Diez reclusos murieron por desnutrición dentro de cárceles venezolanas en 2016

Presos-desnutricion

@boonbar

El hambre también golpea a las cárceles venezolanas. Diez reclusos murieron por desnutrición en 2016, reporta el informe anual del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), que desde su creación en 2002 registra por primera vez muertes provocadas por falta de alimentos en establecimientos penitenciarios.

Tres de los 10 casos ocurrieron en cárceles del estado Lara, por complicaciones como infarto y paro respiratorio generadas por desnutrición: Comunidad Penitenciaria Félix, Centro Coordinación Policial Fundalara y Comandancia de la Policía Municipal Iribarren. Otros 5 reclusos fallecieron en el Destacamento 312 de la GNB (Portuguesa); Comandancia de Policía del estado Sucre; Policía Municipio de Paz Castillo (Miranda); Policía Municipal de Independencia (Miranda) y Centro de Coordinación Policial de Paraguaná (Falcón). Mientras que 2 se registraron en la sede de la Policía de Chacao (Distrito Capital).

El Ministerio de Servicios Penitenciarios (Minserp) prácticamente no destina presupuesto para la comida en las cárceles, explicó Humberto Prado, director del OVP en la presentación del informe anual de esta organización. Basándose en las más recientes partidas que otorga la entidad a esta área, corresponden 11,15 bolívares (0,015 dólares) para alimentar a cada uno de los 54.738 presos que componen la población reclusa en 2016. Una proporción que contrasta con la partida que otorgan otros países a los reclusos, como Estados Unidos ($34 diarios por persona) y Colombia ($20 diarios por persona).

“La alimentación de los reclusos es una de las responsabilidad del Estado. Al no garantizarla, prácticamente condena a muerte a los presos que no pueden costearse la comida diaria”, subrayó Prado, quien agregó las dificultades que tienen sus parientes directos para conseguir comida, hoy en día costosa y escasa.

El OVP exhorta al Estado a incrementar la partida de alimentación para la población reclusa, teniendo en cuenta que debería asignarse a cada detenido como mínimo Bs 32 mil diarios; Bs. 960 mil mensual y Bs. 11,5 millones anual.

Paralelamente a los problemas de desnutrición, se registraron 3 casos de canibalismo en cárceles venezolanas: dos en Táchira y uno en Lara.

Las muertes por desnutrición en las centros penitenciarios venezolanos podría aumentar. ”Se trata de una primera señal. Hemos observado reclusos en las consultas por VIH/Sida que han perdido en promedio 7 kilos”, advierte el activista de DDHH, Feliciano Reyna, director de Acción Solidaria. Este año veremos una situación peor”.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas