Tres meses de protestas: 69% de las muertes han sido causadas por armas de fuego

Hasta el 30 de junio, 105 venezolanos habían muerto en el contexto de las manifestaciones

43 víctimas han sufrido impactos en el tórax o en la cabeza, donde los balazos resultan mortales la mayoría de las veces

Los jóvenes menores de 30 años siguen siendo los más vulnerables a los ataques en las manifestaciones y representan a 66,6% de los caídos

En junio hubo un descenso en las muertes porque la incidencia de los “mini caracazos” –pequeños estallidos sociales que guardan algunas similitudes con el Caracazo de 1989– que se suscitaron en mayo, menguó

Lorena Meléndez G.

@loremelendez

Una causa común une a la mayoría de las víctimas que ha caído durante las protestas de este 2017 : el asesinato por arma de fuego. Las cifras recogidas por Runrun.es desde el 6 de abril, cuando ocurrió el primer homicidio en medio de una manifestación antigobierno, revelan que de las 105 muertes, 73 (69,5%) se han producido por disparos. En algunos casos, estos proyectiles han provenido de escopetas usadas por los cuerpos de seguridad del Estado que han sido cargadas con municiones prohibidas en el control del orden público.

Los balazos han sido letales: 45 víctimas recibieron impactos en la cabeza y el tórax; 26 de ellas presentaron lesiones intercostales o en el pecho, donde se ubican órganos tan vitales como el corazón, el hígado, el bazo y los pulmones, mientras que 19 las recibieron en  la región cefálica. Esas, de acuerdo con el comisario Luis Godoy, ex jefe de la División contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), son las partes del cuerpo a las que se dispara cuando se busca no solo asustar o neutralizar, sino causar daño.

“El tronco, proporcionalmente, es la parte que más ocupa espacio en todo el cuerpo, la más grande. Por eso, si se apunta a este, se tiene mayor probabilidad de acertar un tiro. Lo que penetre ahí es casi mortal”, sentencia Godoy.

El resto de los proyectiles que han resultado mortales han sido dirigidos hacia el abdomen (8), cuello (6), espalda (2) y pierna (1). Hay 10 víctimas que han muerto por heridas de bala.

Aunque no murieron por arma de fuego, los jóvenes Juan Pablo Pernalete y Neomar Lander también sufrieron impactos en el tronco. Solo que lo que los golpeó no fue una bala, un perdigón o una esfera metálica. Lo que los mató fue el golpe de una bomba lanzada por las fuerzas del Estado.

balancevictimas_abriljunio

Descenso zamorano

En los tres meses de protesta de 2017, junio ha sido el mes que ha registrado menor cantidad de muertes. Fueron, en total, 25 con respecto a las 45 de mayo –el mes con la cifra más alta– y las 35 de abril pasado.

El incremento del número de víctimas durante el segundo mes de las manifestaciones se explica por las violentas arremetidas del Estado y de los paramilitares del chavismo contra las marchas y saqueos –suerte de “mini Caracazos”, que son los pequeños estallidos sociales que guardan algunas similitudes con el Caracazo de 1989– que ocurrieron en Carabobo, entre los días 2 y 4 de ese mes, así como en Miranda y Barinas, durante la segunda quincena de mayo. En ambos se aplicó una nueva fase del llamado Plan Zamora, que contempla la actuación de los de los cuerpos de seguridad con la colaboración de la comunidad, en este caso, de los grupos civiles armados que se identifican como colectivos.

Durante el mes de junio, ese tipo de eventos se presentó sólo a finales de mes: en Aragua, entre el 26 y el 28 de junio, con un saldo de dos personas asesinadas: el sargento de la Guardia Nacional Bolivariana, Ronny Parra, de 27 de edad, quien fue impactado en la pierna durante un saqueo en el sector El Castaño, de Maracay; y José Alfredo Figuera Gutiérrez, de 18 años de edad, joven estudiante que recibió un balazo en la cabeza mientras atravesaba la avenida Caracas, de El Limón, donde se desarrollaba un “trancazo” que fue atacado por presuntos paramilitares. Y en Lara, entre el 28 y 30 de junio, con tres muertos: Roberto Durán, de 26 años, quien participaba en un “plantón” en la urbanización Terepaima cuando cayó malherido por un proyectil en la cabeza; Rubén Morillo, de 27 años, presuntamente víctima de la Guardia Nacional; Fernando Rojas, de 50 años de edad, quien cayó tras un disparo en el tórax por parte de los paramilitares.

