Transportistas con el tanque a medias - Runrun
Francisco Zambrano Jun 04, 2020 | Actualizado hace 4 semanas
Transportistas con el tanque a medias
Señalan que en las estaciones de servicio no llenan el tanque de los colectivos y los obligan a hacer cola con los vehículos particulares 
Se oponen a la reventa del combustible subsidiado

@franzambranor

Aunque Nicolás Maduro no lo especificó en la alocución del pasado sábado 30 de mayo ni su ministro de economía y petróleo, Tareck El Aissami al dia siguiente, los transportistas en teoría pueden llenar sus vehículos de gasolina las veces que quieran.

 

Sin costo alguno por un lapso de tres meses, los choferes de transporte colectivo pueden ir a diario a las estaciones de servicio y dotar sus vehículos de combustible, evadiendo el sistema de terminal de número de placa e igualmente la cantidad de litros a echar, establecida en un máximo de 120 mensual para carros particulares.

Aunque esa es la norma, Rubén Esis, representante del Directorio Único de Transporte del Estado Zulia (Dutrez) dijo que a los autobuses y microbuses solo les surten 80 litros diarios y no atienden a carros por puesto. “A nosotros nos asignaron la estación de servicio Las Banderas en Maracaibo. Nos está yendo bien, pero a los por puesto no le están poniendo por alguna razón que desconocemos”, dijo Esis.

El tanque de gasolina de un transporte Encava se llena con 150 litros aproximadamente, por lo que 80 representa poco más de la mitad de su capacidad, un abastecimiento que alcanza para llevar a cabo una faena a medias en las avenidas y calles marabinas.

Esis solicitó al ejecutivo nacional que habilite más estaciones de servicio para los transportistas en la capital del estado Zulia. A su juicio una gasolinera es insuficiente para todo el transporte colectivo de Maracaibo. También instó a que se surta de todo el combustible que necesite el trabajador del volante, tal y como lo dijo El Aissami el pasado fin de semana. 

El presidente del Bloque de Transportistas del Oeste en Caracas, Hugo Ocando, denunció que los choferes de colectivos no tienen prioridad alguna en este nuevo esquema de distribución de gasolina.

“Estamos haciendo la cola igual que el resto de los ciudadanos, que deben acudir un día determinado por su número de placa”, indicó Ocando.

Igualmente exigió que no les pongan límite a los conductores. “Nosotros prestamos un servicio tan importante como el de los sectores salud y alimentación”.

Deploran la reventa

Tanto Rubén Esis como Hugo Ocando repudiaron la eventual reventa de combustible por parte de transportistas.

“Es probable que una minoría se dedique a eso, pero a mi juicio eso no va a ser necesario, porque si se normaliza la venta de la gasolina como todos esperamos, los bachaqueros quedarán por fuera”, dijo Esis.

Ocando señaló que no apoyara a quien obtenga el combustible subsidiado y lo venda en el mercado negro. “Si se consigue es para trabajar. Aquel transportista que esté revendiendo la gasolina que se atenga a las consecuencias”, sentenció.

El constituyentista David Paravisini dijo en una entrevista radial el pasado 1 de junio que no veía inconveniente alguno en que la persona que consiga gasolina subsidiada la venda en dólares.

“Es una remuneración porque de repente necesitas comprar comida. Se transforma en un elemento de intercambio. Si tienes 120 litros, la vendes a precio internacional (0,5 dólares) y son $60”, sostuvo el miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela. 

Devastación

Ruben Esis dijo que los dos meses y medio que el país ha estado en cuarentena han pasado factura al transporte colectivo en el estado Zulia.

“Teníamos las unidades paradas desde que fue decretado el estado de alarma. Algunas fueron transformadas a gas para poder prestar servicio. Muchos compañeros para subsistir en este tiempo vendieron cauchos, baterías y hasta las unidades”, sostuvo Esis.

Ocando manifestó que en el oeste de Caracas, el 90% de las unidades de transporte estuvieron paralizadas durante los primeros dos meses y medio de cuarentena. “Las que funcionaron son las unidades que usan diesel”.

Esis indicó que en los meses de marzo, abril y mayo la gasolina en el mercado negro se cotizó entre un millón y un millón 200 mil bolívares por cinco litros.

Dijo que una vez transcurrido el periodo de 90 días indicado por Maduro, el litro de combustible debería tener un precio entre 5 y 10 mil bolívares por litro.