Más de 73 toneladas de oro de Venezuela salieron en 33 vuelos rumbo a Dubai y Turquía en 2018 - Runrun

Más de 73 toneladas de oro de Venezuela salieron en 33 vuelos rumbo a Dubai y Turquía en 2018

oro.jpg
BCV vendió 73,2 toneladas  de oro a empresas de Emiratos Árabes y Turquía sin la reglamentaria aprobación de la Asamblea Nacional

 

De este total, Maduro envió 21,8 toneladas de oro a una empresa de Dubai investigada por comercio de “oro de sangre” y contrabando en Uganda. Casi 24 toneladas se mandaron a una compañía que, con un capital de 1 millón de dólares, pudo exportar el equivalente a 900 millones de la moneda americana
@boonbar / @loremelendez

 

¿QUÉ TIENEN EN COMÚN PAÍSES tan distantes como Venezuela, Bahamas, Irlanda, Marruecos, Dubai y Turquía? Que forman parte de la velada ruta comercial del oro venezolano que salió por el aeropuerto internacional de Maiquetía en 2018 como producto de  exportación.

73,2 toneladas de oro fueron vendidas por el Banco Central de Venezuela hasta diciembre de 2018 a dos empresas de Emiratos Árabes Unidos (EAU) y una de Turquía,  sin la aprobación de la Asamblea Nacional, tal como obliga la Constitución Nacional en su artículo 187. La denuncia, presentada en febrero de 2019 por el diputado Carlos Paparoni, presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, recordó que el Ejecutivo no puede celebrar contratos de interés público nacional con Estados o sociedades extranjeras sin el visto bueno del parlamento.

Runrun.es tuvo acceso a una filtración que detalla cómo salió del país el oro del BCV a lo largo de 2018. Los datos fueron contrastados con los rastreos reflejados por Flightradar24.com, una web pública de información en tiempo real sobre el tráfico aéreo alrededor del mundo, que permitió comprobar el trayecto que siguió cada avión así como las referencias de cada vuelo. Algunos de estos traslados se hicieron en aeronaves privadas. Otros, en la aerolínea turca Turkish Airlines, que tiene una ruta turística sin escalas de Caracas a Estambul desde finales de 2016.

En los registros aduanales a los que tuvo acceso Runrun.es, las 73,2 toneladas de lingotes de oro fueron vendidos entre la empresa emiratí Noor Capital (27.396 kilos), la turca Sardes Kiymetlí Madenler A.S (23.994 kilos) y la belga domiciliada en EAU, Goetz Gold LLC (21.886 kilos). 33 cargamentos de lingotes fueron transportados en 27 vuelos de la aerolínea pública Turkish Airlines (Turquía) y cinco de las privadas Copa Airlines (Panamá), Solar Cargo (Venezuela), Rotana Jet Airlines y E-Cargo Airlines (ambas de Emiratos Árabes Unidos).  Sólo uno de los 33 vuelos y su respectiva compañía no logró ser identificado.

El total de toneladas de oro exportadas por el BCV en 2018 supera ocho veces las 8,64 toneladas que el organismo oficial registró como producción interna hasta mayo de 2018.

Se desconoce si las 73 toneladas de oro exportadas por Venezuela en 2018 proceden de las reservas del BCV o de la producción no reportada del Arco Minero del Orinoco.

Si bien se ha registrado un desplome de 56% de las reservas desde que Nicolás Maduro asumió el poder el 2013, a finales del año pasado tuvieron un ligero incremento de 11 toneladas al pasar de  150,216 toneladas de oro en enero a 161,22 toneladas en septiembre de 2018, según datos del Consejo Mundial del Oro. Dentro de esta cifra entrarían las oficiales 8,6 toneladas que ingresaron al BCV como producción interna en 2018.

Desplome de 56%: Las reservas de oro de Venezuela cayeron de 367,64 toneladas en el tercer trimestre  de 2013 a 161,22 toneladas en mismo período de 2018)

 

Negocios con “oro de sangre”

21,8 de las 73,2 toneladas de oro que exportó el Banco Central de Venezuela (BCV) en 2018 fueron compradas por Goetz Gold LLC, empresa de origen belga con sede en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, y hoy bajo cuestionamiento. Es investigada por organizaciones anticorrupción de Europa y África por formar parte de una red de tráfico de “oro de sangre”, entendido como el metal precioso explotado en zonas conflictivas que financia crímenes, guerras  y promueve la violación de derechos humanos.

Goetz Gold LLC forma parte del grupo Tony Goetz https://www.tonygoetz.com/) cuya casa matriz se encuentra en Amberes, Bélgica, conocida internacionalmente como la ciudad de los diamantes. Se trata de un emporio familiar dedicado a la comercialización, análisis y procesamiento del oro desde 1984 con representación internacional y una capacidad de producción de 85 toneladas al año. En el mercado de la joyería, son famosos sus brazaletes de oro con incrustaciones de perlas con el logo TG.    

El heredero de esta corporación es el belga Alain Goetz, magnate del oro que en 2017 creó la empresa Goetz Gold LLC en Dubai como oficina representativa de Tony Goetz en la llamada “Capital del Oro” para atender clientes internacionales.

Goetz Gold está bajo sospecha por formar parte de una red de tráfico ilegal de minerales conflictivos. La empresa exporta a Europa y Estados Unidos toneladas de oro procesado por la compañía African Gold Refinery (AGR) de Uganda, la refinería más grande de África subsahariana, que a su vez pertenece en su totalidad al mismo magnate belga. Parte del material con el que esta fábrica produce  los lingotes proviene del contrabando de la República Democrática del Congo (RDC), donde 100% de la actividad minera es ilegal y sirve como fuente de financiamiento para compra de armamento en un país de alta inestabilidad política, social y económica desde hace décadas.

Los señalamientos se basan en sendas investigaciones: “Lavandería dorada”, publicada en octubre de 2018 por The Sentry, organización anticorrupción con sede en Washington que monitorea los negocios que causan masacres en África, coofundada por el actor estadounidense George Clooney. También, el  informe de Global Witness que identificó a Goetz Gold como parte de un esquema de corrupción, ineficiencia y tráfico de influencias que socava el sector minero y amenaza a la población y el ambiente en los países africanos.

Pero el oro que refina la AGR no sólo proviene de sus vecinos de África. Recientemente, la companía ugandesa admitió que recibe material de América del Sur sin detallar el país de origen. Pero los medios de comunicación oficiales de Uganda asomaron que se trataría de Venezuela, que hoy se vale de las ventas de oro para obtener liquidez ante su colapsada economía y evadir las sanciones de Estados Unidos y Europa. Autoridades policiales de Uganda declararon el 13 de marzo de 2019 que están investigando a la refinería sobre la legalidad de la importación de 7,4 toneladas de oro en marzo de 2019 por un valor de unos 300 millones de dólares.   

Esta empresa belga con sede en Kampala, Uganda,  bajo investigación por el grupo de Expertos del Consejo de Seguridad de la ONU, fue la misma que compró 21,8 toneladas de oro a Venezuela en 2018, cantidad  que representa 30% del total de las ventas del BCV al exterior del año pasado. Salieron por el aeropuerto de Maiquetía en tres vuelos en diferentes fechas: el cargamento mayor, de 15,6 toneladas, se registró el 3 de diciembre de 2018, después que EEUU anunciara sanciones a todo aquel que hiciera transacciones con el oro venezolano.

El oro adquirido por Goetz Gold fue transportado desde Maiquetía por la aerolínea emiratí  Rotana Jet (domiciliada en Abu Dhabi, EAU) y la rusa E-Cargo, con sede en el aeropuerto internacional Domodedovo de Moscú. Ninguna de las dos empresas cubren rutas comerciales en Venezuela.

Una de las dos misteriosas incursiones de Rotana Jet en Venezuela que registran los archivos a los que accedió Runrun.es fue revelada por el periodista Javier Ignacio Mayorca en abril de 2018. Detalló que el avión Airbus A319, siglas A6-RRJ fletado a la aerolínea emiratí despegó del aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía (Caracas) la madrugada 28 de marzo con  2,1 toneladas de oro provenientes de las bóvedas del BCV. La descripción de la ruta coincide con el documento: aunque Dubai era el destino final de las 57 cajas con lingotes, la aeronave hizo escalas en Nassau (Bahamas) y Belfast (Irlanda del Norte).

Runrun.es intentó consultar la versión de Goetz Gold mediante un email dirigido el 14 de febrero de 2019 a  su presidente, Alain Goetz, pero hasta el cierre de esta nota no obtuvo respuesta.

El papel de las aerolíneas en el contrabando de oro  en países mineros fue destacado en un informe del Grupo de Expertos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del 4 de agosto de 2017.   El estudio advierte que vuelos entre países como RDC, Etiopía y Dubai han permitido el transporte del oro en bruto sin restricciones y sin supervisar requisitos como certificado de origen, permiso de exportación, autenticación de la identidad de los transportistas y revisión del equipaje, por no mencionar el pago de sobornos a las autoridades aduanales.

 

 

Turquía y el oro que no se refina

En diciembre de 2018, Ahmet Ahlatci tuvo por un instante sobre sus hombros las manos de dos presidentes: a la izquierda, la del turco Recep Tayyip Erdoğan, un amigo al que suele dar consejos económicos, y a la derecha la de Nicolás Maduro. Estaba en el Palacio de Miraflores, en Caracas, a la salida de una reunión del gobernante venezolano con empresarios de Turquía.

En aquella cita fue el propio Erdoğan quien enfatizó frente a Maduro que Ahlatci había alcanzado una “escala mundial” en la producción y comercio del oro y que era el hombre indicado para crear una relación de negocios que fuese beneficiosa para las dos naciones. Ya para ese momento, casi 24 toneladas (23.994 kilos) de oro venezolano habían salido a Estambul a bordo de 28 vuelos realizados entre enero y septiembre de 2018, de acuerdo con datos de la filtración obtenida por Runrun.es .

Aquella mención de Ahlatci en la reunión no quedó en vano. Durante la segunda semana de febrero de 2019, Erdoğan anunció que el destino que tendría el metal del BCV – que desde 2018 ha llegado a esta nación – sería la refinería Ahlatci Metal de Ahlatci Holding, grupo con un volumen de negocios anual de 8 mil millones de dólares americanos, ubicada en la Zona Industrial Organizada de Córum (provincia situada al norte de ese país).

“El oro venezolano se refinará en Córum… Desarrollaremos Córum para el comercio del oro y a la ciudad hacia una mejor posición en este campo”, aseguró Erdoğan en una declaración reseñada por la agencia china Xinhua el pasado 12 de febrero.

Antes de aquella afirmación, un reporte de la agencia Bloomberg explicó que tal operación no se había llevado a cabo porque el mismo Ahlatci tuvo miedo de hacer tratos con personas y gobiernos sancionados por Estados Unidos.

Fue Marshall Billingslea, subsecretario de Financiamiento del Terrorismo en el Departamento del Tesoro del país norteamericano, quien advirtió al empresario en una visita a Estambul que no hiciera negocios con el “oro de sangre” de Tareck El Aissami, vicepresidente del Área Económica, quien en enero pasado había hecho un recorrido para conocer la compañía de Ahlatci.

Tras salir de Venezuela, ese “oro de sangre” – extraído de yacimientos que son escenarios de masacres y están tomados por bandas criminales que controlan la actividad y asesinan a los trabajadores que muestran algún desacuerdo con ellos – no fue a parar directamente a las manos de Ahlatci, sino que fue destinado a la empresa privada turca Sardes Kiymetlí Madenler A.S, con la que el gobierno de Maduro pactó ventas a través del BCV, según denunció el diputado Paparoni a inicios de febrero.

En una rueda de prensa, el parlamentario describió a Sardes Kiymetlí Madenler A.S como una de las compañías con menos conocimiento en la inversión en el negocio del oro. Sin embargo, reportes de la prensa turca lo contradicen: de acuerdo con el periódico Gazete Vatan se trata de una de las empresas más importantes del mercado aurífero en esa nación en el último año.

Esa relevancia, no obstante, la ha obtenido en tiempo récord. En realidad, Sardes Kiymetlí Madenler A.S no siempre se llamó así. Su nombre original era Ilborcan Elektronik Ve Kiymetlí Maden Pazarlama Ticaret Anonim Sirketi y fue fundada en 2009 por Fikriye Emek, Vecdi Mencekoglu, Keziban Turker, Harun Buke, Ali Sait Erdogmu, de acuerdo con la edición 7.285 del Boletín Oficial del Registro de Comercio turco de abril de ese año, un documento obtenido a través del Investigative Dashboard.

Documento de registro de Ilborcan Elektronik Ve Kiymetlí Maden Pazarlama Ticaret Anonim Sirketi by runrunesweb on Scribd

El objeto de la compañía era tan amplio que abarcaba desde “todo tipo de comercio, ventas, importación y exportación, comercialización al por mayor y comercio de todo tipo de productos a base de hierbas, todo tipo de joyas, todo tipo de bordados, chatarra, metales preciosos, metales preciosos, chatarra”, hasta campañas de marketing y comunicaciones.

En diciembre de 2017, solo un mes antes del primer envío de oro desde Venezuela, la edición 9.474 del Boletín Oficial del Registro de Comercio turco reseñó el cambio de nombre de Ilborcan Elektronik a Sardes Kiymetlí Madenler A.S. Esa fue solo la primera modificación.

El mismo documento apunta que la compañía incrementó su capital de 100 mil a 5 millones liras turcas (de 18.600 a más de 957 mil dólares americanos –USD- aproximadamente), lo que representa un aumento de 5.045 %.  A pesar de no tener un patrimonio superior a USD 1 millón, Sardes fue capaz de obtener en su primer año de operaciones las casi 24 toneladas de oro venezolano que equivalen a USD 900 millones.

El objeto de la empresa también mutó a finales de 2017. Sardes se alineó a los principios establecidos en las leyes turcas, determinados por la Oficina del Tesoro del Primer Ministro, para entrar en el mercado del comercio del oro. Así, declaró ser apta para realizar desde combinaciones de metales y piedras preciosas tratados o no, hasta la compra, venta, importación y exportación de los mismos. Tales operaciones están destinadas, según reza en el registro, a “obtener préstamos a corto, mediano y largo plazo de instituciones financieras nacionales y extranjeras en mercados extranjeros, firmar transacciones de crédito, dar garantías y obtener préstamos con garantía”, además de adquirir inmuebles o invertir en actividades intermedias relacionadas con el ramo.

Documento de registro de Sardes Kiymetlí Madenler A.S by runrunesweb on Scribd

De todos los accionistas de Ilborcan Elektronik, en Sardes solo se mantuvo Vecdi Mencekoglu, quien se juntó con Tarik Dogan, Fikri Caglar, Yakup Sahin y Serdar Sarac para refundar la compañía.

Sarac es también accionista de una compañía dedicada al comercio del oro: Sergold Kiymetli Madenler Anonim Sirketi, fundada en noviembre de 2017 y en el mismo domicilio de Sardes: el número 4/3132 del “Taller Central” de Kuyumcukent, la llamada “Ciudad de los orfebres”, considerado como el mayor mercado de joyería del mundo con más de 2.000 talleres, fábricas, mayoristas y minoristas del metal. El lugar está situado en Bahçelievler, un suburbio de clase media en el lado europeo de Estambul, capital del país.

De acuerdo con datos del Mercado de Valores de Estambul, Sardes se hizo miembro de esa organización el 26 de diciembre de 2017, plataforma que le permite desde entonces participar en el libre intercambio de gemas y metales preciosos. Sardes, sin embargo, no cuenta con una página web activa, lo que dificulta el acceso a la información sobre la misma y tiene apenas escasos reportes online sobre sus vínculos y negocios.

Apuntan los documentos obtenidos por Runrun.es que en cada uno de los viajes de oro para Sardes se transportaron entre 226 y 3.721 kilogramos de oro. La mayoría de estos trayectos, 27, se hicieron a través de la aerolínea nacional de Turquía, Turkish Airlines, que comenzó a operar en Venezuela en diciembre de 2016 y que apenas un año después incrementó su número de vuelos de tres a cinco días por semana.

Solo una de estas travesías se hizo a través de otra línea aérea: la panameña Copa Airlines, cuyo nombre aparece en la filtración obtenida por Runrun.es. Según los datos, en este vuelo del martes 20 de marzo de 2018 se transportaron 543 kilos de oro. 

La compañía del istmo aclaró a este medio que no había hecho este viaje. “Copa Airlines no realizó dicho traslado de cargaAdemás, nuestros servicios se concentran en 81 destinos dentro de 33 países ubicados en el Norte, Centro y Sur América y el Caribe”, señaló la empresa a través de un correo electrónico.

La explicación de este itinerario, no obstante, puede hallarse por medio del acuerdo de código compartido que Turkish y Copa firmaron en abril de 2017. Ambas compañías, que son miembros de la red global de aerolíneas Star Alliance, se juntaron para ofrecer rutas más largas por medio de vuelos en conexión que les permiten llegar a más países. Por esta razón, de martes a domingo, existe un par de vuelos de Copa que salen de Maiquetía, hacen transbordo en Panamá y luego continúan a Estambul en un avión de Turkish Airlines. Así fue el vuelo de aquel martes 20.

Fue en marzo de 2018, mes del traslado de Copa, cuando se registró la mayor cantidad de vuelos con el oro vendido: 8 en total.

Mientras esto sucedía, corría el último mes del bloqueo del tránsito aéreo y marítimo que el gobierno de Venezuela impuso contra las islas Aruba, Bonaire y Curazao como medida de freno del contrabando de ”material estratégico”; el BCV anunciaba que vendería al público “mini lingotes de oro” a partir de los cinco gramos, cuyo precio se regiría por el mercado internacional; y la canadiense Gold Reserve certificaba que en Bolívar estaba la cuarta mina de oro más grande del mundo. Un mes antes, en la mina Cicapra de Guasipati, en el estado Bolívar, se denunció la matanza de 18 mineros en manos del Ejército. Tales acciones ocurren con frecuencia en el sur venezolano y han sido señaladas por dirigentes políticos como operaciones de “despeje” de los yacimientos: desplazar a las bandas criminales para dar paso a los guerrilleros.

La mayoría de los traslados de oro, 23 de 28, ocurrieron en la primera mitad del año. Solo hasta mayo ya se habían llevado hasta Estambul 21.3 toneladas, cifra solo un poco mayor a las 20,15 toneladas que Venezuela exportó a Turquía en el mismo período, de acuerdo con datos del Instituto de Estadísticas turco citados por Reuters. Tal cantidad equivalía a 779 millones de dólares americanos. La misma agencia asegura que los envíos alcanzaron el equivalente a 900 millones de dólares en todo el año.

La base de datos Importgenius también registró exportaciones del metal dorado a Turquía que se acercan a lo expuesto en la filtración. Según esta web, durante el primer trimestre de 2018, se despacharon desde Caracas a Estambul 17,2 toneladas de oro (con un precio estimado de 462,5 millones de dólares americanos). Los documentos obtenidos por Runrun.es apuntan que fueron 13,4 toneladas de oro.

El ministro de Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, reconoció en julio pasado que el BCV comenzó a exportar oro hacia Turquía para refinarlo, un proceso que hasta ahora no se ha dado. Tampoco hay reportes de que ese oro haya vuelto al país.

Anteriormente, la operación de refinación se cumplía en Suiza, pero luego de las sanciones que Estados Unidos aplicó contra funcionarios venezolanos y aquellos que acordaran mercadear con el oro de la nación, el país europeo se desentendió de tal práctica.

No es la primera vez que Turquía establece relaciones comerciales con países sancionados por el Departamento del Tesoro estadounidense. Un caso es Irán que, de acuerdo con Bloomberg, vende “miles de millones de dólares de combustible” a ese país cada año. El dinero de estas transacciones se destina a cuentas turcas en donde queda “atrapado” por las restricciones internacionales. En el pasado, se aplicaron esquemas que utilizaron el oro en físico para financiar el comercio exterior de la república islámica. De acuerdo con una nota de la BBC, existen sospechas de que el metal precioso venezolano podría estar en territorio iraní.

Noor Capital: conexión Emiratos

55,7% del oro que salió del BCV rumbo a Dubai en 2018 fue comprado por Noor Capital, empresa creada en 2005 con sede en Abu Dhabi. 27,3 toneladas de oro de un total de 73,2 toneladas exportadas el año pasado fueron trasladadas en dos vuelos  que salieron del aeropuerto internacional de Maiquetía el 31 de agosto de 2018 y el 28 de noviembre de 2018.

Noor Capital estaba dispuesta a continuar estas compras hasta el 24 de enero de 2019 cuando decidió detener las operaciones “hasta que se estabilice la situación en Venezuela”.

La empresa confirmó que hasta el el 21 de enero 2019 había comprado 3 toneladas de oro al BCV, aclarando que la adquisición de los lingotes no era una “operación ilegal o prohibida”.

 

El 1ero de enero, el diputado Carlos Paparoni confirmó vía Twitter que Noor Capital había interrumpido transacciones con el BCV.

Solar Cargo: de Valencia a Canadá

Los  registros aeroportuarios indican  que el traslado de 11,6 toneladas de oro de la empresa Noor Capital del 31 de agosto de 2018 correspondió a Solar Cargo, compañía fundada en Valencia, estado Carabobo,  el 9 de febrero de 2001. Este vuelo charter fue realizado por uno de los dos DC10-30F que conforman su flota, pero que fue fletado a la empresa KF Cargo de Canada, empresa que desde abril de 2016 alquila el avión para ampliar sus conexiones a Latinoamérica, entre ellas Caracas, Bogotá y Lima desde, según la plataforma CH Aviation.

El vuelo KF Cargo del 31 de agosto de 2018 salió de Caracas rumbo a Bogotá, según FlightRadar24.com, coincidiendo con la base de datos que indica el cargamento de 11,6 toneladas de Solar Cargo. El resto de la ruta no está registrado por esta base de datos.

El 15 de octubre de 2018,  mes y medio después de aquel vuelo dorado, KF Cargo anuncia la suspensión de sus operaciones de carga con el DC 10 fletado a la venezolana Solar Cargo. Según FlighRadar24.com, el último vuelo de esta nave fue el 6 de junio de 2018, en la ruta Miami -Lakelaland,Florida.

Runrun.es intentó contactar a Solar Cargo en Caracas vía telefónica, pero no obtuvo respuesta.  

Hasta el cierre del primer bimestre de 2019, el BCV no ha publicado las exportaciones de oro ni ha actualizado las compras internas. Los vuelos dorados siguen siendo clandestinos y su carga sale camuflada entre turistas.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios