Bank of America: Gobierno venezolano no hará default porque trae más costos que beneficios

boa

 

El banco estadounidense difundió a sus clientes un informe a cargo del economista Francisco Rodríguez, en que se cuestiona la posibilidad de un impago de deuda venezolano.

El reporte toma en cuenta que la cancelación del bono soberano 2016 la semana pasada por 1,5 millardos de dólares en capital fue bien recibida por inversionistas, aunque el mercado todavía ve una probabilidad de default de 61% este año y de 97% durante los próximos cinco.

“Tenemos una visión diferente”, afirma Rodríguez. “Aunque reconocemos que Venezuela está bajo un stress financiero considerable debido a la baja en los precios petroleros y la limitación de las reservas líquidas en divisas, creemos que las autoridades ven el default como una decisión que puede traer más costos que beneficios, y por ello están dispuestos a tomar decisiones políticas más costosas para evitarlo”.

Debido a lo anterior, considera que el mercado ha subestimado la capacidad del país de reducir las importaciones y utilizar activos externos e internos para evitar un impago. “De hecho, en enero del año pasado, los mercados asignaban una probabilidad de default de 68% para este año”, indica el texto.

Bank of America (BofA) calcula que Venezuela contaba con activos externos negociables con un valor por el orden de 52 millardos de dólares a principios de este año.

En la estimación no se incluyen activos como las reservas petroleras de 298 mil millones de barriles y las 7 mil toneladas de reservas de oro, así como las “numerosas empresas privatizables en manos del Estado”.

Se menciona también que el Ejecutivo venezolano está dispuesto a reducir aún más las importaciones, y que el esquema cambiario actual y sus distorsiones no necesariamente conducirán al final a un default, sino que antes llevarían al establecimiento de mecanismos más funcionales de distribución de recursos.

BofA proyecta la contracción de importaciones hacia una caída de 31% hasta los $35,3 millardos al cierre de este año en caso de mantenerse la tendencia.

“La sostenibilidad de las cuentas externas venezolanas depende de hacia dónde se piense que se dirigen los precios petroleros en el mediano y largo plazo”, un ámbito en que la entidad mantiene una postura optimista, al proyectar el barril WTI en 59 dólares para el año próximo, y la cesta venezolana en $55 en promedio.

 

Escenarios finales

La institución se plantea dos escenarios respecto a los requerimientos financieros del país.

En el primero de ellos, los precios petroleros continuarían bajos al igual que los niveles de importación, elevando las necesidades de financiamiento a $25,4 millardos.

Sin embargo, en el segundo se plantea una recuperación petrolera que permita la subida de las importaciones, de modo que los requerimientos financieros sean de $20,3 millardos.

En sus cuentas finales, se espera que cinco millardos del total requerido sean cubiertos a través de la renovación automática del acuerdo por el Fondo Chino.

También se anticipa que el país recurrirá a unos $2 millardos adicionales no gastados provenientes de pasados préstamos de China. Se estiman además otros $2 millardos de concesiones mineras y entre 3 y 5 millardos adicionales respaldados por activos como Citgo, refinerías y asociaciones petroleras.

Se agrega que el país podría cobrar por adelantado de uno a dos millardos más por concepto de deudas con Petrocaribe, vender parte de la cartera de bonos en el mercado secundario y canjear parte de los títulos que vencen en 2016 y 2017.

Bank of America considera que un canje voluntario es posible sin causar un incremento considerable en la carga de deuda.

Se proyecta, por último, que las reservas internacionales cerrarán el año a un nivel de entre 11 y 13 millardos de dólares.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas