Voz de América, autor en Runrun

Estados Unidos no descarta más sanciones contra la industria del oro de Venezuela
Sobre el tema, el senador demócrata Ben Cardin, expresó: “La minería ilegal aviva la corrupción, el conflicto, los abusos a los derechos humanos y amenaza la seguridad nacional de EE.UU”.

Una funcionaria de alto rango del Departamento de Estado dijo el jueves a la Voz de América que Estados Unidos no descarta más sanciones al sector minero en Venezuela.

“Cuanto más continúe la explotación de la industria del oro, más nos centraremos en esa industria”, dijo Carrie Filipetti, subsecretaria de Estado para el hemisferio occidental. La funcionaria testificó en una audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado sobre la minería ilegal como una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

En Venezuela, la explotación de recursos minerales, principalmente en el Arco Minero —el cual abarca más de un 12% del territorio del país—ha alimentado la presencia de grupos criminales en el país, entre ellos las guerrillas colombianas del ELN y las FARC, según la ONG Crisis Group.

 

Según Filliepetti, más de un 90% de toda la minería en Venezuela es ilegal.

“La extracción ilícita de estos recursos genera beneficios que ayudan a sostener el régimen ilegítimo de Maduro y deja a su paso un territorio sin ley, ingobernable y manejado por grupos armados”, dijo la funcionaria.

El senador republicano Marco Rubio aseguró que la minería ilegal en Latinoamérica es más lucrativa que el narcotráfico y achacó la proliferación de esta actividad en la región a la falta de presencia estatal, especialmente en Venezuela, Perú y Colombia.

“La aplicación de la ley en estas áreas es rara”, dijo Rubio en alusión a estos tres países.

Sobre el tema, el senador demócrata Ben Cardin, expresó: “La minería ilegal aviva la corrupción, el conflicto, los abusos a los derechos humanos y amenaza la seguridad nacional de EE.UU”. 

Fuente: VOA Noticias.

Gobierno estadounidense ve con preocupación focos de violencia en Latinoamérica
La administración de Trump está monitoreando el posible involucramiento de actores externos en las manifestaciones

 

El Departamento de Estado de Estados Unidos manifestó preocupación por los focos de violencia surgidos durante manifestaciones en países de la región.

Namita Beggins, vocera del Departamento de Estado EE.UU. le dijo a la Voz de América: “nos preocupa mucho la violencia, la destrucción que hemos hemos visto, no solo en Chile, sino en otras partes del hemisferio. Pedimos que haya respeto al estado de derecho y que haya soluciones pacificas”.

Sobre si estas protestas o focos de violencia en los países de Latinoamérica podrían tratarse de injerencia de intereses ajenos en las naciones convulsionadas, la vocera dice que éstas se deben a los pueblos “alzando sus voces”, pero señaló que cada situación es diferente y que son puntuales.

El presidente Lenín Moreno señaló durante las protestas presentadas en su país, que el régimen de Nicolás Maduro, y su gobierno podrían tener intereses en estos hechos. Al respecto, Beggins le dijo a la VOA que EE.UU. está monitoreando “el involucramiento de un actor externo en estas manifestaciones”.

Así mismo Beggins manifestó que para su gobierno la prioridad es proteger a los ciudadanos estadounidenses en el exterior: “Nuestra embajada en Chile ha trabajo mucho y en otras embajadas en la región para emitir instrucciones, para mantener la seguridad de nuestros ciudadanos en el exterior”.

La funcionaria reiteró que seguirán colaborando con los socios democráticos de la región para ver una solución democrática en los diferentes países.

Así mismo, se refirió a la declaración conjunta de Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos sobre las elecciones en Bolivia, pera pedir el trabajo de “las autoridades electorales con la misión de observación electoral de la OEA para asegurar o verificar lo que sucedió en la primera vuelta y si esta misión no puede verificar lo que sucedió, pedimos al gobierno de Bolivia que trabaje para tener una segunda vuelta de elecciones”.

Sobre Venezuela, la vocera del departamento de Estado señaló que el gobierno de Estados Unidos continuará apoyando de manera continua al gobierno encargado de Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional.

Así mismo, sobre la emisión de una licencia que prohíbe por tres meses las transacciones relacionadas con el bono de la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) 2020, Beggins le dijo a la VOA que “es nuestro intento (el de EE.UU.) por proteger los recursos que pertenecen al pueblo de Venezuela”.

Cifras oficiales: Seis mil casos de dengue en primeros siete meses del año

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado la voz de alerta: América Latina y el Caribe están atravesando uno de los ciclos epidemiológicos de dengue más graves de los últimos 30 años. Así lo reseña voanoticias.com

Según el organismo, Brasil, Colombia y Nicaragua son, en este orden, los países más afectados por la enfermedad transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti. En los primeros 7 meses de 2019 ya ha afectado a más de dos millones de personas y dejado 723 víctimas mortales.

En el caso de Venezuela, según datos oficiales del ministerio de salud, se reportaron seis mil casos de dengue, en los primeros siete meses del año. Sobre papel, se trata de una cifra inferior a la de sus vecinos de la región.

Sin embargo, los expertos alertan que el alcance de la epidemia, en el país, podría alcanzar cotas más altas, si se tienen en cuenta los casos que pasan desapercibidos a las autoridades.

“Las cifras oficiales son las que reporta el ministerio de Salud de Venezuela a la OPS. Podría haber más casos”, aseguró la doctora Maria Eugenia Landaeta, Directora del servicio de Infectología del Hospital Universitario de Caracas, en el programa Foro, de la Voz de América.

La experta señaló que “no todas las personas consultadas van al médico cuando los síntomas son leves o moderados. Tampoco todas las instituciones de salud reportan al ministerio. Seis mil casos ya son alarmantes, pero más alarmante es si se considera el subregistro”, subrayó.

No solo el subregistro preocupa a los expertos. Una tardía detección de la enfermedad o la falta de insumos podrían incidir en el índice de mortalidad. Según Landaeta, “los pacientes deben conseguir el tratamiento por cuenta propia y realizarse los exámenes en hospitales privados, lo cual retrasa el diagnóstico”.

Para frenar la propagación de la enfermedad en el continente, la OMS exhorta a toda la sociedad a eliminar los criaderos de mosquitos. Una recomendación que enfrenta una dificultad extra, en Venezuela, debido a los frecuentes cortes de agua.

Ellos obligan a la población a almacenarla en depósitos o cisternas, siendo estos el hábitat natural de reproducción del mosquito. Es por eso que, “tapar herméticamente los envases, hervir el agua o usar tabletas de cloro” son solo algunas de las prácticas que la doctora Landaeta recomienda, para evitar el crecimiento de larvas del mosquito del dengue, cuando el almacenaje de agua resulte inevitable.

Pese a orden de desalojo, aún permanecen cuatro personas dentro de embajada de Venezuela en Washington

TODAVÍA NO HAN SIDO DESALOJADAS cuatro personas de nacionalidad estadounidense que se encuentran dentro de la embajada de Venezuela en Washington, Estados Unidos.

Desde horas de la noche de este lunes 13 de mayo comenzó el desalojo de la propiedad; sin embargo, las autoridades aseguraron que si los miembros del grupo CodePink no salen del recinto, serán detenidas.

El Gobierno de Donald Trump ordenó a los activistas que permanecen desde hace semanas en la embajada venezolana que evacuaran de inmediato del edificio a petición de los enviados en Washington del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

Los mismos tres vehículos oficiales que estaban anoche continúan estacionados frente al edificio.

El embajador de Venezuela ante la OEA, Gustavo Tarre Briceño, dijo que la embajada es un bien de la República de Venezuela y no de un grupo de personas.

“Por lo tanto solicitamos el desalojo de los invasores. Si estuvieran en Venezuela ya hubiesen sido sacados a la fuerza y siendo torturados, pero acá en Estados Unidos hay estado de derecho y respetamos los procedimientos legales”, dijo.

Estados Unidos apunta a Venezuela en su informe de derechos humanos

EL DEPARTAMENTO DE ESTADO de Estados Unidos emitió el miércoles su informe anual 2018 sobre Derechos Humanos, en el que apunta a la situación en Venezuela, envuelta en una crisis política sin precedentes.

El informe reconoce que Venezuela es una república constitucional multipartidista, pero advierte que “durante más de una década, el poder político se ha concentrado en un solo partido con un ejecutivo cada vez más autoritario que ejerce un control significativo sobre el poder legislativo, judicial y de los ciudadanos”.

EE.UU. ha desconocido el mandato de Nicolás Maduro, que cataloga de “ilegítimo” y respalda firmemente al gobierno encargado que lidera Juan Guaidó desde el pasado 23 de febrero. El informe reitera que el proceso electoral celebrado en mayo de 2018 fue “profundamente defectuoso”.

El informe agrega que las violaciones en materia de derechos humanos en Venezuela incluyeron en 2018 “ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad, incluidos los colectivos (grupos armados patrocinados por el gobierno); tortura por las fuerzas de seguridad; condiciones penitenciarias duras y peligrosas para la vida; y (la existencia de) presos políticos”.

Además, indica que el gobierno restringió la libertad de expresión y de prensa al bloquear rutinariamente las señales e interferir las operaciones de medios privados de comunicación. Al mismo tiempo, señala que el gobierno en disputa utilizó la violencia para reprimir manifestaciones pacíficas.

“Otros temas incluyeron restricciones a la participación política en forma de elecciones presidenciales en mayo que no fueron libres ni justas; Corrupción e impunidad generalizadas entre todas las fuerzas de seguridad y en otras oficinas gubernamentales nacionales y estatales, incluso en los niveles más altos; trata de personas; y las peores formas de trabajo infantil, que el gobierno hizo un mínimo esfuerzo para eliminar”, dice el informe.

También sostiene que Maduro no tomó medidas efectivas para investigar a los funcionarios que cometieron abusos contra los derechos humanos, agudizando la impunidad en estos casos.

La privación de libertad arbitraria por motivos políticos es señalado en el informe respecto a Venezuela, así como la falta de estadísticas oficiales sobre ejecuciones extrajudiciales reportadas por las organizaciones no gubernamentales.

El informe detalla casos de allanamientos de viviendas de opositores a Maduro. Señala a organismos que responden a las órdenes de Maduro como la Guardia Nacional (GNB), la Fuerza de Acciones Especiales (FAES), la Policía Nacional Venezolana (PNB), el Comando Nacional de Antiextorción y Secuestro y la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

El informe cita a periodistas de investigación, quienes hacen referencia a la muerte de 147 personas menores de 20 años que habrían sido asesinadas en el área metropolitana de Caracas entre enero y agosto de 2018.

“De esas muertes, 65 fueron cometidas por la policía”, explica el informe. “No hubo avances en los casos de manifestantes asesinados en 2017”, agrega, en alusión a unas 125 personas que murieron en protestas desde abril hasta julio de 2017.

Según el Ministerio Público, el 65 por ciento de estas personas fueron víctimas de la represión gubernamental.

Sin embargo, el informe del Departamento de Estado dijo que “no hubo informes de desapariciones” que puedan achacarse a las autoridades gubernamentales.

Tortura y tratos crueles

El texto expresa que “pese a que la Constitución prohíbe tales prácticas, hubo informes creíbles de que las fuerzas de seguridad torturaron y abusaron de los detenidos”. También dice que “no hubo informes de ningún funcionario del gobierno acusado por la ley”.

Tampoco la Oficina del Defensor de los Derechos Humanos publicó estadísticas sobre las denuncias de tortura por parte de la policía durante el año”.

Pero, varias organizaciones no gubernamentales, ONGs, detallaron casos de torturas generalizadas y “tratos crueles, inhumanos y degradantes”. También grupos de derechos humanos informaron que el gobierno continuó influyendo en el fiscal general y los defensores públicos para que realizaran investigaciones de forma selectiva y subjetiva.

“No se disponía de datos sobre investigaciones, procesamientos o condenas en casos de presuntas torturas. Foro Penal sostuvo que cientos de casos no fueron denunciados a instituciones gubernamentales porque las víctimas temían represalias”, dice el informe estadounidense.

También alude a informes de la prensa y las ONGs “sobre las palizas y el trato humillante de los sospechosos durante los arrestos” y dónde estarían involucrados varias agencias policiales y militares.

Entre los tratos crueles se enumeran la negativa a dar atención médica a los detenidos y largos períodos de confinamiento solitario.

“Las ONG también publicaron informes de que las autoridades generalmente maltrataron, abusaron sexualmente y amenazaron con matar a los detenidos”, dice el texto.

La directora ejecutiva del Instituto Casla para el Estudio de América Latina, Tamara Suju, y el abogado de derechos humanos Juan Carlos Gutiérrez denunciaron 357 casos de abuso físico, presunta tortura y violencia por parte de las fuerzas de seguridad contra presos políticos ante la Corte Penal Internacional. Entre los 357 casos, hubo 190 denuncias de violación o abuso sexual.

Las cifras

El Ministerio de Servicios Penitenciarios informó que había 51.693 reclusos en las 41 prisiones y centros penitenciarios del país y un estimado de 33.000 reclusos en las cárceles de la estación de policía en 2017.

Mientras que la ONGs informaron que los registros de los detenidos no se mantenían correctamente y que a menudo contenían información incompleta.

Según la ONG A Window to Liberty (UVL), la capacidad era de aproximadamente 19.000 presos para los centros penitenciarios y 5.000 para las cárceles de la estación de policía. El hacinamiento fue del 172 por ciento para los penitenciarios y 415 por ciento para las cárceles de las comisarías de policía, aunque la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) señaló que en algunas cárceles el hacinamiento osciló entre 800 y 1.200 por ciento.

Había dos prisiones para mujeres, una en el estado Miranda y otra en el estado Zulia. La ley estipula que las mujeres en prisiones mixtas deben ser mantenidas en anexos o en bloques separados para mujeres.

“Una ONG local informó que en la práctica los presos hombres y mujeres se mezclaron. Las fuerzas de seguridad y las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley a menudo mantenían a los menores junto con los adultos, aunque existían instalaciones separadas”, puntualiza el informe.

Arrestos y el papel de la policía

El texto cita a la ONG como Foro Penal, COFAVIC, el Instituto de Prensa y Sociedad, Espacio Público y PROVEA, quienes observaron al menos 2.000 casos abiertos de detenciones arbitrarias.

“La corrupción, la capacitación y el equipo inadecuados de la policía y la financiación insuficiente del gobierno central, especialmente para las fuerzas policiales en los estados y municipios gobernados por funcionarios de la oposición, redujeron la eficacia de las fuerzas de seguridad. Hubo informes continuos de abuso y participación policial en delitos, incluidas detenciones ilegales y arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, secuestros y el uso excesivo de la fuerza”, explica.

“La impunidad siguió siendo un grave problema en las fuerzas de seguridad”, afirmó el informe.

USAID advierte de insólita crisis migratoria provocada por Venezuela

EL DIRECTOR DE LA AGENCIA de asistencia estadounidense (USAID), Mark Green, alerta de que Venezuela ha provocado la peor crisis migratoria en la historia de la región. Lamenta que el presidente Nicolás Maduro, reacio a recibir ayuda extranjera, limite la ayuda tan solo a los refugiados.

Esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que la economía del país caerá un 18% y al mismo tiempo aseveró que para el 2019 la inflación podría superar un porcentaje de 10 millones.

“Este no es un problema bilateral, es un problema regional que afecta a todo el hemisferio (…) es importante que nos unamos, que nos coordinemos y actuemos de manera efectiva” aseveró Green.

Sep 28, 2018 | Actualizado hace 1 año
Trump recibió a Sebastián Piñera en la Casa Blanca

EL PRESIDENTE ESTADOUNIDENSE DONALD TRUMP se reunió el viernes en la Casa Blanca con su homólogo chileno Sebastián Piñera para hablar de acuerdos comerciales, seguridad y la crisis humanitaria en Venezuela.

Trump recibió a Piñera en su oficina días después de imponer sanciones contra allegados del presidente venezolano Nicolás Maduro e insinuó que Maduro pudiera ser derrocado por un golpe militar para restaurar la democracia.

Decenas de miles de venezolanos han emigrado a Chile.

“Venezuela es un lío, y debe limpiarse y hay que atender a las personas”, dijo Trump en respuesta a una pregunta de un reportero.

