Las primeras concesiones petroleras en Venezuela por Simón Alberto Consalvi - Runrun

Las primeras concesiones petroleras en Venezuela por Simón Alberto Consalvi

Primerospozospetroleros.jpg

Cipriano Castro aprobó el primer Código de Minas del siglo XX el 23 de enero de 1904, y reafirmó el principio de que el presidente de la República podía administrar y otorgar estas concesiones sin necesidad del consentimiento del Congreso. Tomadas estas precauciones, Castro abrió el periodo de las concesiones petroleras, procedió a darle luz verde al proceso que se prolongará durante la era de Gómez hasta 1956, cuando otra dictadura militar, bajo el régimen del general Marcos Pérez Jiménez, otorgará las últimas concesiones petroleras que dominarán el siglo.

El 16 de diciembre de 1905, a Eduardo Echenagucia García se le dieron los derechos sobre el petróleo en todo el estado Zulia por un periodo de cincuenta años. No cumplió, y perdió los derechos. En enero de 1907, Andrés Jorge Vigas obtuvo los derechos sobre dos millones de hectáreas en el distrito Colón; en febrero, Antonio Aranguren, recibió iguales privilegios para la explotación de un millón de hectáreas en los distritos Bolívar y Maracaibo. En julio, Francisco Jiménez Arráiz gestionó la tercera de la concesiones de Castro, sobre medio millón de hectáreas en los distritos Acosta y Zamora del estado Falcón. Bernabé Planas recibió la cuarta, también en julio, para explotar el subsuelo en el distrito Chivacoa de Falcón.

Obviamente, las concesiones no tenían otro propósito que el de ser negociadas con inversionistas extranjeros, y fue lo que sucedió. Los títulos podían ser negociados sin la consulta o el conocimiento del Presidente de la República, pero no con gobiernos extranjeros. Así apareció en Venezuela el capital internacional: la Colon Development Company, la Venezuelan Oil Concessions, la North Venezuelan Petroleum Company, la British Controlled Oilfields, todas subsidiarias de la Shell. Sir Henry Deterding, el gran estratega de la Dutch-Shell tenía más aguda visión que John D. Rockefeller. A los norteamericanos se les hizo tarde, pero cuando llegaron en los años 20 pronto tomaron el primer lugar: vinieron, vieron y vencieron. Las concesiones de Castro, a partir del Código de Minas de 1904, jugarán su papel a lo largo del siglo en manos de ingleses, holandeses o norteamericanos.

@consalvi2013

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios