Cesárea archivos - Runrun

Cesárea

¿Parto natural o cesárea? La manera en la que naces afecta tu flora intestinal

nacidos

 

La forma en la que nacemos o cómo nos alimentamos durante los primeros años de vida va a determinar nuestro microbioma, es decir, las bacterias que van a convivir con nosotros. Lo acaba de comprobar una investigación que se publica en «Cell Host & Microbe’s» tras un análisis de las muestras de heces de 98 bebés suecos durante su primer año de vida. Por ejemplo, los niños nacidos por cesárea tenían bacterias intestinales menos parecidas a las de sus madres que aquellos nacidos por vía vaginal.

El trabajo también ha visto que las decisiones en la alimentación, pecho o biberón, son claves en el microbioma intestinal infantil. «Nuestros resultados muestran que el cese de la lactancia materna, en lugar de la introducción de alimentos sólidos, es el factor principal en el desarrollo de una microbiota similar a la de un adulto», señala Fredrik Bäckhed de la Universidad de Gotemburgo (Suecia). «Sin embargo, el efecto de su alteración precoz sobre la salud y la enfermedad en la adolescencia y la edad adulta está por demostrar».

Se sabe que las bacterias intestinales son una fuente de nutrientes y vitaminas para un niño durante su crecimiento. Nuestros ‘inquilinos intestinales’ son capaces de interactuar con los procesos celulares normales. Por ello, los investigadores trabajan en comprender el papel de los microbios intestinales en el metabolismo, la inmunidad e incluso en el comportamiento.

 

Colonizadores intestinales

Este nuevo estudio, dirigido por Bäckhed y Jovanna Dahlgren en laUniversidad de Gotemburgo y Wang Jun, del Instituto de Genómica de Beijing-Shenzhen (China), apoya observaciones anteriores que aseguran que los colonizadores bacterianos más iniciales se derivan de la madre. Los investigadores han visto ahora que aunque los bebés nacidos mediante cesárea reciben menos microbios de su madre, todavía son capaces transmitirlos a través de la piel y la boca.

Además han comprobado que una vez que la bacteria se afianza en el intestino de un bebé, sus poblaciones cambian dependiendo de lo que éste come. Por este motivo los investigadores creen que el cese de la lactancia materna es un momento clave en el desarrollo del microbioma ya queciertos tipos de bacterias prosperan en los nutrientes que la leche materna proporciona. Una vez que ya no están disponibles, emergen otras bacterias, que son más comunes en los adultos.

«Los resultados subrayan el papel de la lactancia materna en la formación y la sucesión de las comunidades microbianas del intestino durante el primer año de vida», escriben. «La microbiota intestinal de los niños que ya no eran amamantados se enriqueció en especies pertenecientes a clostridios, frecuentes en los adultos. Por el contrario, bacterias como Bifidobacterium y Lactobacillus todavía dominaban la microbiota intestinal de los lactantes alimentados con leche materna».

Mujer sobrevive 45 minutos sin pulso tras complicaciones en cesárea

mujer-sobrevive-45_minutos-sin_pulso_

 

BOCA RATÓN, Florida, EEUU (AP) — Una mujer en Florida ya se encuentra en su hogar cuidando de su nueva bebé, menos de un mes después de quedarse sin pulso durante 45 minutos porque se complicó su cesárea, se informó el domingo.

Un portavoz del Hospital Regional de Boca Raton, dijo a The Associated Press el domingo que un equipo de trabajadores de la salud pasó tres horas tratando de revivir a la mujer después de una inusual embolia de líquido amniótico.

El portavoz Thomas Chakurda informó que los médicos se disponían a pronunciar la muerte de Ruby Graupera Cassimiro, de 40 años, cuando un bip en un monitor indicó un latido del corazón. A pesar de estar 45 minutos sin pulso, la mujer no sufrió daño cerebral durante el calvario que vivió el 23 de septiembre.

La mujer dio a luz a una niña sana antes de que el líquido amniótico entrara en su torrente sanguíneo y corazón creado un vacío y frenando la circulación. Los médicos dicen que la condición es a menudo fatal.

Chakurda dijo que se trató de dos milagros: la resucitación de la mujer y el hecho de que sobreviviera sin un daño cerebral serio.

