Un hombre murió a balazos en medio de las protestas de Petare del martes

Muerto

@loremelendez

“Íbamos a comprar desayuno y no nos imaginamos que Petare estaba así”. La frase es de una de las hermanas de Carlos Eduardo Aranguren Salcedo, de 30 años de edad, asesinado en Petare en medio de los disturbios que se desataron en la zona durante la jornada de este martes, 2 de mayo.

El hecho ocurrió a las 8:00 am. Aranguren Salcedo bajó de Barrio Unión hacia el Puente Baloa para comprar unas empanadas para su familia. Pero al llegar al sitio, ambos se toparon con calles cerradas y protestas.

“Eso era horrible. La gente tiraba cosas, tiraba botellas para defenderse de la Guardia Nacional (…) Yo me asusté cuando escuché los tiros”, cuenta la hermana de Aranguren Salcedo, quién buscó refugiarse de las detonaciones detrás de un camión. Al asomarse, vio que su familiar estaba tendido en el suelo.

“Yo nunca pensé que estaba muerto” dice la hermana de Aranguren​ Salcedo, quién vio cómo la furgoneta del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas se llevó el cadáver poco después de lo sucedido. Los uniformados le pidieron que volviera a su casa a buscar a un adulto.

Según los familiares, la víctima tenía heridas de armas largas: dos disparos en el costado derecho. Los vecinos de la zona les comentaron que los guardias nacionales que estaban en la zona recolectaron los cartuchos de las bombas lacrimógenas que habían lanzado.

“Exigimos que el caso sea investigado. Mi hijo no participaba en ninguna manifestación. Cuando fuimos al Cicpc de El Llanito, nos dijeron que seguro andaba guarimbeando”, afirmó María Aranguren, madre del joven, este miércoles desde la morgue de Bello Monte.

La víctima trabajaba como comerciante informal en el transporte público. Era el mayor de 16 hermanos y tenía dos hijos: uno de 7 y otro de 11 años.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas