El nuevo corazón de las tinieblas, por Carlos Patiño - Runrun
Lo último

El nuevo corazón de las tinieblas, por Carlos Patiño

apagon.jpg

“¿Qué éramos nosotros que nos habíamos extraviado allí?, ¿podríamos dominar aquella “cosa” muda o nos dominaría ella a nosotros?”

 

El corazón de las tinieblas; Joseph Conrad

 

EL JUEVES 7 DE MARZO de 2019 el país quedó en tinieblas. Un “Mega Apagón” asoló a Venezuela por más de 100 horas, incomunicando desde las principales ciudades hasta los pueblos más recónditos. Tal situación agravó la emergencia humanitaria compleja: el colapso de los servicios públicos, el acceso a alimentos y medicinas, al agua potable, y en última instancia, el derecho a la vida de personas vulnerables. Una responsabilidad directa de los administradores de la crisis: los ejecutores del gobierno de facto.

Según el escritor Joseph Conrad, el semi inexplorado Congo africano del siglo XIX albergó el “corazón de las tinieblas”: más que un lugar, una condición del ser humano. Quienes forzosamente transitamos esta pesadilla fabricada por los hombres en pleno siglo XXI como lo es la absurda y despiadada revolución bolivariana, en tiempos donde se masacran, no aborígenes africanos sino indígenas pemones, no podemos apartarnos de la comparación cuando del descenso a los infiernos se trata.

En Venezuela, las tinieblas han sido literalizadas con mega apagones de hasta 4 días continuos. Quienes denuncian la ineficacia o mala gestión que ha llevado a la ruina nuestro sistema eléctrico, son criminalizados, allanados y encarcelados. Las ambiciones y desmanes de la revolución bolivariana de Nicolás Maduro nada tienen que envidiarles a las atrocidades del imperio colonial belga de Leopoldo II en la desembocadura del río Congo.

Cuando del poder a toda costa se trata, la vileza humana no conoce de ideologías. La catástrofe ocasionada por regímenes autoritarios parece no tocar fondo. El daño, ya no solo es material y físico: es psicológico. Como una ironía de la vida, Leopoldo II murió de una hemorragia cerebral.

Conrad alguna vez confesaría: “Antes del Congo, yo era sólo un animal”. Yo confieso: Antes de la revolución, fui sólo una persona con una vida normal.

 

@carlosdpatino

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios