Lo que el Presidente esquivó: Inseguridad, escasez, corrupción y narcotráfico

memoria

 

En el discurso a la Nación 2015, que duró tres horas, el presidente Nicolás Maduro solo “cumplió parcialmente” con su obligación de rendir cuentas al país. Dijo que entregaría por escrito el resto de su informe de gestión para ahorrar tiempo.

En su alocución de la Memoria y Cuenta, el mandatario nacional obvió, omitió y olvidó hacer referencia a una serie de tópicos que son los que más preocupan a los venezolanos, según encuestas. Los que dominan la rutina de casi todos los habitantes del país que pasan horas en cola para comprar comida, peregrinando de farmacia en farmacia para conseguir alimentos y, que están obligados a un toque de queda para evitar ser víctimas de la delincuencia.

  1. El presidente Maduro mencionó que Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela, había presentado “cifras catastróficas”. Pero no detalló esos números. No dijo que la inflación anualizada es de 141,5% y que la inflación acumulada, hasta septiembre de 2015, fue de 108%.
  1. Maduro habló y entregó a la AN el Decreto de Emergencia Económica. Sin embargo, nunca mencionó que el país enfrenta un grave problema de escasez de alimentos y medicinas (cifra que no fue revelada por el BCV), debido a las medidas económicas desacertadas y a los controles que ha implementado su gobierno.
  1. El Presidente mencionó a los desaparecidos, muertos, torturados y asesinados en el país en la década de los setenta, entre ellos Fabricio Ojeda y Jorge Rodríguez padre. No recordó a Juan Manuel Carrasco, violado con un fusil por funcionarios de la GNB en una dependencia de este cuerpo de seguridad, donde estuvo detenido por manifestar en 2014. Tampoco recordó a Bassil Da Costa, asesinado por funcionarios del Sebin el 12 de febrero del mismo año, por solo mencionar dos ejemplos.
  1. El mandatario pidió dejar sin efecto el decreto del presidente Barack Obama, que sanciona a siete funcionarios de su gobierno por violación de Derechos Humanos. Destacó además los logros de su gobierno en esta materia, debido a que Venezuela fue ratificada por 156 países en el consejo de DD HH. No habló de los 91 presos políticos que hay en Venezuela, algunos de ellos detenidos en el lugar conocido como “La Tumba”, ubicado en el Sebin. Tampoco se refirió a las condiciones de hacinamiento que viven los presos comunes en las delegaciones policiales. Sólo en Caracas alcanza 209,5%, pues estas prisiones preventivas albergan a 1.563 presos cuando su capacidad es para 505 retenidos, según un reportaje publicado por la periodista Isoliet Iglesias en la revista Clímax.
  1. El Jefe de Estado dijo que le dio una entrevista a Eva Golinger (quien es abogada, no periodista)  para el canal ruso RT. Pero no hizo ningún comentario sobre los periodistas de medios venezolanos que la Casa Militar no dejó entrar al hemiciclo para cubrir la presentación de su Memoria y Cuenta. Se interpreta este hecho como una violación al derecho de informar; tampoco dio explicaciones sobre el veto al periodista Víctor Amaya, de Tal Cual, a quien se le impidió el acceso al Palacio Legislativo por orden de la Presidencia de la República.
  1. Criticó a la OEA. Dijo que  José Miguel Insulsa era malo, pero hubo alguien que los superó, sin nombrar a Luis Almagro, ni a la Carta Democrática con la que éste lo “amenazó”.
  1. Maduro alardeó del puesto que ocupa Venezuela en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y su lucha contra el terrorismo. Pero olvidó mencionar los escándalos internacionales de narcotráfico que involucran a funcionarios de su gobierno (jefes militares, gobernadores y parlamentarios), y en particular dos sobrinos de su esposa (Efraín Campos Flores y Franqui Flores) presos en Nueva York. Tampoco dio cifras de incautaciones y detenciones por tráfico de drogas.
  1. Contrabando, acaparamiento, descarados sobreprecios, desinversión del sector privado y especulación de la inflación criminalmente inducida, fueron los términos que utilizó para describir la grave situación económica. No habló de escasez, bachaqueo ni colas.  
  1. Para Maduro el único dólar paralelo que existe es el impulsado desde Colombia. No dijo que su gobierno ha permitido la convivencia de tres tipos tipos de cambio, sin ningún control
  1. El presidente del segundo país con más homicidios en el mundo solo dedicó un minuto, de sus tres horas de alocución, al tema de la inseguridad. Dijo que había planes contra la violencia y la criminalidad y una nueva etapa de las OLP, cuyos datos se pueden compartir con la AN. Pero aclaró:  “quiero ir al elemento central, ir a la situación económica”. Así despachó el tema, sin explicar por qué en 2015 fueron asesinados 27.875 venezolanos. ¿Por qué las bandas criminales controlan las calles del país? ¿Qué está haciendo su gobierno para acabar con los secuestros, el robo de vehículos y el microtráfico de drogas? Maduro tampoco dio respuesta a los familiares de los familiares de los 337 policías, escoltas y militares asesinados el año pasado.
  1. El Jefe de Estado alabó el desarrollo científico y técnico de la FANB y de la industria militar. Pero no explicó cómo salen las granadas y los fusiles de los cuarteles y de Cavim, y cómo llegan a manos de los delincuentes. 
  2. La palabra corrupción no existe en el discurso del Presidente. Sin embargo se encuentra de sobra en su gestión, según funcionarios de su propio gobierno y militantes relegados del chavismo. El otorgamiento de dólares preferenciales a empresas de maletín o sin justificación sigue siendo la constante.
  3.  Y no habló sobre la crisis eléctrica, ni de la universitaria, ni del agua, ni de la basura, ni de corrupción, ni de su “sobrino favorito”

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas