Prensa Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), autor en Runrun

Observatorio Venezolano de la Violencia

Sucre se mantiene entre los 10 estados más violentos del país
Tiene una tasa de 61 muertes violentas y 31 homicidios por cada 100 mil habitantes

 

Durante el año 2019, Sucre fue el sexto estado más violento del país, de acuerdo al Informe Anual presentado por el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

Con una tasa de 61 muertes violentas y 31 homicidios por cada 100 mil habitantes, la entidad oriental se ubicó detrás de Miranda, Bolívar, Aragua, Distrito Capital y Guárico.

El coordinador del OVV Sucre, Jesús Subero, indicó que los resultados no son alentadores frente a la emergencia humanitaria compleja que compromete el desarrollo del país, pues la criminalidad se ha adaptado a las oportunidades que le ofrece el  empeoramiento de las condiciones de vida de la sociedad.

De acuerdo al Informe Anual del OVV, Sucre se encuentra entre las diez entidades más violentas del país “en la lista decreciente de altas tasas, junto a territorios que no lo fueron históricamente como Amazonas, Cojedes y Delta Amacuro, y que expresan los procesos de ruralización de la violencia y los cambios en las oportunidades del delito con las rutas del tráfico de drogas y la minería ilegal que han modificado la geografía de la violencia”.

En la tasa del estado Sucre, el municipio Cajigal (Yaguaraparo) fue el más violento con 184 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, seguido de Valdez (Güiria) con 151 y Mariño (Irapa) con 143. Mientras Andrés Eloy Blanco (Casanay) registró 104 muertes, Cruz Salmerón Acosta (Araya) 68, Montes (Cumanacoa) 65 y Sucre (Cumaná) 53.

En ese sentido, Subero refirió que 90% de las víctimas pertenecían al sexo masculino y 87% tenían edades comprendidas entre los 15 y 39 años, con lo cual, la violencia e inseguridad compromete el desarrollo de hombres jóvenes en edades productivas.

En cuanto al horario en que se cometieron los delitos, el monitoreo arrojó que 70% de los sucesos ocurrieron durante la semana, 53% en horas del día y 84% ocurrieron en la calle, mientras 8% se registraron en la casa de la víctima.

La situación de violencia e inseguridad en el estado Sucre ha propiciado la presencia de una red delincuencial o circuito criminal, que tiene su ámbito de operaciones en la troncal nueve (desde Puerto La Cruz hasta Güiria) y 10 (Cariaco-Maturín-hasta Santa Elena de Uairén en el estado Bolívar).

Las actividades criminales que se desarrollan en estos dos corredores viales tienen como norte el interés de desplazarse hacia la zona del Golfo de Paria en los municipios Valdez, Arismendi, Mariño, Cajigal y Libertador, en los cuales se ha fortalecido el comercio ilegal de contrabando de drogas, oro cobre gasoil y trata de personas, que tienen como objetivo su traslado hacia las islas del Caribe.

Letalidad policial

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Venezuela vive una epidemia de violencia policial, porque las muertes por homicidios duplican la tasa de diez víctimas por cada 100 mil habitantes y así lo refleja el Informe Anual del OVV.

“La epidemia de violencia policial se ha expandido por todo el territorio nacional. Las prácticas de letalidad en la actuación policial dejaron de ser un hecho aislado, propio del abuso de un funcionario, o un problema que sólo se asociaba a determinado cuerpo de policía: al parecer, fueron asumidas como política o pauta de la actuación policial”, precisó el informe.

En el estado Sucre las acciones de letalidad policial han dejado cicatrices que la sociedad no olvidará, como consecuencia de la aplicación de programas de seguridad nacional por parte del régimen durante los últimos 20 años, aunado a los abusos implementados como mecanismos de exterminio de la delincuencia que se ha fortalecido para controlar pueblos y caseríos, que en otrora eran considerados tranquilos.

En 62% de los sucesos el victimario era desconocido y 29% perteneció a un cuerpo de seguridad. Mientras el móvil fue, en 27% de los casos, por resistencia a la autoridad y 24% por ajuste de cuentas. 84% de los delitos fueron cometidos con armas de fuego.

La desinformación ha sido un factor clave para los abusos de autoridad cometidos por los cuerpos de seguridad del Estado, pues familiares de las víctimas no cuentan con prensa escrita en la entidad sucrense para denunciar públicamente los hechos y el panorama ha sido propicio para la manipulación por parte de las autoridades gubernamentales.

Los casos de ajusticiamiento y letalidad policial en territorio sucrense se han convertido en una constante difícil de documentar por los factores mencionados, así como por las dificultades de comunicación que retrasan el desarrollo de la entidad y son aprovechados por la delincuencia que se ha desplazado desde el interior del país para utilizar las poblaciones sucrenses como refugio y ejercer el control del territorio para el fortalecimiento de delitos como el tráfico de drogas, combustible, personas y rubros como el cacao.

Durante 2019, el OVV Sucre documentó casos de letalidad policial a través del testimonio de familiares de víctimas como parte de una serie de entrevistas y grupos focales que permitieron recopilar y confirmar la situación que se intensificó en julio de 2019 con la entrada de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) a la entidad y que, además, es monitoreada mensualmente por la institución a través del Observatorio de Prensa.

Con ello, el coordinador del OVV Sucre destacó la labor académica realizada por el OVV en ocho entidades del país, dentro de las cuales destaca Sucre a través de la Dirección de Cultura y Extensión de la Universidad de Oriente (UDO), “para vencer dieciséis años consecutivos de censura sistemática de la estadística oficial, manejo oscuro de los archivos criminales y las arbitrarias o inexistentes definiciones de la metadata”.

Incertidumbre en el municipio Gran Sabana tras detención de más de 10 indígenas
Se llevaron 12 fusiles y municiones del parque de armas en una camioneta y un camión

 

Aún el sol no salía, era de madrugada y estaba cerca la víspera de Nochebuena. 12 personas, presuntamente lideradas por un oficial desertor y con él indígenas pemones, tomaron el 513 Batallón de Infantería de Selva Mariano Montilla, ubicado en el sector Luepa del municipio Gran Sabana, al sur del estado Bolívar.

En el hecho se llevaron 12 fusiles y municiones del parque de armas en una camioneta y un camión, después de tomar como rehenes al comandante de la unidad y dos oficiales.

Además, ocurrió otro asalto al 5102 Escuadrón de Caballería Motorizado (Escamoto) Coronel Hermenegildo Mujica Ramos, así como a un puesto de la Policía del estado Bolívar. Sin embargo, fue detenido un militar, identificado como Darwin Malaguera Ruiz, y las autoridades recuperaron el camión donde transportaban 82 fusiles, 60 granadas, un lanzacohetes, una ametralladora, seis bazucas y seis cajas de municiones.

Malaguera Ruiz, al igual que varios de sus compañeros, había desertado de las filas de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) el 23 de febrero de 2019 y se asiló en Colombia y Brasil. El joven fue Sargento Mayor de Tercera de la Promoción 84.

Estuvo en Cúcuta, Colombia, desde febrero, y luego se separó del grupo principal junto a otros ex funcionarios que decidieron dirigirse a Brasil. Tras lo sucedido resultó herido y detenido; 16 horas después de los hechos fue que recibió atención médica cuando fue trasladado vía aérea a Ciudad Bolívar y llevado al Hospital Universitario Ruiz y Páez.

Darwin y el pemón Juvencio Gómez, fueron los primeros detenidos por el caso. Luego de ello se dieron allanamientos en dichas comunidades indígenas, así como la aprehensión de al menos 17 personas más, las cuales fueron trasladadas hasta Caracas donde se les imputan delitos de terrorismo y denuncian violación a la autodeterminación de los pueblos indígenas.

Un grupo de indígenas se llegó a trasladar hasta la ciudad capital a fin de denunciar lo que han estado viviendo. Hasta la fecha se desconoce que los mismos hayan tenido respuestas, conozcan de sus condiciones y paradero.

Desde el Observatorio Venezolano de Violencia en Bolívar (OVV Bolívar) instamos a las instituciones del Estado a que garanticen las normas del debido proceso y tutela judicial efectiva, y se avoquen a dar respuestas del caso garantizando el ejercicio de los derechos humanos de los pueblos y comunidades indígenas afectados.

Municipios más violentos de Aragua durante 2019 pertenecen a los ejes este y sur del estado
El más violento fue el municipio Santos Michelena con una tasa de muertes violentas de 272 por cada 100 mil habitantes

 

En Aragua, durante 2019, hubo siete municipios considerados muy violentos, por tener tasas de muertes violentas que superaron a la del estado (82). El más violento fue el municipio Santos Michelena con una tasa de muertes violentas de 272 por cada 100 mil habitantes (mil/hab.), triplicando la tasa de la entidad y quintuplicando la tasa de muertes violentas del país (60,3).

En segundo lugar está el municipio José Rafael Revenga, con una tasa de muertes violentas de 162 por cada 100 mil/hab., la cual duplica la tasa del estado y triplica la del país. José Félix Ribas ocupó el tercer lugar, con una tasa de 136 por cada 100 mil/ hab., 1,66 veces mayor que la tasa del estado y 2,27 veces mayor que la del país.

Le siguen el municipio Camatagua, al sur del estado, con una tasa de 130 por cada 100 mil/hab.; Zamora, con una tasa de 115; Bolívar, con una tasa de 107 y José Ángel Lamas con una tasa de 103 por cada 100 mil/hab.

Producto del monitoreo de prensa del OVV Aragua, se pudo observar que en el año 2019 se registraron 771 sucesos y 990 víctimas de homicidios, de las cuales el 96% son hombres, con edades comprendidas entre los 15 y 34 años.

Se evidencia que el 93% de los homicidios ocurrieron en día de semana y 61% en horario diurno. El lugar más frecuente de ocurrencia de los sucesos fue la calle (53%); sin embargo, 40% de éstos ocurrieron dentro de la casa. Según lo reportado en prensa, el 79% de estos sucesos violentos involucraron a varios victimarios. El 50% de ellos, funcionarios de organismos de seguridad del Estado y 45% por desconocidos.

Es importante señalar que la coincidencia sistemática de todas estas circunstancias relacionadas con las muertes violentas, son generadoras de un gran amedrentamiento o impacto emocional en la población, que se manifiesta primordialmente como impotencia y frustración entre los familiares, especialmente la población de niños y adolescentes testigos de estos sucesos, que podría a corto y mediano plazo estar influyendo, de alguna manera, con la acentuada reproducción de la violencia en el estado Aragua.

Según los reportes de prensa, el 51% de las víctimas recibieron asistencia médica, sin embargo ninguna sobrevivió, hecho que llama profundamente la atención e invita necesariamente a reflexionar en relación a la capacidad resolutiva actual de los servicios de emergencia de las redes de atención ambulatoria y hospitalaria de la región, así como de la letalidad de los hechos violentos que ocurren en el estado.

Extorsión y narcotráfico: las caras de violencia en el Zulia en 2019
78% de los delitos fueron cometidos por armas de fuego y 82% de las víctimas fueron del sexo masculino

 

Según los resultados del Informe Anual del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), el estado Zulia cierra el año 2019 con una tasa de 60 muertes violentas por cada 100 mil habitantes (mil/hab.), cifra similar a la tasa nacional (60,3). Las tres categorías que conforman la medición de muertes violentas resultaron de la siguiente manera: 797 homicidios con una tasa de 21 por cada 100 mil/hab., 645 muertes por resistencia a la autoridad que representa una tasa de 17 y 777 muertes en averiguación que equivalen a una tasa de 21 fallecidos de forma violenta por cada 100 mil/hab.

Características generales de la violencia

Se desprende del informe regional de violencia realizado por el OVV, que el 78% de los delitos fueron cometidos por armas de fuego y que el 82% de las víctimas fueron del sexo masculino. Las edades de las víctimas están comprendidas entre 15 y 39 años (71%). En el 47% de los sucesos el victimario es desconocido y en el 38% pertenece a un cuerpo de seguridad. El 69% de los sucesos violentos se produjeron en días de la semana, casi un tercio de ellos (28%) en horas del día y un cuarto (25%) ocurrió en la casa de la víctima. El principal móvil de las muertes violentas es: 33% por resistencia a la autoridad y el 22% por robo.

El equipo del OVV Zulia reporta que con relación al género y la edad continúa la tendencia de víctimas de sexo masculino y de jóvenes que mueren violentamente antes de los 30 años. Casi un tercio (32,1%) de los fallecidos de forma violenta oscilan entre 0 y 29 años de edad. Apenas un 6,7% de las víctimas de homicidios pasan de los 50 años. Afirma que sigue siendo la violencia en la región y en el país un hecho principalmente de jóvenes varones, tanto en su rol de víctimas como de victimarios.

Abuso sexual y violencia intrafamiliar

En cuanto al abuso sexual y la violencia intrafamiliar, expone el informe regional OVV Zulia, que de los casos de abuso sexual ocurridos durante el año 2019, el 68,9% de las víctimas fueron del sexo femenino. Un 75% de los abusados son menores de 14 años. En cuanto al victimario los resultados arrojan que el 81,3% era familiar de la víctima y tenía un vínculo de consanguinidad como, por ejemplo: progenitor (37,5%) y abuelo (31,3%), el resto (31,3%) eran vecinos o familiares lejanos. Los victimarios en su totalidad resultaron ser del sexo masculino y la mitad de estos superan los 50 años de edad.

Con relación a la violencia de tipo delincuencial, el equipo del OVV Zulia afirmó que en la entidad el crimen presenta rasgos más propios de delincuencia organizada vinculada al narcotráfico y a la extorsión. “Que sean las subregiones Costa Oriental y Sur del Lago las de mayor violencia se explica por ser el territorio para el paso de la droga a espacios nacionales e internacionales. Recordemos que la vecindad de la subregión Sur del Lago con el departamento Norte de Santander la convierte en puerta para el tráfico de la cocaína que se produce en ese territorio del Catatumbo colombiano; se nota, además, un considerable aumento en el delito de la extorsión de bandas que operan desde la zona”.

Para el OVV Zulia, otro aspecto a resaltar en la región zuliana en cuanto a la criminalidad, es que su condición fronteriza facilita la presencia de delincuencia organizada transnacional, de grupos armados paramilitares y guerrilleros, ubicados principalmente en el Sur del Lago, Jesús Enrique Lossada y en las subregiones Guajira y Perijá, lo cual hace más violentas las zonas en las que operan. 

Girardot, Mariño y Zamora encabezan la lista de los municipios más violentos del estado Aragua durante octubre
72 homicidios se produjeron en octubre de 2019 

 

Producto del monitoreo de la prensa regional, se determinó que durante el mes de octubre 2019 en el estado Aragua se registraron 56 sucesos violentos, con un saldo de 73 víctimas mortales: 72 homicidios y 1 suicidio. El 93% de los fallecidos eran hombres, con un rango de edad comprendido entre los 15 y 49 años.

El 100% de los sucesos ocurrió en días de semana, 70% en horas diurnas; el 73% de los mismos tuvieron lugar en la casa o en la zona cercana. Según los reportes de prensa, un 53% de las víctimas recibió asistencia médica; sin embargo, ninguna sobrevivió.

El 55% de los victimarios eran funcionarios de organismos de seguridad, 44% desconocidos y 1,8% familiar o conocido. De este último grupo el victimario era pareja o ex pareja de la víctima.

El tipo de violencia más frecuente fue la policial, con un 52,7%, seguido por la violencia delincuencial, con un 43,6%. La violencia pandillera e intrafamiliar tuvieron una frecuencia relativa del 1,8%, cada una.

En el 95% de los sucesos violentos se utilizaron armas de fuego, siendo largas en el 52% de los casos. Los móviles de sucesos más frecuentes fueron: la resistencia a la autoridad (53,6%), el ajuste de cuentas (21,4%) y el robo (12,5%).

Los municipios más violentos donde ocurrieron el 75% de los homicidios reportados en Aragua durante el mes de octubre fueron Girardot (31,51%) con un saldo de 23 víctimas, Santiago Mariño (16,44%) con 12, Zamora (14,3%) con 10 víctimas mortales, Santos Michelena (8,22%) con 6 y Bolívar (3,57%) con 4.

Tasa de suicidios aumenta en medio de la crisis
Venezuela tiene la tasa más alta de Latinoamérica

 

El Observatorio Venezolano de Violencia reportó que la tasa de suicidios en la nación suramericana se ubicó este año en 19 por cada 100 mil habitantes, lo que convierte a la pequeña nación petrolera en el país con la tasa más alta de Latinoamérica.

Esta nueva cifra significa un aumento importante en comparación con la tasa de 2012 en Venezuela, cuando era de 4 por cada 100 mil habitantes. En países de la región como en Uruguay, la tasa es de 16, y en otros, como El Salvador, 8 por cada 100 mil habitantes.

El psiquiatra Luis Madrid advirtió a la Voz de América que el venezolano promedio está experimentando sentimientos de desesperanza, ante las carencias económicas.

“La primera causa es el desempleo y la situación económica del país. Eso produce situación de incertidumbre, desesperanza, ansiedad. La gente deja de dormir. Ver tus hijos llorar porque no tienen qué comer. Ver tus hijos mal vestidos. No puedes enviarlos al colegio (…) Que tu familia se fragmentó”, expone Madrid.

El especialista alerta que la población con trastornos mentales es la más propensa a tomar la decisión de quitarse la vida, pues los tratamientos antisicóticos y antidepresivos escasean en Venezuela. De 12 fármacos comúnmente recetados para atender esta condición, sólo tres están disponibles.

“Comienzan a bajar las dosis y a estirar la cajita de pastillas, y los fármacos no funcionan de esa manera. Al bajar las dosis, es una de las causas por las que la gente empieza a pensar ideas de suicidio”, explica el doctor.

El psiquiatra también puso el resaltador en las personas mayores de 65 años que, a su juicio, experimentan sensación de abandono, por la emigración de sus parientes.

Los especialistas dicen que estas ideas suicidas pueden detenerse con el apoyo de la comunidad. “Abrirse a buscar ayuda profesional, de sus amistades, de su familia, de grupos de apoyo”, apunta el psiquiatra Juan Manuel Brito a la VOA.

La Federación de Psicólogos de Venezuela tiene disponible una línea de ayuda telefónica gratuita y confidencial, para atender a quienes sientan deseos suicidas.

OVV: Octubre fue el segundo mes con más sucesos violentos en Táchira en lo que va de 2019
27 homicidios se registraron en la entidad

 

El mes de octubre de 2019 se ubicó como el segundo mes con más hechos violentos en la región tachirense, según el monitoreo de prensa realizado al Diario La Nación por el equipo del Observatorio Venezolano de Violencia Táchira (OVV Táchira), con un total de 41 sucesos registrados, en los cuales estuvieron presentes diferentes modalidades de violencia. Febrero ha sido el mes más violento de 2019, cuando se registraron 76 sucesos.

Con 65,9% de incidencia, el homicidio se ubica como el delito más grave ocurrido durante el mes de octubre en el estado Táchira; 27 homicidios se registraron en toda la entidad. En segundo y tercer lugar se encuentran la extorsión y el secuestro, con 7,3% cada uno. También en octubre se registraron, aunque en menor incidencia, delitos como lesiones, robo con lesiones, tentativa de homicidio, violación y robo, entre otros.

Por otra parte, 59,6% de las víctimas del mes de octubre fueron hombres y 10,6% mujeres; el 29,8% restante de las víctimas no tiene identificado el sexo, esto según la información recabada en el observatorio de prensa en Táchira. El 21,3% de los afectados tenía edades comprendidas entre 20 y 29 años.

Del total de sucesos ocurridos en el Táchira en este mes, en 46,3% de ellos se empleó el arma de fuego, mientras que en 19,5% de los hechos se utilizaron armas blancas. El lugar más común de ocurrencia de hechos fue la vía pública con una incidencia de 63,4% y la vivienda ocupó el segundo lugar con 17,1% de los casos. Los sucesos en el Táchira continúan ocurriendo en su mayoría en días de la semana y horario diurno.

