La fachada internacional por Luis DE LION
Luis De Lión Sep 20, 2015 | Actualizado hace 4 años
La fachada internacional por Luis DE LION
 OEA
La dictadura chavista, es conocida en la escena internacional como un extraño artefacto político, que hoy conduce Maduro. No obstante, dicha dictadura, se diferenció desde sus inicios del resto de las dictaduras vernáculas, en que tenía un proyecto político internacional. Muchas horas de vuelo, muchos discursos, muchos contratos, mucho petróleo, en fin, mucho dinero, para construir una plataforma de apoyo internacional, no a Venezuela, sino al proyecto personal de Hugo Chávez. Un tinglado, que todavía resiste, después del fallecimiento de Chávez, y a pesar de la estrepitosa caída de los precios del petróleo. Una fachada que le sirve de apoyo a Maduro, quien a pesar de tener las manos empapadas de sangre de estudiantes venezolanos, sigue contando, si no con el soporte, al menos con el silencio cómplice de la comunidad internacional.La OEA, UNASUR, la CELAC y la integralidad del socialista buena vista club de presidentes latinoamericanos, voltean la mirada, no solo ante lo que ocurre en Venezuela, sino que además callan ante la criminal manera que ha utilizado el régimen venezolano para combatir a quienes se le oponen. Los casos de Antonio Ledezma, María Corina Machado y Leopoldo López, son un claro ejemplo.

En ese mismo orden, Maduro, en éste mes de septiembre del 2015, ha creado de forma artificial, una enésima crisis con la vecina Colombia. Una crisis, que le ha servido para ratificar el asedio que La Habana y Caracas, le tienen a la democracia colombiana. Bogotá, es hoy una suerte de isla, aún libre de la influencia política directa de los hermanos Castro.

Por si fuera poco, a lo antes señalado, en el presente se agregan los aires de guerra fría, un clima en el que parece acomodarse muy bien la política exterior de la dictadura chavista de Maduro.

La manera como Caracas se inmiscuyó en el affaire Snowden, fue una clara muestra de querer jugar, el papel de provocador, en la escena mundial. De igual forma los múltiples acuerdos entre Venezuela e Irán, el apoyo a Bachar en Siria, el reconocimiento de la anexión rusa de Crimea, colocan al régimen venezolano del lado que Cuba ha querido.

Ante ese escenario, luce cuesta arriba, para los demócratas venezolanos, lograr el necesario apoyo internacional ante el nuevo fraude electoral, que el régimen se dispone a reeditar el próximo 6 de diciembre cuando tendrán lugar las elecciones legislativas.