Tves sonríe con la piratería  - Runrun
Francisco Zambrano Abr 20, 2021 | Actualizado hace 7 meses
Tves sonríe con la piratería 
El canal de supuesto corte social se ha dedicado a transmitir sin permiso contenidos de plataformas por suscripción como Disney+
Ejecutivos de la compañía estadounidense no han emitido comunicado oficial al respecto. Una demanda sería difícil de proceder porque no hay instancias donde acudir y las relaciones entre ambos países están rotas por las sanciones 

 

@franzambranor

El pasado 19 de marzo en horas de la tarde, la película animada Soul de Disney se convirtió en tendencia en las redes sociales venezolanas, no precisamente por su nominación al premio Oscar, sino porque el canal Televisora Venezolana Social (Tves) la estaba transmitiendo en señal abierta.

Alegría para unos que no pueden pagar la suscripción de Disney+ y carecen de servicio de internet e indignación para otros por el descaro de transmitir un material exclusivo; lo cierto es que Soul puso en el tapete al canal que reemplazó la señal de Rctv en 2007 con el supuesto propósito de convertirse en una televisora con contenido social, cultural y educativo.

No conforme con eso, el 2 de abril, la televisora transmitió capítulos de la serie Wandavision, también de Disney+, agitando aún más la polémica y lanzando un mensaje que poco le importan los derechos de uno de los monopolios comunicacionales más grandes del mundo con asiento en Estados Unidos, cuyo gobierno tiene sanciones sobre un considerable número de funcionarios de la administración de Nicolás Maduro.   

Pero no son solo Soul y Wandavision, Tves ha transmitido material de Disney como Coco, Aladdin, Guardianes de la Galaxia y Maléfica. También de otras plataformas como La Era del Hielo, así como series icónicas del pasado como Hechizada, El Zorro, He-Man y los Picapiedra.   

La empresa Disney, especialmente su representación en Latinoamérica, no se ha pronunciado oficialmente al respecto, pero un miembro de la empresa sostuvo que esta tiene como política no ventilar estos temas públicamente. “El asunto es que no podemos hablar, en función de no entorpecer posibles acciones legales o negociaciones”.

Una demanda podría no tener asidero en vista que las relaciones económicas y diplomáticas entre Venezuela y Estados Unidos están rotas por las sanciones. “Ante qué instancia puedes acudir a reclamar, si ambos países no tienen relaciones, no se me ocurre una”, dijo Andrés Cañizalez, coordinador de Medianálisis. 

Plagio de lo más reciente 

Ricardo Alberto Antequera, socio de la firma de abogados Antequera Parrilli & Rodríguez, especializado en propiedad intelectual sostuvo que la conducta de Tves es reprochable. 

“Eso es inadmisible, inaceptable y hasta inentendible. Los derechos de propiedad intelectual son sagrados, hay incluso acuerdos internacionales que obligan a las naciones a respetarlos ”, dijo Antequera.

“Estamos en presencia de una acción de piratería”, sostuvo Andrés Cañizalez. “Ya hay antecedentes, Tves transmite películas venezolanas sin permiso y esto produjo una queja del gremio”. 

Antequera sostuvo que el comportamiento de Tves trasciende la ideología de izquierda. “Independientemente del distanciamiento que Cuba tiene con los Estados Unidos, estoy seguro que no veríamos este tipo de situaciones allá”. 

El abogado consideró que la programacion de Tves demanda la atención de todo el aparataje de la administración pública que tiene que ver con propiedad intelectual. «No deben quedarse indiferentes, porque el mensaje que se esta transmitiendo es terrible».  

Antequera indicó que a la postre podrían ser los ciudadanos quienes se vean afectados. “Si Tves hace esto, las otras emisoras comunitarias pudiesen hacer lo mismo y al final nos convertimos en una sociedad sin reglas”. 

Antequera recordó que es necesario acudir al Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual para que esta conducta no se repita. «La denuncia es necesaria y válida y debe hacerse llegar a los organismos competentes». 

“Cuando eso se promueve desde una entidad del Estado, quiere decir que estamos en presencia de un Estado forajido, a quien le importa muy poco los convenios internacionales, es algo que está asociado con la propia condición del gobierno, es su manera de hacer las cosas”, dijo Cañizalez.

Cañizalez alertó además que el plagio sucede con material nuevo y de calidad. “Estás agarrando el lomito, por decirlo de alguna forma, sucede lo mismo con los invasiones, por qué no invaden zonas alejadas de la urbe, al contrario se apropian de edificios ubicados en buenas zonas”.

Camino torcido

En diciembre de 2006, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez dijo en cadena nacional “no más concesión para ese canal golpista de televisión”, refiriéndose a Rctv, la semilla de Tves se estaba sembrando y floreció en mayo de 2007, cuando luego de una abrupta ruptura de la transmisión del Canal 2 en la medianoche apareció la estampa de un Teatro Teresa Carreño repleto de personajes ligadas al chavismo.

En la inauguración, el animador Anthony González dijo que “nace el primer canal de servicio público donde el pueblo es el principal protagonista de su programación”. Su presidenta Lil Rodríguez dijo en esa oportunidad que “nos vendieron como cultura popular lo que era una industria del entretenimiento y nos desdibujaron…acá estamos para reivindicar la cultura y la recreación”. 

 

 

De 40% que tenía Rctv de audiencia, Tves la pulverizó apenas a 1% y por eso a finales de 2007, el propio Chavez dijo “a Tves no lo ve nadie”. 

Rodríguez renunció a la dirección del canal por “razones personales”, la sucedió William Castillo y posteriormente el ex animador de Rctv Winston Vallenilla, quien cedió el puesto a su esposa, Marlene De Andrade para ocupar un escaño en la Asamblea Nacional chavista. 

“El canal no responde al proyecto original que tenía Chavez, que era una televisora que fomentara valores distintos, pero eso se sabía desde que llegó Vallenilla y ahora De Andrade, supongo que eso contó con la  aprobación de Maduro para ganar audiencia y competir con los otros canales comerciales”, dijo un ex trabajador de la planta. 

Hoy en día en Tves,el televidente puede estar viendo un capitulo de Wandavision con el detalle que en cualquier momento puede ser interrumpido para darle paso a una alocución de Maduro, cuyo tiempo de transmisión es indefinido….continuará