Tras una cesárea la opción menos riesgosa es otra

En el pasado, la creencia generalizada era que después de que una mujer había tenido un parto por cesárea todos sus partos futuros debían llevarse a cabo con este método.

Las nuevas técnicas quirúrgicas, sin embargo, permiten -por lo general- que después de tener una cesárea la mujer pueda elegir si desea tener un parto vaginal.

Pero ahora dos nuevos estudios señalan que la repetición de la cesárea conlleva menos riesgos tanto para la madre como el bebé de tener complicaciones severas.

Uno de los estudios, llevado a cabo en Australia, encontró que las mujeres que habían planeado una cesárea para su segundo nacimiento tuvieron menos riesgo de parto muerto que aquellas que optaron por el parto vaginal.

El segundo estudio, realizado en el Reino Unido, encontró que las posibilidades de sufrir ruptura uterina se redujeron con la repetición planeada de la cesárea.

Los autores de ambas investigaciones subrayan que los riesgos de estas complicaciones son bajos tanto en el parto vaginal como en la cesárea.

Y tal como señalan los expertos, las mujeres deben siempre discutir sus opciones con sus parteras u obstetras.

Elección

En muchos países existe una creencia equivocada de que “después de una cesárea siempre será cesárea”.

Esto se debe a que en el pasado solía realizarse en la operación de cesárea una incisión que cortaba las fibras musculares del útero lo cual dificultaba tolerar las contracciones de un parto vaginal futuro.

Actualmente, sin embargo, las cesáreas se llevan a cabo con una incisión horizontal paralela a las fibras musculares la cual ayuda a que el útero mantenga su integridad y quede listo para un posible parto vaginal.

Por eso en muchos países las mujeres que tuvieron a su primer bebé con cesárea pueden elegir, si no se presentan complicaciones, tener a su segundo bebé con un parto vaginal.

Las nuevas investigaciones, publicadas en la revista PLoS Medicine, siguieron a varias mujeres embarazadas, algunas de las cuales ya habían tenido una cesárea previa.

La investigación británica, realizada en la Unidad Nacional de Epidemiología Perinatal de la Universidad de Oxford, estudió el riesgo de ruptura uterina, una complicación grave durante el embarazo que causa hemorragia severa en la madre y pone en riesgo al nonato.

Los científicos identificaron 159 casos de ruptura uterina entre 2009 y 2010, y la vasta mayoría de los casos (139) ocurrieron en mujeres que habían tenido una cesárea.

Entre las mujeres con cesárea previa, el riesgo de ruptura uterina fue siete veces más alto cuando optaron por un parto vaginal que cuando planearon otra cesárea.

El riesgo de muerte del bebé fue tres veces más alto.

El segundo estudio siguió a más de 2.000 mujeres en 14 hospitales de Australia que estaban planeando su segundo parte después de una cesárea previa.

Los científicos del Centro Australiano de Investigación para la Salud de la Mujer y el Bebé encontró que las mujeres que planearon una cesárea experimentaron menos hemorragias severas durante el nacimiento que aquéllas que eligieron un parto vaginal.

También se encontró entre las mujeres de cesárea un riesgo reducido de muerte del bebé en el útero.

Los expertos calculan que una muerte de nonato podría prevenirse por cada 66 cesáreas planeadas después de una cesárea.

Y concluyen que “entre las mujeres con una cesárea previa, planear la repetición de una cesárea en lugar de tener un nacimiento vaginal está asociado con un menor riesgo de muerte fetal o del infante o de una complicaciones graves en el neonato”.

En un comentario sobre ambos estudios, la doctora Virginia Beckett, portavoz del Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos del Reino Unido expresa que “elegir un nacimiento vaginal o una cesárea conlleva diferentes riesgos y beneficios”.

“Pero en general cualquier elección puede ser segura con riesgos muy pequeños”.

“A pesar de que el parto vaginal presenta un riesgo ligeramente más alto de ruptura después de una cesárea previa, esta operación también conlleva riesgos, como coágulos, períodos más largos de recuperación”.

“Es importante que las mujeres discutan las opciones de sus casos individuales con su partera u obstetra” agrega la experta.