Michelle Obama archivos - Runrun

Michelle Obama

Trump y Melania son recibidos por los Obama en la Casa Blanca tras misa en St. John's

Trump Melania

El presidente electo, Donald Trump, junto con su esposa y familia, el vicepresidente, Mike Pence, y miembros de su equipo dio hoy inicio al día en que será investido presidente de Estados Unidos con la asistencia a un servicio religioso en una iglesia frente a la Casa Blanca. Al finalizar la misa, el presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama reciben al presidente electo y su esposa en la Casa Blanca.

Trump recorrió en un vehículo blindado la distancia que separa la Blair House (residencia para invitados distinguidos del presidente) de la iglesia episcopaliana de St. John’s, donde tradicionalmente el presidente estadounidense acude a misa.

Normalmente esa pequeña distancia es recorrida por los mandatarios estadounidenses a pie, aunque las fortísimas medidas de seguridad que rodean los actos de hoy y la lluvia podrían haber llevado al Servicio Secreto a inclinarse por la comitiva a motor.

El acto religioso da inicio a las celebraciones de investidura presidencial, que tendrán su momento central con la jura este mediodía del cargo en las escalinatas del Capitolio.

Trump ha estado acompañado de su esposa Melania, sus hijos, el vicepresidente, Mike Pence, y una parte importante de su equipo para la Casa Blanca y de los elegidos para conformar su gabinete de Gobierno, entre ellos su nominado para el Departamento de Defensa, James Mattis; Vivienda, Ben Carson, o Salud, Tom Price.

Trump vestía un traje oscuro a medida de Ralph Laurent y corbata roja, mientras que Melania lucía un vestido de chaqueta azul claro con el pelo recogido, en un estilo que recordaba a la fallecida primera dama Jackie Kennedy.

En total, unas 300 personas cercanas al futuro presidente estadounidense, que se impuso en las elecciones del 8 de noviembre a la demócrata Hillary Clinton, asistieron al oficio religioso.

El sermón estuvo dirigido por el pastor baptista tejano Robert Jeffress, un polémico religioso de Dallas que había anunciado que el título de su servicio sería “Cuando Dios elige a un líder”, en el que incluyó una lectura del antiguo testamento sobre la construcción de un muro alrededor de Jerusalén.

Trump no es conocido por ser excesivamente religioso, aunque durante la campaña comenzó a reunirse con líderes religiosos en su Trump Tower de Nueva York y a aproximarse a movimientos evangelistas, con una importante influencia en el voto conservador.

Tras salir del servicio religioso, la pareja presidencial que saldrá de la Casa Blanca recibió al nuevo presidente americano y su esposa Melania Trump, quien será la segunda Primera Dama extranjera.

La recepción fue en el Pórtico Norte, la entrada flanqueada por columnas sobre la avenida Pennsylvania, donde las dos parejas intercambiaron saludos y frases amables, y Melania entregó un obsequio a Michelle Obama. Al intercambiar saludos, cuando Melania Trump extendió la mano a Michelle Obama, ésta la abrazó.

Las parejas beberán té y café en una recepción cerrada a la prensa.

 

 

*Con información de EFE y AP

Desde Chicago, Obama pronunciará su último discurso como presidente de Estados Unidos

BarackObama8

 

El presidente Barack Obama se despedirá de la nación este martes en la noche en una dramática reinterpretación de un discurso de despedida presidencial.

Con la esperanza de sacar provecho a la buena voluntad que se expandió en el último año de su mandato, Obama ha descartado la Oficina Oval o la Sala Este como escenario para su última intervención formal. En su lugar de eso, viajará a Chicago, la ciudad donde declaró la victoria en 2008 y 2012, para dirigirse a una multitud llena de ardientes partidarios.

El momento, concebido hace meses, está destinado a recordar los momentos más emblemáticos del histórico gobierno de Obama, los que están arraigados en el mensaje de “esperanza y cambio” que llevó al primer ciudadano negro a la Casa Blanca.

A medida que sale de la oficina dejando decenas de políticas progresistas en su lugar, hay una gran evidencia de cambio. Pero para sus partidarios, el aspecto de “esperanza” de ese mantra original está disminuido por las perspectivas de la presidencia de Donald Trump.

 

“El presidente está transmitiendo un mensaje al pueblo estadounidense, a todos los estadounidenses, ya sea que hayan votado por el presidente Obama o no”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, este lunes. “El presidente se siente obligado a hablar de lo que ha aprendido en los últimos ocho años, de lo que ha aprendido sobre el país, de lo que ha aprendido sobre gobernar el país y de ofrecer su consejo al pueblo estadounidense sobre la manera más efectiva de enfrentar los desafíos que vemos por delante “.

El discurso de Obama es la piedra angular de una gira de despedida de varios meses, que se manifiesta en extensas entrevistas en revistas, largas sesiones televisivas y los propios esfuerzos de la Casa Blanca para documentar el decreciente gobierno del presidente.

La primera dama Michelle Obama ha ofrecido una visión más sincera en una versión reducida de su propia despedida. Ella se sentó para una entrevista de una hora con Oprah Winfrey, admitiendo francamente que los demócratas estaban ahora “sintiendo cómo es no tener esperanzas”.

Se emocionó durante su última serie de comentarios formales en la Casa Blanca este viernes, su voz temblaba y sus ojos se llenaron de lágrimas mientras le decía a una multitud de educadores: “Espero haberlos hecho sentir orgullosos”.

La salida subyugada pero profundamente sentida de la primera dama contrasta con el discurso de despedida del presidente este martes. Se espera que más de 20 mil personas vean su alocución en McCormick Place, el centro de convenciones más grande de Norteamérica, donde Obama declaró la victoria sobre Mitt Romney en 2012.

Obama ha estado planeando su discurso durante meses, dijeron sus asistentes, formulando los temas generales durante las vacaciones en Hawai y desarrollando borradores desde la semana pasada.

Les dijo a sus ayudantes meses atrás que prefería dar su discurso de despedida en su ciudad natal, la primera vez que un presidente saliente hace eso. George W. Bush, impopular y enfrentando una crisis financiera, entregó su último discurso en el horario de máxima audiencia en el Salón de la Casa Blanca a una multitud de 200 simpatizantes y ayudantes.

Bill Clinton, Ronald Reagan y Jimmy Carter utilizaron todos la Oficina Oval, un ajuste que Obama ha despreciado desde hace tiempo. George H.W. Bush viajó a West Point para un discurso de despedida después de no conseguir un segundo término.

La tradición se remonta a George Washington, quien emitió advertencias contra el poder sin control y el atrincheramiento partidista en un discurso escrito a la nación en 1796.

Al igual que las principales intervenciones en el pasado, Obama está escribiendo su discurso él mismo, dictando pasajes a su escritor de discursos principal Cody Keenan. Obama devuelve los borradores con muchas anotaciones hechas en los márgenes.

Cuando regrese a Washington, tras dar su discurso, en las primeras horas de la mañana de este miércoles, se espera que sea el vuelo final de Obama a bordo de Air Force One. Usará el avión presidencial el día de la posesión de Trump para salir de Washington. Pero como será ya expresidente, al avión se le conoce solo como Special Air Mission 28000.