Putin y su mundo ruso por Luis DE LION
Luis De Lión Oct 04, 2015 | Actualizado hace 4 años
Putin y su mundo ruso por Luis DE LION

VladimirPutin4

 

En New York, Vladimir Putin, acaba de ser la vedette de la Asamblea General de la ONU, escenario al que no iba desde el 2005. A su paso, no escuchó hablar de Ucrania, y nadie le preguntó por Crimea.

Así mismo, éste viernes Putin asistió en Francia, a la cita pendiente con Hollande, Merkel y Poroshenko en el marco de los acuerdos de Minsk 2. No obstante, ante la jugada maestra del líder ruso, en el conflicto sirio, las agencias internacionales, reseñaron su presencia en París, como estrechamente ligada o justificada, por la gravedad de la situación en los cielos de Siria.

De esa manera, Putin, el hombre infrecuentable, el paria de hace apenas meses, es hoy, sin duda una parte del problema, pero también es una parte de la solución.

Primer objetivo alcanzado por Putin. Volver a contar en la escena internacional y llevar al máximo la tensión, al menos retórica, contra los Estados Unidos. Para ello, no escatimó Putin en llevar sus aviones y sus tropas, a intervenir masivamente en un conflicto, en el cual lleva un año interviniendo una coalición de 60 países, contra el Estado Islámico.

Compartiendo el enemigo común, militarmente hablando, Putin se colocó en la línea de la OTAN. Sin duda una jugada maestra de un genio táctico del corto plazo.

A Washington y París, no les quedó más opción que hacer la guerra de información y decir que Moscú, en sus bombardeos atacó fuerzas rebeldes. Cuando en realidad, sobre el terreno en Siria, ya no quedan rebeldes y los pocos que sobrevivieron se pasaron al lado del Estado Islámico.

Pero en lo político, son dos visiones que se afrontan. Para Moscú, hay un riesgo político interno. Rusia con sus 20 millones musulmanes se ha vuelto una cantera de yihadistas, reclutados en Daguestán, Chechenia y Uzbekistán, por los scouts del Estado Islámico.

En sentido contrario, Washington y París, consideran que la lucha contra el Estado Islámico, pasa obligatoriamente por sacar a Bachar del poder.

Moscú, como prueba de su interés en buscarle “soluciones” a los conflictos, jugó un papel primordial, para que Irán, firmará el acuerdo nuclear con Obama. Ello le permite hoy a Putin, posicionarse mejor que nadie, en el terreno de la inevitable negociación sobre el futuro de Siria.

Así se erige, Putin, como un personaje “constructivo”. Pero todos sabemos, cuales son sus intenciones, las cuales por cierto no oculta. Basta con leer su discurso cuando se anexó Crimea, cuyo leitmotiv, era y sigue siendo, la protección de lo que él llama, el mundo ruso.

Mientras los medios aprovechan para vender titulares, evocando el inicio de una fantasmal tercera guerra mundial, en el aspecto militar, la OTAN y Moscú, consideran al Estado Islámico como el enemigo común. Hasta coordinan, el vuelo de sus respectivos bombarderos, de manera que los Sukhois no sean derribados por los sofisticados sistemas automáticos de defensa aérea que ha instalado la OTAN en Siria.

En cuanto al futuro de Siria, un país devastado de forma integral, tocará forzosamente pasar por encontrar una solución política. Así en el presente esa hipótesis no tengan estructura alguna. Muchos analistas, consideran que primero habrá que pasar por una partición del territorio sirio. Con la creación de zonas de cese al fuego duraderas. Un país destruido, será más fácil reconstruirlo por zonas.

Putin, ve las cosas en grande, y ahora está convencido que él controla el equilibrio del mundo, frente a un Obama, que no dispone de una visión de largo alcance.

@LDeLION