Prensa Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), autor en Runrun

Observatorio Venezolano de la Violencia

Bolívar es una de las entidades fronterizas más violentas del país debido a denuncias de desapariciones y homicidios
11 homicidios registró el Observatorio Venezolano de Violencia en agosto

 

En su monitoreo mensual,  el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) registró un total de 11 homicidios y 11 desapariciones forzadas en el estado Bolívar durante el mes de agosto.

Estas cifras se contrastan con el más reciente informe de Contexto Violento de la ONG Fundaredes, en el cual se reporta un total de 13 homicidios, 13 desapariciones y un enfrentamiento armado, dejando al estado Bolívar -según el documento- como la segunda entidad fronteriza más violenta de Venezuela. Las cifras de homicidios suponen un aumento de 85% con respecto al mes de julio, cuando se registraron 7 casos.

El contexto de violencia y criminalidad que se vive en el estado, y que tiene como base las dinámicas mineras y el narcotráfico, aumentó visiblemente durante el último mes, reflejándose en homicidios, desapariciones forzadas y enfrentamientos armados.

 

LEA   Kape Kape: Nuevo informe de la ONU revela que en el Arco Minero reina la violencia e ignominia 

 

Operaciones militares en Bolívar

En ambos monitoreos se destacan los casos de violencia llevados a cabo por organismos de seguridad, los cuales suponen vulneraciones a los derechos humanos.

El informe de Fundaredes señala que las fuerzas de seguridad del Estado fueron los principales promotores de abusos y tratos crueles durante el mes de agosto, en el marco de la operación militar: “Operación Autana I-2022”, llamada comúnmente “Autana”.

Esta operación fue lanzada el 18 de agosto, junto con la operación “Roraima 2022”, para llevarse a cabo dentro del área del amazonas venezolano. Su objetivo es combatir contra el narcotráfico, la minería ilegal, la depredación de las reservas forestales y el ecocidio, así como los grupos denominados Terroristas Armados Narcotraficantes Colombianos (Tancol), según indicó el Comandante Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Domingo Hernández Lárez, en su cuenta personal de la red social Twitter. Con estas dos operaciones, la FANB totaliza ocho operaciones militares en lo que va de 2022.

Sin embargo, los habitantes de las zonas implicadas en esta operación, denuncian un completo estado de indefensión. Con estas acciones -han denunciado los afectados- por una parte se ven amenazados por las agrupaciones irregulares, y por la otra, están bajo amenaza constante de los cuerpos de seguridad. Además, según reportó Fundaredes en su informe, el daño colateral causado por el Estado venezolano a la población civil ha resultado más impactante que los propios resultados de las acciones contra los grupos armados irregulares, las bandas criminales y sindicatos.

Denuncias de la población

Uno de los hechos más destacados del mes, ocurrió el 17 de agosto, cuando mineros tomaron la entrada de Tumeremo, en plena troncal 10, para exigir al presidente de la Corporación Venezolana de Minería (CVM), Carlos Osorio, una intervención ante los abusos de la FANB, en el marco de la operación Autana.

Los mineros denunciaron la destrucción de equipos comprados a la CVM, incautación de maquinaria y medicamentos, la quema de campamentos mineros, y maltratos a la población de las minas.

Los representantes mineros hicieron un llamado al presidente Nicolás Maduro, argumentando que poseían la documentación legar para trabajar y el aval de la Corporación Venezolana de Minería.

“¿Dónde está la CVM?, porque nosotros les arrimamos (oro) al Estado y de todo tenemos registro. Necesitamos que nos presten apoyo retirando al ejército, porque no vamos a permitir más atropellos ni que nos quiten nada, ni que nos quemen las maquinas, los motores y el sustento de nuestros hijos; nosotros trabajamos decentemente. Señor presidente necesitamos una respuesta rápida”, expresaron los mineros en un video que se difundió en redes sociales.

La protesta cesó al día siguiente con la retirada de la operación del municipio Sifontes y un acuerdo entre las fuerzas de seguridad y los habitantes, aunque se registró que, tras el acuerdo, la Guardia Nacional ultimó a un motorizado e hirió a otra persona.

 

Violencia interpersonal dejó 10 mujeres fallecidas en Aragua entre enero y julio de 2022
Durante ese lapso 10 mujeres fallecieron por diferentes tipos de violencia

 

Según el Observatorio de Prensa del OVV Aragua, durante el primer semestre de 2022, fueron reportados en la prensa regional 171 sucesos violentos, con un saldo de 243 víctimas y 200 muertes violentas. El tipo de violencia más frecuente fue la policial que generó el 44% de las víctimas. En segundo lugar la violencia delincuencial que aportó el 25%. En tercer lugar la violencia de género (11%), en el cuarto la autoinfligida (8%) y en el quinto lugar la violencia generada por la delincuencia organizada. Finalmente con menor presencia, las violencias: interpersonal individual y la intrafamiliar con 3% y 2% respectivamente.

De acuerdo a lo reportado en la prensa regional, durante este periodo 10 mujeres fallecieron en Aragua por diferentes tipos de violencia: 4 se suicidaron, mientras que 3 fueron víctimas de violencia de género, 1 de la intrafamiliar con enfoque de género, 1 a causa de la delincuencia organizada y 1 de la violencia interpersonal individual.

Mayo, fue el mes del semestre, con mayor ocurrencia de muertes violentas para las mujeres con un saldo de 3 casos: 2 suicidios cuyas víctimas fueron 2 adolescentes de 16 y 12 años, la primera una estudiante procedente del sector La Pedrera, municipio Girardot, quien por motivos desconocidos decidió terminar con su vida ahorcándose en su casa. El otro hecho, ocurrió en la Parroquia Samán de Güere en el municipio Mariño y fue una adolescente de 12 años, que ante la migración de los padres quedó a cargo de la abuela y decidió suicidarse porque ésta no quiso comprarle un celular de alta gama con el dinero que le envió la mamá. Finalmente, la tercera muerte violenta fue una mujer de 35 años, en Sorocaima, municipio Mariño, quien murió de una herida por arma blanca, durante una riña con una conocida durante una fiesta.

Los meses de enero y abril, reportaron 2 fallecidas cada uno. En enero se reportaron 2 femicidios, el primero de ellos ocurrió en el sector La Julia del municipio Mariño, donde el una mujer de 27 años con 24 semanas de gestación fue asesinada con un arma de fuego por su ex pareja, por motivos pasionales. La segunda víctima de femicidio, es una mujer de 51 años, que forma parte del doble parricidio ( muerte a los padres) descubierto el 24 de enero en una parcela del Sector El Guácimo de la Colonia Tovar, donde el único hijo de 34 años de edad asesinó a puñaladas a ambos padres, en octubre del 2016, por negarse a cederle el manejo de las propiedades de la familia y los desapareció enterrando ambos cadáveres en un lugar apartado dentro de su propiedad y diciéndole al resto de los vecinos y familiares que estos habían viajado al exterior.

Durante el mes de febrero, en el marco de los movimientos estratégicos realizados por la banda El Conejo, para tratar de garantizarle la seguridad al Koki, fue ejecutada, a manera de amedrentamiento, una mujer de 44 años (femicidio) en el sector Morocopo, parte alta calle principal Las Tejerías, municipio Santos Michelena, por integrantes de la banda del Conejo, por hacer comentarios no autorizados sobre los movimientos que se estaban dando en la zona.

Siguiendo la secuencia, el día 5 marzo fue reportado en el municipio Libertador, el suicidio de una mujer que se ahorcó en su casa, en el urbanismo Los Libertadores, por motivos desconocidos por la prensa.

Durante el mes de abril, se reportó en prensa 2 muertes violentas de mujeres. La primera fue el suicidio de una mujer, que por motivos desconocidos, decidió terminar con su vida ahorcándose en un apartamento, en la Avenida Bermúdez en Maracay, municipio Girardot. La segunda muerte violenta, un femicidio que se corroboró tras en un terreno baldío en San Mateo, municipio Bolívar, del cadáver enterrado de una adolescente de 16 años, que estaba desaparecida. Aparentemente el asesinato ocurrió, por presunta venganza por motivos pasionales

Finalmente, el día 16 de junio, en el sector San Agustín de Maracay, parroquia Madre María, ocurrió otro femicidio, cuando una mujer de 48 años fue asesinada por su esposo, quien le disparo con un “chopo” (escopeta artesanal) durante una acalorada riña conyugal.

 

Persiste en Trujillo violencia intrafamiliar durante primer semestre del año
Se registraron 18 casos

 

En el estado Trujillo la violencia intrafamiliar marcó una tendencia al alza en el primer semestre de 2022. Según el monitoreo de prensa del Observatorio Venezolano de Violencia en Trujillo (OVV Trujillo) se registró un total de 18 casos: 5 por violaciones sexuales, 1 por actos lascivos, 11 agresiones de violencia basada en género y 1 por maltrato infantil.

En comparación con las incidencias registradas por el equipo del OVV Trujillo en el mismo periodo del año 2021, donde se presentaron 5 denuncias por violencia de género, 2 violaciones sexuales, 2 feminicidios, 2 infanticidios y 2 por agresión a NNA, se puede afirmar que existe un incremento en la violencia intrafamiliar entre enero y junio de 2022.

Aunque en este año no se han presentado víctimas fatales en los casos violencia intrafamiliar, el número de casos y de victimas es mayor.

Violencia de Género

Entre enero y junio de 2022 se contabilizaron 14 casos de violencia contra la mujer, de los cuales 2 son violaciones sexuales, 11 por maltrato físico y/o psicológico y 1 denuncia por actos lascivos.

Según el Observatorio de Prensa, los hechos se registraron en los municipios Boconó, Bolívar, Escuque, Motatán, Sucre, Trujillo y Valera.

Entre los casos se destaca el de un médico que fue detenido por realizar presuntos actos lascivos contra un grupo de mujeres que estaban en un proceso de selección para nuevos trabajadores de una empresa, ubicada en la ciudad de Valera.

NNA afectados por la violencia

Lo datos recolectados durante el primer semestre de 2022 reflejaron 4 casos donde estuvo presente la violencia contra niños, niñas y adolescentes (NNA), 3 fueron denuncias de abuso sexual y 1 por malos tratos. En esta oportunidad los hechos ocurrieron en los municipios Campo Elías, San Rafael de Carvajal y Valera.

Uno de los casos más emblemáticos afectó a 4 hermanos (12, 14, 16 y 18 años) que fueron abusados por su hermano de 21. La denuncia la presentó una de las víctimas ante el Servicio Administrativo de Protección del Niño, Niña y Adolescentes del estado Trujillo (Sapnnaet). Según el reporte de prensa, la madre emigró a Colombia hace un tiempo y al padre no lo ven desde hace más de un año. En otro hecho, una niña fue abusada sexualmente por un hombre de 63 años en un hecho registrado en el sector Pie de Sabana en el municipio San Rafael de Carvajal.

Victimarios

En la mayoría de los casos los agresores han sido personas cercanas o conocidas, que bajo engaño o manipulación psicológica atraen a sus víctimas, y haciendo uso de la fuerza física cometen sus delitos.

Para el equipo del OVV Trujillo es importante la creación de políticas públicas que garanticen la atención de las necesidades básicas de los grupos más vulnerables, incluyendo alimentación adecuada, salud, educación y protección e integridad física de esta población.

Homicidios continúan ocupando primer lugar entre hechos de violencia interpersonal en Monagas
De 178 delitos registrados, 124 fueron cometidos en Maturín

 

El Observatorio Venezolano de Violencia en Monagas (OVV Monagas) dio a conocer los datos del informe semestral sobre violencia 2022. La información se basó en la recolección y análisis de datos de los hechos de violencia interpersonal ocurridos en el estado. El equipo de investigadoras informó que, los homicidios intencionales nuevamente ocupan el primer lugar con 25,3%, seguido del robo con 24,2%, los cuales forman parte de los 178 delitos que afectaron aproximadamente a 328 personas en el primer semestre 2022. Según la observación de prensa, le siguen los delitos de agresión con 18,5% luego las tentativas de homicidios con 16,9%, violaciones sexuales 5,1%; quedando en orden decreciente los secuestros y amenazas de muerte con 3,9% cada uno y otras agresiones sexuales 1,7%.

Entre las motivaciones de los delitos (distintos al homicidio, agresión y tentativas de homicidios), fue evidente que el 80% estuvo determinado por el provecho ilícito, 13% por trastornos de conducta, 5% basado en género y 2% otras motivaciones. Las armas de fuego resultaron las más utilizadas para cometer los delitos con el 37,6%, seguido de la fuerza física con 26,4 %, objetos punzo cortantes 25,3%, otras 6,4% y no informan 4,5%.

Es de mencionar que, en la región los hurtos se han incrementado por lo que se presume que esta situación puede responder a las acciones propias de pandillas y, la proliferación de los hurtos de materiales ferrosos (chatarra), delito muy investigado actualmente por las autoridades, dada su declaratoria como material de uso estratégico para el Estado venezolano.

La situación de la violencia en Monagas reproduce algunos patrones delincuenciales que se registran a en otras regiones del país. En el estado operan desde pandillas y/o bandas organizadas, hasta grupos estructurados de delincuencia organizada (GEDO), los cuales despliegan operaciones en distintos municipios del territorio monaguense, muy especialmente en el municipio Maturín, dada su densidad poblacional (urbana y rural), movimiento comercial y su extensión territorial. Estos grupos han ido adaptando sus operaciones ilícitas a los contextos socio-económicos de la región

El equipo del OVV Monagas señaló que, en cuanto a las muertes violentas, se registraron 56 sucesos. Esta cifra se desagrega en 11 eventos por intervención policial/militar (MIP/M), en los cuales murieron 14 personas. Igualmente se registraron 48 sucesos relacionados con homicidios intencionales, registrándose 60 víctimas fatales. En total fallecieron 74 personas. En cuanto a los homicidios se observa una disminución, considerando que, durante ese mismo lapso del 2021, se registraron 72 eventos; 13 MIP/M y 59 por homicidios, cuyo resultado fue de 79 víctima. Aunque hubo una disminución en los eventos de 29,1%, sin embargo, en comparación al número de fallecidos tan solo se redujo en 6,32%.

Municipios más violentos

Según el OVV Monagas, los datos refuerzan la existencia de un eje de la violencia en torno al municipio Maturín. Por ejemplo, de los 178 delitos registrados, 124 fueron cometidos en Maturín, seguidos de 19 en Ezequiel Zamora, 8 en Libertador y 7 en el municipio Piar; todos son municipios aledaños que tienen una conectividad vial con la capital del estado. Hay que destacar el problema de la ruralización de la violencia en municipios como Cedeño y Santa Bárbara, con la presencia de bandas que operan en la zona dedicadas a extorsión, robo, hurto, secuestro y asesinato.

Es importante recordar que, dos eventos marcaron el inicio de la violencia del año 2022. Por un lado, en la madrugada del primero de enero de 2022 se produjo un enfrentamiento en la zona de Barrancas del Orinoco, municipio Sotillo que se prolongó por siete horas y dejó un saldo de 7 fallecidos y un número no determinado de heridos. Los GEDO el “Sindicato” y los “Afros”, se disputan el control territorial de la zona, dada la ubicación geográfica privilegiada y su salida al mar a través del río Orinoco. Este evento de violencia obligó a las autoridades a reforzar la seguridad de la zona a través de operativos militares, así como a revisar sus políticas de seguridad para el estado. Las severas denuncias realizadas a través de redes sociales y portales web, impulsaron la actuación reactiva de los cuerpos de seguridad

Entre febrero y marzo, hubo un aumento de otros tipos de delitos comunes como: agresiones, robos y secuestros de unidades de transporte; colocando al mes de febrero como el más violento con 19,1% en relación a los delitos, seguido de mayo con 17, 4%, este último, principalmente por los homicidios intencionales. Así mismo, después de los eventos del municipio Sotillo, se evidenciaron, algunos asesinatos cuyos contextos situacionales estaban relacionados con ajustes de cuentas entre los miembros del “El sindicato de Barrancas” tal como informó la prensa.

Violencia en niños, niñas, adolescentes y jóvenes

El equipo del OVV Monagas, explicó que al realizar un análisis regional sobre la situación de violencia de niños, niñas, adolescentes y jóvenes (NNAJ), se evidencia que Maturín continúa siendo el municipio más violento con 75% de la ocurrencia de casos de violencia letal y no letal (al menos 30 víctimas) contra este grupo poblacional. Explicaron que ello no significa que no ocurran actos de violencia en otros municipios, pero las condiciones de densidad poblacional, crecimiento de sectores vulnerables y concentración de eventos de crimen organizado en la capital del estado, constituyen la explicación de dicha tendencia. Adicionalmente, el 45% del total de casos de violencia en NNAJ recae sobre jóvenes varones entre los 18 a los 24 años, en el delito de homicidios intencionales o tentativa de homicidio, constituyéndose en los principales afectados por la violencia en la entidad. Esta afectación se explica, en parte, por su propia participación en dinámicas de delincuencia juvenil que caracteriza muchos contextos comunitarios en Monagas. Asimismo, en ocasiones son captados por liderazgos negativos que se establecen como modelo a seguir para el éxito social y económico de la juventud.

Por otra parte, el otro grupo especialmente afectado por la violencia corresponde a niñas entre 0 y 11 años (10 casos que representa el 25% del total de casos de la entidad reportados en medios), las cuales se encuentran en situaciones de vulnerabilidad y riesgo de protección, debido a la violencia intrafamiliar, entornos comunitarios hostiles y efectos negativos del post confinamiento por Covid-19. Precisamente, ello se ve reflejado en un aumento preocupante de casos de violación sexual y otros tipos de agresión en este mismo grupo, cuyos victimarios en muchas ocasiones, son los familiares cercanos (padres, padrastros, entre otros).

De igual forma, el equipo del OVV Monagas considera la necesidad de seguir trabajando coordinadamente con políticas de seguridad que permitan reducir sostenidamente la incidencia de este tipo de delito en la entidad, principalmente porque las consecuencias son mortales y afectan directamente la vida de las personas y sus familiares.

En aumento focos de violencia en frontera y zona sur del Táchira
31 muertes violentas se han reportado en el primer semestre de 2022

 

El municipio fronterizo de Bolívar y el correspondiente a la zona sur, Fernández Feo, del estado Táchira, vuelven a estar en el ojo de las investigaciones, tras desatarse una ola de violencia reflejada por el Observatorio Venezolano de Violencia en el estado Táchira (OVV Táchira), tras el registro de los distintos portales de la prensa regional, que dejó a ambas jurisdicciones, en el primer semestre de 2022, encabezando la lista de muertes en la entidad, con 20 en Bolívar y 11 en Fernández Feo, sumando 31 de los 65 hechos de violencia registrados en siete de los 29 municipios tachirenses. Cifras que contrastan además con la mayor incidencia de delitos provocados por grupos irregulares, que acechan justamente estos territorios tachirenses por su cercanía con el país vecino, Colombia, con 29,33 % seguido de los casos de violencia sexual con 13,84 %.

Considerando todo el corredor fronterizo venezolano, Táchira asciende al tercer puesto con más muertes en hechos que involucra a grupos irregulares, por detrás de Zulia y Bolívar aumentando 10% en comparación con 2021. La cantidad de desaparecidos siguen posicionando a la entidad andina como el estado con mayor incidencia, registrando hasta la fecha 57. Cifra que también aumentó respecto al año 2021, cuando fueron detectados 52 casos en todo el año.

Los municipios fronterizos del Táchira, se han convertido en zona de tránsito frecuente para que el flujo de migrantes venezolanos, provocado por la crisis de los últimos años en el país, transforme el contexto social y cultural del lugar, pues un grueso de esta población decide quedarse en esta línea limítrofe colombo-venezolana, marcada por una constante violencia criminal ocasionada por grupos guerrilleros y paramilitares.

Esta parte de la población con una condición económica muy frágil, dispuesta a cruzar múltiples países caminando, en búsqueda de una mejor calidad de vida para ellos y las familias que dejaron atrás, no se limita a pesar de las largas distancias y la falta de información clara sobre el destino.

Situación que genera una acumulación natural de residentes en el último tramo venezolano, entre ellos algunos sujetos que terminan enlistándose como reclutas de guerrilleros y paramilitares de la zona y bandas criminales como “El Tren de Aragua” que ya opera de manera organizada en este sector del país. Grupos delincuenciales que realizan actividades ilícitas como el contrabando y narcotráfico, mercado atractivo para una población vulnerable con múltiples necesidades.

Según datos del Observatorio de Investigaciones Sociales en Frontera, se determinó que, en los últimos meses del año 2022, el número de caminantes que salen y entran al país ha aumentado hasta superar los 10.000, siendo el mes de enero el tránsito de mayor flujo con 64%.

El internacionalista Ángelo Flores de Andrade, autor de la obra “Caminantes venezolanos” (2014) hace un valioso análisis de estas conductas donde el imaginario social del destino es el protagonista. Un proceso que se fundamenta en lograr un mejor futuro, imaginario que no está constreñido por dificultades o riesgos, ya que la acción no se limita a pesar las largas distancias y la falta de información, pero el deseo de continuar y conseguir el objetivo deseado supera cualquier debilidad, situación aprovechada por estos agentes del terror.

El control territorial y la gobernanza del mismo, trae consigo beneficios económicos motivados por la extorsión, el cobro de vacunas, la aplicación de un “sistema alternativo de justicia” aplicado por estos grupos y sobre todo la intervención directa en el cobro por traslado de mercancías, lo que genera situaciones de violencia desenfrenadas, que desencadenan desapariciones, torturas y asesinatos.

Yensy Meneses, coordinador del OVV en Táchira explica que, “hay hechos violentos que no se reseñan en la prensa regional, como los casos puntuales de personas en municipios fronterizos de nuestro país, para luego ser asesinadas en trochas aledañas y sus cuerpos dejados en poblaciones del Norte de Santander, en Colombia. Estos sucesos, si son plasmados en la prensa de mayor circulación del departamento antes mencionado ‘La Opinión’ prensa que tiene su domicilio en la ciudad de Cúcuta.”

Meneses insiste en la importancia de dejar claro que “este fenómeno es de amplio conocimiento y experiencia para la gente de frontera, quien históricamente ha hecho vida en esa zona. Entiende que dicho campo social, es común y hace parte de su cultura y sus tramas. Al estar presente un sujeto distinto al ya nombrado, su adaptación a las tramas y relaciones, muchas veces pueden costarle la vida, pues, las actuaciones de los grupos irregulares, quienes ejercen un control coactivo mediante la fuerza y la violencia no tiene ningún tipo de compasión”.

Advierte además que “estamos ante la presencia de una violencia estructural, provocada por una especie de gobernanza criminal entre grupos que se disputan el control de la zona”. Meneses también asegura que “están volviendo a resurgir antiguos conflictos entre bandas, tras el reforzamiento de grupos que siempre han existido en el eje fronterizo de San Antonio del Táchira y La Parada, además del territorio cercano a la frontera con el Arauca colombiano, colindante con la zona sur del Táchira”. Los mismos -agrega- parecieran haber vuelto para saldar viejas cuentas, las cuales conllevan a estos asesinatos con características similares, identidades falsas o desconocidas y señales de tortura.

Carabobo cierra primer semestre de 2022 con cerca de tres mil delitos
Los delitos contra la propiedad son los de mayor incidencia en la región

 

Con la finalidad de aportar información sobre la situación de la violencia y criminalidad en Carabobo, el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV Carabobo) presentó el Informe Regional del primer semestre del año 2022.

Al cierre del mes de junio se contabilizaron 2.297 delitos en la entidad; cifra que la ubica en la tercera posición entre los estados con mayor número de delitos después de Distrito Capital y Miranda, los cuales ocupan el primer y segundo lugar respectivamente. 

De la interpretación y análisis de los datos obtenidos durante el monitoreo de prensa sobre los delitos conocidos por la sociedad, se observó que los delitos contra la propiedad son los de mayor incidencia en la región. Con 1760 víctimas este flagelo representa el 76,6% de los delitos cometidos entre enero y junio de este año. De estos, los hurtos ocuparon el primer lugar con 1189 reportes que representan el 51,7%, de los delitos; entre ellos 58 hurtos de vehículos. 

El OVV Carabobo advierte que en las redes sociales se publican regularmente videos de adolescentes de sexo masculino y femenino, que generalmente actúan en pareja para hurtar en locales comerciales. Señalan que otra modalidad se registra en las paradas de transporte público donde los delincuentes se aprovechan de la aglomeración de personas para despojar a las víctimas de sus pertenencias sin que estas se percaten de lo ocurrido. Entre los casos reportados, se encuentra un joven de 23 y un adulto de 30 años que utilizaban hojillas para abrir los bolsos de los usuarios. 

En el segundo lugar de este Informe Regional, los robos ocupan el 24,9% de los delitos cometidos al reportarse al menos 571 víctimas. De acuerdo a la investigación la mayoría de las víctimas fueron interceptadas en la vía pública por delincuentes para despojarlas de sus pertenencias. Los municipios donde se registraron los robos fueron: Valencia, San Diego, Los Guayos, Naguanagua, Puerto Cabello y Libertador.

El equipo del observatorio regional detalla que la reincorporación a las actividades laborales, el retorno a la presencialidad en todos los niveles de educación y la reactivación de la actividad comercial luego del confinamiento por la pandemia, han generado espacios y oportunidades para delinquir.

La violencia contra la mujer persistió en este primer semestre de 2022. El OVV Carabobo contabilizó 369 agresiones físicas de este tipo; 16.2% de los delitos cometidos. De acuerdo a los casos publicados en los medios de comunicación, se ha incrementado el grado de agresión pues las lesiones pasaron de leves a severas o graves. Incluso se reportaron cuatro femicidios en grado de frustración que se lograron impedir a tiempo por la intervención de los cuerpos de seguridad y vecinos, pues la mayoría de estas agresiones ocurrieron en el hogar de las víctimas. Los municipios donde estos delitos tuvieron mayor incidencia fueron: Valencia, San Diego, Los Guayos, Guacara y Libertador.

Muertes violentas

De acuerdo a las cifras del Observatorio Venezolano de Violencia en Carabobo se registraron 165 muertes violentas durante el primer semestre de este año, lo que representa el 7,2% de los delitos cometidos. De estos casos 95 fueron tipificados como homicidios; 55 víctimas de la violencia delincuencial, 12 femicidios, un fratricidio, un neonaticidio, uno por venganza y 25 asesinatos que aún permanecen en averiguación

Las otras 64 muertes violentas se produjeron por intervención legal. Es decir, durante las actuaciones de los cuerpos de seguridad contra presuntos delincuentes. En estos operativos se logró aprehender a más de 60 supuestos antisociales según las publicaciones de prensa.

Los tipos de delitos presentados durante este semestre muestran un cambio en el patrón de la violencia en la región respecto al año 2021. La violencia interpersonal no letal supera significativamente a la letal. Las altas cifras de delitos contra la propiedad evidencian el clima de inseguridad y vulnerabilidad de los ciudadanos ante la criminalidad en la entidad carabobeña.

La tendencia de las muertes por homicidios aumentó en comparación a las cifras del primer semestre del año 2021 cuando se registraron 86 casos; por debajo de los 95 hechos contabilizados hasta la fecha.

Los consecuentes femicidios reportados en la región preocupan a los investigadores del OVV pues Carabobo figura entre los estados con mayor número de mujeres asesinadas en el país. Consideran que, ante las estadísticas de este flagelo, las autoridades deberían diseñar políticas efectivas para el abordaje de esta problemática.

Guárico registró 62 muertes violentas durante el primer semestre de 2022
Hubo 37 homicidios intencionales, 18 muertes por intervención policial y 7 suicidios

 

El Observatorio Venezolano de Violencia en Guárico (OVV Guárico) contabilizó 62 muertes violentas desde el 1 de enero hasta el 30 junio de 2022. La información fue obtenida del monitoreo efectuado a los medios de comunicación regionales.

De acuerdo con el equipo de investigación del OVV Guárico los medios de comunicación reportaron 37 homicidios intencionales; 18 muertes por intervención policial y 7 suicidios (violencia letal autoinfligida) durante los seis primeros meses del año.

En el caso de las muertes ocasionadas por intervención de organismos de seguridad, se observa un incremento de 64% con relación al primer semestre de 2021, cuando se documentaron solo 11 casos.

En lo que respecta a homicidios intencionales, la prensa reseñó seis víctimas más (37 víctimas) respecto al primer semestre del año pasado (31), lo que representa un aumento cercano al 20% en este registro.

Por su parte la violencia letal autoinfligida mostró una disminución cercana a 60% al comparar los resultados del primer semestre de 2022 (7 suicidios) con 2021 (17).

En once de los quince municipios de Guárico se registró al menos un homicidio intencional y en seis de estas jurisdicciones se concentró poco más del 86% de los asesinatos. Lidera la lista el municipio Infante (12 víctimas), seguido por Zaraza (7), Monagas (5), Miranda (4), Guayabal (2) y Ribas (2).

En cuanto a las muertes donde existió intervención policial, el equipo del OVV Guárico destacó que las mismas ocurrieron en siete municipios: Ribas (5 víctimas), Infante (4), Miranda (3), Monagas (2), Zaraza (2), Las Mercedes (1) y Mellado (1).

Por su parte la violencia letal autoinfligida involucró seis municipios: Zaraza registró 2 suicidios, en tanto que Mellado, Monagas, Roscio, Ribas y Las Mercedes contabilizaron 1 victima cada uno.

El análisis de la composición de la letalidad por sexo arrojó una marcada preponderancia de los varones con 57 de las 62 víctimas reportadas. Las 5 víctimas femeninas se distribuyeron en 4 homicidios y 1 suicidio.

En el apartado de violencia interpersonal no letal el OVV Guárico documentó un total de 40 víctimas, de las cuales 19 fueron agresiones, 5 violaciones sexuales, 5 tentativas de homicidio intencional, 4 víctimas de secuestros, 2 extorsiones, 2 casos de explotación sexual, 2 agresiones sexuales y una amenaza de muerte.

 

Amazonas reportó 10 homicidios intencionales entre enero y junio

El pasado 30 de junio asesinaron al líder indígena Virgilio Trujillo Arana

 

En el primer semestre del año 2022, el Observatorio Venezolano de Violencia en Amazonas (OVV Amazonas) registró 10 homicidios en la región. En el municipio Atures se contabilizó 40% (4) de los sucesos, con un número similar 40% (4) en Alto Orinoco y 20% (2) en el municipio Atabapo. Marzo, con 3 registros, fue el mes con mayor cantidad de casos reportados.

Al analizar los reportes de los medios de comunicación de la entidad, se pudo constatar que predomina el sexo masculino entre las víctimas de muertes violentas; de ellos, 4 fueron asesinados por arma de fuego y 3 con arma blanca, mientras que para el sexo femenino se contabilizan 2 registros por arma blanca y 1 por arma de fuego. Vale destacar que los victimarios están relacionados con la delincuencia común, la acción de la Fuerza Armada (caso Parima B), la delincuencia organizada y el entorno familiar.

Contrastando estos datos con los registros del año 2021: siete (7 homicidios) en Atures y tres (3) en Atabapo, se presume un eventual aumento de muertes por homicidio al finalizar el año, cuya causal de fondo pareciera estar asociada al recrudecimiento de la violencia asociada tanto a la minería ilegal y el narcotráfico en los territorios indígenas, como a la delincuencia común en el área urbana, todo en el marco de la permanencia y agudización de la crisis multifactorial que arropa al país. Uno de los casos que generó mayor conmoción en la población amazonense fue el asesinato del indígena Virgilio Trujillo Arana.

El caso Virgilio Trujillo

El 30 de junio, habitantes del sector Morichalito, parroquia Luis Alberto Gómez del municipio Atures del estado Amazonas, alertaron a las autoridades al escuchar unos disparos muy cerca del puente que conduce a la entrada del sector. Posteriormente fue encontrado sin vida, Virgilio Trujillo Arana, de 38 años, indígena del pueblo Uwottuja (piaroa), coordinador de los guardianes territoriales del municipio Autana, quien presuntamente fue trasladado en un automóvil por sus victimarios y asesinado con un arma de fuego. Recibió tres disparos, dejándolo abandonado en el lugar.

El impacto del asesinato del reconocido líder indígena trascendió el ámbito local, nacional e internacional conociéndose pronunciamientos de repudio al hecho, desde diversas organizaciones como la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de Amazonas (Orpia) la Confederación de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica), la Red Eclesial Pan Amazónica (Repam). Los comunicados destacaron la labor, temple y compromiso de Trujillo en la defensa de los derechos humanos, en particular a favor del resguardo de su territorio y en contra de la minería ilegal. Esas declarativas coinciden en exigir una acción efectiva de los órganos competentes que alcance hasta la autoría intelectual.

Aun cuando el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) reforzó las capacidades locales para la averiguación judicial y la Defensoría del Pueblo ha expresado su voluntad de darle seguimiento. Para el OVV Amazonas, existe una percepción de desconfianza hacia los organismos de seguridad, ya que la comunidad y las organizaciones indígenas temen que el suceso, como otros ocurridos anteriormente; como los varios que han afectado al pueblo Yanomami, incluyendo el reciente de Parima B o el caso de Freddy Menare, dirigente del pueblo Uwotujja y asesinado en 2017, pueda ser postergado en sus resultados, ante la presunta participación de grupos vinculados al narcotráfico y la minería ilegal, que parecen ejercer el control sobre diversos territorios en el interior del estado.