Grupo Atahualpa: Cachucha, petróleo y ahora… agua por V.J. Los Arcos Ayape
Grupo Atahualpa: Cachucha, petróleo y ahora… agua por V.J. Los Arcos Ayape

Cavim

 

Está pasando por debajo de la mesa el Decreto 2.293 del 4 de Abril de 2016, en el cual Nicolás Maduro Moros, refrendado por el gabinete en pleno, autoriza la creación de Complejo Industrial Tiuna I, C.A. Se trata de una empresa mixta adscrita al Ministerio de la Defensa cuyo capital, todavía por determinarse en su monto, estará suscrito al 51% por la C.A. Venezolana de Industrias Militares (CAVIM) y al 49% por Grupo Atahualpa, C.A.

  •             Del Ministerio de la Defensa, ya se sabe; es el brazo armado militar, o con pretensiones de su jefe, general Vladimir Padrino López, de que así lo sea, como coadyuvante en la artillería leguleya del llamado tribunal supremo de justicia (tsj) contra la Asamblea Nacional (AN); es también, en principio, el llamado a respaldar las triquiñuelas concomitantes del Consejo Nacional Electoral (CNE) de una señora tramposa conocida como Tibisay Lucena Ramírez, cuya trampa en curso más notoria es evitar que el proceso de referéndum revocatorio ocurra dentro de los lapsos requeridos por la Ley y urgidos por la sociedad venezolana.
  •             De CAVIM, también ya se sabe; es un organismo cuya santabárbara quedó destruida, sin que se haya producido un solo reporte confiable; es el organismo bélico que, en tiempos de escasez profunda,  abastece con fluidez total al hampa común y al hampa política; desde liguitas hasta fusiles, pasando por granadas.
  •             De Grupo Atahualpa, C.A., lo mejor que se sabe es que se trata de una empresa fabricante de material POP (Point of Purchase), como así lo confirmó el interlocutor telefónico después de salvar la barrera de la central telefónica. Imposible conocer el nombre de su presidente o gerente; “por cuestiones de seguridad no le voy a dar esa información”, regaña una voz prepotente, como si se estuviese hurgando en la gaveta de un traficante de coltán.

 

Bueno será reproducir el artículo referente al objeto de la compañía:

Articulo 2°. La Compañía Anónima “COMPLEJO INDUSTRIAL TIUNA I, C.A.”, tendrá como objeto social lo relativo al diseño, fabricación, industrialización, ensamblaje, comercialización, compra, venta, distribución, importación, exportación, prestación de servicios y, en general, la realización de cualesquiera tipos de actividades y negocios jurídicos lícitos respecto de, o relacionados con: Agua mineral y agua purificada apta para el consumo humano; productos textiles, ropa, calzado y accesorios para damas, caballeros y niños; artículos de piel; serigrafía; artefactos electrodomésticos, electrónicos, digitales, mecánicos, de audio y vídeo, computación, instalación de redes y equipos de oficina; muebles para el hogar y la oficina; equipos médico quirúrgicos; medicamentos y utensilios desechables para uso médico y sus similares; útiles y textos escolares y cualquier otro tipo de textos relacionados con la educación; juguetes y sus similares; equipos, insumos y utensilios de cocina; impresión, reproducción y afines; publicidad y propaganda; incluido todo tipo de actividades afines y conexas con las indicadas. (más adelante se indica que estas actividades son enunciativas y no limitativas)

Complejo Industrial Tiuna I, C.A. hará de todo… de todo lo que le dejen hacer; sobre todo importar, pero, a falta de garantías de dónde está y cómo se demuestra que es cierta la capacidad productiva en todas las actividades mencionadas, puede afirmarse que se está ante un nuevo montaje donde, léase bien, el objetivo principal es el relativo al control del agua.

En los considerandos del decreto se lee expresamente la meta de incorporar a la Fuerza Armada Nacional Bolivarianaa los procesos de purificación, filtración y tratamiento de agua mineral con el objeto de propiciar su crecimiento (el de la FANB) y coadyuvar al crecimiento de la Nación”. Pues eso… más claro, agua.

Cuando, a mediados de Febrero, Maduro creó C.A. Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (CAMIMPEG), el ex ministro del (hoy Ministerio de Petróleo y Minería, Humberto Calderón Berti, restó importancia evento; “no le voy a hacer mucho swing a esa bola”, dijo.

También se ha dicho siempre que petróleo y agua no ligan, pero esta “revolución” contra natura está poniendo en duda el axioma.

CAMIMPEG ha recibido todo tipo de críticas; tantas o más como las que merece Complejo Industrial Tiuna I.

Ambas compañías tienen (todavía) algo en común: las dos han sido autorizadas, pero ninguna de las dos ha sido creada aún. Todavía hay espacio para la protesta… ya que no lo hay para la razón.

@vjlosarcosayape