Abuela de bebé fallecido en Chacao cree que vacunas estaban vencidas - Runrun
Abuela de bebé fallecido en Chacao cree que vacunas estaban vencidas
El menor falleció ocho horas después que le administraron un esquema de cinco vacunas por parte de la comisión de la gobernación de Miranda

Cecilia García, abuela paterna del bebé que murió a causa de una vacuna en Chacao, cree que las vacunas que aplicaron estaban vencidas.

Miguel Ángel Poleo Reyes, de 11 meses y 19 días de nacido, murió el 15 de mayo luego que le aplicaran una vacuna de una comisión médica de la gobernación del estado Miranda.

Según lo ocurrido, el menor falleció ocho horas después que le administraron un esquema de cinco vacunas por parte de la referida comisión.

De acuerdo con El Pitazo, la jornada se realizó en el sector El Pedregal, municipio Chacao al este de Caracas, muy cerca de donde residía el bebé con su hermano, de tres años, sus padres y su abuela.

Sobre los hechos, la abuela paterna del bebé desmintió que el pequeño  convulsionara antes de morir, como se especuló en redes sociales.

“Para mí que fueron las vacunas. Yo digo que esas vacunas estaban vencidas. Le aplicaron la pentavalente y polio, de las otras no me acuerdo, pero fueron cinco en total”, declaró la abuela.

 

Además, contó que la madre del pequeño tomó un baño luego de acostar al bebé. Cuando lo cargó de nuevo ya no tenía signos vitales. “Lo llevamos a Salud Chacao, con la esperanza, pero cuando yo lo cargué ya el niño estaba frío”.

“Se quedó dormido profundamente, porque no había querido dormir en todo el día. Desde que llegó solo le dolía la piernita y tenía su malestar normal”, contó la señora García.

Por otra parte, García reconoció que el bebé mostró síntomas comunes asociados a la vacunación. Además, la abuela confirmó que era la segunda vez que lo vacunaban.

“A las 2:00 pm lo vacunaron, llegó a la casa. Ellos viven conmingo y estuvo de brazo en brazo, por su malestar como hasta las 9:30 pm. Ya a las 9:45 pm, el niño tenía sueño. Le tocaba su medicamento para el quebranto, porque tenía 38° C de fiebre. No eran tan alta. Le dije a la mamá que le diera el medicamento y al rato le subí su pañito, como uno acostumbraba, cuando le daba fiebre, para bajársela”, sumó.