Fue la primera visita oficial a Washington del conservador Piñera desde que regresó a la presidencia a inicios del año.

Chile ha estado observando la disputa comercial de Trump con China, que es el mayor socio comercial chileno. Chile es el mayor exportador mundial de cobre y su banco central ha expresado preocupaciones sobre la disputa y sobre el declive en los precios mundiales del cobre.

Tras la reunión, la Casa Blanca dijo que los dos mandatarios hablaron de problemas de seguridad, libertad y democracia en América, la situación de Venezuela y Nicaragua, y sobre un acuerdo comercial “justo y recíproco” entre ambos países.

En el comunicado también explican que “los líderes de Estados Unidos y Chile urge a los líderes venezolanos permitir inmediatamente la ayuda humanitaria necesitada en el país y tomar pasos responsables para restaurar la democracia en Venezuela”.

Sus conversaciones se llevaron a cabo antes de que Trump realice su primera gira por Latinoamérica a finales de noviembre, cuando tiene programado asistir a la cumbre del G20 en Argentina y también visitar Colombia.

Sin embargo, frente a las cámaras solo hubo elogios entre los dos multimillonarios que fueron hombres de negocios antes de meterse a la política en sus respectivos países.

Trump calificó a Chile como “uno de los países más bonitos del mundo” y elogió con entusiasmo las costas del país sudamericano. Piñera dijo que ambas naciones piensan de manera similar.

“Los Estados Unidos y Chile comparten valores comunes y un compromiso por una más duradera cooperación estratégica”, indica el comunicado.

En una demostración de solidaridad hacia su homólogo estadounidense, Piñera exhibió para Trump la bandera estadounidense roja, blanca y azul, con una pequeña bandera chilena contorneada al centro.

“Ésta es la bandera estadounidense y ésta es la bandera chilena, justo en el corazón de la bandera de Estados Unidos”, dijo Piñera mientras sostenía la impresión, lo que provocó una sonrisa en Trump.

Como gesto amistoso por parte de Chile, el presidente Piñera invitó al mandatario estadounidense a participar en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) que se celebrará en el país a fines del próximo año.

“Invitamos al presidente Trump a participar y a visitar Chile con ocasión de la cumbre de APEC que tendremos en nuestro país el año 2019”, afirmó Piñera.

El encuentro del organismo conformado por 21 países se realizará en Santiago en noviembre de 2019.

El jueves, funcionarios de Chile y Estados Unidos firmaron un marco legal para avanzar en la cooperación del sistema eléctrico, promover inversión en infraestructura y fortalecer la seguridad energética.

Jun 19, 2018 | Actualizado hace 1 año
EE.UU. se retira del Consejo de DD.HH. de la ONU

FOTO: AFP

 

Estados Unidos se retiró el martes del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, condenando la “hipocresía” de sus miembros y su supuesta “parcialidad implacable” contra Israel.

El anuncio lo hicieron en el Departamento de Estado, en Washington, el secretario de Estado Mike Pompeo y la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, quien llamó al organismo “un protector de los abusadores de los derechos humanos y un sumidero de parcialidad política”.

La embajadora Haley, dijo que la decisión se tomó después de que ningún otro país “tuvo el valor de unirse a nuestra lucha” para reformar el “hipócrita y egoísta” organismo.

El anuncio se produjo luego de que el principal funcionario de derechos humanos de la ONU criticara a Washington por separar a los niños migrantes de sus padres que buscan asilo luego de cruzar al país desde México.

Pero Haley y Pompeo hicieron hincapié en que la decisión se tomó después de un largo año de esfuerzos para avergonzar al Consejo con la reforma y para eliminar a los Estados miembros que ellos mismos cometen abusos.

“Estas reformas fueron necesarias para hacer del consejo un defensor serio de los derechos humanos”, dijo Haley.

“Al hacerlo, quiero dejar en claro que este paso no es un retroceso de nuestros compromisos de derechos humanos “, dijo la diplomática.

Haley recordó que hace un año dejó en claro que EE.UU. permanecería en el Consejo solo si “se lograban reformas esenciales”, pero añadió que está claro que esas llamadas de cambio no fueron escuchadas.

Haley denunció la membresía en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU de países como China, Cuba y Venezuela que están acusados de violaciones de derechos, y afirmó que el panel internacional también tiene un “prejuicio crónico contra Israel”.

Sin embargo, la embajadora señaló que si el Consejo se reforma, Estados Unidos “estaría feliz de volver a unirse”.

El organismo con sede en Ginebra se estableció en 2006 para promover y proteger los derechos humanos en todo el mundo, pero sus pronunciamientos e informes a menudo chocan con las prioridades de los Estados Unidos.

En particular, el enfoque del consejo sobre el comportamiento israelí hacia los palestinos en el territorio que ocupa en Cisjordania y en Gaza ha enfurecido a Washington.

Pero, como Haley enfatizó, Washington también cree que no critica ni siquiera los abusos flagrantes de opositores estadounidenses como Venezuela y Cuba.

“Los países se han coludido entre ellos para socavar el método actual de seleccionar miembros”, dijo Pompeo.

“Y el sesgo continuo y bien documentado del Consejo contra Israel es desmesurado”, dijo.

“Desde su creación, el Consejo adoptó más resoluciones condenando a Israel que al resto del mundo en conjunto”.

Alto Comisionado Zeid: “Decepcionante”

Tras el anuncio, la oficina del alto comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, expresó la “decepción” del funcionario por la decisión estadounidense.

“Noticias decepcionantes, si no realmente sorprendentes. Dado el estado de los Derechos Humanos en el mundo de hoy, EE.UU. debería avanzar, no dar un paso atrás” – Jefe de derechos humanos de la ONU Zeid tras la decisión de Estados Unidos de retirarse del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, lamentó la decisión de Estados Unidos y agregó: “La arquitectura de derechos humanos de la ONU juega un papel muy importante en la promoción y protección de los derechos humanos en todo el mundo”.

El organismo independiente de control Human Rights Watch criticó la medida y advirtió que la ausencia de Washington en el Consejo pondría la responsabilidad en otros gobiernos para abordar los problemas de derechos humanos más graves del mundo.

“La retirada de la administración Trump es un triste reflejo de su política de derechos humanos unidimensional: defender los abusos israelíes de las críticas tiene prioridad sobre todo lo demás”, dijo el director ejecutivo Kenneth Roth.

“El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha desempeñado un papel importante en países como Corea del Norte, Siria, Myanmar y Sudán del Sur, pero a Trump parece importarle la defensa de Israel”.

Israel elogia decisión

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, recibió con beneplácito la medida de Estados Unidos y calificó al Consejo como “una organización hostil, anti-israelí y tendenciosa que ha traicionado su misión de proteger los derechos humanos”.

Antecedentes

Estados Unidos está a la mitad de un período de tres años en el principal organismo de derechos humanos de la ONU, y desde hace mucho tiempo había amenazado con abandonarlo si no era reformado, acusando al cuerpo de 47 miembros con sede en Ginebra de estar prejuiciado contra Israel.

La semana pasada activistas y diplomáticos dijeron que las conversaciones con Estados Unidos sobre las reformas fracasaron al no haberse cumplido las demandas de Washington.

Es el más reciente abandono de un compromiso multilateral de Washington durante la administración de Donald Trump, después de que se retiró del acuerdo climático de París y el acuerdo nuclear de Irán.

Estados Unidos boicoteó al Consejo de Derechos Humanos por tres años durante el gobierno de George W. Bush antes de volver a unirse bajo Barack Obama en 2009.

La embajadora Haley dijo hace un año que Washington estaba revisando su membresía en el Consejo de Derechos Humanos, y pidió la reforma y la eliminación de un “sesgo crónico anti-Israel” en el panel.

El cuerpo, creado en 2006, tiene un ítem de agenda permanente sobre sospechas de violaciones cometidas por Israel en los territorios palestinos ocupados, que Washington quiere eliminar.

El mes pasado, el Consejo votó para investigar los asesinatos en Gaza y acusó a Israel de uso excesivo de la fuerza. Estados Unidos y Australia fueron los únicos que votaron “no”. El embajador de Israel en Ginebra criticó al Consejo por “difundir mentiras contra Israel.”