Entendiendo la demanda de Otto Reich vs. Derwick Associates por J. A. McGinley

Screen Shot 2013-08-06 at 12.54.52 AM

 

 

El 30 de julio de 2013, el ex embajador Otto Reich presentó una demanda ante los tribunales del Estado de Nueva York contra Leopoldo Alejandro Betancourt López, Pedro José Trebbau López (conocidos como los Bolichicos) y Francisco D’Agostino Casado  bajo la premisa de “racketeering” (crimen organizado), corrupción, chantaje a funcionarios públicos, fraude electrónico, difamación personal y comercial, falsedad perjudicial y conspiración, entre otros.

Muchos se preguntarán, así como yo me pregunté antes de leer el libelo de la demanda, cuál es la relación que tiene el ex embajador Reich con los Bolichicos. Luego de leer la demanda y estudiar los detalles en profundidad, entendí el nivel de complejidad y corrupción que tiene esta situación en particular. Empecemos relatando un poco de historia de ambas partes, atados a los adjetivos, descripciones y tono de la demanda.

El Honorable Otto Reich fue embajador de los Estados Unidos ante Venezuela desde 1986 hasta 1989. Durante su carrera, mantuvo varias posiciones prominentes dentro del Departamento de Estado americano, enfocándose en Latinoamérica y el Caribe. Durante sus años de servicio publico, se enfocó en la “cultura de corrupción” que acechaba a varios gobiernos de Latinoamérica, y en particular, el caso venezolano.

Desde que se retiró del gobierno estadounidense en el 2004, Reich se ha dedicado públicamente a condenar la corrupción en Venezuela. Por medio de su compañía Otto Reich Associates, LLC (en lo sucesivo “ORA”) ha sido consultor para varias personas y organizaciones pro-democracia y anti-corrupción en Estados Unidos, asistiéndolos en sus relaciones publicas y estrategias de negocio. La mayoría de ellos han sido críticos del gobierno actual de Venezuela.

Leopoldo Alejandro Betancourt López y Pedro José Trebbau López son venezolanos residentes de los Estados Unidos que han acumulado fortunas enormes a través de un esquema ilegal para obtener contratos en materia energética en Venezuela para sus empresas estadounidenses Derwick Associates USA LLC y Derwick Associates Corporation. Los mismos se han beneficiado substancialmente del régimen Chavista.

El modelo de negocios de Derwick es sencillo. Desde los Estados Unidos los Bolichicos ofrecen sobornos multimillonarios a funcionarios públicos en Venezuela a cambio de la adjudicación de contratos de construcción en el sector energético. Una vez que los contratos están garantizados para Derwick (y en última instancia, el dinero transferido a cuentas bancarias en Nueva York) los acusados se quedan con sumas millonarias, que luego depositan en bancos americanos. Luego, los mismos subcontratan a empresas estadounidenses, incluyendo General Electric, Pratt & Whitney y ProEnergy Services LLC,  para que lleven a cabo los proyectos de construcción. Este modelo de negocios ha traído un gran beneficio financiero para los Bolichicos. Todos disfrutan de estilos de vida de extrema riqueza donde quiera que residan y visiten.

Si entramos en detalle, se evidencia del libelo de la demanda que Betancourt es dueño de un Penthouse en el Olympic Tower en la Quinta Avenida en Nueva York. Así mismo, Trebbau tiene una propiedad en la zona exclusiva de Sunny Isles en Miami y Francisco D’Agostino Casado tiene propiedades en la localidad de Southhampton así como en el Upper East Side de Nueva York. Adicionalmente, cuentan con propiedades en Florida.

También se evidencia que todos dirigían el negocio desde una oficina ubicada en 450 Park Avenue (intersección de la calle 57 y Park Ave.) en la ciudad de Nueva York.

Durante el 2009 y 2010, Derwick presentó más de 25 ofertas en proyectos de construcción al estado venezolano y les fueron adjudicados 12 contratos valorados aproximadamente en $1 billón de dólares estadounidenses.

Entre los contratos que se les adjudicaron se encuentran los siguientes con: Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA)

(i)             30 de abril de 2010 – Las Morochas;

(ii)           21 de noviembre de 2012 – El Furrial;

(iii)          21 de noviembre de 2010 – El Morichal; y

(iv)           23 de noviembre de 2010 – Barinas I.

Corporación Eléctrica de Venezuela (CORPOELEC)

(i)             2 de octubre de 2009 – Picure;

(ii)           23 de noviembre de 2009 – La Raisa I;

(iii)          30 de noviembre de 2009 – La Raisa II;

(iv)          11 de marzo de 2010 – Guarenas I; y

(v)            4 de octubre de 2010 – Guarenas II.

Corporación Venezolana de Guayana (CVG)

(i)             2009 – Sidor Planta A y Planta B

De acuerdo a la demanda, dichos contratos no fueron objeto de un proceso de licitación pública. Así mismo, se conoce que los Bolichicos habrían negociado y sobornado presuntamente al jefe de PDVSA; a un ex Ministro de Industrias Básicas y Mineras; un ex Viceministro de Energía y al hijo del ex Viceministro de Desarrollo Eléctrico y compañero desde de la infancia del grupo pues todos estudiaron en el Instituto de los Legionarios de Cristo en Caracas, Instituto Cumbres.

Los precios finales de los contratos nunca fueron revelados públicamente por el gobierno venezolano. Por medio de información confiable se conoce que el dinero que recibió Derwick Associates fue transferido a cuentas de J.P. Morgan y Davos Financial Group en Nueva York, y, a su vez, destinado a pagar sumas millonarias por concepto de sobornos a funcionarios públicos.

En todo momento de los hechos, el banquero personal de los Bolichicos fue Eduardo Travieso, Vicepresidente de la división de Banca Privada de J.P. Morgan en la ciudad de Nueva York. El 21 de marzo de 2013, según una presentación ante al ente regulador financiero de Estados Unidos (Financial Industry Regulatory Authority –FINRA), Travieso se separa de J.P. Morgan tras acusaciones de que había cometido violaciones a regulaciones relacionadas con inversión y fraude. En el procedimiento ante FINRA, J.P. Morgan ha declarado públicamente que “el señor Travieso actuó de manera incompatible con las políticas y procedimientos de la firma”, y no había estado a la altura de los estándares “de los empleados de la industria financiera.”

Con el fin de perpetuar su régimen ilegal y evitar la persecución penal, los acusados debían evitar cualquier investigación sobre sus actividades. En el último año, los Bolichicos han atacado a periodistas, medios de comunicación, ciudadanos y ex oficiales gubernamentales en los Estados Unidos. Además, utilizan juicios para demandar, ejercer presión política y económica, así como tácticas abusivas de negocios con el fin de garantizar que sus críticos sean severamente castigados y tengan miedo de enfrentarlos públicamente. Entre ellos, Steve Bodzin, corresponsal de Bloomberg, Robert Bottome, Presidente de Veneconomia y Miguel Octavio, autor del blog Venepiramides.

En septiembre de 2012 Betancourt, Trebbau y Derwick Associates presentan una demanda por difamación ante los tribunales de Miami, Florida. La demanda buscó daños de más de $300 millones de dólares contra el Banco Venezolano de Crédito, uno de los bancos más antiguos y respetados en Venezuela, con oficinas en Estados Unidos, y a su presidente, Oscar García Mendoza, un opositor del régimen chavista.

La demanda alegaba que el Banco Venezolano de Crédito, así como García y otro director del banco difundieron información difamatoria en relación a Derwick y sus fundadores en un sitio web llamado wikianticorrupcion.org

Ante tal situación, el banco presentó una moción para desestimar las alegaciones de Derwick en los Tribunales. Ya que la verdad es la mejor defensa a la difamación, el banco aprovechó la oportunidad para participar en el proceso de “discovery” del juicio – que no es más que la divulgación obligatoria de información relacionada con el litigio. Durante el proceso de “discovery” Betancourt, Trebbau y Derwick Associates habrían tenido que producir documentos (incluyendo correos electrónicos y documentos financieros) y además rendir declaraciones sobre el fondo de la presunta declaración difamatoria, es decir, sus prácticas comerciales.

A través de este proceso en el juicio, los Bolichicos habrían tenido la oportunidad de haber limpiado su reputación y demostrar sus afirmaciones. En cambio, en abril de 2013 se acordó desestimar la demanda – pocos meses después de que se inició el juicio – y sobretodo, antes que el proceso de “discovery” tuviera lugar.

En octubre y noviembre de 2012, justo después que comienza el juicio por difamación, el Banco Venezolano de Crédito contrata a Otto Reich y ORA para ayudar en la defensa contra las pretensiones formuladas en la demanda y también ofrecer servicios de consultoría de negocio.

Cuando los Bolichicos se enteraron de las negociaciones entre Reich y el banco intentan persuadirlo y le prometen sumas de dinero. Debido a que esta táctica no funcionó, difunden información falsa ante los directivos del banco asegurando que Reich trabajaba como doble-agente para Derwick. Finalmente, en diciembre de 2012 el Banco Venezolano de Crédito termina su relación con Reich y ORA y pone fin a todo tipo de comunicación entre las partes.

En resumidas cuentas, por todo lo expuesto anteriormente Otto Reich introduce la demanda a los Bolichicos a finales de julio alegando y culpándolos, entre otros, por crimen organizado, corrupción y difamación. Apenas arranca este proceso judicial y veremos en que se desenvuelve esta historia. Veremos que acciones vienen  a futuro y si estos Bolichicos aprendieron bien la lección de los  “Millonarios de Cristo” -como se les conoce coloquialmente a la congregación- donde el dinero mueve más montañas que la fe.

Aquí la demanda en inglés:

 

ANÁLISIS RESUMIDO DE LA DEMANDA

PARA EL BUFETE “XXXX” DE LA CIUDAD

DE NEW YORK, EL DIA AGOSTO 5 2013 .

LA INTERPRETACION DE LOS HECHOS

AQUÍ ANALIZADOS ESTAN BASADOS

EN EL LIBELO DE LA DEMANDA QUE SE

PUEDE VER EN LA WEB EN LA SIGUIENTE

DIRECCION:

http://settysoutham.files.wordpress.com/2013/07/reich-vs-lopez-derwick.pdf

J. A. McGingley

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas