El día en que Nacho fue tendencia y no por un Grammy

Nacho-AN1

El discurso del reguetonero Miguel Ignacio Mendoza (Nacho) en la Asamblea Nacional fue el tema de conversación en todas partes. Criticado o aplaudido, el cantante de 32 años de edad, ha sido el centro de atención de jóvenes, adultos e incluso de personas de la tercera edad

 @Angelicalugob

El outfit que exhibió el Día de la Juventud Miguel Ignacio Mendoza, conocido en el mundo de la música urbana y del reguetón como Nacho, no mostraba sus tatuajes, porque no vistió como acostumbra: con franelilla, gorra y ropa ancha. En su “presentación” como orador de orden en la Asamblea Nacional tenía una imagen distinta: Flux azul oscuro, con camisa manga larga azul clara y corbata, también de color azul..

Hora y media antes de su discurso, a las 10:40 am, toda la atención del país y de los periodistas que estaban de pauta en la Asamblea Nacional, estaba centrada en el presidente del parlamento, Henry Ramos Allup, por la expectativa que había del anuncio que haría  luego que el Tribunal Supremo de Justicia declaró vigente el Decreto de Emergencia Económica.

Poco antes de las 12 del mediodía, Allup terminó su rueda de prensa respondiendo que Nacho sí merecía ser el orador de orden porque: “Yo no sé quién habrá cuestionado que Nacho sea el orador de orden. Nacho es un joven venezolano, es un artista exitoso. Nacho es de los productos que Venezuela debería exportar, ha sido un excelente embajador de este país. Nacho quiere bienestar para Venezuela y está tan adolorido y tan acongojado con lo que pasa en este país como nosotros”, respondió tajante el presidente del parlamento. Salió del salón Francisco de Miranda y fue abordado por varias mujeres que le pidieron fotografiarse con él. Fueron unos minutos en los que el político de 72 años de edad mostró una vez más sus aires de “Rockstar” que juega con su humor negro, echa chistes y se detiene a saludar a desconocidos.

Un reguetonero en el parlamento

Unos 5 minutos después la tendencia la marcó Nacho, y no por ganar un Grammy a la música latina, por publicar un mensaje en sus redes sociales manifestando su inconformidad con el gobierno de Venezuela, o por difundir una canción con otro cantante que no sea su llave “Chino”. La razón era otra: el cantante sería el orador de orden en la sesión especial para celebrar el Día de la Juventud.

A las 11:50 am en las afueras del salón protocolar adolescentes con chemises azules y beige hacían cola para ingresar a ver el discurso del cantante. Otras jóvenes, quizá más astutas, esperaban en el otro extremo del pasillo a que Nacho saliera de un salón en el que estaba con jóvenes diputados, entre ellos, Miguel Pizarro y Marialbert Barrios. Ambos fueron parte de la comitiva que lo acompañó en su entrada al salón para que se dirigiera al país.

Había calor en el salón protocolar. Periodistas que buscaban abordarlo, fans, y algunos familiares de parlamentarios se movían de un lado a otro para estar más cerca del cantante. Pero hombres altos y corpulentos evitaban que alguien tuviera contacto con el cantante.

Nacho inició su discurso admitiendo que estaba nervioso y que no le gusta improvisar, por lo que justificó que el mensaje que daría fue escrito: “Yo me he presentado delante de un público más amplio, pero hoy creo que me siento más nervioso que nunca. Nunca me ha gustado improvisar porque soy bueno para escribir y porque creo que en la improvisación se pierden muchos detalles que queremos comunicar, así que me voy a dignar a leer lo que escribí”.

Mientras transcurría el discurso de Nacho, diputados, periodistas e invitados a la sesión especial le hacían fotos y videos, se reían y en varias ocasiones lo ovacionaron de pie. Ocurrió cuando el reguetonero recordó que se cumplían dos años de los sucesos del 12 de febrero en los que fueron asesinados “Juancho” Montoya, Bassil Dacosta y Robert Redman y destacó que los tres casos siguen impunes, también cuando se refirió a que, al igual que personas del gobierno, ha usado zapatos de 1.500 dólares, pero aclaró que los ha comprado con las ganancias que ha obtenido por cantar, y cuando dijo que decidió denominar al socialismo que defienden los oficialistas como pseudo-socialismo.

El mensaje del reguetonero, fue tal y como explicó, escrito en dos partes: “Uno de los párrafos lo escribí desde el origen de mis emociones, con aires de desahogo personal, consciente pero disgustado y otro desde la meditación y la calma, pensando mucho más en las necesidades comunes”.

Otra de las razones por las que Nacho fue aplaudido en el parlamento fue cuando se definió como un joven opositor y explicó por qué  anteriormente evitó manifestar su posición política. “Por un tiempo defendí  la parcialidad política de los cantantes en mi país. El argumento que me hacía caminar por la calle del medio era la intención de no irrespetar la ideología de ningún seguidor de mi música. Para unos era un chavista, un rojo rojito y para otros era un escuálido majunche y ante tales calificativos decidí que no quería enfrentarme con un cobarde cuando me viese en el espejo”, confesó.

En el Día de la Juventud, el cantante subió la mirada para concluir su participación y decirle a los jóvenes presentes en la parte alta del salón protocolar que trabajen para enriquecer su ser, pues “la pobreza no está solamente en el bolsillo (…) démosle crédito a la meritocracia. Busquemos justicia, convirtamos a Venezuela en el mejor país. No subestimemos a nadie. No creamos en todo lo que nos dicen por ahí. Estudiemos para aportarle sustancia a la cultura y al conocimiento popular, pero sin olvidar de dónde vinimos. No actuemos con  impulsividad para lograr el futuro de nuestras madres, de nuestro hogar y de nuestra bella patria Venezuela. Gracias”.

estudiantes en el parlamento

Posterior al discurso, la tensión seguía en el jardín central de la Asamblea Nacional. Toda la prensa estaba instalada esperando al cantante y, una vez más, el anillo de seguridad del artista hizo su trabajo. Nacho no estaba tan simpático, como lo es con sus fans y en sus mensajes que da en conciertos. Estaba a la ofensiva. Sabía que varios cuestionaron que fuera el orador de orden, pero respondió que sí consideraba que merecía ser quien diera el discurso: “Bueno, yo considero que sí. Yo he leído bastante, he trabajado mucho por mi país, estoy trabajando mucho y haciendo labor social, me importa mi país y soy venezolano”.

“El Chino parlamentario de Nacho”

Mientras el reguetonero declaraba a los periodistas, estuvo acompañado en todo momento de su “Chino parlamentario”. Era el diputado Miguel Pizarro, quien estaba a su lado izquierdo, caminaba delante de él, le hacía señas para que respondiera a determinados periodistas y también fue quien dio la última voz para que el cantante se retirara.

Nacho y Pizarro

-“¿Nos vamos Nacho?”, le preguntó el parlamentario.

-Sí. Respondió el también denominado “mackediche” en la música urbana.

El ambiente de “fans enamoradas” y de admiración no terminó allí. Por los pasillos, e incluso por la grama del jardín del parlamento corrieron mujeres, jóvenes y periodistas. Tenían la intención de seguir interrogando a Nacho. Pero ya no tenía tiempo en su agenda. El cantante y Pizarro hablaron unos segundos en secreto. Nadie supo de qué, pero de inmediato sus escoltas lo acompañaron hasta una camioneta gris que era conducida por un chofer. El intérprete de “Mi Felicidad”, la polémica canción dedicada a Venezuela antes de las elecciones parlamentarias, ya se había marchado. Pero el furor siguió instalado en la AN unos minutos más.

En los jardines del parlamento continuaron adolescentes y estudiantes de bachillerato. Algunos se tomaron selfies con Pizarro, otros como el estudiante de primer año de bachillerato del colegio Santo Tomás de Villanueva, Mario Berroterán de 13 años de edad, dijeron qué les pareció el discurso.

“Me gustó el discurso de Nacho porque le hizo tomar en cuenta a toda Venezuela que de nosotros también depende enmendar los errores que hay en el país y lo que más me llegó es que hay que trabajar duro para comprar cosas caras, si así queremos”.

Doce horas después de la sesión, Nacho seguía siendo tendencia y tema de conversación. Algunas personas han manifestado su admiración por el cantante, mientras que otros han comentado que el discurso fue plano y que esperaban más. En todo caso, habló desde el parlamento de temas que, por ejemplo, el presidente Nicolás Maduro ignora en sus discursos: inflación, escasez, inseguridad y secuestros. Pero las opiniones sobre la calidad de su mensaje siguen divididas.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas