La Trampa del Decreto de Emergencia Económica por Luis Oliveros

BolívaresEmergenciaEconómica

 

En el primer semestre del año 2014 la economía venezolana cayó 5%, a pesar de contar con un precio promedio para la cesta petrolera venezolana de $96. Para el año 2015 fuentes extraoficiales indican una inflación mayor a 250%, una caída del PIB de 10%, niveles de pobreza superiores a los de 1998 y una escasez que agobia y desespera a los venezolanos. Todos sabemos que la crisis no es para nada nueva, sin embargo fue esta semana que el actual gobierno se dio cuenta de la gravedad de la situación.

¿Por qué el Madurismo propone ahora un decreto de emergencia económica?, ¿por qué no lo pasó por la Asamblea Nacional anterior donde tenían suficiente mayoría para aprobarla?

Es sumamente sospechoso que el gobierno antes de que la nueva AN tomara posesión aprobó varias leyes como formalizar la destrucción institucionalidad del BCV, cambios muy peligrosos a la ley de Administración Financiera y retoques a las leyes de Ilícitos Cambiarios, ISLR y Mercado de Capitales, entre otras. Sin embargo no aprobó nada de “emergencia económica”. A horas de la juramentación de la nueva AN, el gobierno se aprobó Bs. 195 millardos en créditos adicionales, pero no habló nada de emergencia económica.

El gobierno le llevará, pensamos, una serie de propuestas de medidas económicas para que la AN las evalúe, pero ¿Cómo analizarlas si ni siquiera se han dignado a presentar cifras? Por ejemplo el INE tiene desde diciembre de 2013 que no le dice al país cual es el índice de pobreza mientras el BCV va para dos años que no publica los índices de escasez, 15 meses que no publica cifras de Balanza de Pagos ni PIB y un año completo que no habla de la inflación. Adicionalmente, en ese mismo proceso de análisis del decreto de emergencia, la AN debería preguntarles a los ministros del área económica ¿qué pasó con los ingresos petroleros que entraron de manera importante entre 2000 y 2014? La AN debe exigir las cifras para saber la gravedad de la crisis e interpelar a los responsables.

La oposición debe tener mucho cuidado con esta nueva trampa del Madurismo. Es evidente que la intención gubernamental es tratar de compartir responsabilidades por un desastre que solo ellos y el gobierno anterior, generaron. La oposición no puede asumir ni un centímetro del costo político que representan las medidas económicas que hay que tomar con urgencia por una crisis generada por el trágico manejo de una bonanza petrolera que duró 10 años y que fue claramente despilfarrada.

Debemos recordar que la AN está para legislar no para dictar política económica.

Un gobierno que destruyó los mecanismos formales de formación de precios, que le vende a la sociedad que hay una guerra económica y que nombra a un ministro que piensa que el sector privado es un tumor económico, no necesita decretar una “emergencia económica”.  Solo necesita darse cuenta de sus notables y lamentables equivocaciones.

Para hacer las cosas bien no necesitas un decreto de emergencia económica. Para terminar con los desequilibrios de la economía venezolana lo que te falta es voluntad política y entender el problema, cosas que sabemos no tiene el gobierno actual. Para realizar cambios en política fiscal, monetaria y cambiaria solo falta ser gobierno.

@luisoliveros13

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas