Stop VIH, autor en Runrun

Ene 31, 2018 | Actualizado hace 1 año
Personas con VIH optan por emigrar de Venezuela

DESDE EL AÑO 2009, las personas que han contraído el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH) vienen presentando serias dificultades en el acceso a los medicamentos antirretrovirales y otros insumos de salud que garantizan su calidad de vida.

La migración de venezolanos como consecuencia de la crisis social, política y económica que vive el país se ha incrementado de manera exponencial en los últimos años, acentuándose aún más en meses recientes.

El desabastecimiento de comida, la inseguridad, el desempleo, la hiperinflación y calidad de vida se suma a la aguda crisis del sector salud que ha alcanzado proporciones abismales, prueba de ello es la falta de atención en los principales centros hospitalarios y asistenciales, los denominados “paros técnicos” o la atención a “estrictas emergencias”, lo que nos ha sumido en una emergencia humanitaria compleja.

Los Migrantes

Muchos de los migrantes presentan condiciones crónicas de salud que los ha obligado a irse en búsqueda de un país que les garantice el derecho a la salud y el derecho a la vida que en Venezuela se les ha arrebatado.

En la actualidad, el ministerio para la salud ha registrado unos 88 mil venezolanos con VIH en el programa de suministro de tratamiento antirretroviral, de los cuales más de 2 mil quinientos son niños menores de 12 años de edad.

Se estima que en el país, alrededor de un millón doscientas mil personas pudieran haber contraído el virus que causa el Sida. Oficialmente se conoce que en Venezuela al menos 11 mil personas son diagnosticadas con el VIH todos los años, nacen unos 600 niños con el virus por año y mueren al menos 2 mil trescientas personas por causas derivadas del Sida anualmente. El VIH avanza aceleradamente en un país que para la primera década del siglo XXI llegó a ser ejemplo en el hemisferio, por tener uno de los mejores programas públicos de atención y entrega gratuita del tratamiento antirretroviral.

Desde el año 2005 el gobierno nacional no desarrolla programas ni campañas de prevención del virus, aunado a esto, la escasez de antirretrovirales se ha agudizado de tal manera que ronda el 90%, lo que ha generado que la epidemia de VIH esté fuera de control.

Realidad de quienes han salido del país para “salvar su vida”

Muchos venezolanos con VIH, han emigrado en búsqueda de calidad de vida, de proteger su derecho a la salud, dada la inestabilidad que se vive en país, así como a las fallas en el suministro de antirretrovirales, al acceso de pruebas para detección primaria, monitoreo y control del virus, fórmulas lácteas para recién nacidos de mujeres con VIH que no pueden amamantar, condones para la prevención y fármacos para tratar infecciones oportunistas como tuberculosis, toxoplasmosis, citomegalovirus, sarcoma de Kaposi, entre otras.

Entre los países que no poseen leyes, políticas o prácticas conocidas que nieguen viajes o la migración basadas únicamente en la condición de salud se encuentran: Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Panamá, Colombia, México, España y Estados Unidos, entre tantos otros, por eso se han convertido en los destinos preferidos para quienes deciden irse de Venezuela.

En Venezuela las personas que han contraído el VIH no solo se enfrentan a la escasez de antirretrovirales y reactivos para las pruebas sino también a la falta de especialistas infectólogos, lo que agrava la situación, viola el derecho a la salud, el derecho a la vida, entre otros, razón por la que, activistas y defensores de derechos humanos libran una dura batalla, pues aseguran que el gobierno nacional no garantiza ni la atención médica ni el arribo al país de los tratamientos para la infección, mientras las personas pasan el tiempo sin consumirlos y esto las expone a enfermedades peligrosas.

Luis Meza

Tal es el caso de Luis Meza, diagnosticado en 2013, quien decidió emigrar a Perú, tras 6 meses sin recibir sus antirretrovirales. Manifiesta que a los 15 días de estar en su nuevo hogar, logró acceder al tratamiento de manera semi-privada y al mes entró al programa público. Asegura que es sencillo ingresar al programa, “sólo hay que seguir los pasos y dejarse guiar”. Como todos los venezolanos que han decidido salir del país, extraña a su familia y sus tradiciones. En la actualidad tiene trabajo “fijo y estable” lo cual le ofrece calidad de vida.

Carlos Vásquez

Otro testimonio lo ofrece Carlos Vásquez, quien optó por Argentina, país al que llegó en marzo de 2016. Vásquez desde 7 años tiene VIH y emigró por la alta tasa de criminalidad en Venezuela y por el difícil acceso a la calidad de vida. Al llegar al país austral, contactó al doctor Pedro Cahn, quien fungía como jefe del departamento de infectología del Hospital Fernández de Buenos Aires y Presidente de la Fundación Huésped.

Asegura que “en los hospitales públicos hay que seguir un protocolo para recibir los medicamentos pero en las obras sociales y medicina prepaga es más complejo”. Como muchos venezolanos, anhela regresar para ayudar a reconstruir su país y sacarlo adelante, pero “con la escasez de medicinas y comida es complicado, sobre todo con mi condición de salud”.

Daniel Pérez

Daniel Pérez, es otro venezolano que tomó la decisión de salir del país, su destino fue España, donde reside desde 2016. Tiene dos años y medio viviendo con VIH, y emigró por no conseguir su tratamiento en Venezuela.

Asegura que en menos de una semana recibió tratamiento y atención médica a la vez que manifiesta que “no es nada difícil, es un derecho humano aquí en España y lo respetan”. Pérez tiene claro que fue una decisión acertada, pues cuenta con empleo y mejor calidad de vida, comenzando porque tiene Salud. “Me siento súper bien y seguro que es lo más importante, no tengo intenciones de volver a Venezuela”.

 

 

 

 

 

Más de 80 ONG rechazaron silencio de ONU sobre situación venezolana

ONU5

 

En un comunicado conjunto, más de 80 organizaciones sociales de Venezuela fijaron posición ante el silencio cómplice que han mantenido las Agencias de Naciones Unidas en referencia a la situación del país que afecta la salud, alimentación y dignidad de las personas más vulnerables.

Jhonatan Rodríguez, presidente de la Organización StopVIH, y firmante del documento, dijo que resulta indignante que instituciones radicadas en Venezuela y por tanto conocedoras directas de los problemas que están afectando gravemente a la población, como la OPS, UNICEF, UNFPA, FAO y PNUD, entre otras, no hayan hecho gestiones y pronunciamientos firmes para que se apliquen correctivos inmediatos, aun siendo estas “defensoras de derechos humanos”.

Reveló que representantes de dichas Agencias de NNUU han alegado ante instancias superiores no tener información suficiente sobre los hechos que ocurren en Venezuela, al punto que la Directora del Servicio de Información de las ONU, Alessandra Vellucci, dio cuenta de la suspensión de una sesión informativa sobre Venezuela por tal razón.

“Las 82 organizaciones firmantes rechazamos contundentemente esta posición cómplice e irrespetuosa, porque además significa ocultar la verdad”, afirma Rodríguez, y detalló que en el documento se expone que, “desde el 2013 diversas organizaciones de sociedad civil venezolanas han enviado información a las Agencias mencionadas, y personas afectadas han realizado protestas pacíficas frente las oficinas de la OPS en Caracas, debido a las fallas generalizadas en la provisión de medicamentos, insumos y servicios de salud en Venezuela. Desde 2012, la FAO ha sido informada sobre el deterioro progresivo en el estado nutricional de la población. Desde marzo de 2016, la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) está al tanto de la crisis de carácter humanitario”.

Como inaceptable califican el silencio y se preguntan, “¿Qué hacen entonces en Venezuela Agencias como la OPS, UNICEF, UNFPA, FAO y, en particular, el PNUD?, es evidente que no están proporcionando información fidedigna sobre la gravedad de la situación de los derechos a la salud y a la alimentación en Venezuela, ni siquiera a sus propias casas matrices, poniendo en peligro a miles de personas”.

Lo menos que podemos esperar los venezolanos de las oficinas sucursales de organismos internacionales, es que sean fieles observadoras de realidades y que actúen en consecuencia según sus lineamientos de defensa de los derechos humanos de los pueblos, pues tan grave como que el Gobierno no reconozca la crisis es que la ONU falle en el cumplimiento de sus responsabilidades y de la espalda a los millones de personas que viven en condiciones muy complejas en Venezuela.

En tal sentido, en el documento las organizaciones exhortan a las Agencias de la ONU en Venezuela a aportar inmediata información y ser impulsoras de medidas propias contra la crisis nacional que pone en peligro la vida de los venezolanos.

“Los representantes de las Agencias de las Naciones Unidas tienen el deber de impulsar la articulación entre gobiernos y sociedad civil, pero no pueden olvidar nunca que se deben a los pueblos, que tienen que trabajar en proteger y defender los derechos de los pueblos y no sentarse a aplaudir a un gobierno genocida como el de Venezuela, que nos está matando lentamente con tanta escasez de medicinas y alimentos”, concluyó Rodríguez.

 

Título de caja
49 ONG demandan a la ONU reconocimiento de crisis humanitaria en Venezuela
​Crisis de salud y VIH en Venezuela tendrá un espacio en la sesión especial de la OEA

VIH-

El Embajador Gabriel Bidegain, Asesor Político Principal del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, aseguró que la crisis venezolana, y especialmente las preocupaciones que existen sobre las condiciones de salud y de vida de la población, así como la pérdida de control de la epidemia de VIH y sida en el país, tendrá un espacio durante la Sesión Especial a realizarse en la OEA el próximo 23 de junio.

Jhonatan Rodríguez, presidente de StopVIH, así lo informó luego de una reunión bilateral que sostuviera con el Embajador en la sede de la OEA en Washington, como parte de las acciones de incidencia para buscar alternativas que permitan solucionar el problema de la escasez de medicamentos y alimentos en Venezuela.

Amable, receptivo, solidario y preocupado por Venezuela, el Embajador Bidegain recibió el documento que contiene un resumen ejecutivo sobre la situación de salud en el país, con énfasis en el tema de VIH, el mismo fue respaldado por 80 ONGs de Venezuela y América Latina, ya que revela el peligro para la salud y la vida de la población, quedando claro que las solicitudes formales han sido en el marco de la cooperación, jamás de intervención, “buscamos cooperación en este tipo de organismos porque ese es uno de sus propósitos esenciales, ofrecerle a los Estados miembros apoyo para abordar desafíos y resolver problemas”, sostuvo Rodríguez.

Rodríguez aseguró que los distinguidos líderes internacionales con quienes ha tenido reuniones bilaterales, tanto en la ONU como en la OEA, reconocen que es muy impactante que la vida de más de 61 mil personas con VIH en Venezuela esté en riesgo por escasez de antirretrovirales, leche maternizada, reactivos para pruebas de diagnóstico y control, así como por la falta de campañas de prevención y el déficit en la atención de las personas afectadas.

El Embajador Bidegain, resaltó que la OEA ha identificado posibles mecanismos de apoyo, se han reunido con la Organización Panamericana de la Salud, con el Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas, entre otros organismos, con la finalidad de tratar de ayudar a mejorar las condiciones de vida de los venezolanos.

Rodríguez agradeció al Embajador la atención e hizo manifiesta su esperanza en una pronta ayuda pues Bidegain manifestó que “la OEA está comprometida, tiene las mejores intenciones y se siente solidaria al igual que los países que la conforman”

ONG venezolanas expusieron situación de salud y VIH en Venezuela a Onusida

sidaa

 

Este miércoles tuvo lugar la ceremonia inaugural de la Reunión de Alto Nivel Sobre el VIH y Sida realizada en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), con sede en Nueva York, Estados Unidos.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, tuvo a cargo las palabra de apertura destacando en su discurso la referencia a cada una de las poblaciones claves para la lucha contra el VIH,  lo que significa su reconocimiento a las personas más vulnerables y por tanto la esperanza de que siempre estén incluidos en los planes de atención, asistencia y prevención.

Asimismo, los presentes recibieron las expresiones de Michel Sidibé, director ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el Sida (Onusida) a nivel mundial, quien animó a continuar con las acciones para detener la epidemia.

En el marco del encuentro, 80 organizaciones sociales respaldaron la propuesta de la Organización StopVIH, para hacer entrega a los oficiales de más alto rango del ONUSIDA de un documento contentivo de propuestas de ayuda a las personas afectadas por el VIH en Venezuela.

Jhonatan Rodríguez, agradeció la deferencia de aceptar y suscribir la propuesta, y felicitó a todos los países que han logrado avances significativos en términos de reducir la transmisión del VIH, y que han ampliado su alcance en el acceso a tratamientos de las personas afectadas por la epidemia.

Resumió la situación en Venezuela con un “tristemente, en nuestro país tenemos una situación muy grave en términos de alimentación, de acceso a tratamientos, no hay campañas de prevención y hay muchas barreras en la educación. Necesitamos el apoyo de todas las Agencias de Cooperación y de todos los países para que nos ayuden a incidir en las autoridades venezolanas para que acepten la ayuda que evite una alta mortandad. Nos preocupa no haber visto en este evento a la delegación oficial de Venezuela, pues ratifica la creencia que no les importa el VIH, ni la vida de los venezolanos”.

Destacó que mientras el Director Ejecutivo de ONUSIDA informó que 73% de embarazadas en el mundo tienen acceso a tratamientos, en Venezuela ese número no supera el 27%. En Latinoamérica Onusida dice que va a terminar con el VIH en los niños y aún nacen niños sin protección porque en Venezuela no hay kits de Bioseguridad y en los hospitales le niegan la atención a mujeres y hombres infectados por el VIH.

“¡Ayúdennos por favor!, Necesitamos que las Agencias de Naciones Unidas no sólo cooperen con los gobiernos sino que también se aboquen a atender las necesidades de los pueblos. Queremos que no nazcan más niños con VIH. Queremos que no se infecten más personas con VIH. Queremos que no se mueran personas por causas derivadas del Sida y que nadie sea discriminado por tener VIH”.

Seguidamente, Grisbel Escobar, directora de Musas de Venezuela y Jhonatan Rodríguez, presidente de StopVIH entregaron el documento general a las máximas autoridades de ONUSIDA, tanto a Michel Sidibé como César Núñez que es el director del organismo para América Latina y El Caribe, en dicho documento se expone la grave situación de deterioro de la respuesta nacional en materia de VIH y Sida y en particular en los componentes de atención y prevención.

​Epidemia de VIH tiene las puertas abiertas para un repunte en los próximos años

tratamientovih

 

Si bien estamos en el lapso en que todavía las expectativas sobre el VIH y el Sida eran de lucha, el tiempo de que se reduzca el número de nuevas infecciones por VIH y haya menos muertes por complicaciones asociadas al sida y enfermedades relacionadas pareciera extenderse, ya que cada vez las condiciones son más propensas para que se extienda la epidemia.

La meta de los Estados Miembros de las Naciones Unidas era poner fin al VIH para el año 2015, pero el haber postergado el diseño de políticas especificas en cada Nación de acuerdo sus realidades, no solo ha retrasado la formalidad del cumplimiento de compromisos sino lo que es peor, ha hecho que la infección por VIH aumente, que las enfermedades oportunistas sigan en ascenso al igual que la mortalidad por causas asociadas a la epidemia.

La consideración fue expuesta por Jhonatan Rodríguez, presidente de la Organización StopVIH, durante una entrevista radial, en la que como presidente de una ONG influyente se le consultó acerca del impacto que la crisis médica asistencial de Venezuela está teniendo en las personas que viven con VIH y sida.

Rodríguez destacó que luego del descubrimiento de los antirretrovirales se pensó que la epidemia tenía un punto de control, pero lo que no se esperaba la sociedad era que sus gobiernos desatenderían los programas de apoyo para estas personas destinando recursos insuficientes para el acceso a los medicamentos, y si lo que no querían era gastar más en salud, al menos debieron potenciar las estrategas de educación y prevención, que abandonaron completamente, como es el caso por ejemplo en Venezuela.

Circunscribiendo el grave asunto a Venezuela, el presidente de StopVIH, dio cuenta de la prohibición por la Zona Educativa de ingresar a las escuelas con programas especializados de educación sexual, la prolongada falla en la entrega de antirretrovirales, la fuerte escasez de medicamentos para atacar las enfermedades oportunistas, la falta de apoyo a las madres seropositivas, la inexistencia de leche maternizada para los bebés que nacen con VIH o de madres con VIH. “Todo esto tiene un solo nombre y es violación al derecho universal a la vida, violación al derecho constitucional de garantizar salud, y derecho a nacer en condiciones saludables, por lo que las decisiones no pueden seguir esperando, la urgencia es acelerar la respuesta”,

Rodríguez insiste que si las condiciones actuales para la atención del VIH y sida no cambian, la epidemia tiene las puertas abiertas para un repunte en los próximos años. Afirmó que las ONGs venezolanas han tendido puentes con las instituciones para alcanzar acuerdos, pero la tenacidad del Gobierno Nacional en asumir que cualquier ayuda demuestra debilidad política, no ha permitido avanzar.

En tal sentido, exhortó a las autoridades sanitarias nacionales y regionales a revisar el actual estado de situaciones, en el entendido que de su posición depende la vida de miles de personas y no solamente una gestión gubernamental, que no dudamos quiere ser lucida pero que solo garantizando la vida podrá alcanzar sus objetivos.

​Triste Día Mundial de la Salud cuando en Venezuela las personas mueren por falta de medicamentos

stopvih

 

La celebración del Día Mundial de la Salud el próximo 7 de abril será una triste fecha en Venezuela, pues lejos de alegrarnos por la creación de políticas que alientan la salud, advertimos cada día el aumento de los riesgos de las personas sanas, el empeoramiento de las enfermas y las que ya ni lo contarán.

Es crudo pero auténtico, dijo Jhonatan Rodríguez, presidente de la Organización StopVIH, ante la jornada que a nivel mundial llama a reflexionar sobre las buenas prácticas de salud, pero que en Venezuela tendría que significar la toma de acciones urgentes que garanticen el más mínimo derecho a la salud como es el libre acceso a los medicamentos.

 

 

En el país hay miles de personas con la salud comprometida aún cuando la Constitución obliga al Estado a garantizar el derecho a la vida, lo cual incluso ha quedado en letra muerta por los niveles de inseguridad, enfatizó Rodríguez y se pregunta, “cómo celebrar este día con los teléfonos a reventar de personas pidiendo ayuda para conseguir medicamentos, con las redes sociales convertidas en buscadores de tratamientos, con los hospitales clamando equipos e insumos y los profesionales de la medicina emigrando para dignificar su carrera”.

En tal sentido, dijo que este 7 de abril no puede dejar de ser un exhorto al Gobierno Nacional, al Ministerio de la Salud, y a las autoridades del área en el nivel central y regional para que reconozcan la crisis del sector, con una escasez en más de 90% de los medicamentos en las redes de farmacias públicas y privadas.

“Las autoridades tienen que fijar la mirada, y aceptar la ayuda humanitaria como un método de contención, mientras que se gestionan con normalidad las compras de medicamentos que pueda abastecer la demanda de la población en todas las patologías, pues lo que se ha importado hasta ahora solo alcanza para cubrir un 10% de la demanda”, afirmó el presidente de la ONG, y categóricamente dijo basta que seamos ciudadanos de primera, de segunda y tercera, no puede ser que solo un grupo de personas tenga acceso a las medicinas, ni es justo que para llegar a ellas tengan que estar a punto de morir, recorrer el país entero o tener un amigo en el Gobierno. Tenemos que alzar la voz para que este sea el último Día Mundial de la Salud que contamos muertes y no sumamos vidas saludables.