​Volando bajo, por Naky Soto Parra

​Volando bajo, por Naky Soto Parra

Nicolasmaduro9-1-1.jpg

Nicolasmaduro9-1 (1)

“Los tiempos duros son tiempos de prueba”
Nicolás Maduro

Negado a fingir el duelo que impuso por tres días, el penco filósofo decidió honrar a la aviación militar un día en el que fue vulnerada por el segundo intento fallido de golpe de Estado de los discípulos de Chávez, lo que se atrevió a calificar como una gesta heroica. Conste: la fuerza aérea venezolana se creó el 22 de junio de 1946, no el 27 de noviembre de 1992, una fecha funesta, que enlutó a muchos hogares venezolanos.

Bajo el mantel de Fidel

El 11 de noviembre, en El Porvenir (Cariaco, estado Sucre) se cometieron nueve ejecuciones extrajudiciales contra ciudadanos de la localidad. Por esa atrocidad están detenidos un oficial y cuatro sargentos de la Guardia Nacional que prestaban servicio en el Comando Nacional Anti Secuestro de la región. Antes de que el ministro de Interior, Néstor Reverol, dijera que no se descartan otras detenciones y que asumían el compromiso de investigar a fondo, los familiares de las víctimas pasaron varios días protestando, exigiendo celeridad y asegurando que el ajusticiamiento fue contratado.

También están siendo procesados once efectivos del Ejército (todos miembros del Batallón 323 Caribe) por la desaparición y muerte de doce personas en Barlovento (estado Miranda), que habían detenido entre el 16 y 19 de octubre en el marco de una OLP. A sus familiares les resultó imposible localizarlos en algún puesto policial o militar, en algún hospital, por eso presentaron la denuncia ante el Ministerio Público, resultando en la designación de un grupo para investigar el caso. El viernes fueron hallados dos cadáveres y el sábado aparecieron los diez restantes. Ninguno de los 12 asesinados tenía antecedentes policiales.

Aislada la vergüenza
Como Reverol, el Ministerio Público no descarta que el número de detenidos aumente, pues están investigando otros casos de iguales características, contradiciendo el comunicado del Ministerio de Defensa que afirma que se trata de un hecho aislado, que la FFAA tiene vocación humanista y que siempre garantizan el más absoluto respeto a los derechos humanos. La Operación de Liberación del Pueblo (OLP) -estrenada en julio de 2015- solo ha multiplicado los abusos y excesos de la FFAA. Sobran instituciones dedicadas a la promoción y defensa de DDHH que han alertado sobre el peligro que supone la participación de militares en planes de seguridad ciudadana, que deben ser de competencia exclusiva de cuerpos policiales civiles. Las OLP, cuyo éxito ha sido prácticamente medido en asesinados -mal llamados abatidos- solo ha promovido el uso excesivo de la fuerza, con la grave certeza de la impunidad.

La impertinencia
Es una afrenta honrar militares -del cuerpo que sea- teniendo datos tan recientes de las masacres de Cariaco y Barlovento. No es falta de sentido de oportunidad, es perversidad. Así, Nicolás habló desde el estado Aragua, pegando brinquitos por el desfile aéreo y exclamando su orgullo cuando ve los sukhoi surcando el cielo. Sin alimentos ni medicinas, afirmó su satisfacción por crear un nuevo grupo de Fuerzas Especiales para atender contingencias en el espacio aéreo y combatir “cualquier intento de guerra de cuarta generación”. En cadena nacional de radio y televisión, Nicolás afirmó que “debemos andar refundándonos todos los días (…) refundando cada día a nuestras instituciones”; de esta manera no tendremos ninguna vigente, obvio. Como la banda presidencial lo inspira, aseguró que 2016 será catalogado como el año heroico, el año en el que nadie se rindió: “es muy fácil transitar tiempos en donde todo está a favor, pero muy difícil es combatir en tiempos turbulentos”.

Diálogo a juro
“Represento la voz de las grandes mayorías cuando digo que Venezuela quiere diálogo para la paz”, y como un autócrata añadió que no permitirá que nadie se levante de la mesa de diálogo por lo que queda de 2016, añadiendo los años 2017 y 2018. Después de los insultos de rigor contra la oposición, clamó: “Que cesen ya tantas conspiraciones, el llamado al odio, provocaciones, dejen la discutidera de asuntos que no le interesan a los venezolanos, cesen en campañas para sembrar odio”, afirmando que hemos tenido “una guerra económica infernal” -difícil calificarle de otro modo con esa mezcla de corrupción e impunidad del Psuv, el único atacante-, que tenemos que liberar al país “de la economía criminal que ha impuesto la oligarquía interna” -la del Psuv, claro está-; y siguió con esa estúpida épica que resume hablar de un pueblo heroico y decidido solo porque somos, por 5to año consecutivo, el país con la inflación más alta del mundo.

El que se salvó
A veces, por puro ocio, veo un rato a José Vicente Rangel. Hoy disertó sobre la improbabilidad de un comportamiento democrático por parte de la oposición venezolana porque no es democrática ni quiere resolver nada con el diálogo; prediciendo la inminente separación de la Mesa de la Unidad Democrática. Lo más divertido fue el segmento dedicado al estudio reciente de la ecuánime empresa Hinterlaces, según el cual: 66% de los encuestados considera que Nicolás ha sido fiel al legado del finado; 52% está de acuerdo que el verdadero problema no es Nicolás sino la caída de los precios del petróleo, y, 54% cree que Nicolás trabaja por subir los precios del petróleo. Nunca se sabe el efecto que una buena selección de temas de salsa puede tener sobre el mercado de los hidrocarburos.

“¡Aquí no se rinde nadie, carajo! ¡Contra un imperio asesino y criminal!”, dijo Nicolás. Solo cambiando imperio por Gobierno -calza a cabalidad-, es la única frase que apoyaría de su discurso de hoy, dedicado a jalarle mecate a los militares. Aún tratándose de él, fue un exceso. Qué lástima que no incluyó honores al gordo de la franela rosada en VTV, ese prócer del 27 de noviembre de 1992.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios