Investigan a familia de exembajador español Raúl Morodo, por extraer millones de Pdvsa - Runrun
Siete personas, entre ellas los cuatro citados miembros de la familia Morodo, y nueve sociedades españolas y extranjeras, se hallan implicadas y bajo la lupa 

 

Las autoridades suizas han confirmado a la Audiencia Nacional que la familia del exembajador de España en Venezuela Raúl Morodo posee cuentas bancarias millonarias en el país helvético.

El juez Santiago Pedraz, que investiga una trama de corrupción en transacciones comerciales internacionales, blanqueo de capitales y delitos fiscales en el supuesto saqueo por parte de la familia Morodo de 5,4 millones a la petrolera estatal venezolana PDVSA, envió una comisión rogatoria a Suiza (y otras a Panamá y Portugal) requiriendo información sobre si Raúl Morodo, su hijo Alejo, y las esposas de ambos, entre otros implicados, disponen de cuentas en ese país. Un avance de la comisión rogatoria revela que sí las hay y que están activas desde hace años.

El juez estudia ahora reclamar información más exhaustiva de las cuentas a Suiza y está a la espera de documentación y extractos pedidos a una docena de entidades bancarias, registros y notarías de Panamá, Suiza, Portugal y España.

La propia esposa del exdiplomático, Cristina Cañeque, admitió tener dinero en Suiza cuando, en 2015, efectuó una “declaración voluntaria” ante la Agencia Tributaria española en la que reconocía que poseía un patrimonio en cuentas en Suiza “de casi siete millones de euros”.

Una de las partidas más elevadas procedentes de PDVSA llegadas a la familia Morodo (2,7 millones de euros) llegó a una cuenta del Banco Sabadell a nombre de Aequitas Abogados, el 3 de noviembre de 2011. El dinero procedía “directamente de PDVSA”, revela el sumario. Otra partida por importe de 600.000 euros salió de PDVSA Ibérica, filial en Europa de la petrolera. Pero antes de acabar ese dinero en los bolsillos de Alejo Morodo pasó, con vistas a camuflar su procedencia, por una cuenta que tiene en Suiza la firma panameña Furnival Barrister CORP.  Lo mismo sucedió el 23 de julio de 2013 con otra remesa de 1,2 millones procedente del Credit Suisse de Suiza.

 

Lea más en El País.es