"Recursos Transparentes": la campaña que busca empoderar a la ciudadaníaen en el control del patrimonio del Estado
“Recursos Transparentes”: la campaña que busca empoderar a la ciudadanía en el control del patrimonio del Estado

recursostransparente

 

Transparencia Venezuela, en alianza con otras organizaciones de la sociedad civil de Argentina, Bolivia y Ecuador, adelantaron un nuevo capítulo de la campaña “Recursos Transparentes” en contra el uso indebido de los recursos públicos por parte de los funcionarios, práctica común entre los gobiernos de Latinoamérica, para desnaturalizar estas conductas de abuso y empoderar a la ciudadanía para que cumpla un rol cada vez más activo en el control del patrimonio del Estado.

Los recursos públicos deben utilizarse para satisfacer los derechos fundamentales como la salud, la educación, la seguridad, la justicia y el transporte. La tarea del Gobierno consiste en administrarlos debidamente y velar por la provisión de servicios en estas áreas. Pero en la práctica, lo común es que el Poder en Latinoamerica incurra en abuso en el ejercicio de su función al utilizar estos recursos para beneficio personal o del partido.

Ante esta realidad, cuatro organizaciones de la sociedad civil de Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador, como lo son Transparencia Venezuela, Poder Ciudadano, Fundación Construir y Fundación Ciudadanía y Desarrollo, acaban de lanzar, en el marco de su iniciativa “Recursos Transparentes”, un video para sensibilizar a la ciudadanía sobre los perjuicios que implica para las instituciones democráticas y para su vida en particular,  los usos indebidos de los recursos públicos.

El audiovisual plantea que los ciudadanos, lejos de dejar pasar este tipo de prácticas o de sentirse impotentes ante ellas, deben procurar un cambio de la realidad ejerciendo su poder para pedirle al gobierno que rinda cuentas y de exigir sanciones si su labor administrando los recursos públicos no es eficiente. En este sentido evidencia la ruta a seguir para hacer un efectivo control: informarse sobre la diferencia entre el Estado, el Gobierno y el partido de gobierno para reconocer fácilmente el mal uso de los recursos; reaccionar ante un evidente caso; comentarlo entre los relacionados y por redes sociales; pedir información al Estado; exigir la conducta correcta y denunciar.