial y considerar como cierta la información que es consistente con lo que creemos, y rechazar, negar o simplemente no ver aquella que no concuerda con lo que pensamos.

Así, lo usual es que las personas busquen confirmación permanente a sus opiniones y creencias rodeándose preferentemente de quienes piensen igual a ellas, y obviando informaciones que reten las que ya poseen. Esto termina generando la ilusión de creer que todo el mundo –o al menos la mayoría– piensa igual que nuestro círculo íntimo, cuando en realidad no es así.

El último estudio nacional de Percepción pública de la Universidad Católica Andrés Bello (Ratio-UCAB), cuyo campo terminó hace apenas 2 semanas, es un buen ejemplo de la distancia que con frecuencia existe entre lo que la mayoría del país percibe y lo que se suele aceptar como cierto en el mundo restringido de las redes sociales o en el de las declaraciones de algunos actores políticos. En ese limitado cosmos, existen –entre muchos– dos mitos a los que hay que hacer obligatoria referencia: el de la disolución de la Mesa de la Unidad Democrática, y la supuesta resignación colectiva frente a la actual coyuntura. Comencemos por el primero.

Si usted no levanta la vista del Twitter que siempre sigue, puede que termine comprando la tesis, compartida de manera curiosa por el gobierno y algunos extraños opositores, según la cual el país rechaza de manera abrumadora a la Mesa de la Unidad Democrática y desea su pronta eliminación. Pues bien, ante la pregunta “¿Qué cree usted que debería pasar con la MUD?”, 64,9% opina que debe preservarse y mantenerse unida para enfrentar lo que viene, mientras 24,1% responde que debería desaparecer para que aparezcan nuevas opciones.

Pero más relevante todavía es lo referido a la supuesta “resignación” colectiva. Ante la pregunta de si se van a resolver los problemas de inflación y desabastecimiento en 2018, un sorprendente 73,6% cree que sí. Pero antes que alguien grite que esta es una muestra de ingenuidad e imperdonable optimismo, lo interesante es que casi la mitad de quienes así opinan, ante la pregunta de a qué se debe su respuesta, afirman que porque va a haber un cambio de gobierno en 2018.

No sigamos confundiendo desorientación e incertidumbre, más que justificadas por lo demás, con resignación y entrega. Esto último es ciertamente un peligro potencial, pero todavía no es una realidad. Estamos frente a un país que sufre, que no le gusta lo que está pasando, donde muchos compatriotas no solo hurgan en la basura sino que ahora hasta hacen cola para poder comer de ella, pero que al mismo tiempo es optimista sobre lo que viene. Porque saben que el gobierno no es mayoría, conocen lo que ocurre y se siente en las profundidades del pueblo adentro, y saben que esta película continúa.

El gobierno necesita de la desesperanza y la división para aspirar sobrevivir a un país que le es adverso. No contribuyamos con su estrategia. Más allá de algunos círculos íntimos, en muchas ocasiones engañosos, bulle la esperanza de una mayoría que no tiene pensado ni abandonar la lucha ni sentarse a llorar su entrega.

@AngelOropeza182

El Nacional

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios