Fuentes vinculan sublevación en Los Teques con operación para liberar presos políticos - Runrun
Fuentes vinculan sublevación en Los Teques con operación para liberar presos políticos
El destino de los sublevados se presume era la cárcel de Ramo Verde, para rescatar algunos detenidos y llevarse otro parque de armas

Fuentes ligadas a las fuerzas castrenses aseguran que el grupo de capitanes y tenientes que planificó la sublevación de Puerta Morocha, en Los Teques, estado Miranda, planeaba tomar el control del Destacamento 441 para luego hacerse con el parque de armas y liberar a un grupo de presos políticos de la cárcel de Ramo Verde.

La insubordinación, encabezada por el capitán Dimas Omar Murillo Rubio, se inició a la medianoche del lunes 20 de abril, pero fue frustrada por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) antes de que se diera la señal a varios compañeros, instalados en puntos estratégicos de la región altomirandina para que actuaran.

Por esta presunta rebelión, que no ha sido confirmada por el gobierno de Nicolás Maduro, fueron detenidos el capitán (GN) Murillo Rubio, comandante de la primera compañía D-441, Czgnb-44 Miranda con sede en Puerta Morocha; el capitán Jhon Harrison Contreras Gómez, comandante de la primera compañía de Caucagua; y tres oficiales retirados, identificados como Renny Olivares, Ericsson Chaya Barrueta y Richard Alemán Castellanos, quienes presuntamente están siendo torturados, según activistas de derechos humanos y figuras de la oposición venezolana en el exilios.

De los detenidos solo fue liberado el capitán Jhon Harrison Contreras Gómez, quien es señalado de revelar el plan de los capitanes al alto mando de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi). Al salir en libertad, Contreras hizo viral un audio en el que señala no tener vinculación con el plan subversivo y refiere lealtad absoluta a Hugo Chávez Frías, mencionado como el comandante eterno de la revolución, y a Nicolás Maduro.

Las informaciones extraoficiales tomaron fuerza cuando funcionarios de la Dgcim trasladaron sin orden de tribunales, desde el penal militar altomirandino, a cuatro presos políticos que se presume serían los que liberarían para que formaran parte del movimientos subversivo.