#RUNRUNES La farsa roja de cuatro maestros de Chicago - Runrun

#RUNRUNES La farsa roja de cuatro maestros de Chicago

MaestrosChicagoTribune.png

EL RECIENTE VIAJE A VENEZUELA de un grupo que se hace llamar Delegación del Sindicato de Maestros de Chicago (Chicago Teachers Union) ha molestado a algunos miembros del sindicato y expatriados que cuestionan el punto de vista de la gira y están en desacuerdo con los elogios del grupo sobre el cuestionado gobierno de Maduro. 

Los cuatro viajeros, que financiaron con fondos colectivos el viaje de julio bajo la bandera de la CTU, se reunieron con funcionarios y educadores del gobierno venezolano, visitaron una comuna y aparecieron en los medios locales.

Escribieron en línea acerca de querer conectarse con maestros, estudiantes y sindicalistas venezolanos, criticaron las sanciones económicas de Estados Unidos contra la nación sudamericana y escribieron con admiración por “su socialismo, sus comunas y sus altas tasas de alfabetización”.

Pero los críticos dicen que el grupo pasó por alto las actuales crisis políticas y económicas de Venezuela y fue excesivamente complaciente y elogiosa del presidente Nicolás Maduro, cuya administración ha sido acusada en informes recientes de las Naciones Unidas de violaciones “graves” de los derechos humanos y violencia contra los disidentes.

“Me horroriza que una delegación se represente a sí misma cuando CTU fue a Venezuela, no para apoyar a los maestros en huelga, no para objetar las violaciones de los derechos humanos, sino para continuar lo que parece ser una gira de propaganda chaperoneada por el gobierno, por el Estado venezolano”, dijo Karen Moody, maestra y miembro del sindicato. Los informes internos señalan que fue un viaje “cortesía” del régimen de Maduro para que los invitados emitieran su visión favorable entre sus compañeros sindicalistas.

Y aunque los cuatro viajeros se llamaban a sí mismos “delegación de CTU” en línea, el sindicato que representa a cerca de 25,000 personas ha tratado de distanciarse del viaje, afirmando que CTU no lo aprobó, no lo patrocinó ni lo financió. (Como diríamos en Venezuela: solo 4 gatos…rojos

Cuando se le preguntó en “Chicago Tonight” de WTTW la semana pasada sobre “alguna controversia” en torno a la excursión, el presidente del sindicato Jesse Sharkey dijo: “Los miembros van a todo tipo de lugares en vacaciones. Este no fue un viaje oficial ni fue financiado por el sindicato. Este es un grupo de personas que son miembros de la CTU que decidieron ir a Venezuela por su cuenta y riesgo”. Sin embargo, la cuenta oficial de Twitter de CTU retuiteó algunas de las actualizaciones del grupo, incluida una publicación en el blog titulada “Introducción a la delegación de CTU en Venezuela”.

CTU también retuiteó otra publicación de la profesora Sarah Chambers, una de las viajeras y miembro de la junta ejecutiva de CTU, que decía: “Mientras estuvimos en #Venezuela, no vimos a una sola persona sin hogar. Estados Unidos es el país más rico del mundo; sin embargo, hay personas sin hogar en todas partes. Más de 17.000 estudiantes de las escuelas públicas de

Chicago no tienen hogar… Por eso @CTULocal1 está luchando por una vivienda justa #CTUAgainstVezIntervention”

Eso provocó una reprimenda de otro usuario de Twitter: “Lo que la Delegación no reconoce es que usaron el nombre de CTU para recaudar fondos, para organizar reuniones, para bloguear sus “hallazgos”. Esto nunca fue votado. No lo entienden. Irresponsable e imprudente”.

Chambers respondió haciendo referencia a una resolución aprobada por la Cámara de Delegados del Sindicato de Maestros para “oponerse a la invasión de Venezuela”. Ella agregó en su tweet: “¿Has visitado Venezuela y hablado con cientos de personas allí? Como maestra, enseño a mis alumnos a ser pensadores críticos, a obtener fuentes primarias, escuchar las historias de las personas e investigar antes de creer cualquier noticia. Sugiero que tú hagas lo mismo”.

Cuando el Tribune se puso en contacto con ella, Chambers se remitió al blog del grupo, Radical Educator Collective. Los tres que viajaron con ella, otros dos educadores y un organizador sindical, no respondieron a las solicitudes de entrevistas. En línea, el grupo dejó en claro que el sindicato no estaba ayudando a pagar el viaje. Al menos 55 personas donaron a una campaña de GoFundMe titulada “Enviar huelguistas de CTU a Venezuela”, una aparente referencia a su participación en las huelgas de escuelas autónomas de CPS el año pasado.

En la foto que acompaña a la campaña, los tres educadores llevan sombreros de CTU. En los comentarios, algunos donantes expresaron solidaridad. Un donante de $50 escribió sobre admiración por sus colegas: “¡Orgullosos de la CTU por su valiente y visionaria resolución antiimperialista y la promulgación de la solidaridad de “maestro a maestro “entre los maestros venezolanos y de Chicago!”

Una publicación de blog del 9 de julio titulada “Introducción a la delegación de CTU en Venezuela” dice: “Este blog representa a la delegación de miembros del Sindicato de Maestros de Chicago que se encuentra actualmente en Venezuela para aprender de los educadores y activistas en el terreno. Somos maestros de escuela y un organizador de la CTU. Organizamos esta delegación nosotros mismos y recaudamos fondos para el viaje independiente de la CTU”.

En la última publicación, un miembro del grupo escribió que quería observar un método para enseñar lectura que combina las habilidades de cálculo y alfabetización. Ella también tenía curiosidad sobre cómo se incorporan los movimientos sociales venezolanos en el currículo de los maestros. Visitaron una comuna y hablaron con educadores de la Misión Robinson, un programa social para mejorar la alfabetización creado por el presidente Hugo Chávez.

“Una vez que vayas como una delegación de un sindicato muy poderoso como el Chicago Teachers Union, eso es cuestionable”, dijo Gil-García, cofundadora de la Alianza Illinois-Venezuela”.

El viaje podría terminar con el sindicato respaldando al régimen de Maduro, que según ella ha matado y encarcelado a opositores y contribuyó a la escasez generalizada de alimentos en el país. “Eso es lo que realmente me molesta”, dijo. 

“La Unión de Maestros de Chicago debería ser muy objetiva porque la membresía está formada por personas con diferentes formas de pensar”.

Gil-García dijo que más de 50 personas, muchos miembros de la CTU, la contactaron, disgustadas por las acciones del grupo.

Una perlita del informe de los cuatro socialistas gringos a sus colegas: “A través de grandes dificultades económicas, el presidente venezolano Nicolás Maduro nunca cerró una sola escuela pública o una sola clínica de salud”.

La resolución emitida por el grupo viajero llama a la administración Trump y a otros líderes mundiales “a dejar los pronunciamientos amenazantes contra el estado soberano de Venezuela al desacreditar el resultado de la elección presidencial venezolana de Nicolás Maduro el 20 de mayo de 2018, y a respaldar la autodeclarada “Presidencia de Juan Guaidó”.

Moody, que ha enseñado en CPS durante 18 años, calificó el tono “pro-Maduro” de la resolución como “muy sesgado”. “Tanto la resolución como el viaje reflejan la política personal y la visión del mundo del liderazgo (CTU) y su círculo íntimo, no la mayoría de los maestros de base”, dijo Moody.

Diciendo que no es anti socialista y se inclina políticamente “bastante a la extrema izquierda”: “Lo que personalmente me opongo no es la palabra socialismo, sino el apoyo de un lunático autocrático extremista antidemocrático que gobierna por miedo”.

Otra maestra de las Escuelas Públicas de Chicago, Rebecca Testa-Ryan, dijo que se enteró del viaje cuando un miembro de la CTU le mostró la recaudación de fondos (?). “Mi primer pensamiento fue:” ¿Por qué irías voluntariamente a Venezuela cuando tantos venezolanos están huyendo del país? “,dijo Testa-Ryan. 

Ella que recientemente regresó de un viaje a su natal Panamá, “tuvo la oportunidad de hablar con muchos venezolanos sobre las terribles condiciones” en Venezuela.  Al señalar que su propia familia tuvo que soportar el gobierno dictatorial del Manuel Noriega de Panamá, dijo que el viaje a Venezuela fue irrespetuoso con los latinos y su historia. También cuestionó la resolución del sindicato.

“La CTU no tiene nada que ver con involucrarse en la política exterior”, dijo, y agregó que debería dejarse en manos de grupos como las Naciones Unidas “y expertos que tienen un control sobre lo que está ocurriendo en Venezuela. 

 

 

*Traducción libre de artículo publicado el  pasado 19 de agosto en el Chicago Tribune.

 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios