Historiador israelí relata cómo será el mundo tras el Covid-19 - Runrun
Historiador israelí relata cómo será el mundo tras el Covid-19
Yuval Noah Harari, historiador israelí, a alertó sobre el grave peligro que entraña tener que decidir entre privacidad o salud

El historiador israelí Yuval Noah Harari publicó un artículo en el Financial Times donde perfila posibles escenarios ante la pandemia de Covid-19.

En el texto, Harari, quien es autor de los fenónemos cuenta lo que ocurriría en función de las decisiones que las autoridades mundiales adopten. Y todo ello bajo una gran presión social.

“Esa es la naturaleza de las emergencias. Aceleran los procesos históricos. Las decisiones que en tiempos normales podrían llevar años de deliberaciones se aprueban en cuestión de horas. Se apresuran a poner en funcionamiento tecnologías en fase de desarrollo y hasta peligrosas porque los riesgos de no hacer nada son mayores. Países enteros sirven como conejillos de indias en experimentos sociales a gran escala”, escribió.

De acuerdo con el autor, actualmente se adoptaron medidas que articulan en torno a dos frentes distintos.

Las medidas que se están adoptando actualmente se articulan en torno a dos frentes diferentes. El primero tiene que ver con las restricciones de movimiento, y aquí se trata de “decidir entre la vigilancia totalitaria y el empoderamiento de la ciudadanía”.

 

Asimismo, comenta que el segundo frente se basa en las soluciones y aquí hay que optar por “el aislamiento nacionalista o la solidaridad global”.

Vigilancia biométrica

El texto indica que hay dos formas de frenar la pandemia: “Una de ellas es que el gobierno monitorice a la gente y castigue a quienes incumplen las normas”, afirma el escrito.

El historiador israelí destaca a China como principal ejemplo de la monitorización biométrica, cuyo avance “podría convertir las polémica técnicas informáticas de Cambridge Analytics en un juego de la edad de piedra”.

“Algunos gobiernos hambrientos de datos podrían argumentar que necesitan mantener la vigilancia biométrica para evitar una segunda oleada, o porque hay una nueva plaga de ébola extendiéndose en África central, o porque… lo que ellos quieran. Se ha declarado una gran batalla contra nuestra privacidad en los últimos años”, señala.

 

En tal sentido, explica: “La crisis del coronavirus podría ser un punto de inflexión en esta contienda. Cuando la gente tiene que elegir entre la privacidad y la salud se suele elegir la segunda”.

Pero, por otra parte, afirma que existe otra posibilidad: “Podemos elegir proteger nuestra salud y frenar la pandemia sin instaurar regímenes de vigilancia totalitaria, dando la fuerza a la ciudadanía. En las últimas semanas algunos de los esfuerzos más exitosos se produjeron en Corea del Sur, Singapur y Taiwán. Mientras estos países han hecho uso de aplicaciones de rastreo no han renunciado a un uso honesto y de cooperación para mantener a a la sociedad bien informada.

Asimismo, el historiados israelí indica que la clave radica en la confianza en la ciencia, en las autoridades públicas y en los medios. Cuando los ciudadanos confían en que las autoridades públicas les van a contar los hechos científicos que están detrás de las directrices que van a tomar, “hacen lo correcto sin que haga falta un Gran Hermano vigilante sobre sus hombros”.