Con colectivos y Sebin armaron la trama de violencia el 12F

*El documento de acusación del juicio por el homicidio de Bassil Dacosta revela una trama de conexiones donde grupos armados afectos al Gobierno y funcionarios de inteligencia de la policía política figuran como ejecutores de los hechos que desencadenaron los sucesos del 12F y la detención de Leopoldo López

*Funcionarios del Sebin detallan en sus declaraciones una serie de episodios que vinculan al comisario Cruz Ramón Quintana, con Juancho Montoya, coordinador del Secretariado Revolucionario (asesinado ese día); José Miguel Odremán, líder del Frente 5 de Marzo (asesinado en octubre de 2014) y con miembros de otros colectivos

*El análisis de los videos y gráficas del 12F realizado por un experto del Cicpc describe cuando al menos tres civiles, identificados como miembros del Colectivo Continente, dispararon contra los manifestantes en el momento en que cae Dacosta. Sin embargo, ninguno fue imputado ni investigado. Uno de ellos era comisario del Sebin y Policaracas 

Unidad de Investigación Runrunes

 

Las interrogantes sobre lo que ocurrió el 12 de febrero de 2014, con motivo de la marcha del Día de la Juventud, siguen sin respuesta. La sentencia contra Leopoldo López, la detención de dos hombres y la imputación de otros ocho por los asesinatos de Bassil Dacosta y Juan (Juancho) Montoya no resuelven el enigma. Como en un episodio de The X Files, miembros de los colectivos del gobierno, que aparecen disparando, y algunos funcionarios del Sebin que los acompañaban, quedaron libres de procesos judiciales inexplicablemente, como si se tratara de un fenómeno “sobrenatural”.

En el escrito de acusación por el homicidio de Dacosta, los testimonios de funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y las experticias realizadas por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) revelan toda una trama de episodios desconocidos que conectan a altos funcionarios de la policía política con líderes de los colectivos y con los pistoleros que se ven disparando en el lugar donde caen las dos primeras víctimas del 12F.

Estos personajes están identificados con nombres, cargos y funciones, pero nunca fueron investigados o detenidos. Tampoco figuran entre los imputados por los hechos ocurridos en la esquina de Tracabordo, en la Candelaria, ese Día de la Juventud.

El 12 de febrero de 2014, el comisario general Cruz Ramón Quintana, director de Acciones Especiales del Sebin, era el encargado de coordinar las actuaciones de un grupo de 11 funcionarios del Comando Motorizado de ese cuerpo, que tenían la tarea de monitorear las dos marchas que se realizaban en Caracas.

“…la Dirección de Acciones Inmediatas del Sebin normalmente no sale en este tipo de eventos, y cuando lo hacemos, como este tipo de caso, es previa autorización del Director General (Manuel Gregorio Bernal)”, dijo el funcionario en su declaración contenida en la acusación por el homicidio de Dacosta.

En el interrogatorio que le hacen en la sede del Ministerio Público, Quintana asegura que recibió una llamada del inspector José Luis Rodríguez, quien era escolta del entonces ministro de Relaciones Interiores, Miguel Rodríguez Torres, informándole que hacia la esquina de Ferrenquín se escuchaban muchas detonaciones de armas de fuego.

 

seb

 

 

Después de este alerta, cuya hora no está precisada en la declaración, se traslada la primera comisión oficial del Sebin a la esquina de Tracabordo, encabezada por comisario Manuel Pérez, quien se encontraba en la avenida Universidad. Según otros testimonios, 20 minutos después (pasadas las 2:30 pm) llegó al lugar el resto del grupo de motorizados de la policía política. Y más tarde arribó el propio comisario Quintana. Para entonces, la situación de violencia había terminado.

 

La escena del crimen según el Cicpc

 

Declaraciones de testigos e investigadores y videos demuestran que en el lugar se encontraban desde mucho antes otros funcionarios de la dirección de Inteligencia del Sebin, entre ellos los comisarios Melvin Collazos, José Miguel “Miguelito” Domínguez (a quien también se le identifica como líder del colectivo revolucionario Continente) y José Perdomo, único detenido por el homicidio de Dacosta. Estos formaban parte del grupo de hombres que disparó contra los manifestantes.

El funcionario del Cicpc, Adrián Escobar, quien realizó el análisis de los videos obtenidos entre ellos de (Ùltimas Noticias, clave en la investigación de este este caso) para  el lugar donde cayeron Dacosta y Montoya, fue describiendo en su declaración lo que se observa en cada escena y las identifica como diapositivas. En la medida en que avanza detalla minuciosamente las acciones de cada uno de los personajes que aparecen, hasta que se inician los disparos. En su narración, Domínguez, Collazos y otros dos hombres identificados como Kevin Jesús Asenso y Giovanni Valladares (del colectivo Continente) monopolizan las escenas de disparos y violencia. Además, se observa cuando uno de ellos toma la previsión de recoger las conchas de los proyectiles percutidos.

 

 

El colectivo revolucionario Continente -al que pertenecían Valladares, Asenso y Domínguez- fue un movimiento que nació de una división del colectivo Tres Raíces, que opera en el 23 de Enero y está formado por policías de diversos cuerpos, según han revelado integrantes de estas organizaciones.

En el acta que está en el documento de acusación, Escobar continúa detallando las imágenes que de lo ocurrido en la escena del crimen. Explica que en la primera diapositiva se observa “a funcionarios del Sebin en compañía de sujetos integrantes del colectivo revolucionario “Continente””. Se trata de José Miguel Domínguez, Giovanni Valladares y Melvin Collazos. Entre la sexta y la décima diapositiva (como lo muestra en la imagen) se describe el momento en que Domínguez, Valladares y Asenso comienzan a disparar contra los manifestantes y cae Bassil Dacosta. Y así continúa la declaración hasta completar 24 diapositivas analizadas de manera detallada.

 

Informe12f 1

 

Los protagonistas que no aparecen en los créditos

 

Pese a lo mostrado en el riguroso trabajo criminalìstico realizado por el Cicpc, ninguno de estos cuatro hombres (Domínguez, Valladares, Asenso y Collazos) fueron detenidos, imputados o investigados. “No hay una explicación para que estas personas no hayan sido imputadas. Está claro que dispararon. Pero extrañamente, en un procedimiento exprés fueron sacados del caso. De no haber estado involucrados en los homicidios, debieron ser imputados por uso indebido de arma de fuego y por lesiones”, explicó Joel García, abogado de Janet Frías, madre de Bassil Dacosta.

 

valladares

Giovanni Valladares (franela blanca) miembro del colectivo Continente y oficial agregado de Policaracas. José Miguel (Miguelito) Domínguez (chaqueta caqui), miembro del colectivo Continente, comisario adscrito del Sebin y escolta de Freddy Bernal. Junto a Kevin Asanso (Colectivo Continente) y Melvin Collazos (Sebin) fueron los primeros en llegar a Tracabordo y aparecen disparando cuando cae Bassil Dacosta, por un sobreseimiento judicial quedaron fuera de la causa y están en libertad

 

Miguel Domínguez era además comisario “adscrito” de la Dirección de Inteligencia del Sebin (según arrojaron las pesquisas del Cicpc), y también funcionario “acreditado” de la Policía de Caracas con el rango de comisario, para la fecha en que ocurrieron los hechos. Las indagaciones realizadas por varios funcionarios de la policía judicial también demostraron que este hombre tiene registros por diversos delitos, incluso por homicidio. Fuentes extraoficiales aseguraban que formaba parte del equipo de seguridad del dirigente del Psuv, Freddy Bernal. En todos los informes y declaraciones del Cicpc lo identifican como integrante del colectivo Continente. Mientras que algunos funcionarios del Sebin, lo reconocen como miembro de esa institución.

Giovanni Valladares fue identificado como integrante del colectivo Continente y oficial “acreditado” de Policaracas.

Kevin Asenso era miembro del colectivo Continente (està identificado por el Cicpc, pero no ha y imágenes públicas de él)  

 

collazos

Comisario Melvin Collazos del Sebin, aparece disparando en el momento en que cae Dacosta, pero nu fue detenido

 

 

Melvin Collazos fungía como comisario de la Dirección de Inteligencia del Sebin.

Todos están en libertad. Su presencia en la esquina de Tracabordo y su condición de miembros del colectivo Continente conectados con el Sebin nunca fue aclarada. Tampoco se supo por qué se encontraban en la esquina de Tracabordo, ni de quién recibían órdenes.

 

La trama tras bastidores: José Odremán y Juancho Montoya en escena

Después de las 3:00 pm del 12F, al calmarse la situación, el comisario Cruz Quintana relata que realizó una serie de recorridos por distintos sectores de la ciudad hasta las casi las 7:00 pm, y en el interín recibió una llamada del comisario Robinson Navarro (director de Policaracas), quien le comunicó al ministro Rodríguez Torres: “El ministro me indica que nos retiremos de las calles y di la orden para recoger las unidades que todavía quedaban en la calle, y aproximadamente a las 7:30 de la noche ya no había unidades en la calle”.

Quintana fue citado luego a la sede del Sebin en Plaza Venezuela, según dice en su declaración: “Hay 3 funcionarios que aparecen en un video y me pide que se los ubique, para ese momento yo no había visto el video. Luego sale el director general (Manuel Bernal) y me pone el video y me dice: ‘explícame esto´ y yo me asombré y le expliqué… el mismo no deja que continúe mi relato y empieza a negar la existencia de la comisión en la calle haciendo ver que habíamos salido sin autorización”.

 

odreman

José Odreman (camisa roja) con Juan (Juancho) Montoya (camisa azul marino). Ambos, líderes de colectivos, mantenían contacto y vìnculos con contacto con el comisario Cruz Quintana del Sebin, quien coordinó las acciones del 12F. Los dos fueron asesinados en hechos que no han sido esclarecidos 

 

Los superiores le ordenaron a Quintana que se dirigiera a El Helicoide y controlara a su personal para que no salieran. Aunque el comisario deja hasta allí su declaración sobre sus actividades del 12F y salta al 13F, el testimonio de uno de sus subalternos confirma que el jefe policial continuó moviéndose con su propia agenda ese día hasta cerca de la medianoche.

“Posteriormente salimos de Plaza Venezuela hacia Cotiza, donde el comisario Quintana se reunió brevemente con un sujeto de nombre Odreman, que es de un colectivo de Cotiza, pero no sé qué hablaron porque yo estaba retirado”, cuenta -en el interrogatorio recogido en la acusación- el comisario del Sebin Igor Busek Reyes, quien trasladó a Quintana en su motocicleta hasta la vieja sede de la PM, donde operaba el colectivo Frente 5 de Marzo.

 

Informe12f 3

 

 

El hombre con quien se reunió el jefe de Acciones Inmediatas del Sebin era José Miguel Odreman, líder del Frente 5 de Marzo y ex funcionario de la Policía Metropolitana, que fue asesinado ocho meses después (7 de octubre de 2014) por funcionarios del Cicpc, en un procedimiento muy polémico que nunca fue aclarado. En esa oportunidad, el ministro Rodríguez Torres calificó a Odreman de delincuente y justificó la acción de la policía judicial.

Pero el encuentro con Odreman no fue lo único que omitió Quintana en su declaración. El comisario no dijo que luego del enfrentamiento en la esquina de Tracabordo se trasladó al oeste de Caracas donde sostuvo un encuentro con motorizados. “… en específico que recuerde nos dirigimos a la sede del 4-F, ubicada en la parroquia 23 de Enero, una sede de un colectivo que se hace llamar 5 de Marzo…”, narró la detective del Sebin, Sarelys Márquez, quien acompañó al comisario Quintana en esas diligencias.

El jefe de Acciones Inmediatas del Sebin tampoco incluyó en su testimonio que la mañana del miércoles 12F le había enviado unos supuestos “libros” a Juancho Montoya, que fue el primero en caer asesinado en horas de la tarde durantes los hechos de violencia en Tracabordo. El comisario Busek asegura que presenció una conversación en la que su jefe cuenta ese episodio: “¿Diga usted si tiene algún conocimiento de que alguno de sus compañeros del Sebin haya acudido el día 12-02-14 a las instalaciones del Parque del Oeste Alí Primera, en Catia? -dice el acta del interrogatorio hecho a Busek- Contestó: para ese momento no sabía, pero el día que fue al Sebin una comisión del Ministerio Público para retirar nuestras armas de reglamento, el comisario Cruz Quintana comentó que ese día él le había enviado unos libros a Juancho y que se los había mandado con un inspector que se llamaba William Mujica”, dice el documento que recoge la declaración.

 

Informe12f 2

 

La vinculación entre Montoya y Quintana fue confirmada por Jonny Montoya, hermano de “Juancho”, quien dijo a Runrun.es que su familiar sí mantenía contacto con el comisario del Sebin, Cruz Quintana, pero por estrictas razones de inteligencia: “Juancho era funcionario activo de Policaracas y siempre los policías tienen contacto con funcionarios del Sebin y de otros cuerpos de seguridad”.

Montoya dijo además que sí tuvo conocimiento de que su hermano recibió el 12 de febrero unos supuestos libros del Sebin, que un funcionario de ese organismo le entregó, de parte del comisario Cruz Quintana, en Gato Negro. “Eso me lo dijo su novia en la funeraria, pero nunca he tenido acceso a esos libros, ni sé qué información hay en ellos”, explicó.

Juancho Montoya era coordinador del Secretariado Revolucionario, una organización que agrupaba a 170 colectivos en Caracas. Su asesinato el 12F desató una guerra de colectivos y varias divisiones en estos grupos. Aunque por su homicidio está detenido Hermenegildo “Hermes” Barrera, quien era el segundo al mando en su grupo, Jonny Montoya asegura que detrás de este crimen hay otros responsables.

El contenido del paquete (supuestos libros) enviado por el comisario del Sebin al líder de los colectivos, que luego fue asesinado, sigue siendo un misterio.

 

Ficción: La orden de acuartelamiento fantasma

 

Así como el comisario Quintana dejó claro en su interrogatorio que la unidad de Acciones Inmediatas del Sebin fue activada ese día por orden del director de la institución, los funcionarios Busek y Márquez aseguran que ese cuerpo nunca recibió una orden de acuartelamiento.

Todos coinciden en que el 13 de febrero de 2014 todos recibieron la instrucción de no portar sus armas y fue el 15 de febrero cuando llegó una orden de acuartelamiento, justo cuando se anunció la destitución del director, Manuel Bernal. “Yo quiero dejar claro que ese día 12-02-2014 nunca tuvimos orden de acuartelamiento”, dijo el comisario Igor Busek en su declaración de forma espontánea, sin que lo preguntará el interrogador. Esto contradice la versión que dio el presidente Nicolás Maduro, el 16 de febrero de 2014, cuando aseguró que los funcionarios del Sebin habían desacatado la orden de acuartelamiento.  

Busek explica que ese día recibió instrucciones directamente del comisario Cruz Quintana “porque él había asumido la Supervisión General ese día solo para los de Acciones Especiales, ya que cuando son días normales él asigna un supervisor general…”.

Los dos funcionarios también aseguran no haber visto a ningún manifestante disparando o portando armas de fuego. “Solo portaban palos, piedras y objetos contundentes”, dijo la detective Sarelys Márquez, quien fue atacada por un grupo de jóvenes cuando intentaba recoger su moto. Coincidieron en que al comisario Miguel Domínguez, alias Miguelito, se le escuchaba hablar constantemente por la frecuencia de radio del Sebin, incluso daba instrucciones. Pero no pudieron identificar a algunos de los hombres que acompañaban a este funcionario, ni por orden de quién se encontraba en Tracabordo.

Busek dijo en su interrogatorio no saber quién era Domínguez hasta ese día y así se refleja en el acta. Al funcionario le preguntaron: “¿Diga usted, si para el momento de encontrarse en las inmediaciones de la Fiscalía General de Parque Carabobo, o en la esquina de Perico antes de producirse los primeros disparos, llegó a observar la presencia de funcionarios de la Dirección de Inteligencia del Sebin?”. Y él contestó: “El único que recuerdo haber visto fue a uno gordo de camisa manga larga color caqui que después me enteré que es comisario y se llama Miguel Domínguez”.

Toda esta trama de guiones elaborados aparentemente por varios “autores” hasta ahora desconocidos, muestra a más de una veintena de actores, siempre ligados al gobierno de Nicolás Maduro y a grupos oficialistas, que protagonizaron acciones violentas. Sin embargo, por los sucesos del 12F solo hay tres detenidos: Leopoldo López, sentenciado a 13 años y 9 meses de prisión por asociación para delinquir, instigación pública y determinador en los delitos de incendio y daños; el comisario del Sebin José Ramón Perdomo Camacho, acusado  por homicidio intencional calificado con alevosía y motivos innobles, uso indebido de arma orgánica y quebrantamiento de pactos y acuerdos internacionales por el caso de Bassil Dacosta; y Hermenegildo Barrera, acusado por homicidio calificado con alevosía y uso indebido de arma de fuego, por el caso de Juancho Montoya.  

 

 

redman

Robert Redman (asesinado la noche del 12F) en el momento en que ayuda a cargar a Bassil Dacosta, que habìa sido herido

 

Hay otros siete funcionarios que sí fueron acusados, y enfrentan el juicio por el homicidio de Dacosta, pero en libertad. Eston son: Jonnathan Rodríguez Duarte (escolta del entonces ministro de Relaciones Interiores Miguel Rodríguez Torres), Andry Jaspe López, Edgardo Lara, Manuel Pérez, Héctor Rodríguez, Jonfer Márquez y Jimmy Sáez. 

Pero la noche del 12F ocurrió otro asesinato de un manifestante. Robert Redman, el joven que en la tarde había ayudado a cargar a Dacosta, fue atacado por desconocidos que le dispararon cuando protestaba en Chacao. Los tiradores se desplazaban en motos de alta cilindrada. Por este crimen no hay detenidos, y nada se sabe de la investigación. 

Hermano de “Juancho” Montoya asegura que hay videos

que muestran a colectivos disparando

 

Jonny Montoya, hermano de Juan Montoya, líder de los colectivos asesinado el 12 de febrero en Candelaria, recuerda que hoy se cumplen 735 días de la muerte de su familiar que, entre los grupos que hacen vida en la parroquia 23 de Enero y en otros sectores populares era conocido como “Juancho”.

A dos años del asesinato de “Juancho”, las únicas evidencias que Montoya asegura ha logrado tener acceso son unos videos en los que se ven cinco miembros de los colectivos Waraira Repano y Oswaldo Arenas disparando. En ese material audiovisual, según el hermano de quien fue el máximo representante del Secretariado Revolucionario de Venezuela, se ve cómo el mano derecha de su pariente, le dispara en la espalda y en el rostro.

“En los videos que me enseñó el fiscal 55 Miguel Hernández, y que no salieron a la luz pública, se ve cómo con dos disparos Hermes Barrera mató a Juancho. El primer disparo se lo hizo en la espalda, y cuando mi hermano volteó, le disparó en el rostro, por la nariz. El asesino es él, pero inmediatamente en la grabación se ve que los otros cuatros miembros de los colectivos, hacen lo que nosotros llamamos en los colectivos parampampam, que es disparar al aire para que la gente se esconda, y en ese hecho sirvió para que no se viera el homicidio de Juancho”, relata.

Aunque Montoya, que es ex funcionario de Policaracas, no ha tenido acceso al expediente del caso, advierte que las pesquisas tienen varias inconsistencias pues no se practicaron allanamientos y no hay detenidos para investigar el móvil de la muerte de su hermano.

“Hay un solo detenido, que es Hermes Barrera, pero no se puede considerar como una detención porque ese señor se entregó cuando se cumplieron 147 días de la muerte de Juancho y su entrega fue negociada. El juicio ha sido chucuto. Barrera está detenido en la División de Homicidios del Cicpc ubicada en la Avenida Urdaneta y, según me han informado, tiene beneficios para salir los fines de semana. El homicida no ha sido condenado y hay otras cuatro personas que no han sido detenidas por porte ilícito de arma y por asociación para delinquir”, advierte.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas