Periodismo en recesión | Día Mundial de la Libertad de Prensa - Runrun
Periodismo en recesión | Día Mundial de la Libertad de Prensa
  • Este 3 de mayo IPYS Venezuela reitera la necesidad de autonomía, independencia, diversidad y pluralidad de voces para garantizar el pleno ejercicio del periodismo en Venezuela, así como el respeto al derecho de los ciudadanos a estar informados sobre los hechos de interés público de manera adecuada, pertinente y oportuna.
  • En el marco de esta celebración, el mandato de la Unesco recuerda que los principios fundamentales de la libertad de prensa constituyen los pilares de la libertad de expresión y también de las sociedades democráticas

 

A PROPÓSITO DEL DÍA MUNDIAL de la Libertad de Prensa, este 3 de mayo el Instituto Prensa y Sociedad Venezuela alerta sobre el aumento de los fenómenos de desinformación y las vulneraciones a la libertad de expresión y acceso a la información pública que han ocurrido entre enero y abril de 2019, las cuales sumaron al menos 244 incidentes que dificultaron el derecho de los periodistas y ciudadanos a difundir y consultar libremente informaciones, ideas y opiniones a través de entornos tradicionales y digitales.

Se trata de un número de limitaciones sin precedentes dentro de ese período y que incluso alcanza el 84% de la totalidad de casos registrados en todo el año 2018, cuando se registraron 266 alertas. En este contexto, se han agudizado las detenciones arbitrarias y las medidas de censura en los medios tradicionales y en las plataformas digitales. Fue así que en lo que va de 2019 la arbitrariedad de las autoridades estatales fue responsable de al menos 45 detenciones arbitrarias a periodistas nacionales y extranjeros.

Los datos del sistema de monitoreo de esta organización también demostraron que la cobertura periodística de los hechos de interés público que ocurrieron el martes 30 de abril sobre la situación política de Venezuela, enfrentó obstáculos que acumularon al menos 22 casos de violaciones a la expresión y de acceso a la información. Estos hechos afectaron a periodistas, medios de comunicación nacionales e internacionales, plataformas digitales y a los ciudadanos en todo el país.

IPYS Venezuela insiste en la gravedad de las prácticas de censura que han impedido a los venezolanos acceder a la información de forma libre e independiente a través de internet, lo cual abre las compuertas de los rumores y la desinformación. Según los registros de esta organización, entre enero y abril de 2019 se han registrado un total de 62 casos de limitaciones a los derechos digitales de los venezolanos. De esta cifra, 28 portales fueron bloqueados durante la cobertura de asuntos de interés público y 14  medios digitales se vieron afectados por estas medidas.

Nos preocupa que estas acciones represivas también se relacionan con las trabas que enfrentaron los periodistas y medios de comunicación durante el 2018, año que cerró con 266 casos de violaciones a la libertad de expresión, según el informe anual 2018 de IPYS Venezuela denominado Periodismo migrante, y en el que el Índice de libertades informativas IPYSve arrojó un promedio global de 61 puntos que dan cuenta de un período de restricciones frecuentes en la cobertura informativa, y que demuestran un retroceso de cuatro puntos en comparación con 2017 y 2016, cuando alcanzaron 65 y 66 de promedio, respectivamente. Puedes leer nuestro informe anual aquí.

Este fue el resultado de una consulta que realizó esta organización con 326 periodistas de 18 estados del país, y que reveló que la opacidad y la violencia fueron las condiciones de mayor riesgo para el periodismo en Venezuela en el 2018. Otros de los desafíos que repercutieron sobre el ejercicio periodístico en el país en ese período fueron la migración, los desplazamientos forzados, prohibiciones de salida del país, migraciones de medios tradicionales a entornos digitales, cierre y contracción en la prensa escrita, así como los abusos de poder y las limitaciones en el acceso a la información pública.

En el estudio, las restricciones al acceso a la información tuvieron una valoración promedio de 35 puntos, que demostró que existen inconvenientes graves en esta categoría, y evidencia que aumentaron los impedimentos para el manejo de los datos oficiales en el país. El componente de seguridad de la medición fue el segundo de mayor riesgo en la medición de libertades informativas al obtener un promedio de 50 puntos, que denotan que hubo limitaciones agudas y frecuentes de esta categoría.

Ante estos riesgos, compartimos el llamado de la Unesco que recuerda que “La existencia de medios de comunicación libres, pluralistas e independientes es una condición indispensable   para el buen funcionamiento de las democracias. El periodismo independiente permite exponer los  hechos a los ciudadanos y que estos se formen una opinión. La libertad de prensa garantiza unas sociedades en las que  impere la transparencia y en las que toda persona pueda acceder a la información. El periodismo independiente  analiza el mundo y lo hace accesible a todas las personas, fomentando la diversidad de opiniones”.

IPYS Venezuela considera que urge mejorar las condiciones de libertad de expresión en el país tanto en entornos digitales como tradicionales, y exhorta a las autoridades del Estado a seguir las siguientes cinco recomendaciones para salvaguardar las libertades periodísticas y el derecho de los ciudadanos a estar informados:

  1. Garantizar, sin demoras, los principios de pluralidad y diversidad en los medios de comunicación y plataformas digitales, para evitar las órdenes de bloqueos y censura.
  2. Mejorar y garantizar el acceso a la información pública y datos abiertos a través de diversas políticas y prácticas estatales.
  3. Asegurar que los periodistas puedan desempeñar sus funciones libremente, sin procesos injustificados, riesgos, amenazas ni presiones.
  4. Implementar de manera urgente protocolos de protección de periodista según las consideraciones de los estándares internacionales y que permitan actuar de manera eficaz y eficiente para que el derecho a la vida, la integridad física y la libertad personal sean efectivamente garantizadas y todas las instancias del Estado respeten y protejan el derecho de toda persona a la libertad de expresión.
  5. Fomentar la libertad para opinar y la difusión de información en las plataformas digitales, y se garantice internet como DDHH.