Anna María Rondón, coordinadora del OVV Táchira, añade que “solo el 22% de los familiares de las víctimas denunciaron los hechos de violencia y en un 82,9% de los hechos de homicidio denunciados no se informa el estado actual de la causa, lo cual es lamentable porque al no hacer denuncia de los hechos no se puede hacer seguimiento por parte de las autoridades competentes”.

Por otro lado, los grupos irregulares encabezan con 39% el tipo de violencia presente en el estado, siendo en los municipios de frontera su mayor rango de acción; fue en Ureña y San Antonio del Táchira donde ocurrieron, según el monitoreo realizado por el OVV Táchira, 36,6% de los sucesos violentos, siendo una constante, como en meses anteriores, la aparición de cuerpos en trochas (pasos ilegales entre Venezuela y Colombia).

En el OVV Táchira se vislumbra que seguirá incrementando el hallazgo de cadáveres en las trochas que comunican la entidad tachirense con Colombia, debido a que continúan aumentando la cantidad de personas que por desplazamiento del centro del país llegan a estas zonas fronterizas en búsqueda de trabajo. Sin embargo, allí no existen muchas oportunidades de empleo y las personas que llegan optan por dedicarse al paso ilegal de objetos por las trochas, corriendo riesgos físicos ante la presencia de grupos armados que constantemente tienen enfrentamientos por el control de la zona.

Violencia en Mérida no se quiere mover de la zona Panamericana
Los municipios Alberto Adriani y Obispo Ramos de Lora sumaron 47 de los 121 delitos ocurridos en la entidad hasta el mes de junio de 2019

 

Aun cuando algunos municipios del estado Mérida están entrando en el cuadro de estadísticas de hechos delictivos, las cifras obtenidas mediante la revisión de prensa regional durante el primer semestre de 2019, demuestran que la zona Panamericana sigue arrojando la mayor cantidad de hechos delictivos dentro del contexto del estado andino. Destacan en esa área los municipios Alberto Adriani y Obispo Ramos de Lora, que sumaron 47 de los 121 delitos ocurridos en la entidad hasta el mes de junio. De acuerdo a la revisión, el número aumenta tomando en consideración que estos dos municipios, en conjunto con los otros que conforman esa zona como Andrés Bello, Caracciolo Parra y Olmedo, Julio César Salas y Justo Briceño, concentraron el 51,2% de esa totalidad de delitos. Hay que destacar que la zona Panamericana de Mérida tiene límites compartidos con municipios que poseen elevadas tasas de muertes violentas, los cuales pertenecen a los estados Táchira, Zulia y Trujillo.

El estudio realizado también denotó que el Área Metropolitana de Mérida, conformada por los municipios Libertador, Campo Elías, Sucre y Santos Marquina, continúa posicionándose en segundo lugar como el más violento e inseguro, con el 42,1% de los delitos. En algunos municipios como Campo Elías, se han incrementado los hechos violentos en el primer semestre del año.

Es de destacar que la zona Panamericana se ha caracterizado en los últimos años por sus altas tasas de violencia debido, en gran parte, a la presencia, al parecer creciente, del tipo de violencia delincuencial común y organizada, por parte de grupos de individuos que hacen vida en la región. Según Gustavo Páez, coordinador del Observatorio Venezolano de Violencia Mérida (OVV Mérida), estos grupos se dedican a robos de vehículos, celulares o al tráfico de drogas y combustible, así como a perpetrar secuestros, entre otros delitos. “Son muy frecuentes en la zona homicidios y asesinatos por diversos móviles, violaciones, sicariatos, casos de extorsión e invasiones a fincas, con el agravante que algunos estudios de organizaciones no gubernamentales extranjeras también han revelado la presencia de grupos irregulares en el área”, afirmó Páez.

Para Reinaldo Celis, ex presidente y miembro del Consejo Consultivo de la Asociación de Ganaderos de Alberto Adriani (ASODEGAA), por toda la zona Panamericana conviven organizaciones que se dedican a robar e invadir fincas. “Los robos y las agresiones han sido bestiales, roban, matan, invaden y luego abandonas las tierras Hace poco a una finca de un familiar le quitaron más de 1.500 hectáreas, las repartieron y luego las abandonaron, le mataron más de mil reses, le quemaron la casa y destruyeron los transformadores eléctricos”, señaló Celis, agregando que el mayor problema de la zona es la impunidad.

Tendencias que continúan y otras que aparecen

Al analizar los resultados de la revisión de prensa, Gustavo Páez explicó  que hasta el mes de junio de 2019 se mantienen algunas tendencias detectadas durante el primer trimestre del año, a las cuales se le formularon, en su momento, un conjunto de posibles hipótesis explicativas, específicamente  en relación a la disminución de un grupo de delitos, tales como los casos de homicidios, tentativas de homicidios y robos con lesión, además del aumento de otros como robos, lesiones, amenazas de muerte, secuestros, violaciones y extorsiones. Al analizar los datos del primer grupo de delitos entre enero-junio y compararlos con su equivalente de 2018, se detectó que su peso relativo disminuyó de 95 a 56%, mientras que en el caso de los segundos, se incrementó de 5 a 44%.

Otras tendencias que se han mantenido en aumento durante el semestre, son los casos de agresiones a niños entre 0 y 9 años, las  mujeres como víctimas de delitos, el uso de la fuerza física y  la participación como victimarios de familiares o conocidos en delitos. Igualmente sigue la tendencia a la disminución de los delitos en calles y avenidas, pero se han incrementado en las viviendas.

En cuanto a algunos aspectos que han tomado importancia y que se han afianzado entre enero-junio 2019, se encuentran el aumento de robos y de la violencia policial y por linchamientos. Durante el primer semestre de 2018 los robos tuvieron un peso relativo de 3%, entretanto para el mismo lapso, pero de 2019, esa cifra ya se había sextuplicado, llegando a 19%.

Interpretando los resultados sobre la violencia policial, Páez explicó que aumentó de 8 a 14%, lo cual podría estar correlacionado con el incremento de casos donde se vieron involucrados como victimarios funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado, es decir, de 5 a 15% de los hechos registrados. “Esto también puede corroborarse con otras cifras obtenidas por el OVV Mérida, donde se reseña que entre los meses de abril y junio, se contabilizaron 14 muertes por resistencia a la autoridad, y es válido decir que dentro de esas estadísticas no se registró ningún caso de ese tipo entre enero y marzo”.

Otro aspecto que llama poderosamente la atención en la revisión del semestre, es que el número de linchamientos entre enero-junio de 2018 con respecto al mismo lapso de 2019, aumentó de 1 a 7 casos, es decir de 1 a 6% de incremento relativo.

Hipótesis para las últimas tendencias

Para el coordinador del OVV Mérida, en estos datos obtenidos de la revisión del primer semestre del año 2019 se manejan varias hipótesis. Por ejemplo, en lo que respecta al incremento de los robos en la entidad, probablemente esté asociado a mayor número de personas que se han incorporado a delinquir, bien sea de forma individual o por el surgimiento de bandas organizadas, en la medida que ha continuado agravándose la crisis en el país. “Esto, aun cuando estamos claros que es un grupo reducido de personas que tiene como oficio ilícito quitarle a los demás lo que no es de ellos. Además, no tenemos duda que el elevado porcentaje de impunidad que reina en el país, la falta de denuncias por parte de las víctimas y la carencia del diseño y ejecución de políticas coherentes de seguridad ciudadana, son factores que han contribuido al aumento de los robos. Es lamentable que, mientras los honestos hacemos lo correcto y nos toca laborar en dos o tres trabajos para lograr paliar la crisis, los deshonestos se incorporan a robar, o los que ya lo hacen practican el oficio con más frecuencia, para lograr el mismo objetivo”, indicó.

En el caso de las muertes por resistencia a la autoridad, explicó Páez que la situación  hace pensar que posiblemente continúe llevándose a cabo en el estado Mérida, y en general en el país, una política de seguridad ciudadana que se excede en sus procedimientos.

Finalmente, señaló Páez que, en cuanto a los casos de linchamientos, éstos están ocurriendo principalmente en la zona Panamericana, siendo ejecutados por grupos de personas donde, según lo indagado en prensa, las causas que han detonado este tipo de delitos van desde robo, hasta ajuste de cuentas y venganza.