Distrito Capital continúa siendo la entidad con mayor número de víctimas: 21. En la lista le siguen los estados Miranda, con 20, y Carabobo, con 14. En estos dos, las protestas se han combinado con saqueos y disturbios en horas de la noche. 

Lara es el cuarto estado con la más elevada cantidad de muertes: 13; seguido de Barinas, con 10; Táchira, con 8; Mérida, con 6; y Zulia y Anzoátegui, con 5.

Los estados Aragua y Vargas se sumaron este mes a las entidades con víctimas fatales durante las protestas. Dos en el primer caso, y una para el segundo.

¿Quién muere en las protestas?

Los jóvenes que tienen entre 18 y 30 años siguen siendo el grupo más vulnerable a los ataques mortales en las protestas. De las 102 víctimas que registra Runrun.es, 59 pertenecen a este rango de edad. Si a ellos se suman lo menores de edad, que son 11, representarían 66,6% de los caídos en medio de las manifestaciones contra Nicolás Maduro.

En estos dos grupos se reparten los estudiantes y bachilleres que aguardaban por un cupo universitario: 30. Allí también se concentra la mayoría de los profesionales graduados (5) que han muerto en medio de la represión y los disturbios.

Las personas entre los 31 y 40 años son el segundo grupo que registra mayores decesos: 17. Hay 13 personas mayores de 41 años que también han caído en los últimos 90 días de manifestaciones.

Una persona con pérdida auditiva engrosó la lista de muertos en el último mes. Yoinier Javier Peña Hernández, de 28 años de edad, falleció el 3 de junio luego de sufrir por casi dos meses las consecuencias de la herida de bala que le hicieron los colectivos. La noche del 10 de abril, Peña estaba junto a un grupo pequeño de personas en la intersección de la avenida Florencio Jiménez con avenida La Salle, en Barquisimeto, estado Lara, lugar donde se había desarrollado una manifestación opositora. Allí fueron sorprendidos por hombres que bajaron de una camioneta pick up roja y dispararon contra ellos.

Yoiner-Peña-561x344

Peña fue herido en abril y murió en junio

Peña Hernández es la segunda persona con discapacidad que ha caído en medio de las manifestaciones. El primero fue Mervin Guitián, quien padecía de epilepsia y de discapacidad intelectual. A él lo mató la GNB durante una incursión en Petare, municipio Sucre del estado Miranda, específicamente en el barrio 5 de Julio.

Precisamente en Petare asesinaron a dos hombres en junio en el contexto de las manifestaciones. Uno de ellos fue Lendy José Guanipa Millán, de 27 años de edad, a quien presuntos paramilitares le causaron la muerte al dispararle el pasado la noche 23 de junio, luego de que la GNB intentara dispersar a quienes saqueaban un camión en el Puente 5 de Julio. El hombre, que andaba con su esposa, no participó en el acto vandálico, sino que se acercó a curiosear lo se sucedía en el sitio. Solía merodear la zona cuando buscaba comida en la basura.

Cuatro noches después, el 27 de junio, mataron a Jhonatan José Zavatti Serrano, de 25 años de edad, quien caminaba por el Puente de 5 de Julio cuando una bala lo impactó en la cabeza. En la zona se desarrollaron fuertes disturbios que alcanzaron a varias barriadas de Petare y a la urbanización La Urbina.

Asesinos sin castigo

Aunque en el grueso de los casos, 59, se desconoce el victimario, las fuerzas del Estado (representadas por la GNB, la PNB y las policías regionales) se colocan como los victimarios conocidos que han causado el mayor número de homicidios: 23. A estos cuerpos se sumó en junio la Policía Aérea de la Fuerza Armada Venezolana, cuando un miembro de esa unidad disparó perdigones a quemarropa al joven enfermero David José Vallenilla Luis, de 22 años de edad, quien participaba en una protesta el 22 de junio frente a la Base Aérea de La Carlota. La justificación gubernamental de este asesinato se basó en el supuesto asedio que unas pocas decenas de muchachos ejecutaron contra el terminal aéreo.

Los paramilitares o colectivos han sido señalados de causar, al menos, 12 muertes, mientras que algunos civiles armados han sido los responsables de 10 asesinatos.

Solo en 21 de los 105 casos han imputado o acusado a los presuntos implicados. En 4, hay órdenes de capturas por estas muertes, y de estas, 3 pertenecen a Guardias Nacionales con paradero desconocido. En 79 muertes, la situación del victimario permanece en un limbo.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas