Voz de América, autor en Runrun

Plataforma
Treinta y siete partidos de la oposición liderada por el presidente interino Juan Guaidó se niegan a participar en el proceso electoral por considerarlo una “farsa”

 

Organizaciones de la sociedad civil venezolana lanzaron la plataforma “Venezuela Documenta”, que busca apoyar a los ciudadanos en los “reportes y registros de las incidencias y patrones vinculados al debilitamiento de la democracia, los derechos humanos, la participación política y los procesos electorales en el país”.

La iniciativa, creada con vistas a las elecciones legislativas convocadas por el gobierno en disputa para el 6 de diciembre, está formada por la Red Electoral Ciudadana, el Centro de Justicia y Paz (Cepaz), el Observatorio Global de Comunicación y Democracia, Voto Joven, Sinergia, Dale Letra y Diálogo Social.

Juan Mogollón, coordinador de la Red de Activistas Ciudadanos de Cepaz, destaca que más allá de la “legitimidad de árbitro” es necesario que la sociedad civil documente cuáles son las violaciones a los derechos humanos que se registran en medio de estas circunstancias.

“No solo se trata de declarar que nos están quitando nuestros derechos, sino también de documentar qué es lo que nos están quitando, corroborar con pruebas y denunciarlo ante la comunidad internacional”, dijo Mogollón.

Agregó que “la invitación es a sumarse, a no abandonar espacios para la acción ciudadana y a seguir registrando cada amenaza o vulneración que ocurra en este evento electoral que tenemos enfrente”.

Griselda Colina, coordinadora general del Observatorio Global de Comunicación y Democracia, detalló que se diseñó una estrategia para registrar las incidencias en la etapa preelectoral, electoral y post electoral.

“Tenemos varias vías para que la gente pueda enviar su reclamo o hacer su documentación. En primer lugar, a través de la red social Twitter usando la etiqueta #yodocumento6D. Esa etiqueta nos va a permitir hacer un barrido y recoger todas esas denuncias”, explicó.

Colina ofreció la plataforma a ciudadanos que fueron trasladados de centros electorales de forma “arbitraria” y que hicieron la denuncia en redes sociales.

“Para que quede la evidencia de a cuántas personas cambiaron de centros electorales y que eso pase de ser un comentario en Twitter, a ser una acción válida que se documenta de forma sistemática y que luego queda documentada en informes”, añadió.

Jesús Castellanos, politólogo y especialista en el ámbito electoral, destacó la importancia de dar “seguimiento sistemático, riguroso y documentado” a los principales hechos relacionados con las elecciones parlamentarias, especialmente en cuanto a su apego al marco normativo constitucional legal venezolano y a los estándares internacionales.

Castellanos recapituló algunas de las irregularidades que rodean el proceso, empezando por el cuestionado nombramiento de la directiva del CNE por parte de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) del gobierno en disputa, que al declarar una presunta omisión legislativa, asumió competencias del parlamento, en medio de “un proceso contrario a lo definido en ley”.

*Vea más en VOA

 
Defensores de derechos humanos señalan que el madurismo ha coartado libertades fundamentales bajo el pretexto de su lucha contra la COVID-19

En una transmisión televisiva en vivo a comienzos de abril, el presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, detallaba en alta voz el contenido de una hoja impresa con las cifras de pacientes positivos al coronavirus.

De golpe, se detuvo al ver la cantidad de personas contagiadas que estaban en aislamiento domiciliario. Y de inmediato, en el mismo tono, se dirigió a su gabinete.

“Este número no lo quiero ver más aquí. ¿Por qué nueve personas no quieren salir de su casa? ¿Cuál es el empeño? ¿O es que no hay autoridad? Estas personas deben ir a hospitalizarse (…) Este número debe bajar a cero el día de hoy a las 12:00 de la noche. ¡Todo el mundo hospitalizado!”, clamó, dirigiéndose a Delcy Rodríguez, su vicepresidenta, y a Carlos Alvarado, el ministro de Salud.

Aquella fue otra exhibición, esta vez pública, de las prácticas de su gobierno en días recientes.

Expertos entrevistados por la Voz de América  advierten que el gobierno en disputa ha utilizado la pandemia como patente de corso para afianzar sus políticas de persecución y represión contra líderes políticos, el personal de salud y los ciudadanos en general en Venezuela.

Defensores de derechos humanos, voceros del gobierno interino del presidente Juan Guaidó, entre ellos, el mismo presidente del Parlamento, y afectados por las prácticas totalitarias desde mediados de marzo, señalan que el madurismo, aun con el control del poder interno, ha coartado libertades fundamentales bajo el pretexto de su lucha contra la COVID-19.

La lista de fórmulas autoritarias, explican, es amplia: aislamiento forzado de pacientes sospechosos del nuevo coronavirus, detención arbitraria de periodistas, arresto de médicos que filtran datos sobre casos de la pandemia, persecución de líderes políticos cercanos a Guaidó y la promesa del mismo Maduro de una “furia bolivariana” que defendería al chavismo en todo el territorio venezolano.

En términos sanitarios, Venezuela ha aplicado el modelo chino para contener el nuevo coronavirus, aseguró Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación de Maduro. “Las medidas son duras, pero son para proteger al pueblo”, dijo al abordar el tema en una de sus primeras intervenciones públicas.

Maduro, por su parte, ha calificado sus propias decisiones como “drásticas, audaces y valientes”.

Oswaldo Ramírez, politólogo de la Universidad Central de Venezuela y director de la firma ORC Consultores, explica que el nuevo coronavirus ha sido caldo de cultivo para que gobiernos del mundo apuntalen un mayor autoritarismo del que habían ejercido en las vísperas de la pandemia.

“Son procesos en los cuales se genera miedo, control de la población e incluso pánico en algunos momentos, que te lleva a entender que la única vía es acatar las órdenes que te envía el gobierno y esos gobiernos en estos momentos generan ventajas”, explica.

Ramírez observa que el madurismo aprovecha la coyuntura para proclamar con sus acciones que tiene el control absoluto del territorio nacional y de las instituciones clave. A su juicio, intenta también sofocar las posibilidades de un estallido social por la distribución de la gasolina, hoy escasa, o de los alimentos en Venezuela.

Luego, ejerce un proceso de control de la disidencia política, no solo hacia la oposición clásica, sino también a sectores con la capacidad de generar procesos sociales de riesgo para su gobierno, como los productores del campo, los empresarios y los sindicatos de salud, afirma el consultor político.

Guaidó entiende las acciones de Maduro como un intento de “fingir normalidad” en Venezuela y de distraer la atención al verse, a su juicio, “acorralado”.

“Van a tratar de aniquilarnos, de hacerse ver fuertes, cuando todos sabemos que de lo único que tienen control es del desastre que crearon, de no tener gasolina, agua o gas”, dijo el mandatario interino en entrevista con laVOA.

Guaidó valora que los venezolanos enfrentan dos tipos de virus: “el del COVID-19, que es muy grave su velocidad de propagación, pero hay otro más letal, que es el fascismo, la persecución, la dictadura, con el cual quieren controlar una pandemia”.

Para argumentarlo, cita por ejemplo la detención arbitraria de varios de sus colaboradores más cercanos, la censura mediática y la ocultación de información durante el último mes de la pandemia.

Detenciones y control

El arresto de políticos ha sido una tendencia del madurismo en el marco de la COVID-19.

La ONG Foro Penal reportó 39 detenciones con fines políticos en Venezuela entre marzo y la primera semana de abril. En comparación, hubo en febrero nueve arrestos de esa índole.

“El régimen de Maduro ha continuado con su ola represiva y ahora con mucha más fuerza”, dijo durante una videoconferencia con VOA Noticias  desde Washington Carlos Vecchio, embajador del gobierno interino en Estados Unidos.

Reprochó “la ola represiva” ordenada por Maduro bajo el amparo de su combate a la infección respiratoria. Dijo incluso que tales ataques no son exclusivos contra los dirigentes políticos.

Aludió a que agentes de inteligencia militar detuvieron el 4 de abril a la bioanalista Andrea Sayago por publicar en su cuenta de WhatsApp una orden médica para hacer pruebas de detección de coronavirus.

“Esa represión ha llegado a enfermeras, médicos, venezolanos comunes que están protestando por falta de servicio público. Es contra toda una sociedad”, mencionó Vecchio.

La ONG Provea reveló que, apenas en los cinco días siguientes al anuncio de las medidas por la pandemia, el madurismo ya había detenido a cuatro trabajadores del sistema de salud por exigir condiciones de trabajo adecuadas para prevenir contagios de la COVID-19.

La presidencia de Maduro ha estado en disputa desde enero de 2019, cuando el Parlamento argumentó que usurpaba el poder por declararse ganador de unas elecciones convocadas por la chavista Asamblea Nacional Constituyente.

La cuarentena absoluta por la pandemia en todo Venezuela le vino “como anillo al dedo” a Maduro para sofocar los intentos de Guaidó de resucitar la movilización social en su contra, opina Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos.

El analista asegura que la coyuntura permitió a Maduro ratificar su control de facto en aspectos clave de la dinámica de Venezuela, como el territorio, las instituciones y las fuerzas armadas y policiales.

A su entender, la infección pandémica también le fue útil para empañar los efectos de la escasez de gasolina en el imaginario colectivo de Venezuela.

Excepción con límites

Luisa (el nombre es ficticio), quien acababa de dar a luz, escuchó los pasos de militares que se movilizaban en el exterior de su hogar, cerca de la carretera principal de la Guajira venezolana, la noche del 3 de abril pasado.

No había electricidad por uno de los frecuentes cortes del servicio que hay en el sector. Eran las 11:00 de la noche cuando oyó los disparos al aire de fusiles. Los uniformados dispersaban una masiva protesta de personas que exigían alimentos al gobierno local en plena cuarentena.

Su padre les reclamó en voz alta, advirtiéndole que en su casa había niños durmiendo a la intemperie. “Le respondieron lanzando esto justo a la ventana donde yo estaba con mi bebé”, contó a la Voz de América, mostrando una piedra.

Las organizaciones no gubernamentales de Venezuela han constatado abusos de la fuerza policial y militar en Venezuela, ocurridos en el marco del Estado de Alarma decretado por Maduro el 13 de marzo y extendido por un mes más.

Liliana Ortega, presidenta de la ONG defensora de derechos humanos Cofavic, advierte que el decreto de un estado de excepción no indica la suspensión del estado de derecho.

Díaz-Balart: EE.UU. podría catalogar a Venezuela como Estado terrorista
En la lista están Siria, Sudán, Irán y Corea del Norte

Desde hace varios meses, Estados Unidos no ha dudado en catalogar de “régimen dictatorial” el gobierno en disputa de Venezuela, encabezado por Nicolás Maduro.

Tras el reconocimiento de Juan Guaidó como el presidente interino de ese país, la administración Trump ha establecido una serie de sanciones que van desde considerar “inelegibles” de entrar al territorio de Estados Unidos a representantes del gobierno de Venezuela, hasta ofrecer una recompensa de hasta 15 millones de dólares por información que lleve a la captura de Nicolás Maduro.

Ahora, podría venir un paso más…

El representante por el estado de Florida Mario Díaz-Balart indicó que estaría de acuerdo con la inclusión de Venezuela en la lista de países que patrocinan el terrorismo.

“Los pasos que está tomando la administración del presidente Donald Trump es mostrar los hechos. Los hechos son que el régimen de Venezuela es un Estado terrorista que ayuda a los terroristas. Eso ya lo ha dicho la administración y ha puesto los hechos de que no están ayudando a combatir el terrorismo internacional. Yo creo que el próximo paso debe, y puede ser, y parece que están hacia ese camino, es ponerla oficialmente en la lista de Estados terroristas”, indicó el congresista.

La lista a la que se refiere, no es más que un registro establecido por la Oficina de combate al terrorismo del Departamento de Estado de EE.UU. en diciembre de 1979 y en la que incluye a aquellos países que, de acuerdo a variables establecidas, podrían estar colaborando con el terrorismo en el mundo. Actualmente, esta lista incluye sólo cuatro países: Siria, Sudán, Irán y Corea del Norte. Pero la inclusión en este listado va más allá de una mera designación. Según el portal web del Departamento de Estado, también implica otras sanciones que penalizan a personas y países, que participen en intercambios comerciales con estados patrocinadores.

Cuba y Venezuela con un mismo destino

El congresista Díaz-Balart es de la opinión que los mandatarios de los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua pertenecen a un mismo pensamiento político. En el caso de Cuba, entró en esta lista en 1982 pues Washington argumentaba que la isla había servido de refugio a miembros de ETA y de las FARC. Luego, en 2015, fue retirada de la misma.

“Es interesante… Biden y Obama quitaron al régimen de Castro, de Cuba que estaba en la lista de Estados terroristas, lo quitaron para ayudarlo, para darles legitimidad, a pesar de que no han cambiado lo que estaban haciendo – señala el congresista Díaz Balart – Yo creo que lo que vamos a ver es que no sólo Venezuela, pero también Cuba, que obviamente es el mismo régimen, el mismo cáncer, ambos deben estar en esa lista de Estados terroristas”. El legislador acotó que si bien “esto son pasos que vienen” también se avecinan más sanciones y más presión, “siempre y cuando no haya un cambio de liderazgo en la Casa Blanca de Estados Unidos”.

Actualmente, y desde mayo de este año, Cuba ingresó a la lista de países que no colaboran plenamente en la lucha antiterrorista, por lo que se prohíbe vender armas a la isla.

Con respecto a Venezuela, si bien no hay una fecha estimada para que esto ocurra, el representante Mario Díaz- Balart advierte que vendrá más presión “contra el régimen de Maduro” y que la administración Trump continuará revisando los hechos para tomar una decisión.

A dos años del arresto de Juan Requesens:
El padre del diputado encarcelado sostiene que su hijo es inocente 

A dos años del arresto del diputado venezolano Juan Requesens, familiares, amigos y activistas de derechos humanos volvieron a exigir al gobierno en disputa de Nicolás Maduro que sea liberado incondicionalmente.

Requesens fue detenido en la noche del 7 de agosto de 2018, en un operativo organizado y dirigido por funcionarios del servicio de inteligencia venezolano. Está acusado de supuesta complicidad en la activación de dos drones cargados de explosivos cerca de una tarima donde Maduro daba un discurso tres días antes durante una parada militar en Caracas.

“Hoy son dos años (…) Dos años suena fácil (…) Sin embargo son dos años que han transcurrido y donde el pueblo ha empeorado su calidad de vida, sumergido en la peor crisis que ha vivido esta república”, dijo Juan Requesens (padre).

“A esta hora recordamos ese momento”, añadió en alusión al arresto. Junto a Requesens fue detenida su hermana, quien fue puesta en libertad unas horas después.

El padre del diputado dijo que incluso “estando tras las rejas es el hombre que inspira fe, inspira esperanzas, nos inspira fuerzas. Son dos años donde un cuerpo está soportando los vejámenes de una feroz dictadura”, dijo.

“Como no hay una sentencia definitoria, Juan Requesens tiene que salir libre, pero ellos lo que quieren es darle un marco de legalidad a esto que todo el mundo sabe que es ilegal. Juan Requesens hoy tiene que estar libre”, dijo, y se refirió a que entre los delitos que le imputan están incitación al odio, asociación para delinquir, porte ilícito de armas y homicido frustrado.

Recordó que las audiencias han sido suspendidas varias veces: “Irresponsablemente ayer (jueves) esa jueza convoca a una audiencia en plena pandemia (…) no entiendo, algo se traen entre manos, para después suspender y posponer la audiencia”.

El gobierno en disputa asegura que el objetivo del incidente del que imputan a Requesens era asesinar a Maduro. También acusan de haber orquestado el plan al diputado en el exilio y actual Comisionado Presidencial para las Relaciones Exteriores de Venezuela, Julio Borges, y al expresidente colombiano Juan Manuel Santos.

Borges aludió al arresto en Requesens en su cuenta de Twitter y reiteró que es “inocente”.

También en Twitter, Borges divulgó un video con imágenes retrospectivas del accionar político de Requesens: “El ‘delito’ por el cual hoy permanece en los calabozos del Helicoide ha sido alzar la voz en defensa de todos los venezolanos”.

El diputado exiliado Miguel Pizarro, quien es además el Comisionado para la Organización de las Naciones Unidas del gobierno encargado que lidera Juan Guaidó, hizo un llamado a la liberación de Requesens en su cuenta de Twitter. 

“El lugar donde debería estar @JuanRequesens: en las calles, libre y alzando la voz. Hermano, tu has sido ejemplo de convicción y principios, hoy seguimos tus pasos y como tú, nos negamos a rendirnos. #RequesensEsInocente”

Consultado si ha habido algún ofrecimiento de salida del país, el padre de Requesens dijo: “El me lo ha dicho, aquí no hay nada que negociar, su libertad no se negocia por una simple razón, Juan Requesens es inocente, está preso injustamente y tiene que salir”.

“El día que a mí me llegaran a llamar es porque me están entregando la llave de la celda a buscar a mi muchacho”, concluyó.

Acnur: 60% de los migrantes venezolanos en Colombia no tienen ingresos
Jozef Merkx, representante de Acnur en Colombia, en entrevista con la VOA, describió la situación que viven los venezolanos, quienes han perdido su fuente de ingresos y calidad de vida, en medio de la pandemia

 

El impacto de la pandemia no tiene nacionalidad ni fronteras. Una situación que bien reflejan los migrantes venezolanos que, en los últimos años, se han asentado en Colombia, en la búsqueda de ingresos y una mejor calidad de vida.

Sin embargo, muchos o ninguno de ellos contaban con una situación que los dejaría en la calle o, mucho peor, los obligaría a retornar a su país aún en crisis: la pandemia por la COVID-19.

A propósito, la Voz de América conversó con Jozef Merkx, representante de ´la Agencia para Refugiados de la ONU (ACNUR), en Colombia, sobre cómo durante la pandemia se ha visto agravada la situación económica de migrantes venezolanos que, en su mayoría, viven de labores informales. Por esta y otras razonos han debido buscar refugios improvisados, caminar a la frontera o viajar en buses ilegales para poder regresar a su país.

-VOA: ¿Cuál es el diagnóstico actual de la situación de migrantes y refugiados venezolanos en Colombia?

-En Colombia, estamos hablando de más de 1.8 millones de refugiados y migrantes de Venezuela. En muchos años ya habían llegado personas de ese país, pero ahora estamos obviamente con la crisis de covid-19 y muchos refugiados y migrantes han perdido sus trabajos, ya no tienen ingresos, están sin medios de vida y eso ha causado una situación muy crítica para la gran parte de la población migrante y refugiada, hasta el punto que algunos han decidido también retornar a Venezuela.

Según las cifras de Migración Colombia, estamos hablando de 75.000 venezolanos que ya han retornado a Venezuela en los últimos dos, tres meses. Pero comparado con el gran número que ya están aquí, es un porcentaje relativamente pequeño. Son 4 o 5% por ciento y justamente estamos, entre varias agencias, trabajando aquí también para abordar las necesidades que tiene el otro 95%.

-Este retorno voluntario de venezolanos hacia sus país, ¿representa otra fase de la migración?

-Muchos quieren volver porque están justo en esta situación de desesperación. Muchos venezolanos en Colombia estaban enviando remesas a Venezuela, a sus familiares, por la crisis que vive el país vecino y tampoco lo pueden hacer en este momento. Entonces, los que ya perdieron su trabajo, que ya no tiene ingresos, varias familias venezolanas han sufrido desalojos porque no podían pagar sus alquileres. Ellos no ven otra opción que retornar.

Pero, de nuevo, es un grupo relativamente pequeño. Está continuando el retorno, pero desde la semana pasada también hay más restricciones para cruzar la frontera a Venezuela y eso también afecta todo el flujo de retorno.

-Por un lado, los migrantes perdieron sus empleos en Colombia y, por el otro, regresar a su país se ha convertido en un calvario. ¿Se puede decir que están en un callejón sin salida?

-Es cierto que la gente está en una situación muy, muy complicada, muy crítica. Lamentablemente, hemos visto desalojos en Colombia, aunque hay un decreto prohibiendo estos desalojos, y justo es eso lo que también estamos trabajando con la defensoría del pueblo, con la procuraduría, para apoyar a las personas para que puedan quedarse en sus habitaciones, sus apartamentos, hasta el final de la cuarentena. Pero, es cierto que mucha gente no puede pagar el alquiler, no tiene ingresos mínimos para comprar sus bienes, sus necesidades, sin comida.

 

 

*Vea la entrevista completa en La Voz de América

May 30, 2020 | Actualizado hace 4 meses
El drama de vivir sin agua en Venezuela
70% de los ciudadanos valora negativamente el servicio de agua potable

La precariedad de las condiciones de los servicios públicos en Venezuela aumenta cada día, una situación que afecta gravemente a la población que, en ocasiones, no tiene acceso ni tan siquiera a un bien tan básico como el agua.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, el 70% de los ciudadanos valora negativamente el servicio de agua potable y el 96% cuenta con sistema de tuberías en sus hogares, pero sólo el 10% recibe el suministro de forma continúa.

La fuerte escasez de agua en los hogares venezolanos es grave, los camiones cisterna, solo son accesibles para ciertos hogares, pues sus costos van desde los 10 a los 70 dólares y los venezolanos deben buscar alternativas para poder abastecerse del vital líquido.

La Voz de América conversó con 4 familias venezolanas que viven las penurias de no recibir agua de forma continua y cuando les llega, aseguran, lo hace en condiciones que no son nada óptimas.

Turquía con sequía 

Turquía Serpa vive en una popular zona del Oeste de Caracas, en su casa son dos personas de la tercera edad, dos adultos y un niño. Llevan más de un mes sin que les llegue agua por las tuberías, antes de que esto pasara solo les llegaba 2 veces por semana.

“Tenemos un mes saliendo a la calle a buscar agua, porque este problema, al menos en el sector, es solo en algunas calles; otras afortunadamente tienen agua y no sabemos cómo esto sucede. Entonces, debemos pedir a los vecinos que si les llega y llenamos con tubos o se pegan las mangueras de calle a calle para poder abastecernos”, explica Serpa.

“En ocasiones extremas en el que todo el sector se queda sin agua tratamos de pedir agua a algún conocido o familiar fuera del sector para llenar algunos potes o vamos a los llenaderos naturales, eso cuando podíamos movilizarnos con normalidad, ahora está complicado esa opción por no tener gasolina”, agrega.

Serpa reconoce que la familia ha sopesado la posibilidad de comprar una cisterna “que cobra 15 dólares”, aunque depende de “cuánto se quiera llenar”, una medida que, dice, está segura que acabaran adoptando.

“Vecinos han salido a protestar por la falta de agua, pero enseguida envían cisternas al sector, esto solo es para calmarlos, pues el problema de agua no se soluciona con una cisterna. No creo que esto mejore, pero no pierdo las esperanzas”, concluye.

José Daniel Ramos, vive solo en el centro de Caracas. Tiene casi un mes sin recibir agua, normalmente iba y venía durante la semana, no tenia días fijos, vivía en una constante expectativa: ¿llegaría o no?.

“Bajo al sótano 2 del edificio, ya que es muy probable que en la toma de los bomberos haya agua (esa tubería es de emergencia, casi siempre tiene agua). Pero en estas 4 semanas que llevo sin agua, esa opción solo funcionó la primera semana. Tuvimos que deambular por todos los sótanos oscuros y descuidados revisando en cada toma de los bomberos que se encuentran en cada cierto tramo. En fin, ni en el sótano 3 había”, relata.

Explica que esta es una operación que le ha tocado repetir “varios días”, haciendo pausas para tomar aire y descansar las manos. Generalmente, afirma, lo hace en dos viajes y el agua le “alcanza” para dos días, pero ya ha dejado de hacerlo puesto que ya tampoco sale agua de esa tubería.

“Estoy seguro de que la situación empeorará, hay muchas fallas de luz en Caracas y las bombas centrales no podrán surtir el vital líquido a los hogares. Eso sin comentar la falta de inversión que no hizo en su tiempo el Estado y ahora se están viendo las consecuencias”, opina.

Gonzalo Maduro vive en Chacao, una zona al este de Caracas, en su casa son cuatro personas, sin contar las mascotas. En su casa el agua llega de costumbre un día sí y un día no, aunque esto sea cuestión de azar, desde hace tres semanas esto no es así.

“Por suerte —explica— tenemos un tanque, es el que nos salva la vida literalmente, usamos esa reserva de agua cuando estamos muy muy graves. Ayer entró un rato, fue glorioso. Pero fue breve, unos minutos cortos, pero lagos, porque ya no está entrando”.

Comenta que cuando llega el agua “las correderas” son una locura y que llaman a ese momento “protocolo de emergencia” porque todos buscan en sus casas envases, “hasta las ollas”, para poder almacenar el agua. “Es un momento tenso, un momento que creo no deberíamos vivir ni nosotros ni nadie”.

“A Pesar de tener este tanque llenamos botellones de agua para usarlos sin tener que sacrificar la cantidad de agua en el tanque. Con eso bajamos pocetas, lavamanos platos y nos bañamos. Las matas se riegan cuando hay agua, o cuando la lluvia hace de las suyas. He sacrificado una que otra ducha. Cocinamos con agua potable solo para prevenir. Definitivamente nos afecta psicológicamente. Cuando no hay agua me siento turbio, pesado. El ambiente familiar se pone tenso, es desastroso”.

Alma noble

Alma de Ponte, es una mujer de la tercera edad que vive al este de Caracas; el agua llega por lo general dos días de cada ocho, pero siempre hay averías de hasta 20 días en los que no recibe ni una gota de agua, justo lo que está pasando en este momento.

“No es solo vivir sin agua, sino que cuando llega viene con un olor muy fuerte a monte y también a humedad. Su color pocas veces es cristalino, la mayoría de las veces amarilla y se sedimenta en el fondo de los envases y es pura tierra, a mi me da miedo usar esa agua, pero que puedo hacer si es la que tengo”.

En el edificio, detallan, se compran cisternas que pagan “entre todos”, a pesar de ser “muy costoso”, hasta 30 dólares por apartamento, dice. El problema ahora es que quien se encarga de suministrarles el agua no consigue gasolina.

“Gracias a Dios trato de no quedarme sin una gota de agua mis hijos me traen botellones de sus casas, aunque con el problema que estamos viviendo de la gasolina, no sé cuando puedan volver a traerme (…). Cuando no llega agua de la calle, voy gastando mi reserva de 3 pipotes plasticos de 200 litros, 100 litros y 50 litros, reservas que solo me alcanza para unos días, mientras me toca rezar y pedir que vuelva lo más pronto posible.

Asegura que “muchas veces” se ha visto “tan afectada” que le ha tocado irse a casa de alguno de sus hijos “para poder tener un poco de agua, la situación que estamos viviendo es muy grave”.

“El problema es cada vez peor, no sé cuándo acabará todo esto”, lamenta.

May 15, 2020 | Actualizado hace 4 meses
ONG: el blanco predilecto del gobierno de Maduro
En 2020 han arreciado los ataques contra los organismos no gubernamentales 

El chavismo siempre ha tenido como objetivo a las Organizaciones No Gubernamentales y en 2020 los ataques han arreciado.

Carlos Nieto, coordinador general de Una Ventana a la Libertad, opina que las ONG están “bajo la mira” oficial desde hace años.

“Las ONG siempre vamos a ser una piedra en el zapato de cualquier gobierno”, dijo Nieto. Su organización está vetada de los centros carcelarios, acota.

Diosdado Cabello, presidente de la asamblea nacional constituyente, ha mencionado a la organización de Nieto en su programa televisivo.

El dirigente chavista suele mencionar a varias de las más de 200 ONG que existen en el país, acusándolas de conspirar contra el gobierno y amenazándolas con perseguir a sus directivos.

Cabello atacó a Provea en febrero, acusándola de intentar desestabilizar el país. Reveló entonces que la ANC aprobaría una ley para regular los financiamientos de las ONG en Venezuela.

“Las amenazas más grandes siempre las ha hecho Cabello desde su programa Con el mazo dando. Nos manda a buscar en nuestras casas, nos llama con nombre y apellido. Eso no amilana el trabajo que tú haces, pero siempre existe el miedo por tu familia y tu gente cercana”, admite Nieto.

La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Esmeralda Arosemena de Troitiño, rechazó entonces las acusaciones contra Provea y elogió la labor de organizaciones similares por “su compromiso inquebrantable” con la defensa de los derechos.

“Defender los derechos humanos no es un delito, tampoco el libre y transparente financiamiento”, escribió en Twitter la representante de la CIDH.

La reciente acusación de Nicolas Maduro contra Provea no es un hecho aislado, a juicio de Liliana Ortega, coordinadora general y fundadora de la organización no gubernamental Cofavic, creada en 1989 para defender los derechos de los ciudadanos tras la explosión social conocida como “El Caracazo”.

Cofavic, junto a cuatro organizaciones promotoras de los derechos humanos, presentó el pasado 7 de marzo un informe en el que detalla “un esquema sistemático de debilitamiento” de las garantías de trabajo de las personas defensoras de derechos humanos” de parte del madurismo.

Entre los afectados, se encuentran directivos de las ONG, periodistas, líderes sindicales y abogados que defienden a víctimas de violaciones de derechos humanos.

En el primer trimestre de este año, hubo 33 casos que resultaron en 51 ataques contra el trabajo de defensa y promoción de los derechos humanos en Venezuela, precisa el reporte. Se detallaron “estigmatizaciones”, intimidaciones y ataques per se contra integrantes de este tipo de ONG.

“Hay una escalada de criminalización, hostigamiento y amenaza contra los defensores de derechos humanos en Venezuela”, dijo Ortega.

Advierte que tales ataques se han notado particularmente en el marco de la declaratoria del Estado de Alarma de parte de Maduro para combatir la COVID-19.

Desde 2010, calcula, se nota el empeoramiento de los ataques contra las organizaciones defensoras de derechos humanos en Venezuela, pero, dice, con especial acento en años recientes.

Las nuevas organizaciones no gubernamentales han enfrentado trabas administrativas en registros y notarías para formalizar sus actas constitutivas en Venezuela, ejemplifica la representante de Cofavic.

Valora que esa postura gubernamental no transcurre “en vano” ante la comunidad internacional.

La respuesta de Provea, Cofavic y sus pares, augura Ortega, será similar: “continuar trabajando, apoyando a las víctimas. No estamos haciendo nada que no hicimos en el año 89 y en el 92”.

James Story: Es mentira que sanciones impidan compra de medicinas o alimentos en Venezuela
El encargado de Negocios para Venezuela dijo que hay una licencia general para que puedan hacerlo

El encargado de Negocios de la Oficina Externa de Estados Unidos para Venezuela, James Story, asegura que no existe un ejemplo de una empresa que se haya negado a venderle insumos médicos a Venezuela como consecuencia de las sanciones. En entrevista con Venezuela 360 de la Voz de América, el alto funcionario estadounidense explicó que la propuesta de un gobierno de transición consiste en darles a los venezolanos la opción de que ellos mismos puedan llegar a un acuerdo lo más rápido posible.

VOA: ¿Qué ventana de oportunidad vieron ustedes en este momento para aplicar esta nueva estratregia que es un poco más de presión, pero al mismo tiempo darle un poco la oportunidad a un gobierno de transición?.

James Story: Debería destacar que es un paquete de cosas que estamos haciendo en este momento, que es un proyecto para los venezolanos. Para ellos un comienzo, digamos para que puedan sentarse y entender cómo llegar a un acuerdo lo más pronto posible, rápido posible. La verdad es que muestra una voluntad política de nuestra parte en cómo lograr una transición democrática en el país. Pero fíjese hay muchas personas que están diciendo que este plan fue lanzado por los gringos porque en el medio de la pandemia piensan que pueden lograr algo que antes no podían. No es así. Nadie esperaba una pandemia cuando nosotros comenzamos a pensar sobre este proyecto que ya tiene como cinco, seis, siete meses en transcurso.

VOA: En Venezuela algunas personas consideran que esta propuesta no tiene alguna relación. La presión que le ponen a Maduro de una recompensa por su cabeza, pero por otro lado hacerle una oferta de diálogo de un gobierno de transición. ¿Ustedes cómo la pueden explicar?.

Story: Bueno primero, el señor Maduro puede contratar un abogado para enfrentar los cargos en Estados Unidos. Nosotros hemos hecho otras ofertas en el pasado a otras personas. Ustedes saben bien las historias en otros países, pero no son cosas incompatibles entre sí. Se puede tener negociaciones.

VOA: Ellos hablan mucho de que las sanciones les han frustrado las posibilidades de importar alimentos medicamentos y todo lo que necesitan para enfrentar esta pandemia, ¿ustedes qué pueden responderles?.

Story: Es una mentira. No existe, repito desde la entrada de las sanciones más duras en enero del año pasado, han dicho que no pueden comprar medicamentos o comida. Entonces pregunto yo ¿por qué los bodegones en Caracas en Venezuela son tan llenos de cosas de Estados Unidos?. Nunca me han mostrado ni una empresa que rechaza una solicitud de la venta de medicamentos o comida para Venezuela. La verdad es que hay una licencia general para que puedan hacer esto y las empresas están dispuestas a hacerlo. Y si alguna empresa indica que no, podemos hablar con ellos, pero yo tengo que tener la información.

Tengo más de un año pidiendo un ejemplo y nunca me lo han dado. Entonces yo creo que eso no existe, pero el régimen sí sigue mandando petróleo, gasolina, hasta medicamentos mandaron para Cuba, sí siguen comprando armas de Rusia, armas a otros países y siguen haciendo represión contra la población de Venezuela. Entonces esto realmente no es. No es verdad lo que dicen en este momento, pero está bien. Con este proyecto lo que planteamos nosotros es una salida de sanciones también, pero aquí hay que tomar decisiones para el regreso de la democracia en Venezuela.

VOA: ¿Esta propuesta ajustada que ha hecho el gobierno de Estados Unidos se consultó con el presidente interino Juan Guaidó?.

Story: Sí claro, y de hecho estaba alineado con las conversaciones que obtuvieron en Noruega y Barbados. Hablamos con el presidente Guaidó al respecto. Lo interesante aquí es que el presidente Guaidó ha dicho que si sería necesario que él saliera de la presidencia, él lo haría por el bien del pueblo de Venezuela, algo que Maduro nunca había dicho.