Los Runrunes de Bocaranda de hoy 22.11.2018: ALTO: Expectativa - Runrun

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 22.11.2018: ALTO: Expectativa

BolívareS.jpg

 

 

ALTO 

DOGMA VS CATÁSTROFE: 

El martes la reunión con los empresarios y los funcionarios y ministros encargados del “Plan de Recuperación Económica” se celebró en el ministerio de la Defensa creyendo que con eso los asustaban. Fueron claros al expresar sus opiniones sobre el fracaso evidente del dogmático y marxista plan que en 90 días ha hundido mas al país. A pesar de que Maduro anunció una corrección, en dicho encuentro no se atrevieron a discutirla. Al día siguiente, miércoles, la convocatoria fue en el Círculo Militar para unas “mesas de trabajo” (otro término que en 19 años no ha servido para nada sino para demorar, ilusionar, ganar tiempo o fracasar) y estudiar recomendaciones para esa ansiada corrección. Los asistentes a las dos reuniones coinciden en que el dogmatismo “marxista-leninista-comunista-cubano” se impuso sobre una realidad, un pragmatismo que debían tener en cuenta ante el acelerado e inconsciente hundimiento del país en estos tres meses. De seguir el acelerado rumbo al foso global tendrán que quitar otros tres ceros a la moneda, ante la hiperinflación en “soberanos dólares”. Con los consejos de China y Rusia dejados de lado y con la pragmática  propuesta del comunista ministro Jesús Faria que daría un vuelco correctivo con resultados inmediatos en la economía (por cierto apoyado en la reunión de gabinete por el ministro de Defensa Vladimir Padrino) que incluirían ajuste de precios a los servicios públicos y la gasolina (anunciado éste una veintena de veces) y agarrar por los cuernos la materia cambiaria dejando, de verdad, la posibilidad del libre cambio de la moneda estadounidense y no el enredo que aun mantienen en sus disposiciones legales. El gobierno sabe que no tiene credibilidad en sus anuncios y que las informaciones que ha venido dando han resultado falsas expectativas. Temen a la escalada de precios que lleva incluido el billete verde (hazmerreir sádico del mundo entero) por sus errores dogmáticos y eso podría moverlos a dar el salto requerido. Piensan en sus programas como las CLAP y la orden nueva será darles prioridad a los proveedores privados de forma directa. Desde la industria de alimentos a las cadenas de farmacias y a los fabricantes de productos de higiene personal. Si dejan el dogma soviético o cubano mejorará la expectativa para 2019. Si no lo hacen se incrementará la convulsión social que no será la guerra económica de Fedecámaras, Consecomercio o el “Imperio” como pregonan sus colectivos sino el “autosuicidio socialista”. Mientras deciden deben recordar que cada minuto aumenta el precio del dólar …

 

90 DÍAS ¿“PROSPERIDAD ECONÓMICA?”:

Para los expertos ya es difícil señalar cuántas veces el sucesor de Hugo Chávez ha intentado escondernos los errores conceptuales y de diseño del Socialismo del Siglo XXI en materia económica y financiera. Su último esfuerzo –sin fe alguna y pleno de oscurantismo- es el anunciado el pasado 17 de agosto: el Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, el cual muestra como único logro el de torturarnos con mentiras y falsedades todos los días a través de los medios propagandísticos del gobierno. Su principal característica, a tres meses de anunciado, es todo a futuro: lo que haremos, lo que lograremos, lo que tendemos, sin que nada ocurra, sin que cada crezca, sin que nada cambie para mejor. ¿90 días después qué tenemos? ¿Qué nos ha dejado?  La respuesta se puede dar en coro nacional, desde San Cristóbal hasta Pampatar, desde La Guajira hasta San Antonio de Atabapo: una hiperinflación desbocada. La insolvencia con nuestras obligaciones en el exterior a punto de tribunales. La gasolina transformada en bien gratuito tanto para nacionales como para contrabandistas protegidos por nuestros uniformados. Una grave crisis eléctrica a nivel nacional, acompañada por el colapso en los servicios de agua (El Nacional de ayer: “90% de los caraqueños no recibe agua todos los días, 79% de los hospitales no tiene servicio permanente ocasionando la suspensión de la atención médica, al 63% de los habitantes de los 5 municipios le llega el líquido cada dos o tres días y a otros solo una vez por semana) y aseo público. La risible figura del Petro como critpo moneda que ayudaría la encomia venezolana, se asume como un verdadero hazmerreir en todo centro mundial de negocios. La fuga de talento en su zenit para desdicha de familias, universidades y centros de producción. Las empresas trabajando a menos del 30% de sus capacidades. El parque automotor público en el suelo, no hay autobuses y el Metro pasa de ser un orgullo a una verdadera calamidad y antro de corrupción. Los inversionistas, con o sin sombreros, brillan por su ausencia, siguen sin aparecer. La emisión de dinero inorgánico por el BCV a manera de tesorería del PSUV, destruyendo el ahorro y la capacidad de compra del trabajador. Las subastas de divisas oficiales parecen expresiones de un plan de ahorro para nietos y sobrinos, mientras que la divisa paralela -la única accesible- triplica su valor. En definitiva, el desastre es hoy mayor que hace 90 días.  Lastimosamente, los especialistas nos anuncian días por venir aún peores, a pesar de que desde la instancia del conocimiento, de la experiencia, de políticas públicas comprobadas por acertadas, se señala que toda esta calamidad tiene como detenerse y así evitarse mayores daños. Pero la cúpula que representa el actual elenco político gubernamental anda, de cerca, como sorda y ciega, trastocada por indetenibles corruptelas y desde no muy lejos, ideológicamente dependiente de quien anteriormente fue y sigue siendo un fracaso igual: La Habana, Cuba. ¿Alguna cordura, alguna sensibilidad por alguna parte, con o sin uniforme? Ni siquiera han escuchado a los pocos sensatos, algunos fieles pero realistas, conmovidos por la realidad que los rodea, que han planteado hasta ayer mismo el cambio de rumbo inmediato con dos o tres medidas de impacto fáciles de aplicar, aunque tengan que tragar grueso el jarabe de la “realidad con la que chocan”.

 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios