Las contradicciones del gobierno en la muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo - Runrun
Las contradicciones del gobierno en la muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo

LAS DISTINTAS VERSIONES ofrecidas por el gobierno nacional sobre la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo son claves para el ocultamiento o verdad de los sucedido, dice la presidenta de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel. 

Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información  dijo a través de su cuenta en Twitter que el militar había sido presentado y que el fallecimiento ocurrió «durante el acto de presentación frente al tribunal competente». Tarek William Saab afirmó que Acosta “estaba siendo presentado ante los tribunales”, y el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, precisó que el oficial se desmayó antes de iniciar la audiencia de presentación.

Rocío San Miguel señaló que “los tres comunicados emitidos por el poder con ocasión de la muerte del capitán presentan una contradicción fundamental que permite establecer la responsabilidad de la Dgcim los hechos y la de quienes acusaron al capitán de corbeta pública y comunicacionalmente antes de ser imputado legalmente”.

San Miguel resalta que “el Capitán Acosta Arévalo, muere siendo inocente, pues nunca desde su detención fue formalmente imputado por el Estado venezolano, quien violando las garantías constitucionales más elementales del debido proceso, intentó presentarlo ante el Tribunal Militar Tercero de Control, a cargo del Capitán (GNB) Maikel Amezquita Pio; 8 días después de su captura (capturado el 21 de junio y presentado el 28 de junio), en condiciones tan graves de afectación a su integridad, el Juez ordenó su inmediato traslado al centro hospitalario más cercano (El Hospitalito, a escasos metros de la propia Corte Marcial) en Fuerte Tiuna, con carácter de urgencia”.

El comunicado emitido por el Ministerio Público señala que Acosta Arévalo se encontraba imputado por delitos de terrorismo, sedición y magnicidio en grado de frustración.

 

 

Tamara Suju, abogada y defensora de los derechos humanos denunció a través de su cuenta en Twitter que que cuando Acosta Arévalo llegó al juzgado, presentaba  signos de tortura. “No hablaba, sólo pedía auxilio a su abogado. No entendía ni escuchaba bien”, dijo Suju.

La activista añadió que Acosta Arévalo habría confirmado en el juzgado, (el viernes), “asistiendo con la cabeza a la pregunta de si fue torturado por el Dgcim, pero no podía casi gesticular palabras” y aseguró que llevará su caso a la Corte Penal Internacional.

“No hablaba, sólo pedía auxilio a su abogado. No entendía ni escuchaba bien”, dijo Suju.

Waleska Pérez, esposa del capitán dijo en una entrevista EVtvmiami que cuando presentaron a su marido en los tribunales “estaba sumamente golpeado, en sillas de ruedas, ni podía hablar, no se valía por sí mismo y lo torturaron mucho, tanto que lo torturaron, que lo mataron”.

El caso de Acosta Arévalo no es el primero donde surgen interrogantes sobre lo sucedido. El concejal Fernando Albán murió en extrañas circunstancias en octubre de 2018. El gobierno aseguró que se suicidó al lanzarse de un piso 10 mientras estaba bajo la custodia del Sebin.