De cuando Fidel fue dirigido por Buster Keaton

De cuando Fidel fue dirigido por Buster Keaton

FidelCastro2-647x397.jpg

FidelCastro2

Desde Salvado por La Campana hasta Los Simpsons, pasando por Alfred Hitchcock y Woody Allen, Fidel Castro además de un longevo tirano servía de icono pop para la televisión, el cine, las artes plásticas y hasta la publicidad.

El hoy fallecido mandatario, según la página IMDb, tuvo un fugaz y casi desconocido paso por el mundo del séptimo arte, una década antes de protagonizar la asonada militar que derrocó a Fulgencio Bautista en 1959 y mientras vivía exiliado en México.

El líder cubano coqueteó de cerca con el capitalismo y su talento histriónico de mediados de los cuarenta apenas le permitió ser extra y actor de reparto.

La primera de la que se tiene conocimiento es “Bathing Beauty” o como le pusieron en Latinoamérica, “Escuela de Sirenas”, una producción de 1944 protagonizada por la estrella Esther Williams, ampliamente conocida por los musicales con espectáculos acuáticos.

Allí el entonces veinteañero sin barba interpretaba a un estudiante que se preparaba para un concurso de preguntas en TV. Dos años después, Castro volvió a estar en un cartel con la Williams en una cinta de mayor presupuesto de la Metro Goldwyn Mayer, “Easy to Wed” (Fácil de casarse). Ahora el comunista aparecía al borde de una piscina, admirando el pudoroso traje de baño de la actriz. El largometraje codirigido por Buster Keaton tuvo también en el reparto a la inmortal Lucille Ball.

Ese mismo año, estuvo en un plató con Roddy McDowall (Cornelius de El Planeta de los Simios) y Walter Pidgeon (Que verde era mi valle) en “Vacaciones en México”. Su meteórico paso por la cámara es casi imperceptible, forma parte del grupo de coristas-bailarines en una escena musical.

Pero luego que se transformara en el vociferante ser ataviado de verde oliva y flanqueado por armas, Fidel siguió irrumpiendo en el mundo del show bussiness, por supuesto nunca a la par de su pupilo Ernesto “Che” Guevara.

El maestro del suspenso, Alfred Hitchcock, emplea pietaje real del antillano para adornar su thriller de 1969, “Topaz”, ambientado en la crisis de los misiles, el espionaje soviético y la Guerra Fría.

Woody Allen hace una sátira de Castro en “Bananas” de 1971, con una barba postiza y fumando un puro, el enclenque director caucásico se convierte sin querer en el líder de la revolución del ficticio país exportador de cambures, San Marcos. “A partir de hoy el idioma oficial será el sueco y los habitantes tendrán que cambiarse la ropa interior cada hora y media”, dice un militar frente a una multitud de rebeldes con fusiles.

El propio Fidel inaugura los créditos de “Caracortada” en 1983. La película rememora su discurso antes de abrir el puerto de Mariel en la isla para que miles de cubanos salieran a Florida. En una de esas embarcaciones iba Tony Montana (Al Pacino), quien luego se convertiría en el zar de la cocaína en Miami, el guión de “Scarface” fue escrito por Oliver Stone, uno de los más acérrimos admiradores de Castro en Hollywood.


En un capítulo de la desaparecida y famosa serie de TV, “Salvado por la Campana” llamado “La elección”, Zack Morris (Mark-Paul Gosselaar) quiere ser presidente del estudiantado y edita un vídeo para promocionarse donde inventa frases de varios líderes mundiales, entre ellos Castro. “Solo Zack puede afeitarme correctamente”, se lee en los subtítulos.

En la serie televisiva de cienca ficción, los Expedientes Secretos X también figuró el presidente cubano. Específicamente en un fragmento del capítulo “Redux” donde un agente del FBI explica a Fox Mulder (David Duchovny) una posible cura para el cáncer de su compañera Dana Scully (Gillian Anderson) basada en experimentos genéticos hechos durante la Guerra Fría.

La alocución de Marielito vuelve a aparecer esta vez en la pantalla grande en la cinta “Antes que anochezca” de Julian Schnabel (2001) donde el español Javier Bardem encarna al desaparecido poeta Reinaldo Arenas, uno de los exiliados de la época.

En 2003, Oliver Stone cumple su sueño y luego de treinta horas de conversación logra editar un documental que refleja el lado histórico de Fidel, pero también el humano; “Comandante”. Stone, quien ganó la Estrella de Oro en el Festival de Cine de Marrakech por este largometraje, acusó a la que catalogó como mafia cubana en Miami de haber censurado la cinta. “Son sus palabras, él también tiene el derecho a ser escuchado”, dijo.
https://www.youtube.com/watch?v=ToGdkSqFN5U

Un año después Stone completa el trabajo con “Looking for Fidel” (Buscando a Fidel) donde hace cuestionamientos más hirientes al líder como los supuestos fusilamientos, los presos políticos, las tensiones con la prensa independiente y las violaciones a los derechos humanos. También hizo su aparición en otros documentales del cineasta norteamericano “Al Sur de la Frontera” y “Mi amigo Hugo”.

En un capítulo de Los Simpsons reconoce que la revolución fracasó y admite que los gringos no son tan malos. “Incluso le pusieron mi nombre a una calle en San Francisco”, argumenta poco antes que un asesor se le acercara para susurrarle al oído que esa era un área donde hacían vida los gays de la ciudad californiana.

Heroé para unos o villanos para otros, la vida de Fidel Castro no pasó desapercibida en los medios de consumo masivo. Esos que bastante cuestionó durante su comunista existencia.

 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios