Detienen en El Tigre a la escritora Milagros Mata Gil - Runrun
Detienen en El Tigre a la escritora Milagros Mata Gil
La novelista es señalada por presunta instigación al odio contra la familia de Tarek William Saab. También fue detenido, y acusado del mismo delito, el escritor Juan Manuel Muñoz

 

Por presunta instigación al odio serán presentados ante tribunales de El Tigre los escritores Juan Manuel Muñoz, conocido como “Moriche”, y Milagros Mata Gil. De forma extraoficial El Vistazo conoció que se investiga su participación en un texto satírico titulado “Fiesta mortal” en el que aparecen mencionados el fiscal General, Tarek William Saab, su mamá, quienes son oriundos de El Tigre, y la comunidad musulmana.

Muñoz fue detenido por funcionarios del CONAS El Tigre este miércoles 31 de marzo en su casa a las 10 am; mientras que Mata no fue localizada. Posteriormente, en horas de la tarde, la también novelista acudió a la citación. El delito que se plantea en este caso es instigación al odio.

El abogado Jorge Márquez confirmó que asumió la defensa de ambos y por parte del Ministerio Público fueron comisionadas las fiscalías 4ta y 7ma. La audiencia de presentación podría realizarse el jueves 1° o viernes 2 de abril.

Moriche, que fue concejal por el MAS durante la Alcaldía de Ángel Godoy (2000 – 2004), y Mata Gil, pasarán la noche en el CONAS, ubicado en la Urbanización Terracota.

El presunto artículo satírico bajo investigación, por contener elementos que pueden ser considerados como discriminatorios y despectivos, se expone a continuación. Otra fuente relacionada al caso dijo de forma extraoficial que adicionalmente se evalúan comentarios sarcásticos y ofensivos en torno al fiscal y su familia, en un grupo de WhatsApp denominado “El Tigre Al Día 1”. Este chat era administrado por el fallecido Alexis Caroles, y luego quedó a cargo Muñoz.

A continuación, el artículo por el que acusan a Mata Gil y a Muñoz:

 

FIESTA MORTAL

I.
El asunto es que el afán de figuración social de los recién vestidos resulta tan grande como lo es su narcisismo, variante de la estupidez. Entonces, enviaron y recibieron 800 invitaciones. Contrataron 200 personas para el manejo del catering, el bar y el servicio, ujieres, vigilancia, guardaespaldas, acomodadores, decoradores. Y eso sin mencionar el personal externo relacionado con los invitados al pantagruélico evento.

II.
Dicen que la planner de bodas, empresaria ultraconocida, tenía síntomas de COVID, pero no estaba dispuesta a perder un contrato de seis cifras altas en dólares.

Era acondicionar el Club Sirio en Lecherías para la fiesta celebratoria de un matrimonio doble. Por ahí circulan las fotos. Novias de impoluto blanco y amplias faldas. Muy clásico todo. Damas enjoyadas a las que casi se les huele el perfume y otras, de cerradas túnicas con visos dorados y burkas, a las que casi se les siente el olor.

Y todos sin tapaboca. Y todos abrazados. Nada de aislamiento social. Torres de pasapalos y dulces de la rica y exquisita variedad árabe. Comamos y bebamos, que luego moriremos. Carpe diem y todo el epicureismo de esa raza.

La fiesta fue un éxito. Y más que las novias, las estrellas fueron, dicen, Tarek Saab y su madre Alía.

III.
De El Tigre fueron en caravana alegre. Musulmanes y cristianos bien avenida. Por supuesto, nada de jamón. Nada que oloriera siquiera a cerdo. Ante todo, la higiene alimentaria según el Profeta.

Una o dos semanas después, comenzó la epidemia que ha hecho colapsar las clínicas y hospitales tanto de Barcelona y Puerto La Cruz como de las poblaciones circunvecinas. 600 contagiados y sumando. Algunos muertos. Los invitados a la boda y sus familiares y después sus empleados y los familiares de los empleados. La planner, el marido y todo el personal contratado para el servicio y la familia y los amigos. Decían que el propio Fiscal estaba infectado, pero vistas sus pesquisas faranduleras, quizá no.

IV.
Hubo un tiempo en que la colonia árabe era modesta. Disfrutaban de sus ganancias, eso sí. Pero sin ostentación. Sus nuevas y desmadradas riquezas, insertados en el turbio y voraginoso cauce de los negocios con este desgobierno, los han hecho resbalar hacia la superficialidad del lujo mostrable y demostrable. Hacia la obscenidad y las secretas búsquedas de placer. No olvidemos el asunto de los suicidios acordados. La decadencia. La decadencia. Y aún falta.

Pero de ésta, pagaron alguna consecuencia.

Escrito por Nilsa Varela Vargas para Diario El Vistazo